martes, 15 de septiembre de 2009

¿Quién se ha llevado nuestro gas?

¿Quién se ha llevado nuestro gas?
La revista Poder tiene una investigación interesante de Pablo O’Brien y David Rivera sobre lo que sería, sin vainas, una de las estafas más grandes al pueblo peruano. La nota de prensa resume muy bien el tema:
El truco de los trillones. Desde el 2003, se manipuló la información sobre el nivel de reservas de gas con que contaba el país. ¿El objetivo?: hacer viable el proyecto de exportación del gas de Camisea. La investigación revela documentos de la propia Pluspetrol que alertaban sobre la no conveniencia de la exportación; el secreto bajo siete llaves de la cifra real de reservas certificadas, pues con ella no era posible sustentar el proyecto para venderle gas a México; e informes recientes que demuestran que las reservas que se dice que tenemos no son consideradas como válidas por las propias empresas operadoras.
Dice el reportaje:
Diversos documentos a los que tuvo acceso PODER Enterprise demuestran que desde el año 2003 el Consorcio Camisea, liderado por la argentina Pluspetrol, alertó que no era conveniente exportar el gas de Camisea debido a que, según sus proyecciones, las reservas no alcanzaban para abastecer el mercado interno.(…)
Según los cálculos efectuados, el país necesitaba 11 TCF [trillones de pies cúbicos] para satisfacer la demanda interna de gas hasta el 2040. Es decir, sin vender gas al exterior, en ese momento, ya teníamos un déficit de 2,2 TCF. (…)
A comienzos de este año se anunció que llegaban a unos 14,1 TCF. La noticia fue recibida con entusiasmo, porque con esos niveles no había nada de qué preocuparse. Había gas para todos y para rato.
Pero una auditoría realizada hace poquito nomás, en junio, reveló que la situación era incluso peor:
Los resultados dejaron a todos boquiabiertos: las reservas probadas solo llegaban a 8,8 TCF. Es decir, había 5,3 TCF menos de lo que habían calculado el MEM y el Consorcio Camisea.
La gran estafa confirmada, por fin. ¿Que pasó? O, mejor dicho, ¿quiénes pasaron? El reportaje recuerda una acusación del Wall Street Journal contra Pedro Pablo Kuczynski:
Los ejecutivos de la petrolera texana diseñaron una estrategia para vender al exterior el gas de Camisea. El periodista Bob Davis, del Wall Street Journal (WSJ), publicó el 20 de diciembre de 2007 en el influyente diario financiero estadounidense un interesante informe en el que da cuenta de las actividades lobistas de Hunt para lograr que se apruebe su proyecto. “[Ray] Hunt [dueño de Hunt Oil] iba con regularidad a Lima para presionar por cambios a la ley de energía. Uno de sus asesores influyentes fue Pedro Pablo Kuczynski, ex ministro de Economía del Perú. En el 2003, Kuczynski organizó una cena en su casa a la que asistieron Hunt, el presidente peruano Alejandro Toledo y el ministro de Energía y Minas, Jaime Quijandría. Luego, el gobierno comenzó a presionar al Congreso para realizar una serie de ajustes a las leyes y regulaciones. Después de dos años, esos cambios habían variado la legislación energética del país en favor de la promoción de las exportaciones”, señala Davis.
Jaime Quijandría sostiene que es falso que a la reunión haya asistido Toledo. “Incluso le mandé una carta al WSJ, pero no la publicaron. Quien sí asistió fue la entonces premier, Beatriz Merino. En esa reunión se conversó de temas generales”, afirmó el ex ministro. (…)
¿El objetivo? Eliminar la obligatoriedad existente para que el Consorcio Camisea asegurase por un período de 20 años “permanentes” el abastecimiento de gas para el mercado interno, es decir, para eliminar la necesidad de que garantizase gas por 40 años. A pesar de las críticas y los cuestionamientos existentes, y sin mayor debate en el Congreso, se consiguió modificar todo el marco legal y eliminar la palabra “permanente”, para que el Lote 88 solamente garantizase por 20 años el mercado interno. El gas adicional que necesitaba Hunt Oil del Lote 88 para su proyecto de exportación estaba en sus manos.
Y así fue cómo el Perú se quedó sin el tan ansiado gas de Camisea. Ojo: no se diga que nadie lo advirtió. Javier Diez Canseco vino peleando este tema durante años sin que nadie le dé bola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario