martes, 15 de septiembre de 2009

El caso Obregón

El Apra utiliza los recursos mafiosos de acuerdo a sus intereses políticos partidarios, mejor dicho de los alanistas. No les importa la verdad, menos el Perú y la reputación de las personas. Carecen de moral y simplemente se guían por sus odios que nacen del placer de robar, es por esto que se han vuelto neoliberales. El neoliberalismo tiene como característica especial el establecimiento de las mafias en los diferentes gobiernos para de ese modo poder manejar los mercados y los recursos naturales de acuerdo a sus intereses.
La droga no es una excepción. En la medida que no tienen moral cualquier negocio sucio altamente rentable es bien venido, en este caso todo lo que se derive del narcotráfico. Y en ese espíritu común es que se han encontrado el alanismo y el neoliberalismo. Pero lo que pretenden con el caso de Nancy Obregón es desviar la atención sobre lo que ocurre en el VRAE, de cómo los narcotraficantes se mueven como el pez en el agua con la estrategia implementada por el gobierno.
Nada dicen sobre el tráfico de insumos que son importados y sobre lo cual no se ejerce ningún control, pues las leyes impuestas del libre mercado impiden este control, como bien lo demuestra el señor Eber Simeón. Y dentro de esta perspectiva se mueven las concesiones de los puertos y aeropuertos, pues la droga transitará como Pedro en su casa. Por esto está bien amarrada la concesión del puerto de Paita, esto explica la desesperación por firmar el contrato apresuradamente.
Lo del VRAE es una comedia montada por el gobierno mediante una estrategia del fracaso para los peruanos y un éxito para el enriquecimiento sobre la base de la droga. No le importa la vida de los policías y militares, les importa más los intereses que se mueven al ritmo de la música colombiana y de las rancheras.
Pero como queda demostrado en el documento de Raúl Wiener que acompaña al presente, a continuación, manejan el caso de Nancy Obregón de acuerdo a sus intereses políticos. Durante el gobierno de Toledo la defendieron por este mismo caso que hoy quieren convertirlo en crimen contra el Perú. Este es el APRA que les parece.
Atentamente,
Salvador Mendoza M.

Destapan maniobra aprista
Al descubierto la maniobra aprista para generar un “caso” alrededor de los videos sobre Nancy Obregón. Los mismos caballeros que han mostrado un video del 2005 en el que la entonces dirigente cocalera declara: “directa o indirectamente, nuestra hoja de coca va a las pozas de maceración. Va, compañeros y eso lo sabe el gobierno, lo sabe la policía, lo saben los alcaldes, lo sabemos todos”, Mulder, Del Castillo, y otros, que pretenden que es una prueba de las vinculaciones con el narcotráfico de la actual congresista; firmaron en el 2005 una moción de orden rechazando el intento del premier Carlos Ferrero de servirse de ese mismo video para acusar a los cocaleros de narcotraficantes.Lo que la oposición a Toledo, incluido el APRA, y sin presencia de nacionalistas, suscribió hace cuatro años es lo siguiente: “Que estas expresiones per se no significan el reconocimiento de un hecho delictivo por parte de la dirigente cocalera, además no constituye novedad alguna que gran parte de la producción de la hoja de coca del Huallaga y de otras cuencas va a las pozas de maceración utilizadas por el narcotráfico”.Y sigue: “Que las afirmaciones imputadas a la mencionada dirigente, sí confirman, evidencian y revelan, en cambio el fracaso del gobierno tanto en la interdicción como en el desarrollo alternativo en su lucha contra las drogas”. A lo que añade: “Que por lo tanto la ‘denuncia’ del presidente del Consejo de Ministros, ha repercutido más bien en contra de su gobierno. A confesión de parte, relevo de prueba”. Y precisa finalmente: “Que por lo tanto no se puede recurrir al fácil expediente acusatorio de considerar a los agricultores cocaleros como aliados del narcotráfico”.Sorprendente, ¿no es así? Todo lo que se está diciendo ahora, era lo que el APRA denunciaba en el gobierno de Toledo y su primer ministro. Es decir, se recurre al “fácil expediente de considerar a los agricultores cocaleros como aliados del narcotráfico”, o peor aún como el narcotráfico mismo.
Se pretende que reconocer que la mayor parte de la coca deriva a las pozas de maceración, es una confesión de delito propio, que fue lo que se rechazó hace cuatro años. Y por cierto se quiere encubrir los fracasos del gobierno señalando falsos culpables. El APRA que antes defendió a Obregón como cocalera, quiere ahora condenarla por los mismos hechos cuando es congresista.
Pura politiquería.
Raúl Wiener

No hay comentarios:

Publicar un comentario