domingo, 4 de octubre de 2009

En las elecciones, el dinero determina los resultados

Es la "dinerocracia": en las elecciones, el dinero determina los resultados.
Comentarios para CX36 Radio Centenario del sociólogo norteamericano James Petras
“El lenguaje populista para servir a la clase dominante es una característica de la política actual".
Efraín Chury Iribarne
Chury: ¿Y en qué temas estás trabajando, James?
Petras: Estoy trabajando en varias cosas. Primero, hay un caso de racismo local aquí, donde expulsaron a los jugadores de baloncesto que son todos negros, con grandes títulos en los diarios hablando de un limpieza como que son basura y otros refieren a su mala actitud sin especificar en qué consiste. El director de atletismo de la Universidad dice que se siente como un director de zoológico, implicando que los afro americanos son animales.
Eso de una universidad supuestamente prestigiosa y la rectora es la que tiene la culpa. El racismo sigue siendo muy profundo aquí en la sociedad más respetable.
El segundo asunto es la reunión en Pittsburgh de los 20 tratando de compatibilizar sus políticas económicas frente a la continuación de la crisis que según algunos analistas sigue siendo fuerte y que las medidas actuales simplemente están postergando una profundización de la crisis y no un despegue próximo.
Y dentro de las discusiones hay un argumento que viene de Washington repetido en la prensa más influyente como el Financial Times, el New York Times y otros, de que el problema son los desequilibrios mundiales. Y esta frase, desequilibrios, para ellos es el hecho de que Alemania, Japón y China deben cambiar su política hacia menos exportaciones y más consumo y menos inversiones en producción y más inversiones internas en otras ramas que no mejoran su posición competitiva en el mundo.
Actualmente, los países mencionados, rechazan esta postura de Washington. Alemania y China dicen que no van a bajar sus exportaciones, no van a bajar sus inversiones y en contraste ellos dicen que los desequilibrios son internos, no externos. Internos en el sentido de que los Estados Unidos debe dejar de ser simplemente un país de consumo y debe ser un país productivo, debe aumentar el poder de inversión hacia sectores dinámicos y no tanto en el sector financiero. Dicen que la economía norteamericana está muy desequilibrada porque el sector finanzas domina todo lo demás y para ser más competitivo en el mercado mundial, deben aumentar la inversión en sectores de producción y no sectores financieros. Y dicen más: que las desigualdades en Estados Unidos limitan el poder de consumo y esta falta de poder de consumo es uno de los factores de por qué EEUU no podrían aumentar su producción, porque están limitados por el hecho de que primero sus empresas producen desde afuera y segundo han debilitado el poder de adquisición interno.
En este debate, EEUU quieren externalizar y culpar a los países más dinámicos y los países emergentes dinámicos culpan a EEUU por los desequilibrios internos.
Y este debate no se puede resolver porque toda la economía de Alemania, Japón, China, India ahora, está orientada hacia una mayor producción y mayores exportaciones. Y estas contradicciones son difíciles en primer lugar porque en ambos lados hay gran explotación en la estructura de clases. China mantiene niveles bajos de estándar de vida de los obreros y los campesinos (sin cobertura de salud), por eso están acumulando capital para invertir. Y mismo en EEUU la gran explotación en mano de obra, la falta de cobertura en salud, significa la concentración y transferencia de ganancias al sector financiero y eso genera el desequilibrio. El sector financiero no puede compensar por el déficit en los sectores de importación de cualquier mercancía de consumo interno.
Chury: El presidente Barack Obama en el seno de las Naciones Unidas prometió y casi aseguró, la eliminación de las armas nucleares. ¿Qué verosimilitud o concreción puede tener eso?
Petras:
La primera y obvia contradicción es que no habla de las 200 ó 300 bombas nucleares que Israel tiene en preparación para una guerra. No se puede discutir nada sobre la desnuclearización si Israel niega a la Asociación Internacional Atómica el derecho de inspeccionar en un contexto de posible conflicto. Segundo, los EEUU lo que están diciendo es que los que no tienen armas no deben tenerlas, mientras que los que las tienen pueden quedarse con suficientes armas para detener a cualquier adversario. Y esta doble moral es algo que uno puede enfatizar, que es un ejercicio retórico de mantenerse como primero entre los otros. Y mucho más, porque este discurso que ataca a Irán porque supuestamente descubrieron que Irán tenía un segundo lugar de producción de energía nuclear, es todo mentira. Incluso la CIA hace un año conocía la existencia de la planta y segundo, Irán ha notificado al mundo, no lo escondió, notificaron que tenían proyectos pendientes y son los que anunciaban públicamente. Entonces esta estafa de que Irán tenía algo secreto es falso. Segundo, enseguida Irán ha anunciado que va a invitar a la Agencia Internacional Nuclear a una inspección con todas las facilidades, algo que Israel nunca ha hecho y mucho menos los EEUU.
Y tercero, Irán tiene todo el derecho internacional a desarrollar sus facilidades nucleares como están haciendo setenta y pico de otros países en el mundo.
Chury: Así comenzaron también con Irak en Estados Unidos.
Petras:
Si, eso es parte de la política militarista. Lo que me hace reír es cómo los titulares del mundo, tanto El País de España como Le Monde, el Times de Londres o el New York Times, actúan en relación con lo que está pasando con los proyectos nucleares porque en algún sentido Irán como otros países, deben estar preparados ante cualquier ataque pendiente. Tantas amenazas que han hecho sobre Irán, ¿cómo no va a tratar de defenderse y preparar armas capaces de igualar o por lo menos cobrar un costo algo sobre cualquier ataque? Es la forma de detener algún asalto.
Chury: En nuestra América del Sur tenemos no inminente pero sí cambio de gobierno en Brasil. Un país que importa mucho en la región. ¿Cómo ves la situación actual en Brasil?
Petras:
Dos cosas. Primero, es en qué grado la popularidad del presidente Lula, o el presidente social liberal capitalista, puede extenderse a la candidata que él ha indicado. En la medida en que ella pueda salir como asociada de Lula, como el principal continuador de su política, tiene una buena posibilidad de repetir una victoria, obviamente con menos margen que Lula.
En todo caso en Brasil, como en Argentina, en Bolivia y en Uruguay, las elecciones cada vez se parecen más a las elecciones en Estados Unidos en un sentido muy clave: el dinero determina los resultados.
Es dinerocracia, significa que los candidatos tanto de seudoizquierda o de centroizquierda, reciben igual dinero que los supuestamente de la derecha o centroderecha. Cada cual recibe millones de dólares para financiar campañas en la televisión, para proyectar imágenes, para proyectar programas y mensajes populistas que no van a cumplir. Es decir, la campaña no es más que una competencia entre candidatos, programas que van puerta a puerta, que se discuten en asambleas que representan o no críticas que reciben del público. En la televisión hay una voz y la presentación va del vocero al público, no tienen posibilidades de criticar, de cuestionar. Segundo, los partidos compiten entre sí para ver quién consigue más dinero de los sectores poderosos. La competencia por ejemplo entre el Frente Amplio con los colorados o los nacionalistas, es sobre cuántos millones pueden acumular para financiar las campañas mediáticas. Lo mismo en Brasil, en Argentina.
En el caso de Uruguay por la política tan descaradamente capitalista, es muy probable que el Frente Amplio acumule por lo menos 10 millones que es algo más que los blancos y lejos de lo que van a recoger los colorados. En otras palabras, los sectores ricos están apostando al Frente Amplio por dos razones: primero, porque quieren estar con el ganador. Y segundo, saben que han disfrutado de una política muy lucrativa con el gobierno de Tabaré Vázquez. Entonces, ¿por qué no repetirlo? Como Tabaré ha dicho la semana pasada aquí en Estados Unidos, Mújica está obligado a seguir el programa de él en su próxima presidencia, por eso lo está apoyando a pesar de que unos días antes lo acusó de ser un bobo o de que dice algunas estupideces. Pero no importa que sea un bobo porque estamos en una bobocracia donde el bobo sirve como presidente en función del programa económico en favor de los intereses capitalistas y no importa si es un tonto. Hemos tenido varios tontos aquí en Estados Unidos, como Bush, un analfabeto. Y también el uso del lenguaje populista para servir a los intereses de la clase dominante es otra característica de la política actual. Cualquier político ahora utiliza malas palabras, utiliza discursos de la calle, a pesar que en realidad está metido en las cámaras de banqueros para resolver cualquier tema económico.
Chury: Una última pregunta. ¿Qué pasa con el Grupo de los 20 si lo comparamos con el Grupo de los 8? ¿Es que el Grupo de los 8 dejó de ser la herramienta que era para el poder imperial y surge el Grupo de los 20?
Petras:
Hay dos cosas. Los 20 representa una reflexión sobre la realidad. Europa y Estados Unidos no dominan la economía ahora como dominaron la economía mundial hace algunos años, porque ya con China, con India, con Corea del Sur, incluso con Brasil, hemos visto los nuevos poderes económicos tanto en las exportaciones como en los ingresos de producción. En este contexto Europa o por lo menos Inglaterra y Francia están sobrerrepresentados. Representan una fracción de las potencialidades de los nuevos poderes económicos. En este caso ¿cómo se van a resolver los problemas económicos si no pueden incluir a los sectores más dinámicos del sistema capitalista?
Estados Unidos está más dispuesto a aumentar la representatividad de las nuevas potencias capitalistas no simplemente por el realismo sino porque ellos son muy dependientes. Por ejemplo con China tienen enormes deudas y para ellos es muy importante tratar de compatibilizar sus deudas y su comercio con China y la única forma es incluirla entre los 20 a ver qué pueden negociar entre los 20 para solucionar su problema. Mientras que Francia y algunos países europeos en el siglo pasado tenían más peso y ahora han perdido relativamente con los nuevos poderes pero no quieren reconocerlo.
Chury: Bien Petras, te agradezco muchísimo este pormenorizado análisis que has hecho y el lunes nos encontramos nuevamente
Petras:
El lunes continuamos. La lucha continúa. No espero que los programas en radio Centenario vayan a recibir mucha propaganda de los millones que está gastando el Frente en sus campañas electorales.
Chury: Ja. Creo que no, Petras, que no va a llegar. Un abrazo
Petras
: Un abrazo.
www.radio36.com.uy

No hay comentarios:

Publicar un comentario