martes, 18 de octubre de 2011

ESPADA O MIASMA

Por: César Hildebrandt
Hay voces que solicitan despenalizar los delitos de prensa. Eso quiere decir, en suma, que el periodismo demanda un estatuto privilegiado desde el que la difamación puede pasar por opinión, la calumnia por periodismo investigativo y la mentirá por verdad. Todo en un solo pack de hipocresía. A mí que no me vengan con tumultos gremialistas. Lo que hizo Perú21 en el caso de la candidata a congresista Ana María Solórzano resulta una infamia pura y dura. Porque no sólo mintió atribuyéndole a una obstetriz honorable, madre de cinco hijas, el hecho de haber sido cajera de un prostíbulo por varias razones polvoriento, sino que, encima, conectó esa fábula hechiza con una candidata al Congreso de Gana Perú y, para colmo, incluyó a Ollanta Húmala, el candidato que el diario había decidido asesinar a articulazos, en el tinglado de una portada cuyo titular era "Dinero Sórdido" y cuya insinuación era que el candidato de Gana Perú había sido financiado por la plata venérea de una cadena de burdeles. ¿Se puede ser más ligero? No. Y no se puede porque, como se probó, todo lo contado por Perú2i era mentira: ni la señora Rosario Amparo Torres Bedregal era "la tía Pocha", la legendaria mami de esa Casa Verde imaginaria construida por el diario anexo a El Comercio, ni había donado dinero alguno para la campaña de Húmala en Arequipa. Lo único cierto es que la obstetriz calumniada es tía de la hoy congresista Ana María Solórzano y que Perú21 elaboró una mentira para ver si así mellaba la candidatura que se oponía a la de Keiko Fujimori. Porque de eso se trataba el asunto: el director de Perú21 es, con todo el derecho que la democracia le garantiza, un fujimorista nostálgico que suspira cada vez que recuerda sus tiempos de funcionario público de los jugosos 90.
Como se recuerda, el señor Du Bois fue asesor del despacho de economía durante toda la gestión del señor Jorge Carnet, que tanto hizo por favorecer a la empresa constructora que él mismo fundara: J.J. Carnet (hasta podría decirse que Carnet inventó el concepto del autoservicio). El señor Du Bois, además, fue protagonista de aquella triangulación que permitió sueldos estupendos en la administración pública: el Estado peruano le daba plata al PNUD para que este, sin someterse a las restricciones presupuestarias de la ley, pagara, como un añadido no sujeto a control, las remuneraciones "discretas" de funcionarios como el propio señor Du Bois. Se diría que el señor Du Bois imitó al señor Carnet en eso de la autocomplacencia financiera.
Y bien, el señor Du Bois tiene todo el derecho de ser rabiosamente melancólico en relación al shogunato que enriqueció con su talento. A lo que no tiene derecho es a enlodar a una persona y luego buscar el parapeto de "la libertad de prensa". ¿O sea que Magaly sí pero los socialmente encumbrados no?
Cuando se trata de El Comercio y su prole, acude en tropel la colegada fanática y sindicalera (para eso sí se acuerdan de las instituciones) a decirnos que la revolución francesa está en peligro, que la república tiembla y que Émile Zola tiene que volver a poner las cosas en su sitio.
Colegas aburridos de aburrir, sombras del oficio, gacetilleros que encabezan siglas y expiden neblina, se rasgan las túnicas y citan al Sócrates ágrafo que creyeron leer (siendo la verdad que están más cerca del imbécil de Aristófanes que del sabio ateniense) para decirnos que si la sentencia a dos años sin cárcel no se corrige, la injusticia habrá prevalecido.
Yo sólo digo, con la modestia que jamás me ha caracterizado, que la abolición de los delitos de prensa -oh tribuno Valle Riestra, qué elocuencia- hará saltar de alegría retroactiva a los hermanitos Winter, al señor Schultz, a los señores Crousillat, al transformer Lúcar, al Pepe Olaya enchairado, al finadito Bressani, al inhallable Eduardo Calmell del Solar. ¡Brindarán, no tengo duda
También harían fiesta, aunque con champán Nochebuena en este caso, los pandilleros de la prensa chicha que todos los días se revuelcan en el exceso.
Recordemos: aquí el código penal incluyó los llamados delitos de imprenta para ver si así se paraba la orgía (perpetua) de agravios en que se había convertido el oficio de opinar y cronicar. Basta leer a Porras para acercarse al peruano fenómeno del sicariato periodístico que a él tanto le asqueaba. Basta recordar que la agresión injustificable que José Carlos Mariátegui padeció de parte de un grupo de militares se produjo después de que el fundador del socialismo peruano escribiera en Nuestra Época, en junio de 1918, que al ejército sólo ingresaban bribones, desalmados o idiotas. ¡Y era Mariátegui! Al respecto, Jorge Basadre escribió: "El artículo de Mariátegui fue tétrico, precipitado e injusto".
Habría que recordar también que aquel sonetista con alma de matón que se llamó Chocano pudo, luego de matar a Edwin Elmore en la puerta de El Comercio, calumniar póstumamente a su víctima con mil injurias en el pasquín La Hoguera. ¡Y era José Santos Chocano, el poeta coronado por Leguía!
Así que a mí no me vengan con que el insulto es rosa y el mordisco clavel. La prensa puede ser -y seguirá pudiendo ser- espada de la verdad -sí, ya sé que la frase es huachafa- o miasma del callejón oscuro. Elija usted. Elija pero no mezcle.
 MIASMA:
Mal olor, sustancia o gas maloliente que se desprende de cuerpos enfermos, de materias en descomposición o de aguas estancadas; se consideró causa de enfermedades infecciosas, especialmente las epidémicas, antes del descubrimiento de los microbios.

lunes, 17 de octubre de 2011

OLLANTA, DIGNIDAD, INDIGNADOS Y ALGO MÁS



 La ética no se obtiene al convertirse congresista, sino, que se practica habitualmente para ser coherente y firme en el combate a los corruptos, no importando su procedencia, sin prejuicios o estereotipos, pero con firmeza para que los funcionarios estén al servicio del país y no al revés...
Luego del cargamontón a la Ministra de la Mujer, la Marcha de Apoyo a Ollanta y la Protesta Internacional de los Indignados, el reacomodo entre las fuerzas de izquierda y derecha se va delineando. Es interesante mostrar que el comportamiento político suele mimetizarse a veces…
Recuerdo que desde el 2005, un slogan usado en campaña nacionalista era el de Ollanta Dignidad. Con esas dos palabras resumíamos lo que queríamos, contraponiéndonos a partidos políticos que promovían la explotación, discriminación, y/o contaminación de la manera más impune, es decir, ante la derecha recalcitrante, representada en fujimorismo, y en variaciones dentro del PPC, Perú Posible y el Apra. Sin embargo, los primeros congresistas de la alianza PNP-UPP incluyeron a varios tránsfugas, sin dignidad, que se comportaban como la derecha, tanto, que ninguno fue reelegido. Esto viene ahora a colación, por el bajo nivel de los nuevos congresistas, que desafortunadamente también nos incluye. Sea por incapacidad o corrupción, doce nuevos padres de la patria entran al hemiciclo con investigaciones fiscales, que justifican la eliminación de inmunidad parlamentaria y nuevos procesos más severos de control y ética, que permitan filtrar a nuestros representantes.
Y los medios masivos siguen intentando poner la agenda, movidos por intereses diestros y zurdos. Aída García Naranjo, más allá de errores propios de forma y no fondo, fue la primera del gabinete en ser golpeada por esa derecha que agrupa al fujimorismo, PPC, Apra, APP y ambiguas posiciones dentro de la Alianza Parlamentaria, como la de AP con Vitocho. Y aunque la posición de Gana Perú en el pleno fue la de defender a la Ministra, la calidad de las intervenciones fue variopinta, con un Diez Canseco con Rimarachín en la cresta, y un Ángulo deplorable. El Comercio, Perú21, Canal N, Expreso, La Razón y Correo comportándose como siempre, y la República, Diario16 e IDL Radio, moviéndose de un lado a otro, criticando el nacionalismo en función a cómo se trata a sus aliados, en la izquierda y el toledismo. Las últimas denuncias contra un tercio de congresistas, que incluyen a los de Gana Perú, magnificados oportunamente, no hacen sino volvernos a aquellas situaciones donde la prensa maneja los casos de manera parcializada, promoviendo escándalo y no solución, y afectando siempre al sistema democrático, apuntando al Legislativo, con objetivo real al Ejecutivo.
La última marcha convocada por la CGTP, de apoyo al gobierno del presidente Ollanta Humala, y al cambio, la inclusión social y contra la corrupción, que incluso fue mayor en número al del Fujimori Nunca Más del 26M, unos 50 mil; se contrasta con la protesta internacional 15O de Indignados en Perú, de decenas. A centrales y diversas federaciones de trabajadores, Policías y los Sin Techo, de aquel 12 de octubre, invisibilizados por los medios de siempre, se unían contingentes de miles, de bases partidarias del PNP, con cientos del PCP y el MNI, a pesar del comportamiento ambiguo de la cúpula de éste último en procesos de alianza, ante el PS, UI, con criticas frente al gobierno, pero insertándose a nivel nacional en Gana Perú y también el PNP. Y todo eso indica que los Indignados en el Perú aún son pocos en comparación con España, EEUU ó Chile, no por la legítima protesta contra el capitalismo, sino por la incoherencia de algunos en ir contra un gobierno, que intenta transformar el sistema corrupto desde dentro, con aún 2 meses, y ante 20 años de neoliberalismo.
La ética implica coherencia, que es, comportarse de acuerdo a principios e idearios dentro y fuera de una organización. Cualquiera que vulnere aquel imaginario, está más cerca de ser tránsfuga que revolucionario, y por ende, pocos se sentirán identificados con ellos, como ya viene sucediendo…
René Galarreta

jueves, 13 de octubre de 2011

MULTITUDINARIO RESPALDO A OLLANTA, EL CAMBIO Y LA LUCHA ANTICORRUPCIÓN

 Presidente se reunió en la sede de la Presidencia del Consejo de Ministros con los principales gestores de manifestación que se sintió en varias regiones del país. "
El presidente Ollanta Humala recibió ayer en Palacio a los principales dirigentes de los gremios laborales y sociales que participaron y organizaron la marcha cívica popular en respaldo a la lucha por el cambio y contra la corrupción que ha emprendido el gobierno.
Los dirigentes saludaron al Jefe de Estado y le manifestaron su satisfacción por medidas como el aumento de la remuneración mínima vital y la defensa de los derechos laborales.
El secretario general de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP), Mario Huamán; la presidenta de esta organización, Carmela Sifuentes, y el líder de la Central Unitaria de Trabajadores del Perú (CUT), Julio César Bazán; expresaron que es LA PRIMERA vez que los gremios se unen para apoyar los cambios en marcha.
El premier Salomón Lerner, tras una sesión del Consejo de Ministros, calificó de histórica la marcha a favor del gobierno y dijo que hará caso a las críticas de los manifestantes a ciertos aspectos de la gestión gubernamental.
LA MARCHA
Decenas de miles de limeños se movilizaron por las principales calles céntricas para manifestar su apoyo al presidente Ollanta Humala y exigirle al mismo tiempo que continúe con los cambios prometidos durante su campaña electoral.
Desde las 2 de la tarde, amas de casa, estudiantes, profesionales, políticos de izquierda y mayormente trabajadores de diferentes sectores productivos, empezaron a llegar a la histórica Plaza 2 de Mayo para participar en la marcha organizada por la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP) y otras organizaciones sociales.
A las 3 en punto empezó la marcha que fue encabezada por la presidenta de la CGTP Carmela Sifuentes, y los dirigentes Mario Huamán, Julio César Bazán y el exdiputado socialista César Barrera, entre otros.
La movilización, según el presidente del Congreso Daniel Abugattás, congregó a 40 mil manifestantes, mientras otros aseguraban que eran 50 mil.
La cabeza de la marcha estaba en la avenida Abancay mientras la retaguardia no se encontraba en la avenida Nicolás de Piérola (Colmena) y la columna avanzaba por las avenidas Wilson, Bolivia, Paseo de la República, Grau y Abancay.
Después de muchos años se permitió el ingreso de una marcha popular a la Plaza Bolívar, la que anteriormente estuvo cerrada para acciones políticas y laborales.
Portando banderolas y pancartas, los manifestantes coreaban “Ollanta amigo, el pueblo está contigo” como también “Ollanta escucha el pueblo pide cambios” y, a diferencia de otras marchas, repetían “esto es apoyo, esto no es protesta”. También exhibían algunos lemas como “Tercerización nunca más” y “Asamblea constituyente popular”.
NACIONALISTAS
Uno de los contingentes más numerosos fue el de trabajadores de Construcción Civil, de los diversos distritos de Lima y el Callao y los Balnearios del Sur y de diferentes obras como el Consorcio Tren Eléctrico.
Pero los que llamaron más la atención por sus polos morados fueron los obreros de construcción civil llegados de Ica, zona castigada por el terremoto de hace cuatro años y que está siendo reconstruida por un batallón de ingenieros del Ejército tal como lo prometió en su primer viaje a provincias el presidente Ollanta Humala.
También participaron bases del Partido Nacionalista Peruano de la mayoría de los distritos limeños, así como jóvenes, mujeres y abogados e ingenieros de esa agrupación, y militantes del Partido Comunista Peruano, el Movimiento Nueva Izquierda y otras agrupaciones.
“MOCHA DIGNIDAD”
Varias organizaciones de mujeres expresaron su apoyo a la ministra de la Mujer, Aída García Naranjo, atacada por la prensa derechista y particularmente por los representantes del Fujimorismo y del APRA. Un cartel decía “Mocha dignidad”. También expresaron su solidaridad con la alcaldesa de Lima Susana Villarán.
Un grupo de microempresarios con vestimentas de la región Junín desfilaron bailando danzas andinas con una banda típica que hizo el deleite de los asistentes y de los espectadores que se agolparon en las calles por donde desfilaban los manifestantes.
Participaron la Federación Nacional de Policías, con su líder Óscar Pedraza, el Sindicato Unitario de Trabajadores de la Educación (Sutep), la Federación de Trabajadores Azucareros y las bases de Tumán y Pomalca, la Federación de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Siderúrgicos, con sus bases de Morococha, Yanacocha, Shougang.
También reaparecieron agrupaciones como la Confederación de Trabajadores Estatales, la Coordinadora Nacional de Despedidos y la Federación de Obreros Municipales, para respaldar los cambios en curso.
En la variopinta movilización destacaban además los vendedores ambulantes de anticuchos y picarones del centro de Lima, los industriales de Ancón, la Federación de Trabajadores Portuarios, jubilados, trabajadores cerveceros, textiles, del agua potable, trabajadoras del hogar, estibadores del mercado mayorista, recicladores.
Otro grueso escalón fue el del Movimiento Los sin Techo que coreaban consignas contra los traficantes de terrenos.
REACCIONES
MARIO HUAMÁN (CGTP)
“No hemos venido a protestar, hemos venido a reconocer los cambios que ha hecho y sigue haciendo el presidente Ollanta Humala. Los trabajadores estamos con el crecimiento económico pero con inclusión social. La corrupción tiene que ser atacada frontalmente. ‘La plata llega sola’ de García no debe continuar”.
JULIO BAZÁN (CUT)
“Hay sectores de la derecha que quieren mantener la corrupción y el continuismo que nos ha causado daño. El pueblo peruano está atento y no va a permitir que se impugnen la continuidad políticas que siempre nos han tenido en el atraso y en el Desempleo y la falta de desarrollo en nuestro país”.
PRESIDENTE DEL Congreso, DANIEL ABUGATTÁS
“Ustedes ahora nos están diciendo con su presencia que no estamos solos; que el cambio, la lucha contra la corrupción, las mejores condiciones de vida y mejor Educación no están solos, sino que se encuentran acompañados por el pueblo”.
Denis Merino / Javier Solís

lunes, 10 de octubre de 2011

APOYO MASIVO A MARCHA POR EL CAMBIO Y LA INCLUSIÓN

http://www.andina.com.pe/Espanol/noticia-mineros-participaran-marcha-civica-popular-respaldo-al-gobierno-confirman-381287.aspx
El secretario general de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP), Mario Huamán, agradeció a las diversas organizaciones e instituciones sociales que se unen a la marcha cívico popular convocada para pasado mañana, miércoles, en apoyo a las medidas de cambio e inclusión social que está realizando el gobierno del presidente Ollanta Humala.
Huamán dijo a LA PRIMERA que esta marcha será pacífica y busca defender los cambios que ha emprendido el Mandatario. “Nuestros jóvenes, mujeres y ciudadanos en general nos apoyarán para respaldar el beneficio de los cambios que lleguen a las mayorías, pues en veinte años solo se han beneficiado los sectores empresariales”, agregó.
Adelantó que el sábado pasado diversos pueblos jóvenes manifestaron su apoyo a esta movilización de respaldo y que ya están preparados los miembros de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), los frentes regionales, la Confederación Nacional Agraria y la Coordinadora Política y Social.
“Además, necesitamos nuevos cambios como la recuperación del gas de Camisea y la necesidad estratégica de anular la concesión del puerto del Callao y la aprobación inmediata de la imprescriptibilidad de los delitos de corrupción, para que ya no exista ningún tipo de impunidad”, agregó.
PODER OCULTO
El líder laboral dijo que esta marcha será también para manifestar la solidaridad a los hombres y mujeres de izquierda que integran el gobierno central y local y que son atacados “de forma sistemática por los poderes fácticos de la derecha”.
“Vemos cómo fue atacado Soberón, y ahora arremeten contra las ministras Susana Baca y Aída García Naranjo y la alcaldesa de Lima Susana Villarán, pues lo que buscan es parar los cambios que se están realizando. Este es un plan siniestro de la derecha que lo dirige el cardenal Cipriani junto a los grandes medios de comunicación”, advirtió.
Incidió en que los cambios tienen que consolidarse a favor de los sectores laborales y sociales más pobres para que puedan tener una vida y un trabajo digno.
NUEVOS CAMBIOS
El dirigente sindical dijo que el Gobierno aun tiene pendiente realizar nuevos cambios para restablecer derechos laborales recortados en la época del exdictador Alberto Fujimori.
“Estamos pidiendo que se apruebe una Ley General de Trabajo con inclusión social en la que se incluya a los trabajadores del sector público, privado y autoempleados y eso incluye restablecer La Libertad sindical, la negociación colectiva, el derecho de huelga y la anulación de los regímenes especiales, las services y la tercerización abusiva”, dijo.
POLICÍAS EN RETIRO AGRADECIDOS
El presidente del Frente de Defensa de Retirados de la PNP, Raúl Soto, reveló que su organización junto al Comando Femenino de Esposas de la PNP se sumarán a esta marcha para agradecer las medidas a favor de la Policía Nacional y de los más pobres
“Marcharemos para apoyar al presidente Ollanta porque se ha preocupado por los Policías y ha iniciado la reactivación de la Caja de Pensiones Militar Policial y el anuncio de que no habrá ningún recorte en nuestros derechos, pues a las viudas ya no se les recortará el 50% de las pensiones como pretendía el gobierno de García”, indicó.
El secretario general de la Federación de Trabajadores Azucareros del Perú (FTAP), Demetrio Ruiz, dijo que sus agremiados están listos para marchar en Lambayeque y apoyar la actual gestión gubernamental “y los cambios que se están dando a favor de los excluidos y los trabajadores”.
Ruiz señaló que los azucareros “estamos a favor de transformar al Perú y acabar con la corrupción y se aplique la estrategia de inclusión de los pobres para que tengan su Pensión 65, Cuna Más, los beneficios del nuevo gravamen minero, los resultados que se darán con la Ley de Consulta Previa y la pronta recuperación del Lote 88”.
LOS CONOS
La presidenta de la Asociación de Pueblos Organizados y de Organismos del Perú (Apoyo Perú), Amanda Solís, subrayó que muchos dirigentes comunales y vecinos de muchos pueblos emergentes de los conos de Lima y Callao se unirán a la marcha cívica popular
“Vamos a unirnos a esta marcha porque el Gobierno quiere que la corrupción y la pobreza se terminen y los pobres tengamos una real inclusión social. También le pediremos que avancen los proyectos de saneamiento físico legal, más agua y desagüe y más muros de contención para nuestros pueblos”, agregó.
La dirigente comunal acotó que es importante que el Gobierno tome más atención a los pobladores de los conos. “Solicitamos que los congresistas y funcionarios de los ministerios bajen a nuestras zonas y vean nuestra realidad y se hagan mesas de trabajo para solucionar los problemas de nuestros niños y de nuestra comunidad”, pidió.
MINEROS SE SUMAN
El secretario de la Federación Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Siderúrgicos del Perú (FNTMMSP), Luis Castillo, señaló que más de 30 mil mineros participarán a nivel nacional en la marcha cívica popular en Arequipa, Cajamarca e Ica, entre otros lugares.

“Estamos convocando a todos los sindicatos, y llegarán a Lima diversas delegaciones para el miércoles, pues consideramos importante la presencia de los trabajadores mineros en esta marcha”, anotó.
Indicó que los trabajadores mineros consideran también que ya es momento que el país no se reduzca solo a exportar materia prima, y le dé mayor valor agregado a los productos mineros que exporta.
PORTUARIOS SE UNEN
El secretario general de la Federación Nacional de Trabajadores de la Empresa Nacional de Puertos (FENTENAPU), Leopoldo Ortiz, declaró que los trabajadores portuarios de Chimbote, Salaverry y de Paita confirmaron su presencia en esta manifestación a favor del cambio.
“La gran marcha de este 12 de octubre es por el cambio que está impulsando el Presidente. También pediremos la anulación del contrato de concesión del puerto del Callao, la recuperación de los puertos de Paita y Matarani y el nombramiento del nuevo directorio de Enapu que no vele por el continuismo”, recalcó.
La Coordinadora Nacional de Servidores Públicos (CONASEP) también se integrará a la marcha de este miércoles para apoyar las decisiones a favor de la inclusión social. Así lo confirmó su dirigente José Sandoval, quien demandó realizar una ley para los trabajadores del sector estatal donde se establezcan sus derechos.
Javier Solís

sábado, 8 de octubre de 2011

La increíble y triste historia de la Constitución de 1993

El único sí importante de la Constitución de 1993 era el de la reelección que Fujimori utilizó en 1995 y forzó para el 2000, con las consecuencias que ya se saben. Lo demás que tiene real valor es puro no: prohibición de empresas públicas, imposibilidad de mover los contratos, la inversión nacional no tiene ventajas sobre la extranjera, el Estado no explota los recursos naturales sino los concede, etc. Esto, en el régimen económico tantas veces exaltado como el motor del crecimiento, lo que querría decir que el sistema consiste en amarrar las manos del Estado e impedir a los gobernantes salirse del marco neoliberal.
  Hay otras negaciones, ciertamente, en materia de derechos sociales, económicos y laborales, algunos retirados de la enumeración de 1979 y otros convertidos en referenciales, perdiendo su condición de obligaciones estatales.  O la primera reforma que impuso límites al derecho de participación en referéndum, haciéndolo depender del propio Congreso en 1998.  En general el legislador de 1993 partía del criterio de que la Carta previa entregaba al Estado poderes económicos que había que recortar para que prevaleciera el de las grandes empresas, a las que curiosamente se les dejaba el camino abierto para constituirse en monopolios privados, sustitutos de los públicos (que sí estaban prohibidos), pero pudorosamente se les señalaba limitaciones para actuar monopolísticamente, es decir de acuerdo a su naturaleza. 
  Asimismo anotaba que el Estado no podía correr con la educación gratuita (motivo de las actuales movilizaciones en Chile), la salud y seguridad social, la vivienda y la alimentación, etc. Demasiado caro, para un Estado que tampoco quería invertir en la producción y la economía, y que reducía su papel a la conservación del orden y al asistencialismo de pobres. Este esquema de gobierno que canaliza inversión de trasnacionales y grandes empresas nacionales, está implícito en la Constitución que defienden con igual lucidez Kenyi Fujimori y Cecilia Blume.  Finalmente la norma constitucional se cuidaba del desborde popular, poniendo frenos a los procesos participativos y erigiendo un superpoder presidencial.
En el 2000 cayó la reelección en medio de la crisis de salida del gobierno autoritario de Fujimori. Con lo que se demostró, además , que cuando se quiere la reforma sale en dos semanas rompiendo los mecanismos que obligaban a pasarse por lo menos dos años de sesiones congresales para introducir algún cambio. El propio gobierno de Paniagua al que se le puso el título de “constitucional”, fue un forzamiento de todas las normas del 93, para hacer posible llegar a las elecciones siguientes y poder decir que todo estaba en orden cuando no lo estaba. Pero si hubiéramos sido más conscientes de lo que estaba pasando hubiésemos comprendido que la única manera de legitimar la nueva situación era abrir un proceso constituyente y mandar al basurero la Constitución golpista. 
Ya sabemos que eso no pasó y que es por eso que hasta ahora estamos pagando las consecuencias. En el 2004, bajo el gobierno de Toledo, se fracasó en la reforma integral por vía parlamentaria (comisión Pease) pero se introdujo de todos modos un no adicional a todos los anteriores, para matar el régimen pensionario de la ley 20530 (célula viva), a través de un mecanismo que negaba y pisoteaba los derechos adquiridos por muchos miles de personas. En resumen una Constitución para restarnos capacidades de dirección del Estado, derechos sociales y políticos. Y una conspiración del poder existente para que no podamos modificarla.