lunes, 14 de septiembre de 2009

Política y narcotráfico: Ecuación peligrosa


Hace 28 años, una investigación periodística de Gustavo Gorriti remeció a la opinión pública. El principal financista del Partido Aprista Peruano de la época y dueño de un diario, Carlos Lamberg, fue puesto en evidencia frente a sus vinculaciones con el narcotráfico.

La investigación causó revuelo, Lamberg fue llevado a juicio, sentenciado y hoy se encuentra alejado de toda actividad política y también de la ilegal, mientras que ello supuso para el APRA un golpe fuerte que permitió la llegada de Alan García a las más altas esferas del poder en Alfonso Ugarte. Casi tres décadas después, el país vuelve a expectar casos de vinculación directa o tangencial de la política y el narcotráfico.

Desde el Tercer Piso » LA CAMIONETA DE ALAN Y LOS SANCHEZ PAREDES Ya ha sido bastante comentado el caso de Lourdes Flores Nano y “César Cataño” (en realidad, Adolfo Carhuallanqui Porras). Sobre el mismo aclarar dos cuestiones: Nadie le niega a Lourdes el derecho a trabajar - de hecho, es mejor que los políticos off Congreso nos digan de que viven o en que laburan -, pero en este caso, creemos que se comete un error al defender tan a capa y espada a una persona que, por lo menos, es cuestionada por un irregular cambio de nombre, amen de las investigaciones fiscales que se le viene haciendo por el tema de lavado de dinero. Por cierto, ayer Carhuallanqui fue a un programa de televisión y no pudo explicar bien el tema de su patrimonio. Otro caso comentado hoy es el de Max Caller Valdez, capturado el último viernes con 146 kilos de cocaina. El caso de Caller no trascendería más allá de la página policial si es que no hubiera sido asesor de la parlamentaria del Partido Nacionalista Nancy Obregón durante algunos meses. Caller estuvo 8 meses en el Congreso, ha pedido expreso de la congresista. Ella niega cualquier vínculo con el narcotráfico y pide que se haga cualquier investigación al respecto. Dado que Obregón ha sido parte de la dirigencia cocalera y alguna vez propuso un proyecto de ley para industrializar la harina de coca, sus enemigos políticos no dudarán en tirarle barro con esta contratación. Pero desde el gobierno tampoco pueden decir mucho.

Hace un año y medio, en el Utero de Marita, recordaron a algunos personajes del Partido Aprista a los que se ha vinculado con esta actividad ilegal:
José Abanto Verástegui. Asesor principal del actual ministro Luis Alva Castro, desde el año 2000 hasta que Caretas descubrió que Abanto también era abogado y gerente general de una empresa de los Sánchez Paredes. Exacto. La misma familia que Alva Castro investiga ahora. (Esto fue en febrero del 2008, cuando Alva Castro aún estaba en Interior. Abanto ha sido también abogado de los Wolfenson y de Baruch Ivcher)

Freddy Zubieta. Candidato del Apra a la alcaldía de San Borja. Fue abogado de Polaco, Vaticano y otros ilustres ciudadanos. Además es dueño de las Brisas del Titicaca, local elegido por Alan García para lanzar el Frente Social que ganó las elecciones. (Zubieta fue desautorizado por el propio Mauricio Mulder cuando se descubrieron sus vínculos de alto vuelo).

Humberto Chávez Peñaherrera. Hermano de “Vaticano” y también candidato por el Apra a la alcaldía de Campanilla (San Martín).
Francisco Peixoto. No es aprista, pero sí fue jefe del gabinete de asesores de la ex ministra de Justicia, María Zavala… hasta que Miguel Ramírez de El Comercio descubrió que Peixoto había sido abogado de Mosca Loca y otros once procesados por narcotráfico.

Moisés Tambini del Valle. Uno de los engreídos de este blog: Su nuera fue abogada de Aerocontinente y su hija, la notaria de la empresa lavaplata y él mismo admitió haber sido abogado de narcotraficantes. ¿Saben cuál es su puesto? ¡Jefe de todos los procuradores! Es uno de los abogados más poderoso del gobierno (y dice que trabaja ad honorem). ¿Su mayor mérito? Colocar compañeros en la administración pública. (Actualmente, Tambini es nuestro embajador en Costa Rica y su esposa fue sancionada por intentar hacer prescribir el caso de El Frontón).
Y a toda esta lista se suma el procesado ex alcalde de Pucallpa, Luis Valdez Villacorta, acusado de narcotráfico y del asesinato del periodista Alberto Rivera, quien denunció sus presuntas actividades ilegales.

¿Qué nos indica todo esto? Que los partidos políticos tienen que tener especial cuidado con sus vínculos, financiamientos y militantes que podrían estar relacionados con actividades ilegales. Para ello, deben ser transparentes con su padrón e ingresos. Y por cierto, el Jurado Nacional de Elecciones y la ONPE deberán contar con los recursos pertinentes para poder realizar una labor fiscalizadora sobre este tipo de ingresos que puedan parecer irregulares. También sería conveniente que ambas entidades electorales suscriban un convenio con la SBS para que la Unidad de Inteligencia Financiera pueda verificar transacciones sospechosas a favor de partidos políticos. Sin duda, este es un tema al que todos deberíamos prestar más atención y sobre todo, acción.
Otros datos de narcos que pareciera que están sin resolver.

No hay comentarios:

Publicar un comentario