martes, 26 de octubre de 2010

II ENCUENTRO DE LA IZQUIERDA PERUANA

Domingo 24 de Octubre
INFORME POLITICO DEL COORDINADOR HÉCTOR BÉJAR
Queridas compañeras:
Queridos compañeros:
Hemos llegado al final de la primera vuelta de las elecciones municipales y regionales de 2010 y debemos prepararnos para las elecciones presidenciales de 2011.
Diversas expresiones de la izquierda o de fuerzas progresistas o listas donde las izquierdas están presentes se han hecho presentes en esta competencia electoral. Las izquierdas pelean el triunfo en un extraño conteo en Lima con Susana Villarán, y han ganado las regionales en Junín, Piura, Cajamarca, Arequipa y Cusco.
Saludamos una vez más el triunfo de Susana Villarán. Aun si perdiese por pocos votos o si se hubiese manipulado las actas electorales en su contra, está claro que la de Susana ha sido una campaña hecha sin dinero, sin millones, con honestidad, trabajo y madurez. Aun si perdiese en la mesa sería un triunfo moral que nos dice que en nuestro país no todo es corrupción y cinismo sino que se puede y se debe competir apelando a las reservas morales que todavía tenemos.
Repetimos lo que ya dijimos en otras ocasiones. Belaunde tuvo que imponer su inscripción al Jurado Nacional de Elecciones en 1956 porque el Jurado Nacional de Elecciones de entonces le anuló miles de firmas para impedir su participación. Fujimori ganó con trampa el referéndum constitucional de 2005 inflando los votos favorables a la mal llamada Constitución de 1993. Andrés Manuel López Obrador perdió por menos de un punto porcentual en las elecciones de 2006 en México luego de un extraño conteo. A Al Gore ni siquiera le permitieron llegar a la mesa en Estados Unidos a pesar de haber ganado las elecciones del año 2000 porque la Corte de la Florida se negó a autorizar el recuento de votos. La propia Lourdes Flores perdió en la mesa en 2005 ante Alan García que le escamoteó sus votos y le quitó, como hizo Fujimori con el FREDEMO, su gente y su programa. En la Universidad de San Marcos el 2009, las listas no corruptas que habían ganado la votación para Rector, perdieron en la mesa al anularse las actas de la Facultad de Medicina por motivos triviales. Ya no estamos en los tiempos en que los matones contratados por los terratenientes se robaban las ánforas, rompían las mesas de votación, falsificaban las cédulas o encarcelaban a los opositores para imponer sus dictaduras o sus democracias ficticias. Así como hay nuevas formas de golpe de estado como las que acabamos de ver en Honduras y Ecuador, en la época de la globalización, el Internet y el consenso de Washington, el fraude se esconde debajo de la manipulación. Consiste en satanizar, estigmatizar al candidato contrario convirtiendo a los medios de difusión en miedos de difusión; atemorizarlo, ponerlo contra las cuerdas, obligarlo a arriar sus banderas y principios, hacerlo entrar por el chantaje y el temor en el corralito del sistema. Hacerlo decir medias palabras, retroceder, dar explicaciones, negarse a sí mismo y a sus amigos, rendirse antes de la contienda. Domesticarlo. Y si eso fracasa, ganarle la elección en la mesa luego de amansarlo y cansarlo en un largo y misterioso conteo. En el caso peruano, debido a un extraño decreto dictado quince días antes de las elecciones de octubre, la quinta parte de los votos no son contados por los electores sino por jueces nombrados por un magistrado que es amigo del régimen. En tales circunstancias, el contrario perdedor o perdedora no puede reclamar. Si lo hace y protesta más de lo debido será acusado de violentista y hasta terrorista y entonces se dirá: ¿no ven? Ahí lo tienen o ahí la tienen. Teníamos razón. Era pues violentista y terrorista. Y entonces la víctima se verá en la disyuntiva de aceptar la trampa y rendirse sin pelear o retornar al viejo estilo de la protesta en la calle.
Ni tonta tolerancia con el fraude encubierto ni violentismo que nos lleve a repetir una imagen que el enemigo multiplicará en sus diarios y sus canales de televisión. Una serena pero firme protesta ciudadana es lo que corresponde para hacer frente a esa nueva forma de fraude que estamos en la obligación de rechazar porque puede repetirse el 2011. Debemos estar dispuestos a salir a las calles y defender los votos ciudadanos cuando sea preciso.
Saludamos a las compañeras compañeros y amigos que obtuvieron merecidos triunfos en las regiones y municipalidades provinciales y distritales. A Jorge Acurio en el Cusco, Vladimir Cerrón del Movimiento Regional Perú Libre en Junín, Gregorio Santos del MAS en Cajamarca, César Villanueva de Nueva Amazonía en San Martín, el empresario Javier Atkins en Piura, Juan Manuel Guillén en Arequipa y a otros como ellos. Es cierto que no en todos los casos han sido listas unitarias como hubiéramos querido. Cada triunfo de región o de municipalidad responde a una lógica distinta. La unidad de las fuerzas de izquierda y progresistas sigue siendo la gran tarea a cumplir y por la que debemos continuar trabajando. Pero todas las listas triunfadoras son expresión de realidades locales. Son las izquierdas que surgen o resurgen desde abajo, desde las provincias, sin pedir permiso a Lima, sin manipulaciones de cúpula, con independencia de criterio. Debemos darles desde aquí un gran abrazo de recibimiento al gran territorio de la renovación del país y un aplauso a su esfuerzo. Los invitaremos a concurrir al gran congreso de las izquierdas peruanas y fuerzas progresistas que debemos organizar en los próximos meses y donde todos debemos dejar a un lado nuestros sectarismos y egoísmos para sumarnos individualmente a la gran fuerza común que el pueblo nos reclama hace tiempo.
De esta manera, la capital del Perú y las regiones principales tendrán durante los próximos cuatro años gobiernos de izquierda o donde la izquierda está presente. Ese es un enorme desafío del cual debemos estar conscientes. Esos gobiernos deben ser una expresión de lo que deseamos para nuestro país: orden, participación, justicia social, derechos humanos, respeto por el medio ambiente, justicia de género y cultural, eficiencia y limpieza en el manejo de los fondos públicos. Si no fuese así no valdría la pena el esfuerzo realizado.
En abril formamos una Comisión de 17 compañeros y compañeras independientes y de todos los partidos con la finalidad de impulsar el proceso de unificación. Aprobamos una declaración de principios y un programa que están vigentes. La comisión ha trabajado reuniéndose todas las semanas durante estos meses. Dimos forma final a los documentos de fundación y mantuvimos relación entre nosotros haciendo un balance y un seguimiento permanente de la situación económica y política y el proceso electoral municipal y regional. Nuestras sesiones fueron abiertas a la concurrencia de cualquier militante o simpatizante de la izquierda que quisiera contribuir en nuestras discusiones. Recibimos y aplicamos sugerencias de todos ellos y ellas que agradecemos. Tenemos pendiente volver a convocar al grupo de los 95 que inició nuestras reuniones al comienzo de este año y al grupo de los 600 que eligió la comisión, para informarles de todo el proceso electoral y recibir nuevas ideas e iniciativas. Agradecemos a los compañeros y compañeras que colaboran en nuestras comisiones de trabajo y a los partidos de izquierda que nos han prestado permanentemente su apoyo organizativo y nos han dado su asesoramiento y consejos. Trabajamos con nuestro dinero, sin donantes misteriosos que después cobran en negocios turbios su apoyo económico.
Y ahora hemos creído conveniente convocar a esta reunión ampliada de emergencia porque los plazos corren y el tiempo nos gana.
Se trata de preparar el camino para el 2011. El menú que nos ofrecen los defensores del sistema no es nuevo. Un exalcalde que sobrevaloriza sus obras públicas, pasa por encima de los distritos, destruye los muros de la Universidad y se hace propaganda con dinero de los contribuyentes, creador del gigantesco caos de tránsito que hoy vive Lima; una joven señora que permitió sin protestar que encarcelen a su madre en Palacio para que no denuncie la corrupción, que la suplantó en su rol de primera dama y estudió en Estados Unidos con dinero robado al erario. Una abogada defensora de varios acusados de grandes operaciones de narcotráfico y de los importadores de autos usados que han llenado el país de basura rondante asfixiándonos todos los días. Otros aspirantes al sillón de Palacio que nos ofrecen construir el cuarto piso del ya carcomido edificio de Fujimori (no olvidemos que el segundo piso fue construido por Toledo y el tercero por García). Son joyas de la misma corona. Esos son los que nos acusan de estar contra el sistema. Y vaya si tienen razón porque efectivamente estamos contra su sistema de corrupción abierta y cinismo reiterado.
Recordemos una vez más. Nuestra consigna es como siempre: una sola propuesta, un solo programa conjunto, una sola candidatura unitaria.
No queremos homogenizar ni hegemonizar las expresiones políticas de las izquierdas y el centro progresista. La izquierda debe seguir siendo como ahora múltiple, diversa, abierta a las mujeres, los pueblos originarios, los jóvenes, los militares y policías no corruptos, a los artistas y las artistas, incluyente de todas las minorías discriminadas y todas las opiniones. Insistimos en nuestra propuesta de que la izquierda no debe ser ni solo política ni solo economicista. Debe ser cultural, popular, diversa, democrática, de base. Repitamos algo que dijo hace 72 horas nuestro compañero César Lévano en el diario La Primera: debemos abandonar los dogmas y los sectarismos del pasado pero no los principios.
Nuestros únicos límites son la corrupción y el terrorismo con los que nunca transaremos. Ni ladrones ni terroristas ni fanáticos caben en nuestras filas.
Por eso respetamos posiciones de centro izquierda como la de Susana Villarán y Fuerza Social; apoyamos la lucha ecologista y renovadora del Padre Arana; nos solidarizamos con las posiciones nacionalistas de Ollanta Humala y expresamos nuestro pleno acuerdo con la plataforma programática que han publicado hace pocos días en los diarios. Y nos alegramos con el ascenso de fuerzas distintas de izquierda y progresistas en las regiones. No queremos ejercer ninguna presión para que ellos decidan en sus tiempos y por sus mecanismos, su aproximación a una propuesta común que, según nuestra opinión, todos estamos obligados a construir. Respetamos también sus niveles de decisión y el tiempo que se den para ello. Queremos subrayar esto último porque ciertos diarios están muy activos tratando de dividirnos con declaraciones cruzadas y contradictorias en que nuestros voceros aparecen en una actitud de presión que estamos lejos de tener y nuestros amigos aparecen rechazando propuestas que no hemos hecho.
A todos los instamos a poner en práctica una actitud y conducta de apertura sin personalismos ni caudillismos. No debe ser ésta la hora de los egoísmos sino de la generosidad. Una actitud generosa y democrática debe reconocer que los votos emitidos no pertenecen a nadie en particular, a ningún caudillo ni personalidad, por notable que sea, por atractivo o atractiva que sea, sino a los votantes a quienes debemos servir y cuyas expectativas no debemos frustrar. Aspiramos a organizar cuando haya condiciones para hacerlo con seriedad, unas elecciones primarias en que los candidatos de la izquierda no sean resultado de iniciativas personales o negociaciones entre los partidos sino expresión de las bases sindicales, sociales y populares. Eso parece una utopía hoy día pero debemos trabajar para hacerlo realidad.
Por nuestra parte pedimos que se respete nuestro deber y derecho de seguir siendo radicales, revolucionarios, nuestra obligación política y moral de portar un proyecto histórico que debe seguir siendo el de los excluidos y oprimidos, el de las mujeres, los indígenas, los trabajadores, los explotados. Radical no significa ser extremista ni violento ni irracional ni fanático, sino ir a las causas, no olvidamos que el Perú tiene tareas pendientes. No queremos el maquillaje ni la cosmética del sistema sino crear conciencia en nuestra sociedad en gran parte alienada por el falso consumo o atemorizada por el chantaje mediático, de las profundas transformaciones que nuestro país necesita en el régimen de salarios, la propiedad de la tierra urbana y rural, la situación de las mujeres y los pueblos originarios, los impuestos, la defensa de la soberanía nacional, la defensa del ambiente, el derecho a la organización y representación de los trabajadores y otras muchas demandas que deben ser procesadas en democracia pero sin renunciamiento, con claridad y firmeza. Y para ello es indispensable que lleguemos al gobierno.
Para nosotros la acción electoral es imprescindible e inevitable. Pero es y debe ser parte de un esfuerzo de más largo aliento y trascendencia en la construcción de las grandes transformaciones que nuestro país necesita.
En esta reunión debemos discutir cómo participaremos en las elecciones presidenciales del 2011. Los compañeros del MNI expondrán a su turno una fórmula que lo permita. Ellos han decidido poner a disposición de la izquierda unificada la inscripción que obtuvieron con gran esfuerzo a lo largo de una campaña nacional de recolección de firmas. El MNI, manteniendo su historia y sus principios, se convertirá así, a partir de este momento, en el instrumento electoral de toda la izquierda. Debemos reconocerles el enorme trabajo que les costó reunir las firmas necesarias para inscribirse no en una sino en dos oportunidades y la actitud madura y generosa de poner esa inscripción al servicio de un proyecto mayor, un proyecto común.
Nos corresponde ahora actuar en consecuencia y demostrar, como lo estamos haciendo, que el camino del entendimiento y la confluencia con las otras fuerzas nacionalistas, de la centro izquierda, progresistas, patrióticas y democráticas, es posible.
VIVA LA UNIDAD DE LA IZQUIERDA
VIVA EL PERÚ
DECLARACIÓN DE LA IZQUIERDA PERUANA
Domingo 24 de Octubre de 2010 15:29
Documento leído en el II Encuentro por Mario Huamán en nombre del Comité Promotor de la Unidad de la Izquierda. Aprobado por unanimidad.
La izquierda Peruana, reunida en su ll Encuentro llevado a cabo el día 23 de octubre del 2010 en la ciudad de Lima, ante la actual coyuntura política nacional, se dirige al pueblo peruano para expresar lo siguiente:
La izquierda peruana, fiel a sus principios de luchar por una sociedad justa y democrática, plantea la necesidad apremiante de unificar sus fuerzas para alcanzar las transformaciones que la patria n€casita y el pueblo reclama, por una mayor democratización de la sociedad peruana y una distribución equitativa do la riqueza que permite el bienestar de las grandes mayorías nacionales.
El neoliberalismo, aplicado desde hace 20 años y profundizado por el gobierno aprista, que sirve casi exclusivamente a las transnacionales y a los grandes grupos económicos del país, representa un gran peligro para el futuro de nuestra patria, porque profundiza irracionalmente las desigualdades sociales y afecta peligrosamente el ecosistema en el que vivimos. Todas las representaciones de la derecha defienden esta política del Estado y pretenden darle continuidad.
Frente a la política neoliberal y el advenimiento de las elecciones generales de abril del 2011, la izquierda peruana llama a todas las fuerzas progresistas a luchar conjuntamente por la conquista de un gobierno democrático, patriótico y de regeneración moral. Con este propósito, llama a la más amplia unidad de los sectores populares y progresistas, democráticos, izquierdistas y nacionalistas, a fin de formar un gran frente electoral para conquistar la victoria electoral del 2011.
La izquierda peruana, consciente de sus enormes responsabilidades en el momento actual, se compromete a realizarlos máximos esfuerzos por unir sus fuerzas, para encontrar el camino que permita una participación unitaria en las elecciones del 2011.
Finalmente, llamamos a estar en vigilancia y movilización permanente, frente a los intentos de consumar un fraude en contra de la voluntad popular expresada en las elecciones del 3 de octubre último, que dio la victoria electoral a Susana Villarán y la Confluencia Política que la respalda.
Lima, 23 octubre 2010
COMITÉ PROMOTOR

Lunes 25 de octubre de 2010
ELECCIONES PRESIDENCIALES 2011
DECLARACIÓN DE LA IZQUIERDA PERUANA
La izquierda Peruana, reunida en su ll Encuentro llevado a cabo el día 23 de octubre del 2010 en la ciudad de Lima, ante la actual coyuntura política nacional, se dirige al pueblo peruano para expresar lo siguiente:
La izquierda peruana, fiel a sus principios de luchar por una sociedad justa y democrática, plantea la necesidad apremiante de unificar sus fuerzas para alcanzar las transformaciones que la patria necesita y el pueblo reclama, por una mayor democratización de la sociedad peruana y una distribución equitativa do la riqueza que permite el bienestar de las grandes mayorías nacionales.
El neoliberalismo, aplicado desde hace 20 años y profundizado por el gobierno aprista, que sirve casi exclusivamente a las transnacionales y a los grandes grupos económicos del país, representa un gran peligro para el futuro de nuestra patria, porque profundiza irracionalmente las desigualdades sociales y afecta peligrosamente el ecosistema en el que vivimos. Todas las representaciones de la derecha defienden esta política del Estado y pretenden darle continuidad.
Frente a la política neoliberal y el advenimiento de las elecciones generales de abril del 2011, la izquierda peruana llama a todas las fuerzas progresistas a luchar conjuntamente por la conquista de un gobierno democrático, patriótico y de regeneración moral. Con este propósito, llama a la más amplia unidad de los sectores populares y progresistas, democráticos, izquierdistas y nacionalistas, a fin de formar un gran frente electoral para conquistar la victoria electoral del 201 1.
La izquierda peruana, consciente de sus enormes responsabilidades en el momento actual, se compromete a realizarlos máximos esfuerzos por unir sus fuerzas, para encontrar el camino que permita una participación unitaria en las elecciones del 2011.
Finalmente, llamamos a estar en vigilancia y movilización permanente, frente a los intentos de consumar un fraude en contra de la voluntad popular expresada en las elecciones del 3 de octubre último, que dio la victoria electoral a Susana Villarán y la Confluencia Política que la respalda.
Lima, 23 octubre 2010
COMITÉ PROMOTOR
*Enviado para su publicación por Teófilo Bellido

No hay comentarios:

Publicar un comentario