domingo, 27 de febrero de 2011

LOS CONVERSOS

Rospigliosi tiene una empresa que surte servicios
rentados a la embajada de Estados Unidos.

Por César Hilebrandt.
No hay nada más peligroso que alguien que se muda al otro extremo.
No conozco a un solo converso político que haya terminado en el centro y aceptado la mesura o suscrito un cierto escepticismo. Todos marchan a las antípodas con el paso marcial de quienes, por fin, han descubierto “la verdad”. Y hablan como pontífices sobre su nueva fe.
 Es lógico: para matar el pasado, para autoborrarse, para no recordar qué fueron ni qué tuvieron que abandonar, se necesita la máxima severidad. Se diría que un extremismo sólo se olvida adoptando otro.
 Y ese es el caso del señor Rospigliosi. Quienes lo recuerdan en Andahuaylas, adoctrinando a campesinos desde el púlpito de un comunismo dispuesto a tomar las armas, no pueden creer que hoy sea un empleado de la embajada de los Estados Unidos.
 Porque lo más grave de todo no es que Rospigliosi haya solicitado a los gringos que hicieran algo para evitar que Humala llegase al poder. Lo más grave es habernos enterado, por fin, oficialmente, que el señor Rospigliosi tiene una empresa que surte servicios rentados a la embajada de los Estados unidos.
 No crea el señor Rospigliosi que porque la señora Palacios lo trata con benevolencia y el señor Raúl Vargas con servilismo, ha salido ileso de este episodio. Su ingreso en la planilla de los estadounidenses compromete seriamente su papel de columnista independiente y sus aires de repartidor de indulgencias.
 ¿Qué pasaría si mañana alguien descubre que un columnista del diario La Primera es un asalariado de la embajada de Cuba? ¿No pondrían el grito en el cielo las señoras Palacios y los señores Vargas de toda esta comarca? ¿A que sí? Pero, claro, Rospigliosi es ahora de los suyos. Y a los suyos la prensa del sistema los arropa, los alivia, los cose y los desinflama cuando se accidentan. La verdad es que es triste, gremialmente tristísimo, el espectáculo.
 Rospigliosi estuvo en Vanguardia Revolucionaria, preparando la revolución bolchevique que haría que millones de peruanos fueran tratados como Stalin trató a los desafectos. Rospigliosi se opuso a los contratos de Cuajone firmados por el gobierno militar, al que consideraba entreguista y burgés. Cuando murieron cinco mineros en los sucesos de Cobriza, mina propiedad de la Cerro de Pasco Corporation, allí estuvo Rospi alentando la sublevación que llegaría del campo a la ciudad.
 Es curioso que en esta época Gilberto Hume, hoy entregado a Willax TV, la televisión dorada de los empresarios mineros, fuera director del área cultural de Vanguardia Revolucionaria y fotógrafo de una revista ultra que la encarnaba.
 Es también casi divertido recordar que otro radical como Dante Vera, compañero de ruta de Rospigliosi y Hume, trabaje hoy codo a codo con la gran minería aurífera. Es como si trataran de explicar, con los métodos más drásticos el pecado de haber sido radicales de izquierda. Les parece una pesadilla haber querido incendiar el establecimiento al que ahora sirven como guardaespaldas o cajeros.
 Rospigliosi abandonó un día Vanguardia Revolucionaria. ¿Desilusión? ¿Madurez? ¿Necesidades prácticas? No se sabe. Lo cierto es que no abandonó sólo a esos “verracos”. Cambió de traje, de norte, de aire, de piel y de lenguaje. Y un día apareció en Caretas. Hasta allí todo bien. Tuvo una labor destacada en la revista de los Zileri y parecía haber aterrizado en un centro más o menos cínico y distante de todas las pasiones.
 No se sabe en qué momento fue solicitado por sus propios demonios. El caso es que acudió a la cita y pactó con ellos. El primer síntoma de que algo había pasado fue cuando, como jefe de prensa de Alejandro Toledo, salió a decir que Zaraí no existía como hija del candidato “porque existen resoluciones judiciales” que determinaban la no paternidad de su jefe. “Todo esto forma parte de una campaña de desprestigio”, dijo. Y así lo consignó el diario La República.
 Y cuando Toledo tuvo que admitir que sí, que Zaraí era su hija, no es que Rospigliosi se apareciera a brindar explicaciones. Se blindó, como hace siempre, en su hosquedad (ceñudo, áspero e intratable) altisonante y en su teatral capacidad de ser grosero. El que Toledo lo premiara con algunos cargos fue un gesto de explicable gratitud. El que se deshiciera de él cuando así convino era algo esperable luego de lo del arequipazo y la censura.
 Lo que no es cierto es que ambos se distanciaran. Conservaron una discreta relación y coincidieron plenamente a la hora de minarle el camino a Ollanta Humala. Toledo hablaba del salto al vacío, mientras PPK participaba en la delictiva campaña para lograr la disparada del dólar y el terror financiero.
 Cuando a mí me echaron del canal 2, en febrero del 2006, la razón que me expuso el emisario de Ivcher que me anunció la rescisión del contrato fue que yo “no me acoplaba a la política del canal”. ¿Y cuál era esa política? Pues demoler, con todas las armas imaginables, a Humala. Y, en la segunda vuelta, convertir a García en el hombre providencial que nos salvaría del holocausto.
 Siempre supe que Rospigliosi estaba a sueldo de la embajada estadounidense. La verificación de ese dato no me ha sorprendido. Lo que de veras me ha sorprendido es la conducta de la mayor parte del periodismo. No es que se tratara de linchar ni de maldecir. Bastaba con ser decente. Como Jaime de Althaus, por ejemplo, que ha tenido la hombría de bien de hablar desde la indignación sobre este tema.
 Qué vergüenza, en cambio lo sucedido en Prensa Libre. O lo escuchado en RPP y Radio Capital. O lo leído en La República, donde el mismísimo Rospigliosi se atrevió a usar el diario que fundara Gustavo Mohme Llona para justificarse y asumir una autodefensa sin matices.
 La conclusión es esta: tanto en la prensa como entre el público, la capacidad de indignación o no existe o está en mínimos. Y ese es síntoma de una inmensa crisis de valores. Y esa crisis de valores nos hace tercermundistas militantes, subdesarrollados crónicos, bárbaros sin remedio.
  Porque el desarrollo no solo consiste en exportar y vender. También consiste en instaurar un sistema que se acerque lo más que se pueda a los principios de la honestidad.

sábado, 26 de febrero de 2011

En el 2006 Toledo, Kuczynski, Rospigliosi y Vargas eran parte de una misma estrategia

Toledo se olvidó de los 4 suyos y comprometió a sus
 ministros para gestionar apoyo de los Estados Unidos
contra Ollanta Humala y la democracia peruana, 

¿Qué pasó el 2006?
Corría la navidad del año 2005, y el primer ministro Pedro Pablo Kuczynski hizo una declaración explosiva: sin que nadie se hubiera dado cuenta habían ido saliendo de prisión en lo que ya iba de la década de los 2000 unos 10 mil terroristas. Más aún, como acababa de ocurrir un atentado en la selva por esos días con un saldo de muertos y heridos entre los policías, PPK añadió una información adicional: que el cerebro de las acciones en el Huallaga y en el VRAE se encontraba en Lima.
¿Alguien se sorprenderá entonces del dato proporcionado por Javier Diez Canseco de que PPK fue la persona que se dirigió a los medios de prensa para proponerles lanzar una campaña sobre el efecto que el ascenso de Ollanta Humala en las encuestas estaba teniendo en la cotización del dólar y en la inflación, de la que había hablado Augusto Álvarez Rodrich sin dar nombres? Yo todavía tengo en mis archivos la columna editorial de un diario capitalino que recogió la idea y la convirtió en una desesperada filípica en enero del 2006: qué les pasa a los pobres que no se dan cuenta que con sus respuestas a las encuestadoras están haciendo tambalear al sol y produciendo una fuga hacia el dólar que va a crear inflación.
A esa nota le contesté con un toque de humor recordando que el columnista que hacía gala de su inteligencia al responsabilizar a la población de bajos ingresos y excluida del modelo económico, de la estabilidad de los grandes negocios, era también un partidario acérrimo del voto voluntario que según él hará que sólo vayan a las urnas los que tienen para gastar en pasajes, dejando fuera a tanto pobre electarado que vota por el humalismo y esas otras especies raras difíciles de digerir.
Es obvio decir que ambas maniobras desinformativas a cargo del que algunos creen que es el “candidato serio” de la presente campaña buscaban sembrar inseguridad y miedo, para manipular las decisiones. Nunca hubo 10 mil senderistas en armas y mucho menos tantas personas presas por terrorismo, aún si se cuentan a muchos inocentes que pagaron injusta carcelería. Y no había dirección nacional para los grupos remanente de Sendero Luminoso en la selva. Tampoco se desató el pánico financiero que se quiso orientar desde la prensa. Pero lo que nunca podrá decir Toledo es que su primer ministro actuó por cuenta propia, como dice que hizo su ex ministro del Interior cuando fue a proponer una campaña de guerra sucia contra Humala a la embajada de Estados Unidos y a solicitar fondos especiales para su cruzada por la democracia y contra los cocaleros, que Rospigliosi y los gringos identifican con el narcotráfico.
No es concebible que el primer ministro se metiera en gestiones ante los medios y que hiciera declaraciones destempladas, sin que el presidente se entere o lo corrija. Más bien lo que parece mucho más razonable es que los de Rospigliosi y Vargas en la embajada, y lo de PPK eran parte de una misma estrategia.
A fines de diciembre de 2005, Ollanta Humala y su esposa hicieron un viaje a Cuba con una escala de retorno en Venezuela, donde lo recibió Hugo Chávez e hizo unas inolvidables expresiones de apoyo a “a este muchacho Ollanta Humala”. Inmediatamente, en Perú, la repuesta no corrió a cuenta de los candidatos o del JNE si se hubiera violado alguna regla, sino del presidente en funciones Alejandro Toledo que dijo: “Hugo Chávez es presidente de Venezuela, no de América Latina... puede tener todos los petrodólares que quiera, pero eso no le permite desestabilizar a la región”. Lo que arrancaría una áspera controversia entre presidentes, con distanciamiento diplomático y retiro de embajadores.
Toledo había marcado un eje con esta intervención. Y sería él quién le señalaría el camino a Alan García para crear un debate internacional con Chávez que se superpusiera y tapara el que se estaba desarrollando dentro del país. Exactamente como hoy hace con su aliado del 2006, Alan García al que dirige todas sus denuncias, opacando a los demás candidatos, hace cinco años se hizo con Chávez para bajar a Ollanta. No era una acusación circunscrita al supuesto chavismo de Humala, que permitía ignorar las propuestas de cambios económicos, sociales y constitucionales sino una implícita transferencia a la idea de que el jefe de la campaña no estaba en Lima sino en Caracas. Hoy se hace lo mismo cuando se ningunea a Castañeda y Keiko y se afirma que la discusión es con su padrino, el grandulón García.
El 2006, Toledo se iba del poder sin pena ni gloria, sin haber podido presentar una plancha para la sucesión presidencial y con una débil lista parlamentaria, a la que la hicieron pasar la valla de descalificación con truco, para mantenerle la inscripción. Pero el hombre nunca se privó de seguir dictando sermones al pueblo peruanos: una victoria de Humala sería un “salto al vacío”, “sería un desastre para el Perú”, “populismo barato”, etc. Pero ese mismo personaje es el que ahora dice que está más cerca de Ollanta que de García, y le birla cada que puede, las ideas del nacionalista que tienen mayor aceptación en las masas.
En el 2006, violando su condición de presidente de la república, Toledo se jugó para que ganara García, ahora el mismo Toledo dice para qué necesitan a Humala si yo puedo pelearme con García y hacer su plan de gobierno. Un juego lleno de riesgos que el chakano juega sin escrúpulos porque su meta por ahora es sólo ganar.
Hace cinco años, después de una primera vuelta áspera y difícil empezaron a restañarse las heridas y como se sabe el “tío George” se fue a la embajada para que ayudara a reconciliar a todos sus aliados para la tarea de derrotar a Humala. Entonces la “candidata de los ricos” se convirtió en una persona que siempre tendrá un lugar en la política peruana así llegue segunda o tercera; el “candidato que amenaza con traernos de regreso al pasado”, se transformó de un día a otro en el tipo que a pesar de cualquier cosa tiene una indiscutible vocación por la democracia.
Todos estos rebuscamientos tenían un solo sentido, armar el frente de todos contra Ollanta, que operó para la segunda vuelta y que integró a todos los partidos nuevos y viejos contra el nacionalismo, al gobierno de turno que debía ser neutral y a la embajada más visitada de la capital peruana. Toledo estaba ahí. Por eso le debemos el gobierno que ahora estamos a punto de despedir. Pero el no quiere que le recordemos eso.
El 2000, el 2001, el 2006, son fechas de las que el “cholo” no quiere acordarse porque él sólo está pensando en salvarnos nuevamente de nosotros mismos. ¿Cómo se convirtió en el candidato anti Fujimori y de dónde venía?, ¿qué ofreció en los Cuatro Suyos y en las elecciones del año siguiente?, ¿a cuenta de qué intereses se convirtió en enemigo de la candidatura de Ollanta Humala?, ¿por qué se fue del país si prometió quedarse a vivir entre los peruanos?
Podrían seguir las preguntas, para un país que ha empezado a recuperar la memoria. Pero no les parece mejor si pasamos la página y vamos a las propuestas.
Deja vu
Hay un aire de familiaridad en esto de los Wikileaks a medio leer o conocer en pleno proceso electoral, que despiertan ansiedad y sospecha entre la gente y que conduce a que una mayoría aplastante (90% según las encuestas) reclamen saberlo todo antes de las elecciones, con lo que sucedió en el 2001  cuando Fujimori ya había fugado del país e iban apareciendo con cuentagotas y de acuerdo a las conveniencias de los que controlaban el Congreso los vladivideos que mostraban los rostros de la corrupción y del autoritarismo.
En las calles se escuchaba el grito que recogía el sentimiento masivo del país: primero los videos, después las elecciones. Con eso se quería decir que el Perú reclamaba saber quienes estaban comprometidos con la mafia antes de terminar premiando con su voto a algún sinvergüenza agazapado como hubieron muchos que recién salieron a luz después que ya estaba instalado el nuevo gobierno. Entre ellos políticos, empresarios de televisión, banqueros y otros.
Contra el reclamo jacobino de la calle que pedía que el gobierno provisional limpiara al país de corrupción antes de votar por un nuevo presidente, sonó una voz disidente que señalaba que por ningún motivo se debían postergar las elecciones, ya que el país necesitaba urgentemente que ese señor se convirtiera en presidente. Era Alejandro Toledo prometiendo a diestra y siniestra, y pidiendo al país que sólo pensara en trabajar que de sus problemas él se iba a ocupar.
Con los años se supo los de las firmas falsas que comprometía al héroe de la democracia con el fraude contra el que después combatió, el video de Ferrero conspirando con Montesinos, los tratos oscuros con los magnates de la televisión para armar nuevas administraciones aliadas de su gobierno, etc. Es decir diversas relaciones con el pasado que no se conocían el 2001. Ahora, el “cholo” también está en contra que los Wikileaks que tiene “El Comercio”, el diario “El País” de España, y otros  se pongan a la vista porque “perturban” las propuestas. Otra vez nos va a “salvar” si lo salvamos de su propio pasado.

PERUANOS PAGAN BALÓN DE GAS MÁS CARO DE AMÉRICA LATINA

EN EL PERÚ EL GAS ES MAS CARO

TODO POR CULPA DE TOLEDO.... ¿Y AUN ASI QUIERES VOTAR POR EL...?
Por increíble que parezca, a pesar de que somos un país productor de gas, el cual incluso nos damos el lujo de exportar, el precio de este combustible doméstico que llega a los hogares a través de balones de diez kilos es superior al de otros países de la región como Colombia o Chile, que tienen que importarlo...
 Desabastecimiento continúa y sigue alarma entre choferes y amas de casa. Gobierno dice que hoy se acaba escasez de gas doméstico.
Velásquez y Sánchez aseguran que hoy se acaba el desabastecimiento del gas.
El premier Velásquez dijo ayer que impulsará la construcción de un ducto que traerá el gas licuado de petróleo (GLP) de Pisco a Lima para, de esa manera, terminar con las restricciones que afectan el suministro al mercado limeño. “Hay un proyecto para construir un ducto de Pisco a Lima para traer por tubo el gas. Mañana (hoy) nos reunimos con el Consejo de ProInversión para darle una viabilidad rápida”, indicó.
DETALLE
Según el Observatorio Boliviano de Industrias Extractivas (OBI), el envase de 10 kilos tiene en Bolivia un precio de 2.8 dólares; en Brasil 9.4 dólares; en Chile 10.7 dólares; en Colombia 2.2 dólares; en Costa Rica 4 dólares; en Uruguay 10.3 dólares y en el Perú ya está en 12 dólares.
Por increíble que parezca, a pesar de que somos un país productor de gas, el cual incluso nos damos el lujo de exportar, el precio de este combustible doméstico que llega a los hogares a través de balones de diez kilos es superior al de otros países de la región como Colombia o Chile, que tienen que importarlo de países vecinos.
LA PRIMERA pudo conocer que el precio del gas de uso doméstico es más caro en el Perú que el de países productores de GLP como Bolivia, Ecuador, Venezuela y Argentina, eso se observa en los beneficios de su población consumidora que tienen un gas sumamente barato y al alcance de todos los hogares.
Según el Observatorio Boliviano de Industrias Extractivas (OBI), el envase de 10 kilos tiene en Bolivia un precio de 2.8 dólares; en Brasil 9.4 dólares; en Chile 10.7 dólares; en Colombia 2.2 dólares; en Costa Rica 4 dólares; en Uruguay 10.3 dólares y en el Perú ahora está a 12 dólares.
¿Pero a qué se debe que en un país con reservas propias, el precio sea tal alto? El gerente general de la Asociación de Plantas Envasadoras de Gas del Perú (Aseeg), Abel Camasca, señaló que Pluspetrol, empresa que produce cerca del 70% del gas licuado de petróleo (GLP) que comercializan las envasadoras en el país, vende a los peruanos el gas a precio de la paridad de exportación.
“Hay que revisar el contrato del Estado con Pluspetrol para que fijen sus costos de producción y comercialización, pero no en función del precio internacional que tienen otras variables. Eso lo hacen todos los países que cuentan con cuencas gasíferas, que tienen un precio especial para su país y otro precio de exportación”, remarca.
Además, agrega, hay un agravante que tienen las empresas que envasan el gas en nuestro país, las cuales tienen que pagar un flete marítimo de Pisco a Lima que está fijado entre 60 y 80 dólares por tonelada, lo cual eleva aún más el precio.
Camasca explica que el precio está entre 1.64 y 1.66 soles el kilo en refinería. Eso significa que un balón de 10 kilos vale de 16.40 a 16.60 soles. Si a esto sumamos el Impuesto General a las Ventas (IGV), el monto se eleva a 20 soles. Así, dependiendo del retiro de la planta se paga un flete de operación de 3 a 4 soles, por lo que cuando el balón sale de las envasadoras está alrededor de 25 soles. Luego hay una rama de comercialización que aumenta el precio.
“Esas son las cosas que los organismos del sector no revisan o no hacen el seguimiento”, dijo.
Sobre este tema, el especialista en Hidrocarburos Aurelio Ochoa explicó a LA PRIMERA que el precio del GLP es superior al de otros países vecinos porque cuando exportamos los hacemos a precios inferiores del mercado local. “¿Cuál es el beneficio de tener Camisea cuando se presenta está situación?”, preguntó.
Recordó que cuando se dieron los contratos de Camisea, el gobierno de entonces prometió bajar el precio del GLP a la mitad, lo cual no ha sucedido, sino que incluso hasta se ha incrementado. “El mayor negocio de Camisea es el GLP, pero el precio es más alto que si tuviéramos que importarlo”, señala.
Habla el premier
Una manera de bajar el precio del gas, según Camasca, sería que el gobierno trate con prioridad la construcción del poliducto de Pisco a Lurín que el 2008 prometió construir en doce meses, lo cual evitaría el flete marítimo, el peligro de transportarlo vía terrestre con cisternas (que llevan de 10 mil a 14 mil balones de capacidad). “Al parecer hay interés de las grandes plantas que no quieren que se construya”, indicó.
Sin embargo, en reacción a los últimos problemas suscitados con el GLP, el primer ministro Javier Velásquez anunció ayer que a través de ProInversión impulsará la construcción del ducto, el cual transportará el gas. La tubería iba a ser construida por Graña y Montero en 2008.
La reunión
Anoche, el premier y el titular del ministerio de energía y Minas, Pedro Sánchez, se reunieron con las principales empresas distribuidoras de gas. Tras estimar que el problema se solucionaría hoy “cuando mejoren las condiciones meteorológicas”, exhortó a los grifos para que regulen los precios bajo la advertencia de que “les caerá todo el peso de la ley” si no lo hacen.
Rocío Zorrilla, directora de las Asociaciones de Grifos y Estaciones de Servicio del Perú, rechazó que haya ocultamiento del GLP y señaló que el desabastecimiento es real y que los gasocentros no tienen responsabilidad porque son el último eslabón de la cadena. “No tenemos gas desde el jueves pasado”, aseveró. 
Para Camasca, el desabastecimiento se debe a una acumulación de improvisaciones del gobierno para evitar esta escasez en un país con superávit de GLP, el cual 70% se produce en Camisea, 20% en Talara y el porcentaje restante en otras cuencas.
El Perú cubre totalmente la demanda que es de 30 mil barriles diarios con una producción que llega a 50 mil barriles diarios entre Camisea, PetroPerú, Aguaytía y las otras refinerías pequeñas.
Las dos grandes plantas de venta que son Repsol y Zeta Gas han quedado bloqueadas por un “impedimento de desembarco” y el único terminal habilitado es el de PetroPerú que tiene espigón y facilidades para descargar, pero su capacidad de almacenamiento es limitada, de 50 mil barriles, a diferencia de las plantas de venta Repsol y Zeta que superan los 150 mil barriles.
“Eso ha creado sólo un punto de abastecimiento que es de PetroPerú. El Estado tomó una medida de emergencia el sábado que se desembarque por PetroPerú y abastezca todo el mercado de Lima y eso ha generado que cerca de 200 cisternas hagan colas en Gambetta”, señala Camasca.
Sí hay alza de precios
LA PRIMERA fue testigo de que en algunos grifos de la capital, aprovechando el desabastecimiento, se guarda el gas licuado de petróleo (GLP) por temor a que suban los precios, aunque también le echan la culpa a las empresas envasadoras como Sol Gas, Zeta Gas, Lima Gas, Cepsa Gas y otras pues alegan racionamiento en la distribución.
Asimismo, a través de un reporte de RPP, recogido de los centros de distribución de GLP doméstico de la cuadra 8 de Garzón en Jesús María, se comprobó el incremento del precio del gas doméstico a 33 y a 34 nuevos soles.
Según un informe del Organismo Peruano de Consumidores y Usuarios (Opecu), sólo ayer más de 10 grifos han aumentado sus precios entre 8 y 21,64%. Desde comienzos de julio, el precio del GLP subió entre 7 y 32,17% en 21 grifos, mientras que en el rango de 4,00 y 6,99% se ubican 27 grifos limeños. Esta organización consignó que 119 establecimientos de venta registraron nuevos precios del GLP.
Helio Ramos

jueves, 24 de febrero de 2011

WIKILEAKS Y NUEVO COLONIALISMO

InjerenCIA norteamericana en asuntos
gubernamentales del país, es condenable
.

Por Javier Diez Canseco
La intervención norteamericana en el manejo de asuntos gubernamentales del país (como en el de los recursos naturales) y, específicamente, en la articulación del frente “tapándote la nariz” para llevar a Alan García a la presidencia el 2006 parece cada vez más relevante. Resulta evidente, gracias a los wikileaks, que Jorge del Castillo acudió a ellos para que controlen el berrinche de Lourdes Flores y faciliten su aceptación a que AGP pase a segunda vuelta. Además que se les pidió ayuden para que ella se integre a un frente antiHumala. Y, según lo declarado por Javier Bedoya en Correo, no sólo está casi seguro de que la llamaron de la embajada, sino que a él le consultaron sobre la forma como avanzaba el proceso. Y el frente caminó como una seda.
Wikileaks también da cuenta de negociaciones del fujimorismo con el APRA contra Humala y su afán de garantizar condiciones a favor de Alberto Fujimori en un gobierno de AGP. Los hechos confirman lo exitoso de esa negociación al constatar la cárcel dorada y el comité de campaña con que Fujimori cuenta en DIROES, donde se maneja como Pedro en su casa y recibe a quien quiere y cuando quiere.
El tejido de la alianza política que ha manejado el país este quinquenio está al desnudo, con la activa intervención de la embajada norteamericana. Un wikileak del 2001 –que evidencia que PPK como ministro de Toledo es recibido con alborozo como hombre de confianza para la Embajada y los intereses de las transnacionales mineras– había retratado la infiltración del Estado por lobbistas y, en este caso, un ciudadano  norteamericano que juró lealtad a los EEUU para obtener su pasaporte y que goza de total confianza de la potencia del norte.
Pero, una nueva pieza del rompecabezas va dando nuevas pistas: el papel de Toledo y su gobierno en este terreno. Por un lado, Augusto Álvarez Rodrich da cuenta de cómo lo llamó un funcionario de Toledo, en pleno proceso electoral, para sumarse a una campaña de desestabilización económica y de temor a un posible triunfo de Humala, vía una devaluación del sol en la que había que empujar a que se comprometa el BCR, y que se negó a asumir. Era un todo vale.
Y hoy sabemos que Fernando Rospigliosi, ex ministro del Interior y hasta enero de este año Jefe de campaña de Alejandro Toledo, acompañado por Rubén Vargas Céspedes, ex Director de Defensa Nacional de Toledo, actual miembro de su equipo de Plan de Gobierno en Seguridad Ciudadana, acudieron a la Embajada de los EEUU para plantearle intervenir activamente en la campaña contra Humala en noviembre del 2005.
Más aún, según el informe confidencial 46333 filtrado por Wikileaks, Rospigliosi y Vargas trabajaban para la Embajada vía una consultora llamada Capital Humano Social (CHS). Esta entidad, se dice en el documento, está contratada por la NAS, una oficina norteamericana que interviene en la política antidrogas y coordina programas con otras agencias del Gobierno de EEUU, como la Administración de Imposición de Drogas (DEA), el Grupo Consultivo y de Ayuda Militar (MAAG, Departamento de Defensa), y la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID).
Rospigliosi propuso políticas concretas: dividir a los seguidores de Humala y apoyar un programa de comunicaciones antiHumala, cuidadoso de no ser explícito y directo. Se deduce que casi se ofrecían como operadores de dicho programa, ¿quizás una ampliación de contrato? Dice el embajador Struble que no aceptaron este programa, pero sí la propuesta de monitorear a Humala más detenidamente a través de NEXUM.
Lo dicho por Álvarez Rodrich y los Wikileaks dejan escasa duda de cómo se articularon diferentes sectores, y gente del propio gobierno, en una campaña política nacional buscando la reiterada y virreinal intervención de la Embajada de los EEUU. Muestran que el Estado y los partidos del continuismo neoliberal impuesto por el fujimorismo no son sino felipillos del Tío Sam. Una verdadera vergüenza para el país, una radiografía del tumor político que nos aqueja, y una renovada exigencia de cambio de un sistema político que carece de dignidad y soberanía a la luz de los hechos.

miércoles, 23 de febrero de 2011

Comprobado, Rospigliosi es un agente encubierto de inteligencia al servicio de la potencia extranjera neocolonialista estadounidense

Como máximo titular del Consejo de Nacional de Inteligencia,
como ex-ministro del Interior del Gobierno de Toledo, el lacayo
Fernando Rospigliosi se convirtió en agente encubierto de
operaciones de inteligencia de EE UU.

 De JESUS SUASNABAR <jsuasnabarf@hotmail.com>
 Crl. EP “R” Jesús A. Suasnabar Faustor 
A consecuencia de las últimas declaraciones de Fernando Rospigliosi Capurro, respecto a los “wikileaks”, que lo involucran descaradamente en la campaña antidemocrática que se desarrolló en el proceso electoral presidencial del 2006 contra la candidatura de Ollanta Humala a fin de evitar su elección presidencial, conjuntamente con Rubén Vargas, ex Director de Defensa Nacional, violando abiertamente la soberanía del pueblo peruano y de su derecho a elegir a sus representantes sin injerencia alguna, este apátrida en defensa de su actuación, argumentó ex profesamente algo más grave que el asunto principal de su escandaloso accionar conocido por todos los peruanos y que la ciudadanía y los medios de prensa monocordes del sistema imperante han soslayado: Rospigliosi a confesado con otras palabras, que es un agente encubierto de las operaciones de inteligencia de la potencia extranjera estadounidense y por consiguiente, podría ser acusado de traición a la patria por que atentó contra la Defensa Nacional. 
Recordemos que fue funcionario de confianza de primer nivel y entorno  incuestionable del gobierno de Alejandro Toledo, primero lo nombró máximo titular del Concejo Nacional de Inteligencia (CNI), designación de directa responsabilidad del Presidente de la República y posteriormente fue su Ministro del Interior, significa que existió una secuencia lógica en el manejo operativo de los mecanismos oficiales abiertos para autoridades gubernamentales y dignatarios de Estado, cuando se quieren cumplir de manera cómplice con acciones encubiertas de inteligencia, de modo que Alejandro Toledo y en esto también es responsable, tenía un conocimiento claro y preciso en el acatamiento de tareas específicas geoestratégicas, norteamericófilas proimperialistas, una de ellas: la vigilancia y acciones preventivas, permanentes y extrema a liderazgos y proyectos políticos emergentes, supuestamente contrarios a los intereses de EEUU de Norteamérica y que para estas misiones, los gobierno de turno, serviles y antidemocráticos del sistema se han prestado siempre, empezando por el nombramiento apropiado de sus autoridades para fines subalternos antipatrióticos.        
Es fácil inferir que Rospigliosi cumplió a cabalidad estas tareas cuando estuvo en funciones desde nuestro punto de vista. Seguramente que lo hizo tan bien, que cuando dejó los cargos mencionados, supuestamente se alejó del gobierno (nunca sucedió esto por más que lo afirme), vía “asesoría” de manera particular y con el conocimiento  cabal de Alejandro Toledo, todavía Presidente de la República, trabajó para la embajada norteamericana. Suponemos que esto le fue rentable económicamente y por su puesto, políticamente también, un aval positivo norteamericano no está demás para sus faenas encubiertas, ahora ya delatadas por si mismo. La desfachatez de Rospigliosi no tiene límites, él es lo que se conoce como “un colaborador de inteligencia” y eso lo sabe perfectamente, al servicio de una potencia extranjera, que gracias a los wikeleaks están desnudando a los personajes y proyectos políticos de la antipatria que siempre existieron en el Perú.             
Rospigliosi, podrá decir muchas cosas en su defensa, que la embajada norteamericana lo llamó, afirmar que fue para cumplir tareas antinarcóticos y contrasubversivas como una contribución patriótica al país, cuando incluso para estos asuntos tampoco se justifica su actuación. El narcotráfico y la subversión es de exclusiva incumbencia de los peruanos y no se debe permitir y menos promover la injerencia extranjera para buscar su eliminación, claro que desde su óptica antinacional y procolonialista, esto no es posible. Sin embargo, no hay justificación ni argumento válido alguno para comprobar la felonía antidemocratica y atentatoria contra la soberanía nacional de este sujeto, promoviendo la intrusión extranjera para asuntos internos y propios del Perú, no encontrándose calificativo extremo para esta sinvergüencería.   
Responda señor Rospigliosi, ¿Cuánto percibió por sus servicios?, ¿Desde cuándo presta “asesoría” a potencias extranjeras?, ¿Sólo a realizado “asesorías” a la embajada norteamericana?, ¿Estuvo detrás de los petroaudios e interceptaciones telefónicas cuando fue Ministro del Interior?, ¿Sabe usted que podría estar incurso en la comisión del delito de traición a la patria habiendo ejercido cargos gubernamentales de extrema responsabilidad con estas “asesorías”?, ¿Sabe usted que no es nada ético realizar estas tareas que lindan con el espionaje? ¿Recuerda usted su época juvenil, siendo militante de Vanguardia Revolucionaria, en la promoción de recursos económicos de fuentes extranjeras? Los peruanos bien nacidos merecemos respuestas a estas preguntas, su catadura moral cuestionada al lado de la campaña electoral de Alejandro Toledo, lo califica como un “converso político” peligroso y violador de la soberanía e independencia nacional.    
Señor Rospigliosi, es necesario recordarle que el Tribunal Constitucional ha señalado respecto a la Defensa Nacional que es un “bien jurídico“, sosteniendo que de acuerdo al artículo 163º de la Constitución, “… ésta es integral y permanente; por tanto, involucra al conjunto de  acciones y previsiones que permiten la subsistencia y permanencia del Estado, incluyendo su integridad, unidad y facultad de actuar con autonomía en lo interno y libre de subordinación en lo externo, posibilitando que el proceso de desarrollo se realice en las mejores condiciones…”. Es “integral porque abarca diversos campos, como el económico, político, social, cultural, militar y permanente debido a que se trata de una actividad constante que se relaciona con sus sentidos preventivo y represivo” (*). 

domingo, 20 de febrero de 2011

¿ROSPIGLIOSI AGENTE DE LA CIA?

FERNANDO ROSPIGLIOSI ES ACTUAL MIEMBRO DEL
EQUIPO DE CAMPAÑA DE ALEJANDRO TOLEDO

WIKILEAKS: ROSPIGLIOSI TAMBIÉN FUE A CONSPIRAR EN LA EMBAJADA DE LOS EE. UU. CONTRA HUMALA
Un nuevo cable filtrado por Wikileaks y difundido por el diario El País de España, revela que *no sólo el dirigente aprista Jorge Del Castillo, sino el ex ministro del gobierno de Alejandro Toledo, Fernando Rospigliosi, acudió en noviembre del 2005 junto a Rubén Vargas, ex director de la Defensa Nacional, a la embajada de los Estados Unidos en Lima para confabular contra la candidatura del líder nacionalista Ollanta Humala.

El documento detalla que el embajador estadounidense, James C. Struble, rechazó implicarse "en campaña de información o comentarios en contra de Humala", pero Struble califica a  Humala como "fascistoide" y concuerda con las mismas preocupaciones de Rospigliosi, según el documento.
También señala el documento que Humala tenía su bastión político en el sur y algunas zonas del norte del Perú, en donde explotaba "sentimientos antichilenos y antiecuatorianos".
El cable manifiesta que Rospigliosi califica a Humala como un capitán del Ejército en retiro que tenía la mentalidad del "típico militar" y "poca comprensión de los matices políticos", pero admite que su esposa Nadine Heredia, licenciada en periodismo, sabía cómo llegar al público. 
Rospigliosi y Vargas temían que una victoria de Evo Morales en Bolivia (ocurrida en diciembre de 2005) tenga un efecto en el Perú y beneficiar a Humala, según el informe de Struble.
Este lunes Humala se reunió con la embajadora estadounidense en Lima, Rose Likins, quien lo había citado para informarle de los cables de Wikileaks referidos a él. 
Tras la reunión, Humala aseguró que Likins le informó que uno de las cables filtrados daba cuenta que funcionarios del gobierno de Alejandro Toledo pidieron el apoyo de los Estados Unidos para realizar una campaña su contra su candidatura. 
Pero al día siguiente Likins extrañamente señaló que lo dicho por Humala no se ajustaba a la información que le proporcionó.
ROSPIGLIOSI PROPONE FORMA DE ATACAR A HUMALA
Otro punto resaltante del cable es que los dos confabuladores, Rospigliosi y Vargas, llevaron dos sugerencias a la embajada estadounidense para atacar a Humala.
Una de las sugerencias fue que la empresa de comunicación Nexum, que hacía monitoreos de medios para la embajada, incluyera las noticias sobre Humala en las zonas cocaleras, para "medir mejor su influencia/popularidad" en esas zonas rurales, ignoradas por los medios nacionales y las encuestadoras. La segunda, que la legación considere la posibilidad de "apoyar un programa de comunicaciones antiHumala".
Struble señala en su informe que comparte muchas de las preocupaciones sobre el "despunte de Ollanta Humala en las encuestas y la posibilidad de que, después de las elecciones de 2006, asiente una fuerte base proEvo y proChávez". Sin embargo, dijo que la Embajada no tiene la intención de hacer "campañas de información o comentarios antiHumala". Eso le corresponde a los partidos políticos locales, enfatizó el diplomático.
¿Será cierto que la embajada no hizo nada?

Cabe señalar que los Estados Unidos, a través de la y la AID, mantiene a una serie de ONG que cuentan entre sus huestes a los llamados “caviares. Estos traidores sirvientes a sueldo, que se autoproclaman como “intelectuales independientes”, tienen presencia en los medios y no sería de extrañar que hayan prestado su palabra mercenaria a los dictados de la embajada estadounidense, porque, si Struble tenía ética y respeto por el Perú, ¿por qué tendría que dar oídos a un confabulador que propone injerencia en la política interna de nuestro país?
¿Rospigliosi agente de la CIA?
Por último, hace años circulan rumores que sugieren que Fernando Rospigliosi es un agente de la CIA, lo cual bien podría sustentarlo este cable. ¿Por qué el embajador daba oídos a un sujeto que proponía pisotear la soberanía peruana mediante la interferencia en el proceso electoral de 2006, para burlar la voluntad ciudadana?

HUMALA TILDÓ DE “LACAYO” A ROSPIGLIOSI
El aspirante de Gana Perú consideró que Alejandro Toledo ordenó a su exministro pedir a la embajada de EE.UU. una campaña en su contra.
Humala le exigió a Toledo Manrique que aclare este asunto. (Perú.21)
El candidato de Gana Perú, Ollanta Humala, calificó de “lacayo” a Fernando Rospigliosi luego de que este admitiera que acudió a la Embajada de Estados Unidos a pedir apoyo para frenar su candidatura en las elecciones del 2006, tal como lo reveló un cable filtrado por Wikileaks.
“Este personaje es simplemente un lacayo. Es el lado más débil de la pita. El problema no es este señor, el problema es quién ordenó y por qué ordenó y eso tiene que aclararlo el señor Toledo”, dijo Humala a RPP.
El líder nacionalista también afirmó sentirse satisfecho porque, según dijo, de esta manera se comprueba que tuvo razón al sostener que gente del entorno de Alejandro Toledo había pedido que se iniciara una campaña en su contra en el 2005.
“Hubo un cargamontón mediático diciendo que nos habían desmentido, que era confuso y estos esbirros del país creían que nunca se iba a publicar el documento. Confiaban en la posición de la embajada norteamericana hasta que se publicó y solo les ha quedado poco a poco ir reconociendo lo que hicieron”, señaló.
EX MINISTROS ROSPIGLIOSI, ALVARADO Y KRESALJA SON MIEMBROS DEL EQUIPO DE CAMPAÑA DE ALEJANDRO TOLEDO 2011.
http://www.estudiosmineros.com/index.php?option=com_content&view=article&id=48159:ex-ministros-rospigliosi-alvarado-y-kresalja-son-miembros-del-equipo-de-campana-de-alejandro-toledo&catid=8:politica&Itemid=94

sábado, 19 de febrero de 2011

“El fin de las embajadas”

AYUDA ENCUBIERTA CONTRA
LA PATRIA 

Semanario “Hildebrandt en sus trece”
 MATICES
Es grave lo que la embajadora de los Estados Unidos en Lima le dijo el miércoles pasado a Ollanta Humala. Y lo es porque, entre otras cosas, prueba la dependencia que algunos políticos tienen respecto del poder norteamericano. No es que admiren a Faulkner o a Roosevelt: se inclinan ante Wall Street. No aman lo mejor de los Estados Unidos, que son sus disidentes, sus científicos, sus plásticos, sus cineastas, sus escritores o sus astrónomos: lo que los subyuga es el imperio, la bota en el desierto, las lluvias de ruina de sus aviones invencibles.
 La cosa fue así: Wikileaks ha revelado que, entre octubre y noviembre del 2005, un alto funcionario del ministerio del Interior del gobierno de Alejandro Toledo se acercó a la embajada de los Estados Unidos en el Perú y pidió no se sabe si al embajador o al interlocutor que aquel habría designado que Estados Unidos contribuyese a impedir que Ollanta Humala llegase a la Presidencia de la República.
 Esa contribución consistía en participar, con todo el peso geopolítico y diplomático que fuera necesario, en la creación de un clima internacional hostil a Humala. Se trataba, en suma, de crear y/o rebotar noticias, de amplificar rumores y de magnificar cualquier indicio que permitiese hacerle creer a la gente que Hugo Chávez estaba en el escenario, que Humala no era sino su marioneta y que un triunfo suyo sólo podía equivaler al apocalipsis.
Eso quiere decir, en cristiano, que el representante de Toledo que habló en la embajada (¿Rómulo Pizarro no nos tiene nada que contar?) no estaba pidiendo otra cosa que la injerencia de la CIA en la elección presidencial del Perú. Porque sólo la CIA hace las cosas sucias que el emisario de Toledo solicitaba.
 Embajadora de EE.UU. — Rose Likins
La simpática y mal hablada embajadora actual de los Estados Unidos ha señalado que “en ningún momento dije que el presidente Alejandro Toledo nos había solicitado algo”. Claro, no miente. No fue Toledo. Fue su enviado: nada menos que “un alto funcionario del ministerio del Interior del Perú” (según consta literalmente en el cable enviado desde Lima al Departamento de Estado).
 Recordemos: en octubre - noviembre del 2005 Humala aparecía como alguien que amenazaba el statu quo y su influencia en el interior del país, y en las zonas pobres de Lima, hacía que muchos temieran que su crecimiento fuese, en los próximos meses, exponencial.
 Lourdes Flores, la derrotada crónica, se le enfrentaba. Estaba primera, pero detenida en un 25% de intención de vota. Y Alan García, que todavía tenía la carca de los podridos 80, había sido alcanzado en puntaje por el creciente Humala (13% para ambos en noviembre del 2005, según la siempre conservadora Universidad de Lima).
Encuestas masivas hechas por el servicio de inteligencia de la marina –y no revela­das al público– demostraban que la resistencia hacia García era enorme y que eso sería un lastre fatal durante la evolución de la contienda. Y señalaban también que la candidatura de Lourdes Flores podía aspirar, en el mejor de los casos, a un 30% de votos válidos.
 Esos temores empezaron a cobrar vida muy pronto: en apenas un mes, Humala pasó del 13 al 23 por ciento de intención de voto mientras a que Lourdes Flores aterrizaba en un 28 porciento y Alan García, al igual que Paniagua, descendían algunas décimas.
La situación era, pues, de catástrofe para aquellos que pensaban –y piensan– que sólo PPK y sus iguales pueden gobernar el país. Entre esos muchos asustados estaban los integrantes de la puerca Cofradía, un lobby de periodistas reuni­dos para servir a los poderes fácti­cos que los requiriesen.
 Entre esas vícti­mas del pánico estaba, en primer lugar, El Comercio, que encabezó, con la ferocidad de sus mejores tiempos sanchescerristas, la campaña contra Humala. Y esa quizá sea la razón por la cual El Comercio, que sí destaca la reunión de una emisaria de Chávez con Humala en el 2008, dice ahora que “sólo tiene documentos de Wikileaks con fecha del 2006 para adelante”. ¡Qué descaro! ¡Qué vieja náusea!
Sigamos recordando: fue en aquella época en que el doctor Toledo, desde la presidencia de la república, pidió al pueblo “no dar un salto al vacío”, entrometiéndose grosera­mente en la cam­paña electoral.
 Recordemos un poco más: fue por esa época en plena batalla electoral que El Comercio y la banda de Glen Miller asistida probablemente desde la embajada de los Estados Unidos trajinó la falsa noticia de que estaban entrando por la frontera boliviano-peruana 60,000 fusiles que estarían destinados a “las guerrillas auspiciadas por el Alba”. Fue el momento en que Cecilia Valenzuela, convertida en la Rosita Ríos de los potajes reaccionarios, veía chavistas guerrilleros y terroristas internacionales hasta en la sopa. La consigna era clara: sólo una campaña de terror podía hacer que García, en la segunda vuelta, regresase a la presidencia que había deshonrado. De allí a pensar que Toledo y García fueron socios episódicos en la obtención de información clave para la campaña hay sólo un pasito.
 No hay dudas de que el señor Chávez quería que Humala ganara y que esperaba que el Perú fuese servicial con su proyecto de quiebras, expropia­ciones y brutal arbitrariedad. Y no hay dudas de que Humala no hizo, a tiempo, el deslinde que cualquier consejero lúcido habría tenido que gritarle: separarse de ese militar venezolano que se creía Bolívar pero que, a veces, actuaba como Juan Vicente Gómez.
 Pero eso era un asunto que teníamos que enfrentar los peruanos.
Acudir a la embajada de los Estados Unidos era repetir lo que hizo el fascismo chileno en la época de Allende: solicitar asesorías para el crimen, plata para los sabotajes huelguísticos, pólvora para las bombas, armas para matar al general René Schneider, asesinado, en octubre de 1970, siguiendo un plan de la CIA cuyo objetivo era impedir que la Unidad Popular asumiera el poder ganado en elecciones y confirmado en el Congreso.
 El señor Toledo debería darnos algunas explicaciones. Pero sobre todo debería, a solas, arrepentirse. Ser furgón de cola ya es penoso. Ponerse el overol del carbonero y/o los almidones del mayordomo es demasiado para un mandatario. Hasta para uno tercermundista.
César Hildebrandt

miércoles, 16 de febrero de 2011

Gobierno de Toledo pidió intervención de EE.UU contra Ollanta Humala, revela Wikileaks

CABLE WIKILEAKS INDICA QUE ALEJANDRO TOLEDO
SOLICITO CON AUTORIDADES DEL MIN QUE  LA EMBAJADA 

NORTEAMERICANA ORGANICE CAMPAÑA CONTRA OLLANTA

CABLES DE WIKILEAKS SOBRE OLLANTA HUMALA
Su existencia fue confirmada por Embajadora norteamericana a candidato presidencial de Gana Perú
Lima, 16 de febrero del 2011
Gana Perú informa a la opinión pública y a los medios de comunicación la existencia de graves hechos revelados por los documentos diplomáticos de los EEUU contenidos en los llamados papeles de Wikileaks.
Ayer la embajadora norteamericana, Sra. Rose M. Likins transmitió a nuestro candidato Ollanta Humala el contenido de varios de estos papeles con referencias a su persona. Uno de estos documentos contiene revelaciones extremamente graves y lesivas para el pueblo peruano y la democracia.
A finales de noviembre de 2005, el entonces presidente Alejandro Toledo propició que autoridades del Ministerio del Interior peruano solicitaran a la embajada norteamericana que organizase una campaña de comunicación contra Ollanta Humala con el objetivo de destruir su candidatura.
La solicitud de injerencia extranjera para impedir que el pueblo peruano pudiese escoger libremente en un intento de manipular la opinión pública, emanó del gobierno peruano bajo la conducción del entonces presidente Alejandro Toledo, configurándose así una clara actitud de guerra sucia en la que además, se solicitó la intervención de una potencia extranjera para atacar a Ollanta Humala. La señora embajadora de los EEUU afirmó que el gobierno de su país rechazó este pedido.
El diario El Comercio es el único autorizado por Wikileaks para publicar estos papeles e inició la publicación de los mismos mostrando cómo, en las elecciones de 2006, hubo un pedido del representante de Alan García, Jorge del Castillo para lograr la intervención de la embajada norteamericana para favorecer al candidato aprista contra Ollanta Humala.
Ahora sabemos, gracias a la comunicación hecha por la embajadora de los EEUU a Ollanta Humala ayer, que en noviembre del 2005, el gobierno de Alejandro Toledo formuló un pedido de intervención con la misma intención nefasta: impedir la libre y democrática autodeterminación del pueblo peruano para elegir a su presidente. Ponemos énfasis en señalar que Toledo y Alan García resultan hermanados por este pedido de intervención extranjera norteamericana para manipular y usurpar la democracia de los ciudadanos peruanos.
Esperamos que El Comercio no demore, después de certificar la veracidad de las informaciones transmitidas por la embajadora de los EEUU, en ubicar, publicar y dar suficiente repercusión a este documento de la vergüenza, que muestra como un mandatario peruano, Alejandro Toledo, solicitó la intervención norteamericana contra la democracia peruana.

LOS RIESGOSOS PODERES OCULTOS TRAS LOS POLÍTICOS

EL PUEBLO YA NO PUEDE SER ENGAÑADO
CAMBIO O CONTINUISMO

 Como siempre la demagogia en pleno. Mientras Toledo promete doblar sueldos y que compraremos diez panes por un sol; su familia y sus amigotes Popy Olivera, Fernando Rospigliosi, Luis Iberico, Jaime Quijandría, Raúl Diez Canseco, Fausto Alvarado, Doris Sánchez, etc., están esperando nuevamente traficar a costa del futuro de los peruanos...
La semana que pasó ha habido una serie de informaciones que obligan a escribir sobre el impacto de los respaldos a las candidaturas presidenciales por parte de variopintas personalidades y entidades, algunas legales y otras ilegales, que pueden o tratan de elevar las simpatías, a dos meses de las elecciones.
 En el 2006, el supuesto apoyo de Hugo Chávez a Ollanta Humala, fue aprovechado al máximo para desacreditar una propuesta, al tratar de endilgarle tintes autoritarios, para finalmente elegir al mal menor, que resultó siendo mayor. La propia embajada norteamericana, como es muy evidente, se metió en la campaña, reforzando esa estrategia y al parecer, con visitas políticas de contendientes, como la de Jorge Del Castillo, para convencer a Lourdes Flores de desistir, y dejar el camino libre a alguien como García, que no polarizaba, sino que se camuflaba de nacionalista anti venezolano, robando de paso, el discurso para hacer un supuesto cambio responsable que nunca llegó. El robo del discurso nacionalista continúa en estas elecciones con Toledo, presentándose con ayuda de los medios El Comercio, sus pasquines, La República, Canal N o América TV, como el progresista y paternalista presidente que nos cuidará de los precios altos, duplicará sueldos a maestros, hará una revolución educativa, aplicará un impuesto a las sobreganancias mineras, sancionará a los tránsfugas, declarará imprescriptibles los delitos de corrupción, etc. O sea, un Ollanta con apellido Toledo para el gusto del sistema, con su prensa minimizando al nacionalista y sus propuestas convenientemente.
 Otro asunto que volvió a captar la atención fue el de la relación entre el narcotráfico y la política. Sin embargo, esta relación es antigua. Desde Colombia hasta el Perú, productores de cocaína, los narcos se han valido de políticos para blanquearse ante la sociedad. Desde la donación de la casa del pueblo de Trujillo por los Sánchez Paredes a los apristas de la época, hasta el lunarejo *Fernando Zevallos y su hermana, que regalaban pasajes de Aerocontinente a políticos alanistas y de la chakana, y todo, por favores para el lavado de dinero, como eso de convertirse en prósperos empresarios mineros, o con aerolíneas de precios módicos, o con universidades por todo el Perú para hacerse pasar por exitosos emprendedores. Desde capos hasta cocaleros, ha habido siempre el indicio, pero pruebas no alcanzan por obvias razones. La última balacera con dos guardaespaldas muertos sin culpables, o la foto de Toledo con Sánchez Paredes, o la entrega de dinero y camioneta de aquella familia a Alan García, como en las mejores épocas de su financista Carlos Lambert, preso por narcotráfico, reafirman los nexos. Si mencionamos a los fujimoristas, debemos recordar el tráfico de drogas por barcos de la marina y por el mismo avión presidencial, cuya investigación implicaba a Montesinos, conocido abogado de narcos. Y César Cataño, emulando a *Fernando Zevallos como un próspero magnate de aerolíneas con ayuda de Lourdes Flores, que hasta el momento, no devuelve el dinero prometido que se supone mal habido. Por eso resulta irónico cuando se acusa a las cocaleras Nancy Obregón y Elsa Malpartida de tener relaciones con narcotraficantes, cuando ningún capo de la droga ha sido encarcelado y cuando la mayoría de políticos "respetables", tienen su padrino benefactor.
 Finalmente el tema de las encuestadoras, que con la última medida del JNE han puesto el grito en el cielo. Cierto es que dicha medida es inoportuna en medio de un proceso electoral, lo que la deslegitima y pone en duda su carácter imparcial. Pero también es necesario afirmar que el papel de las encuestadoras en forma alguna afirma la democracia como lo sustenta Toledo y todos sus medios afines, entre el grupo El Comercio y sus pasquines con Canal N y América TV, todos de los Miró Quesada; de la República de Mohme; y del diario de bolsillo, el diario 16 del toledista Tafur. Las encuestadoras como empresas privadas con fines de lucro, cobran por realizar y/o publicar encuestas, y ésta suelen estar hechas a medida del cliente, normalmente un medio del sistema o un partido político con recursos suficientes para que el margen de error lo favorezca. Y todo por unos cuantos a decenas de miles de dólares. Desde Paniagua hasta Ollanta, pasando por políticos perjudicados de esas prácticas en las peores épocas del fujimontesinismo, han denunciado el ofrecimiento de encuestas que alteran sus dígitos y la percepción de la opinión pública. Cerrando el círculo, la negativa a seguir publicando encuestas no beneficia a ningún candidato con tendencia a la alza, pues la foto del momento deja el sabor a un Toledo y una Keiko inalcanzables, sabiendo que las encuestadoras suelen sincerar sus cifras en la cercanía del día de las elecciones, para no perder credibilidad. Esto los beneficia, y sobretodo, a los que tienen tendencia a la baja.
 Por todo esto y mucho más, ahora que se vienen los destapes de los wikileaks sobre la campaña destructiva del 2006, resulta lamentable constatar en esta lid electoral que varios "revolucionarios", "progresistas" o "izquierdistas" que viven del pasado, sin llegarle a los pies a Mariátegui, Barrantes, Flores Galindo, Moyano, Cantoral, Huilca, etc., tengan el perfil bajo y gran letargo para siquiera criticar el modelo neoliberal, o a los candidatos del sistema como Keiko o Toledo, o las mentiras que vienen haciendo, que ameritan mucho más que aquella acomodada y conformista indiferencia que demuestra buen oportunismo político y gran incoherencia…
 René Galarreta
*Corrección de Romain

LA REBELIÓN REVOLUCIONARIA EN EGIPTO

EL PUEBLO UNIDO JAMÁS SERÁ VENCIDO

 Reflexiones del compañero Fidel Castro:
Dije hace varios días que la suerte de Mubarak estaba echada y ni siquiera Obama podía salvarlo.
El mundo conoce lo que sucede en el Medio Oriente. Las noticias circulan a velocidad pasmosa. Apenas alcanza el tiempo a los políticos para leer los despachos que van llegando hora por hora. Todos están conscientes de la importancia de lo que allí ocurre.
Tras 18 días de duro batallar, el pueblo egipcio logró un importante objetivo: derrocar al principal aliado de Estados Unidos en el seno de los países árabes. Mubarak oprimía y saqueaba a su propio pueblo, era enemigo de los palestinos y cómplice de Israel, la sexta potencia nuclear del planeta, asociada al grupo belicoso de la OTAN.
Las Fuerzas Armadas de Egipto, bajo la dirección de Gamal Abdel Nasser, habían lanzado por la borda a un Rey sumiso y creado la República que, con el apoyo de la URSS, defendió su Patria de la invasión franco-británica e israelita en 1956, y preservó la posesión del Canal de Suez y la independencia de su milenaria nación.
Egipto poseía por ello elevado prestigio en el Tercer Mundo. Nasser era conocido como uno de los líderes más destacados del Movimiento de Países No Alineados, en cuya creación participó junto a otros conocidos dirigentes de Asia, África y Oceanía que luchaban por la liberación nacional y la independencia política y económica de las antiguas colonias.
Egipto gozó siempre del apoyo y el respeto de dicha organización internacional que agrupa a más de cien países. En este momento, precisamente, ese hermano país preside el Movimiento por el período de tres años que le corresponde; y el apoyo de muchos de sus miembros a la lucha que hoy libra su pueblo no se hará esperar.
¿Qué significaron los Acuerdos de Camp David, y por qué el pueblo heroico de Palestina defiende tan arduamente sus derechos más vitales?
En Camp David -con la mediación del entonces presidente de Estados Unidos Jimmy Carter-, el mandatario de Egipto Anwar el-Sadat y el Primer Ministro israelí Menahem Begin, firmaron los famosos acuerdos entre Egipto e Israel.
Se cuenta que sostuvieron conversaciones secretas durante 12 días, y el 17 de septiembre de 1978 firmaron dos acuerdos importantes: uno referido a la paz entre Egipto e Israel; y otro relacionado con la creación de un territorio autónomo en la Franja de Gaza y Cisjordania, donde el-Sadat pensaba -e Israel conocía y compartía la idea- que sería la sede del Estado palestino, cuya existencia, así como la del Estado de Israel, la Organización de Naciones Unidas acordó el 29 de noviembre de 1947, en el mandato británico de Palestina.
Tras conversaciones arduas y complejas, Israel aceptó retirar sus tropas del territorio egipcio del Sinaí, aunque rechazó categóricamente la participación en aquellas negociaciones de paz de la representación de Palestina.
Como producto del primer acuerdo, en el plazo de un año, Israel reintegró a Egipto el territorio del Sinaí ocupado en una de las guerras árabe-israelíes.
En virtud del segundo, ambas partes se comprometían a negociar la creación del régimen autónomo en Cisjordania y la Franja de Gaza. La primera, comprendía un territorio de 5 640 kilómetros cuadrados y 2,1 millones de habitantes; y la segunda, 360 kilómetros cuadrados y 1,5 millones de habitantes.
Los países árabes se indignaron con aquel acuerdo en que, a su juicio, Egipto no defendió con suficiente energía y firmeza un Estado Palestino, cuyo derecho a existir había sido centro de las luchas libradas durante décadas por los estados árabes.
A tal extremo de indignación llegó la reacción de los mismos, que muchos rompieron relaciones con Egipto. De esa forma, la Resolución de Naciones Unidas de noviembre de 1947, fue borrada del mapa. El ente autónomo jamás se creó y así se privaba a los palestinos del derecho a existir como estado independiente, de lo cual se deriva la interminable tragedia que se vive y que debió resolverse hace más de tres décadas.
La población árabe de Palestina es víctima de acciones genocidas; las tierras les son arrebatadas o privadas de agua en aquellas áreas semidesérticas y las viviendas destruidas con pesados martillos. En la Franja de Gaza, un millón y medio de personas son sistemáticamente atacadas con proyectiles explosivos, fósforo vivo y las conocidas granadas cazabobos. El territorio de la Franja está bloqueado por mar y por tierra. ¿Por qué se habla tanto de los acuerdos de Camp David y no se menciona a Palestina?
Estados Unidos suministra los más modernos y sofisticados armamentos a Israel por valor de miles de millones de dólares cada año. Egipto, un país árabe, fue convertido en el segundo receptor de armas norteamericanas. ¿Para luchar contra quién? ¿Contra otro país árabe? ¿Contra el propio pueblo egipcio?
Cuando la población demandaba respeto a sus derechos más elementales y la renuncia de un presidente cuya política consistía en explotar y saquear a su propio pueblo, las fuerzas represivas entrenadas por Estados Unidos no vacilaron en disparar contra ella, matando cientos de personas e hiriendo a miles.
Cuando el pueblo egipcio esperaba explicaciones del Gobierno de su propio país, las respuestas venían de altos funcionarios de los órganos de inteligencia o del gobierno de Estados Unidos, sin respeto alguno para los funcionarios egipcios.
¿Es que acaso los dirigentes de Estados Unidos y sus órganos de inteligencia no conocían una sola palabra de los colosales robos del gobierno de Mubarak?
Antes de que el pueblo protestara en masa desde la Plaza Tahrir, ni los funcionarios del gobierno, ni los órganos de inteligencia de Estados Unidos decían una sola palabra de los privilegios y robos descarados de miles de millones dólares.
Sería un error imaginar que el movimiento popular revolucionario en Egipto obedece teóricamente a una reacción contra las violaciones a sus derechos más elementales. Los pueblos no desafían la represión y la muerte ni permanecen noches enteras protestando con energía por cuestiones simplemente formales. Lo hacen cuando sus derechos legales y materiales son sacrificados sin piedad a las exigencias insaciables de políticos corruptos y de los círculos nacionales e internacionales que saquean el país.
El índice de pobreza afectaba ya a la inmensa mayoría de un pueblo combativo, joven y patriótico, agredido en su dignidad, su cultura y sus creencias.
¿Cómo podrían conciliarse la elevación imparable de los precios de los alimentos con las decenas de miles de millones de dólares que se atribuyen al presidente Mubarak, y a los sectores privilegiados del gobierno y de la sociedad?
No basta ahora que se conozca a cuánto ascienden, hay que exigir que sean devueltos al país.
Obama está afectado por los acontecimientos egipcios, actúa o parece actuar como dueño del planeta. Lo de Egipto pareciera ser un asunto suyo. No para de hablar por teléfono con los líderes de otros países.
La agencia EFE, por ejemplo, informa: “…habló con el primer ministro británico, David Cameron; el rey Abdalá II de Jordania, y con el primer ministro turco, el islamista moderado Recep Tayyip Erdogan.”
“…el gobernante de EEUU valoró el ‘cambio histórico’ que han impulsado los egipcios y reafirmó su admiración por sus esfuerzos…”.
La principal agencia de información norteamericana AP, transmite razonamientos dignos de atención:
“Estados Unidos solicita gobernantes en el Medio Oriente de inclinación occidental, amistosos con Israel y dispuestos a cooperar en la lucha contra el extremismo islámico al tiempo que protejan los derechos humanos.”
“…Barack Obama ha planteado una lista de requisitos ideales imposibles de satisfacer tras la caída de dos aliados de Washington en Egipto y Túnez en revueltas populares que, según expertos, se propagarán en la región.”
“No existe prospecto con ese currículo de ensueño y es muy difícil que aparezca uno pronto. En parte se debe a que en los últimos 40 años, Estados Unidos sacrificó los ideales nobles de los derechos humanos, que tanto propugna, a cambio de la estabilidad, la continuidad y el petróleo en una de las regiones más volátiles del mundo.”
“‘Egipto no volverá a ser el mismo’, dijo Obama el viernes después de que celebrara la salida de Hosni Mubarak.”
“Mediante sus protestas pacíficas, dijo Obama, los egipcios ‘transformaron su país y al mundo’.
“Aun cuando persiste el nerviosismo entre varios gobiernos árabes, las elites afianzadas en Egipto y Túnez no han dado señales de que estén dispuestas a ceder poder ni la vasta influencia económica que han tenido.”
“El gobierno de Obama ha insistido en que el cambio no debía ser de ‘personalidades’. El gobierno estadounidense fijó esta postura desde que el presidente Zine El Abidine Ben Ali huyó en enero de Túnez, un día después de que la secretaria de Estado, Hillary Rodham Clinton, advirtiera a los gobernantes árabes en un discurso en Qatar que sin una reforma los cimientos de sus países ’se hundirían en la arena’.”
La gente no se muestra muy dócil en la Plaza Tahrir.
Europa Press narra:
“Miles de manifestantes han llegado a la plaza de Tahrir, el epicentro de las movilizaciones que provocaron la renuncia del presidente del país, Hosni Mubarak, para reforzar a los que continúan en ese emplazamiento a pesar del intento de la Policía militar de desalojarles, según ha informado la cadena británica BBC.
“El corresponsal de la BBC destacado en la céntrica plaza cairota ha asegurado que el Ejército se está mostrando indeciso ante la llegada de nuevos manifestantes…”
“El ‘núcleo duro’ [...] está situado en una de las esquinas de la plaza. [...] han decidido permanecer en Tahrir [...] para asegurarse de que se cumplen todas sus reclamaciones.”
Con independencia de lo que ocurra en Egipto, uno de los problemas más graves que enfrenta el imperialismo en este instante es el déficit de cereales que analicé en la Reflexión del 19 de enero.
Estados Unidos emplea una parte importante del maíz que cultiva y un alto índice de su cosecha de soya a la producción de biocombustibles. Europa por su parte, emplea millones de hectáreas de tierra con ese propósito.
Por otro lado, como consecuencia del cambio climático originado fundamentalmente por los países desarrollados y ricos, se está creando un déficit de agua dulce y alimentos incompatible con el crecimiento de la población, a un ritmo que la conduciría a 9 mil millones de habitantes en apenas 30 años, sin que la Organización de Naciones Unidas y los gobiernos más influyentes del planeta, después de las defraudantes reuniones de Copenhague y Cancún, hayan advertido e informado al mundo de esa situación.
Apoyamos al pueblo egipcio y su valiente lucha por sus derechos políticos y la justicia social.
No estamos contra el pueblo de Israel, estamos contra el genocidio del pueblo palestino y a favor de su derecho a un Estado independiente.
No estamos a favor de la guerra, sino en favor de la paz entre todos los pueblos.
Fidel Castro Ruz