viernes, 28 de enero de 2011

OLLANTA Y TOLEDO EN LA MIRA DE PALACIO

El hombre que maneja la guerra sucia.
Denuncian que gobierno ha empezado a utilizar su artillería pesada en contra de los candidatos presidenciales de Gana Perú y Perú Posible.
La aseveración del presidente Alan García sobre que puede hacer que no gane las elecciones el candidato que él no quiera se estaría poniendo en práctica con la reapertura del caso Madre Mía, contra el candidato Ollanta Humala, o la posible resurrección de los casos de Almeida y la fuga de Carmen Burga, relacionados con el líder de las encuestas, Alejandro Toledo.
Representantes de Gana Perú y Perú Posible coincidieron en señalar al gobierno y al presidente Alan García como origen de lo que consideran manipulaciones para reflotar los citados temas.
En declaraciones a LA PRIMERA, el exministro Juan Sheput, señaló que existe una concertación judicial para revivir casos que ya han sido sancionados y archivados, la cual responde a presión proveniente desde Palacio de Gobierno.
“Sin duda el poder político está detrás de que ninguno de ellos (Toledo y Ollanta) sea el ganador de las próximas elecciones y se están resucitando casos judiciales vinculados a estas personas que son las que más detesta (el presidente García), ¿por qué no se revive el caso del IPSS-card, el de la Caja del Pescador o el de los estudios de Keiko, que lo están retrasando?, refirió.
Agregó que el gobierno está aterrorizado con Toledo, quien está primero en las encuestas, y por el crecimiento sostenido de Humala. “Ambos son los únicos candidatos que han ofrecido una profunda investigación sobre los graves casos de corrupción de este gobierno”, anotó.
Comenzó guerra sucia
Consultado por este diario, el analista Alberto Adrianzén dijo que no le extrañaría que detrás de todas estas resurrecciones de casos ya ventilados en el Poder Judicial esté la maquinaria aprista.
Señaló que las acciones contra Ollanta por el caso Madre Mía o contra Toledo por el caso Almeida o la fuga de Carmen Burga, así como los ataques contra Mario Huamán, Manuel Dammert y Javier Diez Canseco, demuestran que la guerra sucia ya comenzó. “El Jurado Nacional de Elecciones y la ONPE deben tener un pronunciamiento claro al respecto”, demandó.
Lo cierto es que el pasado 30 de diciembre, una extraña denuncia fue presentada por el congresista aprista José Vargas, sobre dos cuentas halladas en el extranjero a César Almeida, una ubicada en Londres y la otra en el principado de Liechtenstein (Europa Central).
Sin pruebas, aseguró que el dinero sirve para financiar la campaña presidencial de Alejandro Toledo. Según pudo conocer este diario, Vargas la hizo por encargo recibido desde Palacio de Gobierno.
Según Fernando Rospigliosi, en esta denuncia sin sustento se nota la mano del gobierno aprista, que teme a Toledo por estar primero en las encuestas. A ello se suma, agregó, la aparición mediática de Rolly Dávila o de Fernando Manrique “Filete” (sobrino de Toledo), dos de los personajes del caso de las firmas falsas de Perú Posible, con el afán de mellar la imagen del líder de la Chakana.
Más denuncias
Para Rospigliosi, también resulta sospechoso que un personaje como Gustavo Pacheco –ahora en las filas de Solidaridad Nacional, de Luis Castañeda-, traiga a colación nuevamente el caso Madre Mía, que se ha reabierto con el argumento de adecuarlo al Nuevo Código Procesal Penal. Según Adrianzén, es un vergüenza que ocurra esto, sobre todo cuando este caso ya fue archivado por el mismo César San Martín, hoy presidente de la Corte Suprema, a quien le pidió se pronuncie al respecto.
Helio Ramos

No hay comentarios:

Publicar un comentario