sábado, 8 de mayo de 2010

Portatropas, la otra compra con sobreprecio


IDL Reporteros
El Ejército ha adquirido 72 camiones portatropas que sirven para lo mismo que los portatropas comprados por el Ministerio del Interior a la empresa Hatehof. Pero mientras que estos fueron adquiridos a 171 mil dólares cada uno, los que ha comprado el Ejército costaron 56,600 y 95,500 dólares. ¿Alguien duda, todavía, de que hubo sobreprecio?
En febrero, IDL-Reporteros publicó una investigación que descubrió que los 31 camiones portatropas que el Ministerio del Interior le está comprando a la empresa israelí Hatehof, a 171 mil dólares cada uno, son esencialmente los mismos que dicho ministerio se negó a recibir, en julio de 2007, con el argumento de que los 107 mil dólares que en aquel momento se pedía por cada uno de ellos era un precio sobrevaluado.
Cuando IDL-Reporteros destapó la estafa, el actual ministro del Interior, Octavio Salazar, y su viceministro de Gestión Institucional, Samuel Torres, defendieron la compra y el altísimo sobreprecio con diversos argumentos. Uno de los principales fue que el vehículo vendido por Hatehof es de “uso militar” mientras que los del 2007 eran de “uso policial”, por lo cual resultaban más baratos.
Pues bien. Nada más militar que el Ejército. Y ha sido el Ejército el que ha comprado, en octubre del año pasado, un lote de 72 portatropas. Se trata de 38 camiones con sistema de tracción 4 x 4 y otros 34 con tracción 6 x 6, de marca Beiben Truck, con tecnología alemana, adquiridos a la empresa china Norinco.
Los portatropas que ha comprado el Ministerio del Interior, modelo “Wolf 2” (en realidad, un modelo Abir M-462 con cambios menores y fabricados por la empresa AIL, como lo ha demostrado IDL-Reporteros), tienen tracción 4 x 4 y se venden a 171 mil dólares cada uno. Salazar y Torres proclaman que es un precio justo y adecuado tomando en cuenta las bondades que ofrece el vehículo.
Los portatropas que compró el Ejército son de fabricación china con tecnología alemana.
Los camiones con tracción de 6 x 6 que ha adquirido el Ejército costaron 95,500 dólares. Es decir, un 55% menos. Casi la mitad.
¿Esto es porque tienen menor capacidad y potencia que los de Hatehof? No
COMPARACIONES
Veamos. Los 6 x 6 del Ejército pueden transportar alrededor de 30 efectivos (y, según sostienen en el cuartel de Barbones, hasta 40). Tienen un motor de 280 HP de potencia, un tanque de combustible con una autonomía de 1,900 kilómetros, un torque de 118 kilogramos y una capacidad de superar pendientes del 70%. La garantía es de cuatro años o 50,000 kilómetros.
Los portatropas comprados a Hatehof por el Ministerio del Interior pueden trasladar 13 efectivos. Tienen un motor de 180 HP, un tanque de combustible con autonomía de 850 kilómetros, un torque de 35 kilogramos y una capacidad de superar pendientes del 60%. La garantía que ofrecen es de dos años o 50,000 kilómetros.
Es verdad que los vehículos del Ministerio del Interior vienen con blindaje parcial, de tolva y en las puertas de la cabina; y con repuestos. Pero en su momento, IDL-Reporteros ya demostró que el costo del blindaje –de acuerdo a la cotización de Armor Security, la mayor empresa de blindaje en el país– no debería de superar los 13,600 dólares y que el costo de los repuestos no debería de ser mayor a los 8,600 dólares. En total, 22,200 dólares de costo adicional, como máximo.
Si a los portatropas que ha comprado el Ejército se les agregara blindaje y repuestos su precio no debería de superar los 117,700 dólares la unidad. Es decir, seguirían siendo 53,300 dólares más baratos que los que ha vendido Hatehof, pese a tener mayor potencia, autonomía y capacidad para transportar efectivos.
Pero la diferencia de precio se vuelve obscena si la comparación se hace con los portatropas 4 x 4 del Ejército. La potencia, el torque, la autonomía y la capacidad de los Wolf 2/Abir y de los Beiben Truck 4 x 4 son casi equivalentes (180 HP vs 160 HP; 35 Kg vs 50 Kg; 850 Km vs 800 Km; 13 efectivos vs 12 efectivos). Los chinos, por lo demás, tienen cuatro años de garantía. Y costaron 56,600 dólares. Es decir, la tercera parte de los de Hatehof.
Algunos podrán alegar que un vehículo chino (aunque se trate en este caso de uno con tecnología alemana y especificaciones militares) no compite de igual a igual con uno israelí. Pero ¿eso justifica una diferencia de 300% en el precio?
PRECIOS HISTÓRICOS
Comparemos también, entonces, la marca consigo misma. Durante el decenio fujimorista, el Ministerio del Interior efectuó tres compras de portatropas, todos modelo Abir M-462, fabricados por AIL, y todos vendidos por la misma compañía: Sutex S.A.
En 1995, le compró 70 portatropas a 55,950 dólares cada uno. En 1997, otros 20 a 59,850 dólares la unidad. Y en 1998, otros 70 también a 59,850 dólares. Sutex, por si alguien no lo recuerda, es la empresa con la que el traficante de armas Zvi Sudit y sus socios James Stone, Ilan Weil y Rony Lerner hicieron millonarios negocios con Montesinos, por lo cual es casi seguro que los precios consignados incluyeran la ‘comisión’ respectiva al ‘Doc’.
El Ejército pagó 5'397,800 dólares en total por los 72 portatropas comprados a Norinco.
En 2007, la empresa ISDS vendió 50 portatropas Abir a 107,000 dólares cada uno, compra que se anuló luego por supuesta sobrevaluación. Pero es importante aclarar que en el proceso de compra de 2006-2007, el Ministerio del Interior estableció bases según las cuales el precio mínimo con el que se podía concursar era 107 mil dólares. Cualquier oferta inferior significaba descalificación. Las autoridades del ministerio jamás explicaron el porqué de esta regla.
Luego de la salida de Pilar Mazzetti y el ingreso al ministerio de Luis Alva Castro, la compra de los Abir fue cancelada aduciendo sobreprecio.
Tenemos, entonces, que un portatropas Abir costaba en el Perú 59,850 dólares en 1998 y que nueve años después se quiso vender a 107,000 dólares pero se consideró excesivamente caro. ¿Cómo es que en 2009 este mismo Abir, con solo unos pocos cambios cosméticos, puede haber sido vendido al Ministerio del Interior a 171,000 dólares?
¿No es evidente que existe un enorme sobreprecio en esta adquisición y que la única explicación posible es que alguien, o más de uno, cobraron una inmensa coima?

No hay comentarios:

Publicar un comentario