lunes, 22 de febrero de 2010

La fórmula electoral de la Derecha

¿Quiénes decidieron?
Marco Briones,
“El director de una minera de cuyo nombre no debo acordarme me dijo en Lima que en las próximas elecciones los empresarios necesitan un presidente que deje la economía como está. Acto seguido se puso a pensar quién podría sentarse en la silla y quién no”
Francisco Durand/ De regreso a los tiempos de la oligarquía / La República 15.11.2009
Los dueños del Perú deben estar felices, por fin consiguieron la fórmula esperada: Castañeda Lossio candidato a la Presidencia de la República y Lourdes Flores Nano, a la Alcaldía de Lima. Aunque se dice que la oficializació n se hará en abril, aquello ya es un hecho; tal como puede deducirse de las declaraciones de Felipe Osterling Parodi, Presidente de la Comisión Consultiva del Partido Popular Cristiano.
Pecan de ingenuos aquellos que piensan que han sido los militantes del PPC o los simpatizantes consultados a través de las “redes sociales” (como tontamente se les ha hecho creer) los que han decidido. En la práctica, esa fórmula la han impuesto quienes financian las campañas con millonarias sumas de dinero. Es decir, los ricos, empezando por los dueños de los bancos, el petróleo y las minas. Las 20 familias y 40 corporaciones que deciden sobre la vida o muerte de más de 22 millones de peruanos, en una palabra, la oligarquía financiera.
Alrededor de esa fórmula electoral actuará toda la derecha neoliberal extrema, incluido el fujimorismo. Alan (aspirante a “gran jefe de la derecha peruana”), Kuczysky, Toledo, Keiko Fujimori, Del Castillo, Jaime Bayly, serán los principales integrantes de la banda. Al final, los honestos de derecha (tapándose la nariz) se verán obligados a marchar junto a los corruptos; pues, a todos ellos los asusta la candidatura de Ollanta Humala y los une la defensa de un modelo económico que, desnacionalizando al país, hace más ricos a los ricos y más pobres a los pobres. Felipe Ortiz de Zevallos, del grupo Apoyo, a eso le llama “consenso en materia económica”.
El “todos contra Ollanta” tiene una plataforma electoral común, la defensa a muerte del neoliberalismo extremo. Un modelo donde la economía- es decir, el engrosamiento de fortunas y ganancias- está por encima de la vida humana, donde los valores morales y el sentimiento nacional se echan por la borda en aras del capital, vieja conducta hipócrita de muchos capitalistas, a propósito de la cual Carlos Marx escribió: “La venerable Iglesia anglicana, por ejemplo, perdona de mejor grado que se nieguen 38 de sus 39 artículos de fe que el que se la prive de 1/39 de sus ingresos pecuniarios”. En el modelo neoliberal extremo, la vida humana y los valores morales no valen nada.
Con la aparición de la dupla Castañeda Lossio-Flores Nano, la campaña electoral adquiere nuevos ribetes. Por consiguiente, las fuerzas políticas que están por el cambio deben actuar con mayor firmeza e intensificar su lucha contra la corrupción y la mafia. Terreno en el que aquellos candidatos tienen asuntos pendientes con la moral. Lourdes Flores, por ejemplo, es presidenta de una de las empresas de César Cataño o César Carhuallanqui sujeto acusado de lavar de dinero procedente del narcotráfico.
Por su parte, Castañeda Lossio agrega a sus históricos casos de la “Caja del Pescador” y del “Seguro Social” otro recién descubierto, un robo de 21 millones de soles denunciado por Perú 21, bautizado por César Hildebrandt como “Un tacho de basura”, un faenón con “ReLima” y la empresa fantasma “Comunicore”.
El “todos contra Ollanta” tiene, entonces, otra razón de fuerza mayor que el mencionado periodista explíca con maestría: “Si Castañeda llega a la presidencia, el más feliz será Alan García. Porque Castañeda es la garantía de que a García no lo investigarán, con lo que habrá llegado a la marca mundial de obtener una segunda impunidad. Mientras esa trama se mueve, Kouri, el hermanito de Beto, el que le pidió a Montesinos que favoreciera a un pariente cercano acusado por narcotráfico, desea llegar a la alcaldía de Lima. Si Kouri llega a la alcaldía de Lima, el más feliz será Luís Castañeda Lossio. Porque la llegada de Kouri –el artista de Convial, el mago de la remodelación de la avenida Gambetta, el horrísono contertulio de Montesinos en el SIN- garantiza que Castañeda no será investigado desde el municipio que la banda del SAT ha deshonrado. Kouri protegiendo a Castañeda. Castañeda protegiendo a García. Esa es la jugada. Mientras tanto, distraigamos –dicen estos forajas- al público con Jaime Bayly...” Ahora que ya está definida la candidatura de Lourdes Flores Nano no es difícil incorporarla en ese cuadro, en esa misma lógica. Por consiguiente, hay que empezar por impedir que ella desnaturalice la lucha contra la corrupción y , luego, evitar que llegue a la Alcaldía de Lima porque eso significaría asegurarle impunidad a su aliado y candidato presidencial Castañeda Lossio.
Con la definición de la fórmula electoral de la derecha, la campaña electoral empieza a entrar en su fase de alineamiento y polarización. Donde el verdadero rostro de los diversos grupos políticos aparecerá con mayor nitidez. Y donde es imposible que los intelectuales auténticos permanezcan en sus balcones o en sus urnas de cristal como observadores “independientes” o “imparciales”. Será una dura lucha, pero, finalmente será la hora de los honestos, los patriotas, los nacionalistas, los demócratas auténticos y los desposeídos. Está llegando el momento de la gran transformació n que la sociedad peruana necesita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario