viernes, 27 de enero de 2012

Comunicore y Solidaridad Nacional ocuparon un mismo local

Procurador. Domicilio legal de la empresa Comunicore, es el que usó Solidaridad Nacional en 2006.
Procurador Salazar sostiene que Castañeda supo todo desde el inicio
Señala que colusión desleal y malversación de fondos son los delitos
Walter Carrillo wcarrillo@editoraperu.com.pe
El procurador de la Municipalidad de Lima, Antonio Salazar, consideró que el exalcalde de Lima Luis Castañeda Lossio, tuvo conocimiento de todas las actividades ilícitas que realizaron los funcionarios nombrados en su gestión en torno al caso Comunicore. En entrevista con el diario oficial El Peruano, revela, además, un dato desconocido: que el domicilio legal de la empresa es el mismo local que utilizó Solidaridad Nacional (SN) para la campaña reeleccionista de 2006.
El procurador de la Municipalidad de Lima, Antonio Salazar, consideró que el exalcalde de Lima Luis Castañeda Lossio, tuvo conocimiento de todas las actividades ilícitas que realizaron los funcionarios nombrados en su gestión en torno al caso Comunicore. En entrevista con el diario oficial El Peruano, revela, además, un dato desconocido: que el domicilio legal de la empresa es el mismo local que utilizó Solidaridad Nacional (SN) para la campaña reeleccionista de 2006.
¿Qué ha encontrado sobre la supuesta participación del exalcalde de Lima Luis Castañeda Lossio en el caso Comunicore?
–Se ha podido establecer –a partir de los informes de la Procuraduría General de la República, del Ministerio Público y de la Procuraduría de la Municipalidad de Lima–  que existen indicios razonables o suficientes para argumentar que durante la gestión de Castañeda se cometieron dos hechos delictivos: colusión desleal y malversación de fondos en relación con el pago irregular a la empresa Comunicore.
¿El exalcalde sabía de estos hechos?
 –En marzo y junio de 2006 hay dos acuerdos de Concejo en los que se aprueban los préstamos que se hicieron para pagar a Comunicore y se reconocen las acciones realizadas por  el gerente municipal Juan Blest. Y esas gestiones se hicieron para pagar 35 millones 900 mil nuevos soles a la empresa Comunicore.
¿La responsabilidad sería de los funcionarios?
 –Es lo que dice la defensa de Castañeda, pero no es así. El mismo ex alcalde nombró a los funcionarios, los reafirmó en sus puestos y las decisiones de estos funcionarios fueron aprobadas, legitimadas y autorizadas por Castañeda. Por eso consideramos que estos elementos de juicio son evidencia suficiente para establecer que el señor Castañeda supo desde el comienzo, todo el procedimiento que concluyó en el pago irregular a Comunicore.
¿Hay alguna relación entre Comunicore y Solidaridad?
–Es otro de los puntos investigados. Se ha determinado que el domicilio legal de la empresa Comunicore es el mismo local que utilizó Solidaridad Nacional para la campaña reeleccionista de Castañeda Lossio en  2006. Como se recuerda, Comunicore se creó con cero de capital social y se usó solo para realizar esta operación irregular. Luego desapareció.
¿Qué otro tipo de presunción involucra al exalcalde de Lima Metropolitana?
–No olvidemos que el 2006 fue un año electoral. Hubo las elecciones municipales en noviembre de 2006 en las que fue reelegido Luis Castañeda. Se presume que el dinero generado por el pago de la deuda irregular, fue utilizado para su campaña electoral.
Municipalidad no ahorró un centavo
Se alega que el pago anticipado de la deuda logró un ahorro importante para la comuna limeña...
–Eso es falso. La municipalidad no ahorró nada. Para pagar esa deuda se generaron préstamos y esos préstamos generaron intereses.
También se argumenta que todo el proceso es parte de una revancha política de Susana Villarán contra Castañeda...
–Luis Castañeda está procesado por decisión del Poder Judicial en mérito a los informes de la Fiscalía y de la Procuraduría. Y estos hechos ocurrieron antes de que Susana Villarán piense siquiera en ser candidata. No olvidemos que los hechos ocurrieron en el 2005 y 2006, revelados por periodistas en 2009 y 2010 y denunciados por la Fiscalía y la Procuraduría en 2010.

Hora de Definiciones: La Gran Alianza Nacionalista, Gana Perú


Desde la óptica de varios marxistas del siglo XX, las renuncias irrevocables, las declaraciones públicas contra el gobierno, o los amagos de salida para formar la "nueva izquierda", significaría que los estamos dejando de lado, pasando de luchadores y unitarios, al transfuguismo, en tan sólo 6 meses...
Escuchando varias entrevistas de Rosa Mavila sobre Gana Perú, con decepción, y su casi retractada salida, por las declaraciones del Presidente Ollanta Humala respecto a la naturaleza de este y otros puntos, es necesario aclarar ciertos aspectos que se desconocen sobre nuestro origen político…
El día de las elecciones presidenciales del año 2006, un domingo 4 de junio, el entonces candidato Ollanta Humala, al conocer los primeros resultados, luego de una campaña mediática demoledora como nunca antes se había visto en la historia del Perú, llama a conformar un Frente Nacionalista Democrático y Popular, que aglutinaría a todas las fuerzas patrióticas, nacionalistas y de izquierda, que rechazaban el modelo económico neoliberal. La Comisión Política por ese entonces, concluía que se había perpetrado un fraude electoral, con la suma de irregularidades ya confirmadas, como interceptación de comunicaciones de miembros del Partido Nacionalista, así como alteraciones en actas de votación, y la conveniente ausencia de los personeros de UPP. Estando ad-portas de una nueva elección, ésta vez municipal y regional, se comienza a elaborar estrategias de alianza. Es el 2 de agosto de ese mismo año, que se reserva el kit ante la ONPE de Gana Perú, siendo el diminutivo de la Gran Alianza Nacionalista Peruana, cuya concepción tenía por objetivo agrupar a toda fuerza, política y social, progresistas. En primeras reuniones en las que participamos en el local del Comité Malpica donde Ricardo Letts pasaba lista de estas organizaciones, llegaron a asistir representantes del MNI, del PS, del Focep, que mostraron interés en ser parte de este llamado de unidad. Debido al poco tiempo, la Comisión Política decidió que la participación a estas elecciones se haría como Partido Nacionalista, con nuestro símbolo partidario, y la inclusión de aliados provenientes de los movimientos regionales, y en Lima con invitados de izquierda, entre partidarios e independientes.
Hasta aquí para aclararle a Rosa Mavila que Gana Perú fue una iniciativa del Partido Nacionalista desde el año 2006, para llegar a una unidad que pasó por aspectos electorales, varias reuniones en locales partidarios, la Jornada Nacional de Lucha del 2007, la creación de la Coordinadora Política y Social -donde se reunían varios dirigentes sociales y de izquierda, asistiendo también dirigentes del PNP, primero Alberto Mendieta y luego Enrique Juscamayta-, llegando a la Cumbre de los Pueblos, así como luego la Asamblea Nacional de los Pueblos -ambas iniciativas del año 2008-, e hitos como la Movilización Nacional por la Masacre de Bagua en el 2009, todos eventos que en cierta medida aglutinaron una correlación de fuerzas por la unidad. Y como ya es conocido por muchos, en el año preelectoral 2010 tuvo como resultado la autoexclusión del Partido Nacionalista de las elecciones municipales y regionales de ese año, a través de nuestra directiva 15, y con el objetivo de evitar el desgaste de una campaña larga que pudo habernos perjudicado en la elección general 2011. Aún así, algunas regiones solicitaron participar, estableciéndose alianzas con movimientos regionales y compitiendo en Arequipa, Cusco, Ayacucho, Madre de Dios, Puno y Tumbes, ganando elecciones en las dos primeras regiones. Y ya para esa época se había usado el "Gana Cusco" como nombre para nuestra alianza. Para la elección presidencial, en la estrategia de cuatro patas publicitada por Carlos Tapia, ya se había hecho un llamado a los movimientos regionales afines, que se sumaron a los "Ciudadanos por el Cambio", faltando las fuerzas de izquierda, que estuvieron divididas en dos frentes: la Confluencia Fuerza Social, donde estuvieron Fonavistas, el MNI, TyL y LPT con dirigentes provenientes de la CUT; y la Unidad de Izquierdas, conformada por el PCP, el PS, el PSR, el MVS y la parte de LPT no afín a la CUT; que a la postre apoyaron activamente las propuestas y candidaturas de Gana Perú, firmando un acuerdo basado en diez puntos planteados por el Partido Nacionalista.
Es importante mencionar que el Partido Nacionalista cambió temporalmente de nombre mediante modificación en nuestro estatuto, aprobado por nuestra Asamblea General Nacional, luego por el JNE al cierre de inscripción ante dicho ente. Luego de la elección presidencial del 2011, volvimos a recuperar el nombre original, conservando nuestro kit Gana Perú, que muchos convenientemente han estado confundiendo con partido, alianza o frente, cuando el nombre más atinado podría ser "confluencia", al estilo Fuerza Social, donde movimientos regionales, intelectuales independientes y partidos de izquierda sin inscripción electoral, suscriben acuerdos políticos en base a similitudes programáticas, respetando matices de posiciones y la autonomía de cada organización partidaria, resguardando sus identidades ideológicas, concertando entonces, aliados, invitados y militantes.
Una pregunta a hacernos es: ¿cómo aquellos "Ciudadanos por el Cambio" -que ya han renunciado irrevocablemente al gobierno, como S. Lerner, S. López o M. Dammert, algunos en conversaciones con organizaciones zurdas, y otros, con la idea de conformar un partido propio de nueva izquierda- puedan seguir apoyando a Gana Perú?. Y es necesario recordar que parte de los compromisos de este acuerdo implicaba mantener una Bancada Parlamentaria Unitaria, a pesar de las metidas de pata de Rosa Mavila y las desinformaciones de Carlos Tapia y Sinesio López. Y debemos recordar, que si bien los congresistas de Gana Perú fueron elegidos en primera vuelta con el Plan de la Gran Transformación, también apoyaron en segunda vuelta la propuesta de la Hoja de Ruta, repudiando todo transfuguismo parlamentario. A nuestros aliados e invitados, decirles que en vez de motivar rupturas y estar haciéndole el juego a la derecha, recuerden que nuestro acuerdo está vigente en el Parlamento, donde las propuestas de lineamientos de gobierno se aprueban, esperando todo el apoyo, para impulsar proyectos de ley que contribuyan a la Gran Transformación de nuestro país...
René Galarreta

jueves, 26 de enero de 2012

Hora de Definiciones: La Hoja de Ruta para la Gran Transformación

Mientras los miedos de desinformación tratan de confundir al electorado, indicando que el Plan de Gobierno no puede ser modificado, pero debe ser modificado, que no puede mejorarse, pero debe mejorarse; Ollanta indica que el Plan de Gobierno se mantendrá y será respaldado y aclarado por los actuales y nuevos técnicos para desmentir la campaña de demolición...
La semana pasada termina y esta empieza con sendas entrevistas que transparentan posiciones en la izquierda y el nacionalismo, en torno a la Gran Transformación -el plan de gobierno original del Partido Nacionalista- que algunos reivindican y otros despotrican, prefiriendo hojas de ruta 2011…
Si hacemos historia del plan de gobierno nacionalista, tendríamos que evocar al antiguo miembro del CEN, Raúl Morey, al cual se le encomendó la tarea de compilar las propuestas de los técnicos y profesionales nacionalistas, allá por el año 2005. Con el advenimiento de Gonzalo García Núñez, Félix Jiménez, Edmundo Murrugarra, y una serie de personalidades políticas de izquierda, se pudo concebir un revisado plan a inicios del 2006, denominado la Gran Transformación; que similar a la obra de K. Polanyi con su crítica al liberalismo económico, el nuestro lo hacia al modelo neoliberal mundial del siglo XXI. Luego de la derrota electoral, con bajas y nuevos jales, aquellos intelectuales de izquierda y nacionalistas se reagrupan y conforman lo que vendría a llamarse "Ciudadanos por el Cambio", que asesorarían a la Comisión Política. Otros nacionalistas, antes David Tejada, y luego Wilman Pebe, tuvieron la coordinación de profesionales nacionalistas que brindaron los aportes al programa, previendo su actualización, del 2007 al 2010. Con la designación de Félix Jiménez como Coordinador Responsable del Plan de Gobierno del Partido Nacionalista en el 2010, se amalgaman aportes, tanto de los profesionales encabezados por Pebe, como de los "ciudadanos", dirigidos por Jiménez. El resultado: El Plan de Gobierno 2011-2016, la Gran Transformación, de 198 páginas. Ya como Gana Perú, y por la fuerte campaña de descrédito de los medios hacia aquel plan, de corte chavista para Aldo M., o estatista para Rosa María Palacios, es que se decide hacer una serie de plantillas explicativas para cada lineamiento, por lo complicado de su lectura. Finalmente, y con el apoyo de más cuadros, como Burneo, Campodónico, S. Lerner o S. López, se elabora el 2011 lo que se denominaría la Hoja de Ruta, el compromiso final, que resumía nuestros lineamientos centrales de política económica y social para un gobierno de concertación nacional, en sólo cinco páginas.
Ha sido necesaria esta explicación previa, para corregir a un resentido Sinesio López, que usando medios de derecha; o voceros que criticaron la izquierda en el nacionalismo -como Patricia Del Río, Isaac Mekler o un tal Hudwalker del canal N-, trata de deslegitimar la aplicación de la Hoja de Ruta como de la Gran Transformación, prostituidas por el Gobierno, según sus palabras. Revisando esos documentos, podemos encontrar en el primero, la serie de políticas sociales que se van aplicando a discreción, con respeto a este Estado de Derecho y división de Poderes del Estado, con honra de compromisos, ética pública y austeridad, todo enumerado de forma detallada. Y está claro que la izquierda en el gobierno sabía de estos lineamientos centrales, tratando ahora de acomodarse en la oposición con G. Santos, enarbolando todos la Gran Transformación como antagónica a la Hoja de Ruta, cuando no se contradicen y son parte de un proyecto que no entienden la DBA ni la IBA.
Según la Hoja de Ruta, debemos mantener crecimiento y estabilidad económica, incorporando la inclusión social que S. López no ha percibido, junto al gravamen minero, la promoción de mypes y pymes, o las reformas laborales en ciernes. Sean las propuestas de políticas de regulación, energía y reforma del Estado, las que restan por implementarse. Y en cuanto a la Gran Transformación, la nacionalización de actividades estratégicas con capital mixto, en curso, con políticas de estabilidad macroeconómica y acumulación de reservas internacionales; la revolución educativa y de calidad, políticas de vivienda y acceso al agua potable, creación del MIDIS, políticas de equidad de género, trabajo decente y empleo juvenil, ley de consulta previa, políticas para discapacitados, iniciativas en seguridad ciudadana, promoción del deporte, la política exterior con el fortalecimiento de la Unasur y la solidaridad internacional. Quedan obviamente más propuestas fundamentales como la asamblea constituyente que remueva la fujimorista del 93’, comunicación transversal de regiones, la retoma de derechos laborales conculcados, promoción de una economía nacional de mercado, mayor regulación medio ambiental, renegociación de TLCs, la innovación en ciencia y tecnología, y una real reforma descentralizada del Estado en todos los sectores, como en Seguridad Nacional, Defensa e Interior para combatir la corrupción, narcotráfico y violencia política, respetando DDHH.
Concluimos pues, como ya ha indicado el Presidente Ollanta Humala, enmendando a un Premier muy pragmático, que el Plan de Gobierno de la Gran Transformación está en marcha, a pesar del susto e ignorancia de la derecha y la adrede ceguera de izquierda; siendo este documento no sólo elaborado por ciudadanos por el cambio de primera categoría o "intelectuales" de izquierda, sino, como un cúmulo de esfuerzos, con una visión nacionalista e integradora, que reconoce no sólo la diversidad de algunos sectores, sino de todos los peruanos. Coincidencias de Sinesio López, Carlos Tapia y Rosa Mavila con el aparecido Alan García, todos esperando una Gran Transformación, nos hace meditar que lo que nos está uniendo es un programa, dividiéndonos pues, apetitos políticos…
René Galarreta