jueves, 19 de abril de 2012

LA OTAN Y EUROPA TEMEN QUE PUEDA DESATARSE UNA TERCERA GUERRA MUNDIAL



"Los especialistas militares de EE. UU. y la OTAN entrenan a un grupo armado de opositores sirios en la ciudad de Hakkari, en el sudeste de Turquía, según afirman varios medios turcos. En este contexto la experta Nagham Salman comentó a RT que no cree que EE. UU. y la OTAN se atrevan a realizar una intervención militar "por miedo a Rusia que apoya al presidente Bashar al Assad".
Una ex funcionaria del FBI, Sibel Edmonds, ha comunicado que estas actividades empezaron el pasado mayo. Además, según algunos testigos, los norteamericanos venden armas a los rebeldes sirios a través de la base militar de Indzhirlyk, en el territorio de Turquía, y les prestan ayuda financiera.
EEUU ENTRENA A OPOSITORES SIRIOS EN TERRENO TURCO
Los especialistas militares de EE. UU. y la OTAN entrenan a un grupo armado de opositores sirios en la ciudad de Hakkari, en el sudeste de Turquía, según afirman varios medios turcos.
Una ex funcionaria del FBI, Sibel Edmonds, ha comunicado que estas actividades empezaron el pasado mayo. Además, según algunos testigos, los norteamericanos venden armas a los rebeldes sirios a través de la base militar de Indzhirlyk, en el territorio de Turquía, y les prestan ayuda financiera.
Últimamente Siria, que está bajo constante presión desde Occidente por la inestable situación dentro del país, se ha enfrentado a una serie de sanciones aprobadas por la Liga Árabe. Entre ellas figuran la reducción a la mitad del número de vuelos comerciales que unen los países árabes con Siria y la prohibición de viajar a altos funcionarios de este país. Además, se detuvieron los intercambios comerciales y financieros con el Gobierno de Siria, a excepción de las mercancías necesarias para la población, así como las transacciones con el Banco Central Sirio.
En este contexto hace dos días Turquía anunció un nuevo conjunto de sanciones económicas contra Siria. Ankara decidió imponer un impuesto del 30% a los bienes importados de Siria, según declaró el ministro turco de Comercio Exterior y Aduanas, Hayati Yazici, sin comunicar más detalles de la decisión.
De acuerdo con las autoridades turcas, esta medida fue tomada en respuesta a un impuesto similar sobre los productos turcos en Siria y además como símbolo de la protesta contra la dura represión por parte del Gobierno sirio de las manifestaciones de la oposición.
La relación entre los ex socios Siria y Turquía se ha deteriorado drásticamente después de que Ankara criticara al presidente sirio, Bashar al Assad, concretamente condenara la brutal represión de los disturbios en el país.
Los enfrentamientos en Siria entre las fuerzas gubernamentales y los opositores al régimen de Al Assad duran ya desde marzo y han causado más de 4.000 muertos, según datos de la ONU.
Articulo completo en: http://actualidad.rt.com/actualidad/internacional/issue_33423.html

lunes, 16 de abril de 2012

LA IZQUIERDA RADICAL, LOS CONFLICTOS AMBIENTALES Y EL MODELO DE DESARROLLO EN AMÉRICA LATINA


Los conflictos ambientales se han multiplicado, poniendo en aprietos a varios gobiernos, incluso de signo progresista. Algunos sectores de izquierda, carentes de proyecto alternativo, han encontrado en ellos una nueva manera de existir.
En los últimos años los conflictos ambientales se han multiplicado en varios países de América Latina. La explotación minera a cielo abierto, la exploración o explotación de petróleo o de gas, la construcción de centrales hidroeléctricas, o de fabricas de pasta de papel, la explotación forestal, el desarrollo de los monocultivos extensivos y hasta la construcción de una carretera, en Bolivia, han sido motivo de grandes movilizaciones de protesta, de una enérgica y prolongada oposición por parte de ciertos sectores de las poblaciones concernidas.
Cada conflicto, evidentemente, es único. Sin embargo, tienen algunos aspectos en común. El primero de ellos, en lo que respecta al origen, la falta de consulta previa, que es una exigencia válida, no sólo para los pueblos originarios (Convenio 169 de la OIT), sino, racionalmente, para cualquier comunidad o población en cuyo territorio quiera llevarse a cabo un proyecto de esta naturaleza.
En este aspecto, los gobiernos, sin distinción de color político, han desarrollado un comportamiento claramente dictatorial, aprobando la realización de esos proyectos, y comenzando en algunos casos su implementación, sin la mínima información previa, sin el mínimo contacto y dialogo con las poblaciones que van a ser, mas tarde o mas temprano, directamente afectadas por las consecuencias de esas operaciones. Esta falta de respeto hacia la gente, por mucho que se trate a veces de pequeños grupos humanos, es indignante y justifica largamente las manifestaciones de protesta.
Otro aspecto común es el carácter nocivo de esas actividades. En algunos casos se trata de la contaminación de suelos, del aire, y de recursos hídricos que afectan no solo la vida humana, y la producción de la región, sino también a la biodivesidad en su conjunto. En otros casos, se trata de la usurpación de territorios ancestrales -que deberían ser reconocidos y protegidos por los Estados-, lo que obliga a ciertas comunidades indígenas a migrar hacia otras latitudes y recomenzar el proceso de adaptación. Situaciones éstas que tienen todavía un agravante insoportable, que las empresas adjudicatarias de esas concesiones no están sometidas a ningún control, ni de la población, ni de algún órgano del Estado, lo que les deja las manos libres para cometer cualquier atrocidad tanto con respecto a la naturaleza como con las poblaciones de los alrededores.
Finalmente, lo que muestran también en común estas experiencias es el fenómeno de la represión. Muy a menudo, en efecto, los Estados, enfrentados a la oposición de las poblaciones, se deciden por criminalizar esos movimientos y reprimirlos con el uso y abuso de la fuerza pública, lo que ha provocado en múltiples ocasiones evitables, condenables, y profundamente lamentables, victimas fatales.
- Remanentes de la izquierda radical
Como queda dicho en los párrafos precedentes, la primera causa de los conflictos ambientales tiene que ver con el tratamiento que le dan los gobiernos, que se creen con el derecho de imponer a rajatabla sus proyectos. Sin embargo, no se puede dejar de considerar el carácter típicamente político de estas confrontaciones. Se trata, en efecto, de movimientos populares que afectan la gobernabilidad de un país. Por eso, no resulta extraño que conciten el interés de organizaciones o corrientes políticas, de todas las tendencias, como de otros actores más sutiles pero con intereses bien precisos y no siempre muy encomiables, que aparecen con el nombre genérico de ONGs.
Entre estos sectores cabe destacar algunos remanentes de la izquierda radical. Toda izquierda, sin necesidad de reclamarse radical, tiene el deber de apoyar las reivindicaciones populares, pero, debe hacerlo tratando de situarse correctamente en el contexto local, nacional e internacional. Estos nuevos conflictos, no son simples, no tienen nada que ver con los tradicionales conflictos obreros por mejoras salariales o de condiciones de trabajo. Lo que está en juego es mucho más importante.
- Los pueblos originarios
En primer lugar, por lo menos en una buena parte de casos, nos enfrentamos a la problemática de las poblaciones originarias. Para decirlo lo más brevemente posible, y con un término a la moda, se trata de promover y obtener la “inclusión” (es decir, que dejen de ser “excluidos”). Para eso algunos países han reformulado su Constitución declarándose países plurinacionales y multiculturales. Dicho de otra manera, reconociéndoles a las poblaciones originarias los derechos, y las obligaciones, de todos los otros segmentos de la población.
Pero se trata de procesos recientes, y de una extrema complejidad. Uno de los aspectos principales de esta problemática tiene que ver con la noción de autonomía, que parece ser interpretada por algunas dirigencias indígenas de manera restrictiva, es decir, como el simple derecho de estos pueblos a continuar viviendo según sus costumbres y a ejercer una especie de “soberanía” sobre sus territorios.
Esta tendencia al repliegue comunitario puede entenderse por dos razones. La primera, porque no tienen (salvo casos individuales) ninguna experiencia de participación en el ejercicio del poder político; la segunda, porque los propios Estados no han sabido (o no han querido)crear esos mecanismos de participación, y fomentar la intervención de representantes indígenas en las distintas instancias de la gestión gubernamental.
Los sectores de izquierda que apoyan ciegamente las oposiciones indígenas, cometen en algunos casos, en particular en los países con gobiernos progresistas, un doble error. En primer lugar, promoviendo y agudizando las contradicciones con el gobierno central, lo único que obtienen -aparte de un protagonismo fugaz- es aportar agua al molino de las derechas que siguen soñando con el derrocamiento de esos regímenes, sea por vía electoral o por un golpe de Estado. En segundo lugar, porque contribuyen a mantener estas poblaciones en las condiciones de exclusión en las que siempre han vivido.
El modelo de desarrollo
Uno de los argumentos de esta segregación voluntaria de la comunidad nacional se hace a nombre del derecho de estos grupos humanos a “definir su propio modelo de desarrollo”. Y lo que llaman con este nombre pomposo, se reduce en realidad a la simple proposición de dejarlos seguir viviendo en condiciones de extrema pobreza, que esta izquierda considera sin embargo, “edénicas” y en plena “comunión con la naturaleza”. Esto, a pesar de que múltiples organizaciones indígenas comienzan a exigir a los Estados, medidas concretas en materia de servicios, educación, salud, etc. y de protección de sus territorios contra la invasión de colonos que vienen a explotar ilegal y hasta ahora impunemente, sus principales recursos naturales.
Frente a esta problemática, esa izquierda, que sigue creyéndose radical, parece haber perdido la brújula. Ya no se trata de la lucha frontal contra el capitalismo, menos aún por construir una sociedad socialista. Ahora, huérfana de perspectiva estratégica y táctica, está reformulando su discurso, dándole un sorprendente tono apocalíptico, cuasi místico. De lo que se trata -afirma-, es de salvar el planeta, la vida humana. El viejo marxismo se ha reciclado pues en ecologismo.
Esta evolución no tiene nada de extraña. Es perfectamente cierto que los problemas ambientales, ligados en particular a la explotación intensiva de los recursos naturales, generalmente en los países pobres, es hoy un tema de capital importancia. Sin embargo, algo que todavía no ha entendido esta izquierda, y otros sectores “bien pensantes” de los países ricos, es que la rueda de la historia, lamentablemente, no se puede parar.
- La inversión extranjera
Ocurre, en efecto, que el modo capitalista de producción es dominante, y el mercado sigue siendo el único medio de relación entre los países. En ese mercado todos estamos inmersos y, más aún, dependemos de él. Sin embargo, que se deje de producir unilateralmente el oro en el Perú, el petróleo en Argentina, o el litio en Bolivia, no va a cambiar absolutamente nada en el mundo, y no le va a provocar el menor daño al sistema capitalista. Lo único que puede tener un efecto real en la evolución necesaria de la protección ambiental son decisiones a nivel global, que obliguen a todos los países a observarlas, y no sólo a aquellos que son los más pobres.
En cambio, negarle a esos países las posibilidades de desarrollo, aprovechando el aumento coyuntural de precios de las materias primas en el mercado mundial, es condenarlos a perpetuarse en la pobreza, es decir, en la incapacidad de alcanzar para todos sus habitantes niveles de vida dignos. Defender pues el desarrollo, es defender el derecho de millones de personas a tener un trabajo que les de lo suficiente para vivir, a tener una vivienda digna y servicios básicos, como agua corriente, desagüe, electricidad, transportes públicos, etc., y que no sigan muriendo de enfermedades curables, o de desnutrición, y que los jóvenes puedan seguir estudios, tener un empleo y fundar sin angustias existenciales nuevas familias.
Es cierto, sin embargo, que ese tipo de explotaciones, que se hace a través de grandes compañías multinacionales, constituye para éstas un excelente negocio. Es la ley del capitalismo. Cuando no se tiene ni los capitales ni las tecnologías necesarios, como ocurre en todos nuestros países, no queda otra alternativa que recurrir a la inversión extranjera. Y esto no implica forzosamente una política “extractivista”, ni la sumisión al neoliberalismo, sobre todo cuando se negocian correctamente las condiciones financieras de la inversión, cuando se les impone a esas compañías el respeto de estrictas normas de protección medioambientales y cuando la renta minera se distribuye con criterios de justicia social y se aprovecha para financiar la reconstrucción de la estructura industrial del país, destruida precisamente por el neoliberalismo.
- Una actitud responsable, constructiva
Es entonces un error oponerse ciegamente a toda explotación de recursos naturales. En las circunstancias actuales cualquier gobierno, de cualquier tendencia, que quiera resolver los problemas socio-económicos de su país necesita imperativamente de esos ingresos. Dicho entre paréntesis, son esos ingresos, en particular del petróleo, los que han permitido -por señalar un ejemplo- la existencia y el desarrollo de la experiencia progresista venezolana. Chávez no sólo ha elevado considerablemente los niveles de vida de su pueblo, y comenzado paralelamente un proceso de industrialización, sino que, con su producción petrolera y los considerables beneficios financieros que le procura, esta jugando hoy un rol fundamental a distintos niveles de la necesaria integración latinoamericana.
En contexto actual la izquierda tiene también un rol que jugar, como en parte lo esta haciendo hoy en el Perú, frente al proyecto Conga. Se trata de obtener, si no es para éste, por lo menos para los futuros proyectos del mismo tipo, que se respete escrupulosamente la obligación de la consulta previa, que los estudios de impacto ambiental sean hechos por profesionales independientes (de la empresa y del gobierno) y cuyos resultados sean vinculantes, es decir, a los que todos deban someterse, aún si le proyecto es declarado inviable, o si las medidas necesarias de mitigación de sus consecuencias negativas son financieramente importantes. Además, que a todo lo largo de la explotación organismos ad hoc del gobierno y de la población aledaña ejerzan un control riguroso del desarrollo de los trabajos. Esa seria una actitud responsable, constructiva por parte de quienes aspiran a ejercer alguna vez responsabilidades de gobierno.

lunes, 9 de abril de 2012

HAY MUCHOS CASOS DE CORRUPCIÓN PENDIENTES


“A propósito de la contundente denuncia del presidente Ollanta Humala."
A la lista de Fujimoristas prófugos que deben responder por cientos de millones de dólares, se suman además 78 altos personajes del régimen de los 90, que han sido ya condenados por la justicia, muchos de los cuales permanecen aún en prisión y otros se encuentran con carcelería suspendida o ya cumplieron su pena
Debe ser un verdadero récord en el mundo que entre los condenados se encuentren un presidente, un superasesor, dos primeros ministros, cinco ministros de diversas carteras (Economía, Agricultura, Defensa e Interior), dos viceministros (uno de Hacienda y otro del Interior); una Fiscal de la Nación, un presidente de la Corte Suprema, un presidente del Jurado de Elecciones, un vocal del Tribunal Constitucional, cinco vocales supremos, cinco fiscales supremos, un vocal superior, tres fiscales superiores; cuatro congresistas, un regidor; un gerente general del Canal 7; 15 generales del Ejército, dos almirantes, un general FAP, tres generales PNP y un coronel, entre otros.
La copiosa lista evidencia que la corrupción era sistemática y generalizada en aquel régimen y desmiente las afirmaciones de Kenji Fujimori, de que la corrupción fue un fenómeno externo que penetró al régimen de su padre y que éste no pudo impedirlo.
Los nombres más conocidos de esta lista del oprobio son los de Alberto Fujimori, Vladimiro Montesinos, Nicolás Hermoza, Víctor Joy Way, Federico Salas, Carlos Boloña, Absalón Vásquez, Alfredo Jalilie, Edgar Solís, Blanca Nélida Colán, Alejandro Rodríguez Medrano, Alipio Montes de Oca, José Villanueva Ruesta, Antonio Ibárcena, Elesbán Bello, Fernando Dianderas, entre otros.
LOS QUE FALTAN
Lo que es notable en la lista de procesados del régimen más corrupto de nuestra historia son sus ausencias:
(a) Ninguno de los participantes en la COPRI (Comisión de Privatización) y las diversas CEPRIS (Comisiones Especiales de Privatización).
(b) Ninguno de los miembros de bancos de Inversión y consultoras que asesoraron y avalaron las operaciones de venta de bienes públicos y concesiones.
(c) Ninguno de los funcionarios que la banca colocó en el Estado como dobles agentes que facilitaron la redacción de las normas que los favorecían y que condujeron procesos fraudulentos como el de la recompra de la deuda y la conversión de papeles de la deuda en recursos para la privatización.
(d) Ninguno de los representantes de las empresas que se beneficiaron de procesos irregulares de privatización, como es el caso de AeroPerú, SiderPerú, las eléctricas y otras.
(e) Ninguno de los titulares de las constructoras que se hicieron las favoritas del régimen y que escalaron rápidamente en el ranking nacional, entre ellas JJ Camet del ministro de Economía.
(f) Ninguno de los empresarios que fueron a pedir favores judiciales y tributarios del asesor Montesinos al SIN y lo consiguieron.
(g) Ninguno de los traficantes de armas y sus socios locales, que vendieron al Perú armamento inservible después de la guerra del Cenepa.
Todos ellos quedaron impunes porque el sistema anticorrupción midió en doble vara los crímenes de la época oscura y varios abogados anticorrupción incluyeron luego a los investigables en su cartera de clientes.
El presidente Humala ha hecho bien en recordar lo grave que fueron los hechos de los 90, y en advertir que el país aún no ha cerrado sus cuentas con esa época.
Presidente Humala sobre el '5 de abril': Aún falta recuperar toda la plata que se robaron
"Todavía falta recuperar los miles de millones de dólares que se robaron del país", opinó el Jefe de Estado durante la inauguración de una obra en Ate Vitarte.
"La ruptura de la democracia llevó a una serie de problemas de corrupción, traición a la patria, de impunidad de la clase política, de una clase política que quiso pactar con el dictador en el año 2000. Esto debe quedar en la historia para que no se vuelva a repetir".
Así opinó el Presidente de la República, Ollanta Humala, al ser consultado sobre su opinión de los 20 años del autogolpe de Estado que diera Alberto Fujimori el 5 de abril de 1992.
El mandatario sostuvo que fue a partir de este hecho que se desencadenaron una serie de delitos que deben ser respondidos ante la justicia:
"Falta recuperar la plata que se robaron del país. Miles de millones de dólares desfalcaron al Estado peruano. Mediante mecanismos ilegales e ilegítimos, con medidas que no eran publicadas en El Peruano. De eso solo se han recuperado 200 millones de dólares", indicó.
En diálogo con el canal oficial, Humala Tasso aseguró que también hace falta capturar a los delincuentes que apoyaron y que fueron parte de la mafia de los 90s.
"Hoy están con paradero desconocido, o en clandestinidad a la espera de que prescriban sus delitos. Por lo mismo proponemos que se declare la imprescriptibilidad de los delitos de corrupción y que estos delincuentes sean declarados reos contumaces", finalizó.
QUE DEVUELVAN LA PLATA
 Desde el enfrentamiento electoral contra la mafia organizada por Alan García y Alberto Fujimori en torno a la candidatura de la japonesa Keiko Fujimori, no se había escuchado nada contundente por parte de Ollanta Humala contra la corrupción enquistada en el país. Y ha hecho bien el primer mandatario en recordar la necesidad de cortar por lo sano con los sectores corruptos e inmorales, única opción de realizar un gobierno de aceptación nacional. La continuidad del programa neoliberal con pequeños reajustes para regresar a lo que fue el gobierno de Alejandro Toledo y su proclamado “chorreo” que ahora Ollanta Humala llama “inclusión social” no permitirá una administración exitosa como sí podría ser la lucha anticorrupción.
 Alberto Fujimori con la dictadura de diez años y Alan García con el neoliberalismo extremista de su segundo mandato y la estela de inmoralidad de su primer gobierno, han educado muy mal a la derecha oligárquica favoreciéndola con la obtención del dinero fácil y la coima. En consecuencia, existe una pulverización de las ideas mediante la maquinación de los medios de comunicación parametrados por esta oligarquía mafiosa; y a continuación viene la satanización premeditada de quien intente revelar los actos de inmoralidad, libertinaje e indecencia. Ollanta Humala, trata de llevar a cabo la “hoja de ruta” consensuada con otras fuerzas políticas y aunque se está desviando hacia la derechización pro transnacional, la lucha anticorrupción sí podría ir en la dirección de lavarle un poco la cara. De ahí la importancia de las concluyentes declaraciones en referencia a la dictadura de Fujimori que publicamos a continuación. 
 "Todavía falta recuperar los miles de millones de dólares que se robaron del país" afirmó Ollanta Humala durante la inauguración de una obra en Ate Vitarte, cuando solicitaron su opinión respecto al 20 aniversario del golpe de Estado provocado por el reo Alberto Fujimori. 
"La ruptura de la democracia llevó a una serie de problemas de corrupción, traición a la patria, de impunidad de la clase política, de una clase política que quiso pactar con el dictador en el año 2000. Esto debe quedar en la historia para que no se vuelva a repetir".
 Así opinó el Presidente de la República al ser consultado acerca de los nefastos acontecimientos del 5 de abril de 1992. Ollanta Humala aseguró que a partir de este hecho se desencadenaron una serie de delitos que deben ser colocados ante la justicia.
 "Falta recuperar la plata que se robaron del país. Miles de millones de dólares desfalcaron al Estado peruano. Mediante mecanismos ilegales e ilegítimos, con medidas que no eran publicadas en El Peruano. De eso solo se han recuperado 200 millones de dólares", indicó.
En un diálogo con el canal oficial, el presidente Humala aseguró que también hace falta capturar a los delincuentes que apoyaron y que fueron parte de la mafia de los años 90s.
"Hoy están con paradero desconocido, o en clandestinidad a la espera de que prescriban sus delitos. Por lo mismo proponemos que se declare la imprescriptibilidad de los delitos de corrupción y que estos delincuentes sean declarados reos contumaces" terminó diciendo en sus declaraciones.
Cuando se inauguro la corrupción mas grande en Perú? Sin lugar a dudas fue con el golpe de estado de Fujimori; para logar su cometido, lo primero que hizo fue blindarse con una constitución a su medida y que por desgracia sigue vigente. A partir de este nefasto gobierno todo lo que es coima, los llamados diezmos como mínimo y que en otros casos llegan hasta el 30 % son legales según los corruptos, con estos delincuentes en el gobierno, se inauguraron los marcas, los narco aviones, narco barcos, los políticos independientes que sirven para el lavado de activos desde el parlamento. Si no cambiamos radicalmente, el país se va al despeñadero.
Galería de prófugos
Una larga lista de prófugos de la justicia peruana por actos de corrupción perpetrados durante el período Fujimorista, se encuentra actualmente en manos de la Interpol y a ellos se debe haber referido el presidente Ollanta Humala, al fustigar a la dictadura Fujimorista y señalar que el Perú tiene como tareas pendientes capturar a los corruptos para que paguen sus culpas y no queden impunes, y recuperar el dinero que robaron al país.
Algunos de los fugitivos no han sido ubicados y otros son protegidos de gobiernos que decidieron acogerlos, siendo el más notable el exministro de Defensa Víctor Malca Villanueva, buscado por el mundo con sus tres hijos Víctor, Milagros y Liliana, por apropiación de 16 millones de dólares.
Es el general corrupto más afortunado de la década de los 90, pues logró salir del país con mucho dinero en el bolsillo, para no volver.
PEZ GORDO
Otro notable pez gordo es, sin duda, Víctor Aritomi Shinto, esposo de Rosa Fujimori, hermana del exdictador y también fugada. Es buscado por enriquecimiento ilícito y tráfico ilegal con las donaciones japonesas.
En Suiza, se refugia el empresario Ernesto Schutz, propietario de Panamericana Televisión, filmado recibiendo 50 millones de dólares, a cambio de la venta de la línea de su canal de televisión y que sigue negándose a dar la cara ante la justicia peruana.
Otro fugado importante es Julio Vera Abad expropietario de ATV Televisión, que también recibió millones en la sala del SIN y cuyo paradero es hasta hoy desconocido.
CELEBRIDAD
Pero si de celebridades de la corrupción se trata, no se puede dejar de mencionar al excontralor Víctor Caso Lay, detenido en Costa Rica y luego puesto en libertad y vuelto a fugar. Este personaje debe responde por un faltante de mil millones de dólares que no fueron sujetos a fiscalización y que salieron por diversas vías de la Caja Fiscal.
Caso Lay es responsable, además, de la utilización delictiva por el Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) de hasta 351 millones de soles, que tenía la obligación de controlar por el carácter que le otorgaron de “secreto”, y que fueron usados en los más oscuros actos de la corrupción.
“ASILADOS”
En Chile hay dos prófugos asilados por el gobierno que ensucian la tradición de asilo a demócratas de la que se enorgullecen los chilenos. Esa condición les permite seguir haciendo negocios.
Uno de ellos es Eduardo Calmell del Solar, fugado luego de ser condenado por la fraudulenta venta de Cable Canal de Noticias a Vladimiro Montesinos y por haber recibido por lo menos un millón 750 mil dólares (hay videos que lo muestran), puesto en libertad por un juez venal que le concedió un hábeas corpus que le sirvió para fugar.
Otro es Daniel Borobio, el publicista de Montesinos involucrado en el caso de la prensa chicha y en los principales sicosociales de los años 90.
Del mismo equipo de publicidad e igualmente en fuga hasta la fecha, son Ricardo Winitzky y Saúl Mankevich, así como el exdirector de la revista “Sí”, Marcelo Gullo, al que el SIN le entregó dinero para cambiar la línea de la publicación.
Los tres están instalados en Argentina en calidad de supuestos perseguidos políticos, por su colaboración con la campaña electoral de Fujimori para su re-reelección, el año 2000.

domingo, 8 de abril de 2012

NO ENVEJEZCAS ASÍ, MARIO



Escribe César Hildebrandt
ASI DE MAL SE PORTO INGLATERRA CON PERÚ
Los ingleses le jugaron feo al Perú. El historiador Juan Luis Orrego nos recuerda que Inglaterra en 1854, invadió la isla guanera de Lobos, en Lambayeque, tal como lo hicieron con Las Malvinas. “Solo que en este caso logramos expulsarlos”, dice. Orrego recuerda también que los británicos hicieron una intensa campaña en Europa para bloquearle al Perú la compra de armamento en plena guerra del Pacífico. Para el historiador Daniel Parodi, Inglaterra apoyó a los chilenos, en el conflicto bélico para asegurarse con ellos la venta del guano y salitre, que estaba restringida en Perú por su política proteccionista. “Pedimos la anexión de Tarapacá a Chile, dando en cambio a Bolivia el puerto de Arica y al Perú el finiquito de su deuda externa”, rezaba un editorial del diario británico The Bullonist, en 1880. El gran historiador Jorge Basadre, en su publicación Sultanismo, Corrupción y Dependencia en el Perú republicano, resaltó, además, un lapidario editorial de The Times, publicado el 30 de mayo de 1879. “En cuanto a las razones de la guerra, no hace mucho que dijimos que estaban de parte de Chile y que los otros extranjeros deben concederles sus simpatías. La querella es mercantil y mientras Chile pelea por la libertad de comercio, el Perú ha tomado el partido de la restricción y del monopolio”, decía. Otros textos también retrataron el apoyo inglés al vecino país. Por ejemplo, en el libro Mi Manuel (1947), de Adriana de Gonzales Prada, se consignaba que los ingleses “avisaban a los chilenos dónde se encontraban los buques peruanos”.
NO ENVEJEZCAS ASÍ, MARIO
A todos nos trabaja el tiempo, nos roen los años, nos vuelan las horas como moscas. Yo mismo he llegado a ser un repentino aprendiz de viejo. Un viejo, en suma. Pero un viejo que se resiste y se resistirá a que el tiempo me convierta en un tono reconciliado con el mundo. La rebeldía es el mejor antioxidante. Si alguna cosa buena puedo decir de mí es que no estoy dispuesto a transar con la claque de quienes cortan el jamón. No me da la gana. Si la cordura consiste en ser neutral, opto por la locura. Si la sensatez es la segunda acepción de la palabra miedo, quiero morir en mis trece. Por todas estas consideraciones, la verdad es que me preocupa la vejez de Mario Vargas Llosa.
Mario está decidido a ser un patriarca de la ultraderecha mundial y un vocero de la tradición nativa. Su talento a borbotones, su labia de líder los dedica a decir, en todas partes, que la democracia de los votos y el mercado de las cosas nos hacen felices. Y si no lo somos es porque no queremos, porque somos flojos y autistas. Ha borrado de la historia  el ciclo imperialista y propone que nos culpemos de todo lo que nos pasa. Como si no hubiesen hoy mismo barreras arancelarias, asimetrías gigantescas, préstamos internacionales de estafa, trabajadores sufriendo por empleos basura, programas de ajuste pagados por los de a pie (a los que hay que ver arrastrándose ante la policía). Como si no existiesen Grecia, España, Portugal. Como si no supiéramos de las hipotecas tóxicas, los bancos ladrones, el modelo de un consumo que está matando el planeta.
Entonces viene Mario y nos dice que somos una recua de cagones que se quejan, cuando el paraíso está a la vuelta de la esquina si persistimos en lo de hoy. O sea en lo que hizo su adversario Fujimori – a quien le niega mezquinamente haber puesto cimientos de esta tómbola -, su compadre en inglés Toledo t su exenemigo “bribón y caradura” Alan García.
Ahora a Mario le gusta Humala. Dice que lo está haciendo muy bien. Que vamos por el buen camino. Yo que Humala pondría algunas velas. Me miraría en el espejo. Me confesaría.
Mario es una máquina que no tiene el botón de apagado. Viaja, escribe, dicta, encauza, apostrofa. Se va a la India a un archi matrimonio y hace toda una crónica social sobre una fiesta de tres días y tres noches. Condena a los ecologistas. Difama a los gobiernos que no le gustan, que son precisamente todos los que no le gustan al departamento de Estado. En resumen: ha llegado a ser su papá aquel señor conservador que representaba a una agencia de noticias de los Estados Unidos y que le inculcaba que el mundo era como era y sin apelación.
Todo aquello que no sea de su tribu es hereje, sucio. Todo lo que no le sonríe al modelo que el defiende es blanco de sus diatribas: gobiernos populistas, presidentes demagogos, utopías arcaicas, socialismos podridos.
Y él parece Zeus en el Olimpo. Habla como si la pureza fuese su hermana y la verdad su amante. Pontifica sobre todo y avala todo aquello que pueden confirmar sus teorías.
Ha esperado ganar el Nobel para soltarse los moños y mostrarle al mundo qué político estaba detrás del gran escritor que siempre fue.
Acaba de producir en Lima un seminario internacional sobre América Latina. Lo ha auspiciado su propia ONG, la Fundación Internacional para la Libertad.
Y nos ha traído a embajadores, vicecónsules y francotiradores de la derecha continental. Entre ellos está Mariano Grondona, que es el Jaime de Althaus de los argentinos. O Carlos Alberto Montaner, que es el Eudocio Ravines de Miami.
Pero quien más ha destacado entre todas estas estrellas del pensamiento ha sido, sin duda, la señora Josefina Vásquez Mota, la precandidata del PAN a la presidencia de México. El PAN no es chancay de a 20. Es el partido del charro Vicente Fox, que parecía su hermano de George W. Bush maquillado por televisa. Es el partido de Felipe Calderón, el de los 50.000 finaditos, que llegó a la presidencia después  de que el ente electoral le robó la elección a Andrés Manuel López Obrador.
La señora viene en representación de un partido que no es ni liberal ni decente. Y llegó a Lima de la mano de Vargas Llosa para decirnos que la fórmula que ella tiene es la que comparten los hombres serenos y razonables de todo el mundo. ¿Y los 40 millones de pobres que hay en México? ¿Y la maldición de ser maquiladores? ¿Y la política inmigratoria? ¿Y la corrupción, que en México es oceánica y que con el PAN se ha acentuado? Nada de eso: allí está el mercado, la inversión, el Estado desregulado haciendo lo suyo, cuates, no se me pongan bravos.
Esta misma Vásquez Mota es la que escribió en 1998, en un diario llamado El Economista, las siguientes palabras sobre Augusto Pinochet y su régimen de pandilleros asesinos:
“La economía chilena fue dejada en manos de un grupo de expertos que tuvieron que enfrentar una fuerte crisis a principios de los 80 y sus políticas públicas estuvieron apegadas en general a los principios de una economía de mercado que hasta hoy han tenido continuidad y se han venido reforzando y consolidando con el paso de los años… La dictadura chilena deja grandes lecciones y la historia se está encargando de dar a cada quien su tributo y responsabilidad. Hay otras dictaduras que son más peligrosas porque operan bajo una piel de cordero…”
Cuando el liberalismo se asusta, cuando los cholos se alzan, los rotos se cansa, los pelaos gritan lisuras, entonces vienen los tanques y ponen las cosas en orden. Y vuelta a empezar.
Será por eso que Mario dice ahora que Chile solo tiene problemas del primer mundo. Como si Camila Vallejo fuese Barbie y los mapuches  fuesen los extras de Condorito y los paupérrimos sin casa tras el terremoto fuesen chusma invisible. Como si la desigualdad no se hubiese acentuado hasta extremos insultantes en el país que impuso el mercado bombardeando la sede de un gobierno que Nixon había jurado masacrar.
Mario fue comunista de muchacho, en San Marcos. Fue socialista habanero, después. Fue centrista cuando ocurrió lo del poeta Heberto Padilla. Fue centroderechista cuando polemizó con Rama o con Grass. Hasta allí, todo iba perfecto. Era el viaje previsible de un enorme escritor que empieza ganando una beca para irse a Europa y termina como novelista estelar en todo el mundo. Era la legítima trayectoria del desencanto.
Ahora, sin embargo, este Mario inmoderado, que invita  a la segundilla del jurásico conservador, ¿quién es? No lo reconozco. Este Mario, que ataca a la Kirchner por peronista, a Correa por distinto, a Chávez por estatista, a Ortega por repitente y a Cuba por antonomasia, ¿por qué es tan estoico con las taras y podres del sistema que rige en el mundo?
¿No sabe de las taras? ¿No está informado de las podres? Claro que sabe y está informado. Lo que sucede es que está resignado a vivir en el Matrix embrutecedor del que nadie debe escapar. Decir que los viejo es nuevo, que el fracaso es éxito, que la mugre es blanca es algo que no se le puede creer ni siquiera a un novelista. Decir que la democracia y el mercado todo lo solucionan es un cuento merecedor de un premio. Y es una pena que nuestro Nobel esté haciendo el papel de un Pedro Beltrán ilustrado y a veces genial.
Mario, no envejezcas así. Te lo pide tu viejo y rendido lector de siempre.