martes, 10 de noviembre de 2009

Alan García: Una fiesta grotesca y vulgar

Cuando un país celebra un acontecimiento sus dirigentes se deben comportar como lo que son: representantes y referentes del pueblo. Mayor responsabilidad cuando se trata de un país como el nuestro en que la falta de instituciones y compromisos y un elenco de medios de comunicación masivo hacen todo lo posible por deseducarlo.
En ese sentido la "fiesta" celebrada en la Plza de Armas el último fin de semana es un ejemplo de lo que no se debe hacer o de lo que se hace cuando se ejerce el mandato sin majestad y con una pobre educación y personalidad.
En ese "evento" se ve al presidente García, el mismo que dice que una cuantas piedritas de nuestros restos arqueológicos no pueden impedir el desarrollo, arrojando los desechos de cerveza al suelo. Se le ve actuando sin compostura de una forma tan natural que creemos que es su estado normal, confirmando lo que pensábamos: que la gran mayoría de sus presentaciones públicas son en realidad una forma de actuación.
Si desean ver una fiesta grotesca y vulgar, como la acontecida hace pocos días en Palacio de Gobierno pueden ver el vídeo que adjuntamos. Allí verán a centenares de militantes apristas que fueron conducidos a la Plaza de Armas para celebrar el hallazgo de un gas inexistente. Se regala pisco y butifarras y se anuncia para felicidad de los canáan que están detrás de cámaras, la construcción de una infraestructura deportiva sin mayor planificación. No interesan las prioridades, interesa gastar. Pisco e Ica siguen abandonados y se despilfarra en Palacio de Gobierno. No tenemos Teatro Municipal pero hay millones para las celebraciones de la nada. Los soldados mueren sin pertrechos en el VRAE y se derrocha cerveza en la Plaza de Armas. El premier Velásquez Quesquen no tiene tiempo para recibir a los sindicalistas pero le sobra para bailar con la hija de Alan García. Mauricio Mulder deja de lado sus viajes para recibir indicaciones de la China o de Chile y se pone a cantar.
La vulgaridad y lo grotesco por todo lo alto. Pero contra lo que pueda usted estar pensando no me refiero a los modales del doctor García. En cierta medida ya son conocidos. Lo vulgar y grotesco es la facilidad del presidente para descender a la mentira sin escrúpulos ni vergüenza. Nos descalificaron por improvisación de los Panamericanos y del gas aún no hay certeza. En otras palabras se ejerce el poder para hacer del engaño una forma de gobernar.
Con el comportamiento del doctor Alan García comprendo mejor a Hannah Arendt. Como saben la pensadora decía, refiriéndose a los jerarcas nazis, que necesitaban el poder compulsiva y afiebradamente pues sin este, el poder, no eran nada.
http://www.youtube.com/watch?v=Kh_LhLWeM4k&feature=player_embedded#

No hay comentarios:

Publicar un comentario