domingo, 11 de julio de 2010

US$ 7 mil mlls. más caro para Perú

Ese será el sobrecosto para las industrias en 18 años por uso del gas de otros lotes. En 2008 Repsol aceptó exportar el gas del Lote 57 para no comprometer el Lote 88 de Camisea (más barato). Pero el gobierno lo hizo al revés, no defendió intereses del país.
José Carlos Reyes.
El gobierno tuvo la posibilidad de renegociar los contratos de Camisea para garantizar que el gas del Lote 88, el único que tiene precios regulados bajos, pueda ser destinado únicamente al mercado interno. Pero le faltó reacción y no trabajó en defensa del mercado interno.
En febrero del 2008, la compañía Repsol envió una carta al anterior ministro de Energía y Minas (MEM), Juan Valdivia, donde pone a disposición del MEM la posibilidad de exportar el gas que había encontrado en el Lote 57. “Ello permitirá al ministerio una mejor planificación nacional de los recursos disponibles”, señala la misiva firmada por Nemesio Fernández-Cuesta, uno de los altos directivos de la transnacional española.
Cabe recordar que las reservas probadas de Camisea –según las cifras del propio Consorcio Camisea– ascienden a 8.8 trillones de pies cúbicos de gas (TCF). De ellos, 6.9 TCF corresponden al lote 88 y 1.9 TCF al lote 56.
Cogen el gas barato del Lote 88
El problema surge cuando en el 2004 el Consorcio Camisea, con el aval del gobierno, firma un contrato con Perú LNG para exportar gas por 4.1 TCF durante 18 años.
La situación se agrava pues para garantizar los 4.1 TCF para la exportación, el Consorcio Camisea reservó 2.2 TCF del Lote 88, pues los 1.9 TCF del lote 56 resultaban insuficientes.
Como Repsol cuenta con 2 TCF en el lote 57, puso este volumen a disposición del gobierno para cubrir el proyecto exportador, pues Repsol no solo es la encargada de la venta final del gas, sino también forma parte del Consorcio Peru LNG y el Consorcio Camisea.
Pedro Gamio, quien era viceministro de energía en el momento en que llegó la carta de Repsol, confirmó que buscaron concretar la exportación del gas del Lote 57 a cambio del gas del Lote 88, pero refiere que en octubre del 2008 el proceso se paralizó con el cambio de gabinete tras el escándalo de los petroaudios. Con la llegada del actual ministro Pedro Sánchez, a mediados del 2009 se llegó a un acuerdo con el Consorcio Camisea para no exportar gas del Lote 88 por cinco años para dar tiempo a que se descubran nuevas reservas y con Repsol se acordó destinar el gas del Lote 57 al mercado interno. “No entiendo por qué se cambió el planteamiento, pues no es la mejor solución, las cosas se hicieron al revés”, subrayó Gamio.
Millonario sobrecosto
El ex viceministro explicó que resulta un grave error destinar el gas del Lote 57 al mercado interno cuando aún se puede utilizar el gas del lote 88, pues tendrá mayores precios debido a que utilizará como referencia el precio internacional de US$ 4 por millón de BTU, mientras el gas del Lote 88 tiene un valor que promedia los US$ 2. Gamio subraya que un estudio calculó que de exportarse los 2.2 TCF del Lote 88 y en su reemplazo el mercado local usa el gas de otros lotes, el sobrecosto a las industrias, eléctricas y al transporte sería de US$ 7 mil millones en 18 años.
Aún se puede renegociar
Refiere que el gobierno debe aprovechar la renegociación con el Consorcio Camisea para el pago de las regalías del gas que será exportado, para plantear la exclusividad del gas del Lote 88 para ser destinado al mercado nacional.
“El gobierno aún está a tiempo para esta renegociación y encontrar soluciones no solo para este gobierno sino para los venideros, pues está en riesgo el futuro energético del país. Es evidente que hay demanda insatisfecha, muchas industrias quieren gas pero ya no hay oferta, la única es la del Lote 57 pero los peruanos no deben pagar un gas más caro”, subrayó Pedro Gamio.
Lote 88 debe ser solo para el Perú
El experto en energía, Aurelio Ochoa, afirmó que en caso el gobierno logre nivelar las menores regalías pagadas por la exportación del gas respecto al mercado local, el Estado recibiría al año cerca de US$ 80 millones adicionales a los US$ 310 millones proyectados al inicio.
Pero coincidió con Pedro Gamio en que el principal objetivo debe ser garantizar el gas del Lote 88 solo para el mercado interno. “Esperamos que esta renegociación no sea una mecida más”, advirtió el especialista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario