viernes, 26 de noviembre de 2010

CARTA DE OLLANTA HUMALA DIRIGIDA A SEBASTIÁN PIÑERA

Lima, 25 de noviembre de 2010
Señor
SEBASTIÁN PIÑERA ECHENIQUE
Presidente de la República de Chile
Presente.-
De mi mayor consideración,
En una cita tan importante para nuestros países y que puede iniciar una nueva época en las relaciones políticas y comerciales entre Perú y Chile, permítame saludarlo cordialmente en mi calidad de presidente del Partido Nacionalista Peruano y manifestarle mi esperanza de que esta reunión pueda expresar dignamente, la voluntad y el compromiso de ambos, de construir una buena vecindad, acorde a un mundo moderno.
Es trascendental para nuestra Región, el fortalecimiento de la relación entre nuestras naciones y de nuestros organismos de integración, como la UNASUR, con la participación activa de todos los países de Latinoamérica. Perú iniciará el camino hacia su desarrollo, de la mano de un gobierno nacionalista, con un Estado soberano, dueño de sus recursos y de su territorio.
El aprovechamiento del gas, el agua, sus puertos y sus ingentes recursos naturales, para el desarrollo peruano, lo llevan a fortalecer su valor estratégico y geopolítico en Latinoamérica y el mundo. Perú puede ser el gran articulador de este proceso de integración, el cual debe darse con el compromiso de nuestro país y de Chile, de respetar el fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya sobre el diferendo marítimo y la convicción de que es éste, y no otro, el camino a seguir para resolver este conflicto.
El siguiente tema que debe iniciar una nueva etapa en las relaciones peruano-chilenas, es establecer una política de igualdad en el tratamiento de los capitales peruanos en Chile y viceversa. Se ha firmado un Acuerdo de Libre Comercio entre ambos países que debe ser revisado por el Congreso de la República del Perú, para lograr que nuestras inversiones tengan las mismas oportunidades de ingresar a su mercado y contar con la misma protección.
La Constitución vigente en Chile establece que “El Estado tiene el dominio absoluto, exclusivo, inalienable e imprescriptible” de sus territorios y de sus recursos naturales. Señala que el estado chileno reconoce la posibilidad de concesionar alguno de esos recursos; pero el Presidente de la República podrá ponerle término, en cualquier tiempo, sin expresión de causa, si eso afecta la seguridad nacional.
Esa política patriota, ese espíritu nacionalista de defensa de nuestro suelo y de sus riquezas es la misma orientación que levantamos hoy y que buscamos mantener como visión de país. En el que se proponga igualmente un mejor trato laboral a nuestros compatriotas en Chile.
Esta nueva historia, que puede iniciarse hoy, debe tener además un verdadero proceso de reconciliación, de transparencia y de equidad. Si queremos mirar hacia el futuro y hablar de integración sería un gesto noble, reconocer la responsabilidad histórica de Chile en la agresión contra el Perú de 1879. Las reliquias, libros y demás bagaje histórico que se encuentran hoy en Chile, como trofeos de guerra, deben regresar al Perú.
A nuestro entender, es absolutamente necesario fortalecer las medidas de confianza entre las Fuerzas Armadas de Chile y Perú que pasen por la imposición de políticas de transparencia a nivel militar. En ese mismo sentido, obtener las satisfacciones necesarias sobre el impasse generado, dos veces, por hechos de espionaje a la Fuerza Aérea del Perú y por la venta ilegal de armas de su país a Ecuador, durante el conflicto del Cenepa en 1995, siendo país garante de la paz, suscrita en el Protocolo de Río de Janeiro. En Marzo de 2010 la presidenta de la República Argentina, Cristina Fernández, en un acto que honró su visita a nuestro país, tuvo un mensaje de Desagravio y Reparación con los peruanos por un hecho similar, afirmando que era deseo de su gobierno el querer superar enojosos episodios que hirieron al Perú.
Son hechos que no podemos pasar por alto, como no se pudo hacer tampoco con las operaciones conjuntas que se pensaban en su país sobre un posible ataque a una nación del norte, que no cumpliera con el fallo de una corte internacional.
Es cierto que el camino hacia una verdadera buena vecindad, debe costarnos a todos, yo reafirmo mi compromiso de entablar una relación digna y transparente, en lo político, económico y diplomático, como una sola política internacional con Chile. Hago votos porque su gobierno coincida en esta visión.
Un abrazo fraterno y mis mayores consideraciones.
Ollanta Humala
PRESIDENTE
PARTIDO NACIONALISTA PERUANO

No hay comentarios:

Publicar un comentario