viernes, 8 de julio de 2011

CARTA A LOS SEÑORES CONGRESISTAS

ARRIESGAN SUS VIDAS Y RECIBEN MAL PAGO
 Señores Congresistas:
Quien suscribe la presente es Hugo Muller Solón - Ex Defensor del Policía (2005 - 2006) y Coronel de la Policía Nacional del Perú en situación policial de retiro. Tengo conocimiento que el Presidente del Congreso ha citado a la Comisión de Defensa para el día martes 12 de Julio 2011 a las 15.00 horas y como principal punto de agenda esta la discusión y dictamen de los Proyectos de Ley sobre nueva estructura remunerativa aplicable al personal de las FFAA y PNP y sobre Nuevas reglas previsionales aplicables al personal y pensionistas de las FFAA y PNP.  Mediante estas propuestas legislativas se propone una nueva estructura remunerativa conculcando derechos de policías y militares, eliminando la pensión renovable, recortando al 50% la pensión a las viudas, imponiendo una contribución del 10% a los pensionistas, encargando a la ONP la administración de las pensiones, entre otras arbitrariedades que afectan y dañan no solamente la moral de militares y policías, sino sus proyectos de vida, su estabilidad familiar y el futuro de sus seres queridos.
Señores Congresistas me permito alcanzarles algunas de las muchas razones por las cuales según mi criterio militares y policías si merecen tener un régimen remunerativo distinto: En primer lugar porque el Estado peruano no les reconoce su derecho a la libertad sindical, la negociación colectiva y el derecho a huelga por tanto no tienen quien reclame por ellos un mejor trato laboral y salarial, no se encuentran comprendidos en la ley de la carrera pública, no pueden hacer reclamos colectivos, no tienen derecho a opinar para reclamar aumento o mejora salarial porque no son deliberantes, no pueden participar en las regulaciones de sus remuneraciones como si lo hacen otros trabajadores en aplicación del Art. 24° de la Constitución, no tienen derecho a la jornada de trabajo de 8 horas diarias como lo establece el Art. 25° de la Constitución para otros trabajadores, no se les paga horas extras trabajadas como si se hace con otros trabajadores, no tienen derecho a bonificación por trabajo dominical como si se hace con otros trabajadores, no se les paga bonificación especial por trabajar de noche como otros trabajadores, no gozan de igualdad de oportunidades laborales sin discriminación, no gozan de pago de vacaciones como otros trabajadores, tienen derecho al voto pero no pueden participar de la vida política del país como los demás ciudadanos y si lo hicieran serían pasados al retiro por medida disciplinaria, se les recorta o suspende el derecho a vacaciones por "necesidad del servicio" sin compensación económica alguna por trabajar estando de vacaciones lo cual no se hace con cualquier otro trabajador, se les hace trabajar obligatoria e ininterrumpidamente dos o mas días bajo la denominación de "inamovilidad absoluta" sin pago compensatorio alguno, se les comisiona a realizar trabajos a lugares fuera del lugar de su residencia sin pago adicional alguno y prestan servicios en las tres regiones naturales del país adaptándose necesariamente a condiciones climáticas que ningún otro trabajador seria capaz de soportarlas de manera voluntaria como si lo hacen ellos, se les cambia de colocación si aviso previo a lugares fuera de su residencia habitual "por necesidad del servicio" complicando su economía y su estabilidad familiar, deben convivir junto a la corrupción interna sin poder denunciarla porque inmediatamente serían victimas de represalias, viven en permanente riesgo de su salud y hasta de su vida, siendo obligados inclusive a pagar su propio sepelio aunque fallezcan en acto del servicio como sucede con el Fondo de Apoyo Funerario de la Policía Nacional al cual aportan en vida el importe a 2 dólares mensuales. En el caso de los policías deben además vender sus descansos y vacaciones para tener unos soles más que les permita mantener la dignidad de su familia frente a las remuneraciones de miseria que perciben y que generalmente al llegar al retiro padecen de enfermedades contraídas por el rigor del servicio policial sin reconocimiento ni compensación alguna. Se les trunca su carrera en el caso de los Oficiales pasándolos al retiro por renovación de cuadros, quedando marginados de continuar desarrollando sus propios proyectos de vida, sin causa ni razón justificada. Se les descuenta un aporte obligatorio para el Fondo de Vivienda Policial sin lugar a reintegro y la mayoría pasa al retiro sin haber sido beneficiado sin una casa o un terreno para construir su vivienda.  Muchos de ellos se encuentran incapacitados por acción de la delincuencia terrorista, narcotraficantes o crimen organizado o por .viviendo en democracia, ingresan a las FFAA y a la PNP pese a todas las restricciones, sacrificios, los rigores del servicio militar - policial y han sido abandonados a su suerte. Sin embargo bajo esas condiciones laborales dedican 20, 30, 35 años de su vida en el servicio real y efectivo defendiendo la soberanía nacional, la independencia, la integridad territorial, el orden interno, el orden público y la seguridad ciudadana en todo el territorio nacional. ¿No merecen los militares y policías peruanos un mejor trato del Gobierno? ni siquiera digo un reconocimiento o un agradecimiento, pero si un trato justo con respecto a sus remuneraciones tanto para los militares y policías que están en actividad como para los pensionistas, la mayoría de los cuales actualmente tuvieron una destacada participación en la pacificación nacional de los últimos 30 años, tras el inicio de la escalada terrorista iniciada en la década de los años 80 del pasado siglo. No apoyen esos proyectos de leyes Señores Congresistas, nosotros policías y militares siempre recordaremos ese gesto al culminar vuestra gestión este 28 de Julio no afecten aun mas nuestros derechos, será nuestra mejor gratificación y que la historia juzgue al actual Gobernante que nos trata de esta manera tan ingrata e infame.
Atentamente
Hugo Muller Solón
Coronel PNP (R)
Ex - Defensor del Policía (2005 - 2006) - Socio Fundador de la Asociación de Policías Profesionales del Perú (APROPOL), Investigador Asociado del Taller de Asuntos Públicos (TAP-Perú)

No hay comentarios:

Publicar un comentario