domingo, 30 de septiembre de 2012

¿INDULTO HUMANITARIO PARA UN INFRAHUMANO?



 NI OLVIDO NI PERDÓN
De:Oswaldo Zarabia
zarabia@juno.com    
La nueva jugarreta de los hijitos aprovechadores del delincuente Alberto Fujimori, quienes se hicieron millonarios gracias a los cientos de millones de dólares saqueados por su papi de las arcas del Estado, es la de hacer responsable al presidente Humala de lo que le podría pasar al exdictador si no lo indulta “de inmediato”.
 Pero claro, esto sin ningún arrepentimiento ni menos pedir perdón al pueblo peruano por los gravísimos delitos cometidos.
 Esta sinvergüencería, donde además lo hacen con prepotencia y siguiendo el falso discurso de que es “INOCENTE”, a pesar de estar preso luego de fugar del país para no rendir cuentas, y que todos los peruanos tuvimos que pagar varios cientos de miles de soles para poder extraditarlo de Chile para juzgarlo por 7 graves delitos donde en 5 se declaró culpable, es realmente indignante.
¿Indulto humanitario para un sujeto inhumano que mandó torturar a su esposa porque lo descubrió escondiendo millones de soles de todos los peruanos en un ropero?
¿Indulto humanitario para quien permitió, protegió y luego amnistío a los integrantes del escuadrón de la muerte autodenominados “Colina”?
¿Indulto humanitario para quien no le importó que ese grupo secuestre, asesine, descuartice, incinere, entierre, desentierre y vuelva a enterrar los restos de decenas de peruanos en fosas clandestinas, a quienes seleccionaron y mataron por, según ellos, tener “indicios” de que eran terroristas, colaboradores de terroristas o lo que a ellos se les ocurría en esos momentos para justificarlo, inclusive hacer lo mismo con dos mujeres de ese mismo grupo, donde una fue asesinada y desaparecida, y la otra dejaron parapléjica?
¿Indulto humanitario para el jefe de una mafia que le robó millones de dólares al Perú en lugar de invertirlos en beneficio del pueblo que lo eligió para que haga eso y no lo contrario?
¿Indulto humanitario para quien ideó junto a su mano derecha, Montesinos, sacar a circulación una docena de pasquines “chicha” dedicados a difamar sin ninguna humanidad a sus detractores afectando gravemente también a sus familiares y amigos?
¿Indulto humanitario para quien fugó del país dejando desprotegida y sola en palacio de gobierno a su hija mayor, y primera dama; desprotegida porque este sinvergüenza manifestó siempre que corría peligro su vida, y por supuesto la de su hija también?
 ¿Indulto humanitario para quien vendió a precio de feria 300 empresas estatales y luego se robó la mitad de lo recibido, dejando a miles de peruanos sin trabajo, y a sus familias en precarias condiciones económicas?
¿Indulto humanitario para quien sin ningún sentimiento de humanidad tomó los aportes del FONAVI, dinero que aportaron los empleados públicos con el fin de tener alguna opción de construir una vivienda propia, destinando esos fondos a programas sociales distintos y a favor de su clientelaje político?
¿Indulto humanitario para quien está internado en un palacete con todas las comodidades y beneficios, atendido permanentemente por su médico de cabecera a quien le pagamos sueldo de congresista, acusado de violar los DDHH, vía esterilizaciones forzadas, de miles de mujeres humildes; privilegios que no tiene ningún preso en el país y que no han cometido los graves delitos que él cometió?
¿Indulto humanitario para quien en plena crisis de la toma de la residencia del embajador de Japón por terroristas del MRTA, donde sufrían secuestro decenas de personalidades nacionales y extranjeras, retozaba con 3 mujeres periodistas adictas a ese régimen, y su hijito Kenji, en una cama de un lujoso hotel de Inglaterra?
¿Indulto humanitario para quien mandó capturar y encarcelar a decenas de políticos, congresistas y otras autoridades luego del autogolpe del 5 de abril, fecha en que se convirtió en un dictador que hizo luego lo que le dio la gana durante 8 largos años?
¿Indulto humanitario a quien violó los derechos humanos de militares y civiles que se atrevieron a oponérsele, así como dejar a todos los peruanos en manos de la “justicia” que manejaba desde su oficina su cómplice Montesinos, esto cuando retiró al país de la Corte Interamericana con el fin de que los afectados no tengamos a dónde acudir para reclamar nuestros derechos pisoteados por él?
¿Indulto humanitario para quien durante los juicios por los que fue condenado 7 veces dijo que los crímenes de decenas de personas fueron cometidos por militares y policías porque se les ocurrió hacer esto por iniciativa propia y que él “no sabia nada”?
¿Indulto humanitario para quien no le ha dado la gana de pagar ni un solo Sol de los 27 millones de soles que le debe al Perú en reparaciones económicas?
¿Indulto humanitario ante el pedido de sus hijos que no han dejado de mentir en todo, y que encima se muestran desafiantes y dicen que su padre “NO TIENE QUE PEDIR PERDOON POR NADA PORQUE ES INOCENTE DE TODO”?; y una larga lista de inhumanidades más.
 En fin, luego de los trámites legales que debe hacer el reo Fujimori, y que también sus hijitos quieren obviar, nuevamente el presidente Humala tendrá una nueva e ingrata responsabilidad de decidir si le concede o no esta “gracia” a un inhumano que de lejos no merece ni le corresponde.
Demás esta decir que si este indulto procede los fujimoristas se volverán aún más “brutos y achorados” como siempre lo han sido, sino que a no dudar le caerá al país otra sentencia internacional que nos hará pasar un nuevo papelón de los varios que ya hemos sufrido justamente por culpa del reo de la suite de la DINOES.
Confío en que nuestro presidente de la República tomará la mejor decisión en este caso, decisión pensando primero en el país.
 No debe exponer la dignidad de la nación a que la CIDH le haga retrucar su indulto como en el caso de la Ley de Amnistía para los matarifes que hoy purgan condena.

SI NO TE GUSTA, VETE



La República
La ministra Ana Jara invita a la congresista y vicepresidenta Marisol Espinoza a renunciar si discrepa del gobierno. Jara viene haciendo méritos como vocera del Ejecutivo, por lo que debemos pensar que el llamado de atención es en serio. ¿Le conviene al Ejecutivo ponerle este tipo de ideas en la cabeza a sus figuras, cuadros y congresistas?
La discrepancia ya apartó del oficialismo a una media docena de congresistas de Gana Perú, y al congresista Jorge Rimarachín el furor contra Conga le significó ser separado del partido de gobierno (pero probablemente salvar sus bases cajamarquinas). Una renuncia de Espinoza tendría algo más de peso, y resonaría dentro de las filas del partido de gobierno.
La misma Jara ha salido como vocera también en el tema del indulto, presentando algunos alcances. Uno es que la decisión será “sin presión alguna”, como si Ollanta Humala no tuviera un partido y seguidores. El otro es que el Presidente se va a guiar por consideraciones de tipo jurídico, emanadas del Ministerio de Justicia.
Un indulto a Alberto Fujimori puede significar para Humala el tipo de tormenta perfecta que bien puede terminar en un fuerte desguace de su partido político. En especial, porque se trataría de una decisión personal, que lo reperfilaría como un presidente presionable desde la derecha, mucho más de lo visto hasta ahora.
Esto último le ganaría elogios en muchos medios, pero intensificaría la crisis de identidad en el Partido Nacionalista. La esencia de esa crisis es el sentimiento de estar siendo llevados por Palacio hacia territorios políticos de los que ya no van a poder regresar para futuras elecciones.
El argumento tan repetido en estos días acerca de la gratitud del fujimorismo excarcelado les debe saber a chicharrón de sebo a militantes que son invitados a renunciar si discrepan del gobierno. Se entiende que partirían para ser reemplazados por otros. Gente al abordaje del poder elegido nunca falta.
Que el Ejecutivo haya elegido a una de sus figuras menores para dar la cara en los temas de la discrepancia y el indulto es sintomático. Luis Miguel Castilla o Juan Jiménez Mayor no se van a dejar quemar tan fácilmente. Sobre todo cuando la decisión última del indulto es presentada como una prerrogativa presidencial.
Vemos, pues, que el tema del indulto no es única ni principalmente un asunto de Fujimori. Es algo que puede terminar arrasando el andamiaje político del gobierno tal como este se ha venido concibiendo hasta ahora. Si no hay nada que ganar en el oficialismo sino invitaciones a callarse, las disidencias se van a multiplicar. ¿Le importa eso a Palacio?
MINISTRA JARA A MARISOL ESPINOZA: "TENDRÍA QUE DAR UN PASO AL COSTADO" POR CUESTIONAR DECISIONES DEL PRESIDENTE
Correo 
29 septiembre 2012
La ministra de la Mujer, Ana Jara, calificó como natural que la vicepresidenta de la República, Marisol Espinoza, discrepe con algunos ministros de Estado. Sin embargo, aclaró que si ésta cuestiona las decisiones de Ollanta Humala, tendría que dar un paso al costado.
Como se recuerda, Espinoza dijo que algunos integrantes en el gabinete piensan "que ganaron la elección y se dan el lujo de no atender al pueblo". Sin embargo, Jara precisó que los ministros entienden claramente que tampoco "pueden ser un gabinete sí señó" y decirle sí a todo.
"Marisol (Espinoza) expresó su pensamiento, pero eso no difiere de los actos de gobierno, pero ella no cuestiona al presidente de la República, porque en ese caso sí consideraríamos que tendría que dar un paso al costado", sostuvo.
Jara agregó además que los ministros que se sientan aludidos tendrían que cambiar su forma de actuar.
PIDE CAUTELA. Para el legislador Teófilo Gamarra (Gana Perú), es natural que en todo gobierno siempre se producen discrepancias internas, ya sea de la bancada o los militantes, pero pidió a sus colegas "cautela".
"Considero que esto debe discutirse internamente y ser resueltas dentro del partido y no deslizarse en la prensa como hizo Espinoza. Pediría prudencia y un poco de tino político", opinó Gamarra.
Sin embargo, Gamarra opinó que resultaría "preocupante" si la vicepresidenta Espinoza discrepa con el propio presidente Ollanta Humala.
ANA JARA EMPLAZA A MARISOL ESPINOZA A RENUNCIAR SI DISCREPA CON EL GOBIERNO
Perú 21
Viernes 28 de septiembre del 2012
Ante las constantes críticas al Ejecutivo y, en particular, a los ministros, la titular de la Mujer pidió a la primera vicepresidenta a “dar un paso al costado” si no está de acuerdo con las políticas aplicadas por el Gobierno.
Las constantes críticas de la primera vicepresidenta de la República, Marisol Espinoza, al Ejecutivo tuvieron respuesta en la ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Ana Jara, quien la emplazó a renunciar si no está de acuerdo con el rumbo del Gobierno.
“Consideraríamos nosotros que si no hubiera una aceptación de parte de ella de la forma cómo administra el Gobierno su partido, pues tendría que dar un paso al costado. Pero ella lo que está señalando es su preocupación en determinadas aristas, que es respetable. Y nosotros escuchamos y seguramente los ministros que se puedan sentir aludidos sabrán cómo cambiar ese punto de vista de parte de nuestra primera vicepresidenta”, expresó Jara en el noticiero Buenos días, Perú.
No obstante, Jara consideró que Espinoza solo ha manifestado “sus puntos de vista” y que es un “cuadro valioso” en el Partido Nacionalista.
DATO
Espinoza acusó a algunos ministros de no atender las delegaciones que vienen de provincias para solicitar obras, en clara referencia a Luis Miguel Castilla, titular del MEF. Además, defendió al equipo ministerial que encabezó Salomón Lerner frente a las críticas del presidente Ollanta Humala.
Buenos Días Perú

MANDO SE PUBLIQUE Y SE CUMPLA


Gracias a Dios no tengo cáncer terminal, dijo Fujimori 14/06/2011

 LA LEY 26478 QUE FUJIMORI DIO EN 1995 LE IMPIDE ACCEDER AL INDULTO
La República muestra hoy la autógrafa de la ley que el Congreso Constituyente Democrático aprobó y Fujimori mandó cumplir para que los secuestradores no puedan recibir el indulto. La Corte Interamericana también observa que el Perú sancione a los violadores de DDHH en el caso Barrios Altos.
César Romero.
La mañana del 13 de junio de 1995, el entonces presidente Alberto Fujimori firmó en Palacio de Gobierno la Ley N° 26478 que prohíbe el indulto para los autores del delito de secuestro agravado.
Dicha norma fue dada el 31 de mayo de 1995, el último día de la Legislatura Ordinaria del Congreso Constituyente Democratico (CCD), que había nacido con el autogolpe del 5 de abril de 1992.
Sin embargo, el CCD siguió sesionando en los días siguientes, pese a la protesta de los nuevos legisladores elegidos en abril de ese año, aprobando sin mayor discusión y de madrugada nuevas leyes que consolidaran el gobierno de Fujimori.
Por eso la promulgación y la publicación de la ley N° 26478 en el diario El Peruano pasaron inadvertidas, pues el mismo día que Fujimori mandó que se publique y cumpla, el CCD aprobó la amnistía al grupo Colina, responsable, entre otros crímenes, de las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta.
Eran tiempos en los que los fujimoristas imponían al país sus leyes, sin mayor discusión y debate, pues si era necesario luego venía la "interpretación auténtica" para que se cumpla de acuerdo con sus intereses.
Por cierto, la Ley de Amnistía tiene el número correlativo siguiente a la ley que prohíbe el indulto a los secuestradores, fue la Ley N° 26479 dada por el Congreso la madrugada del 14 de junio de 1995 y ese mismo día, promulgada por Fujimori.
SECUESTRO
La Ley N° 26478, vigente hasta hoy, consta de dos artículos. "Artículo 1°. Quedan excluidos del beneficio del indulto los autores del delito de secuestro agravado previsto en el último párrafo del artículo 152° del Código Penal". "Deróguense, modifíquense o déjense en suspenso, en su caso, las disposiciones que se opongan a la presente ley", dice el artículo 2.
En dicha ley no se distingue indulto común o humanitario, porque esta diferencia solo apareció después de que el 7 de abril del 2009 Alberto Fujimori fue condenado a 25 años de prisión por delitos de homicidio calificado, lesiones graves y secuestro agravado.
La Constitución de 1993 aprobada por el mismo CCD que dio la Ley N° 26478, en el capítulo IV, Poder Ejecutivo,   artículo 118° inciso 21 precisa que corresponde al Presidente de la República "conceder indultos y conmutar penas. Ejercer el derecho de gracia en beneficio de los procesados en los casos en que la etapa de instrucción haya excedido el doble de su plazo más su ampliatoria".
Como se puede observar, al revisar la Constitución de 1993, el indulto humanitario no aparece por ningún lado como una facultad del presidente de la República.
CORTE IDH
La ley N° 26478 sigue vigente hasta hoy, pero la amnistía que Fujimori dio a los violadores de derechos humanos en junio de 1995 fue anulada por una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH).
Una sentencia que hoy, como advierte el ex fiscal supremo Avelino Guilllén, se convierte en otro obstáculo para que el presidente Ollanta Humala le otorgue el indulto  a Fujimori, como pretenden sus familiares.
Luego de que se aprobó la ley de amnistía y el Poder Judicial fue obligado a ejecutarla, a las víctimas de la matanza de Barrios Altos solo les quedó recurrir a los tribunales internacionales en busca de justicia.
Tuvieron que pasar muchos años y la caída del gobierno de Fujimori para que el Estado peruano reconociera ante la Corte IDH su responsabilidad y la violación de los derechos humanos de las víctimas de Barrios Altos.

Así, el 14 de marzo del 2001, la Corte IDH expidió sentencia contra el Perú por "no investigar, juzgar y sancionar" a los responsables de la matanza de Barrios Altos.
En dicha sentencia se establece: Esta Corte (IDH) considera que son inadmisibles las disposiciones de amnistía, las disposiciones de prescripción y el establecimiento de excluyentes de responsabilidad que pretendan impedir la investigación y la sanción de  los responsables de las violaciones graves de los derechos humanos tales como la tortura, las ejecuciones sumarias, extralegales o arbitrarias y las desapariciones forzadas, todas ellas prohibidas por contravenir derechos inderogables reconocidos por el Derecho Internacional de los Derechos Humanos".
CORTE INTERAMERICANA VIGILA SANCIÓN A LOS ASESINOS DE BARRIOS ALTOS
Como Estado Parte de la Convención Americana de DDHH, el 21 de enero de 1981, el Perú reconoció la competencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) y se comprometió a cumplir de manera inmediata e integral sus decisiones.
El 14 de marzo del 2001, la Corte IDH sentenció que el Perú violó los derechos humanos y negó protección judicial a las víctimas y sus familiares del caso Barrios Altos, y le impuso la obligación de investigar, juzgar y "sancionar a los responsables" del caso Barrios Altos.
Desde marzo del 2001, la Corte IDH vigila que el Perú cumpla dicha sentencia, por eso, ante el fallo de Villa Stein que rebaja las condenas al grupo Colina, emitió una resolución que exige se corrija esa decisión. El Perú cumplió de inmediato ese pedido.
En la resolución del 7 de setiembre último, la Corte IDH ha dicho que la protección de las víctimas incluye la sanción real a los responsables.
ENFOQUE
No cumple los requisitos para indulto
Julio Arbizu
Procurador anticorrupción
Previo al indulto humanitario tendríamos que ver si procede el indulto por otro tipo de razones, y no. Definitivamente esa posibilidad está absolutamente vedada en razón de que el ex presidente Fujimori ha sido condenado por delitos de lesa humanidad, por los casos de Barrios Altos y La Cantuta, y en segundo lugar por secuestro agravado contra Gustavo Gorriti y Samuel Dyer. Eso imposibilita absolutamente la concesión de un indulto que no sea de carácter humanitario.
Respecto a la concesión de un indulto humanitario tendrían que presentarse las condiciones debidas, y según las informaciones que tenemos todos, el señor Fujimori no califica.
Tiene que haber una serie de requisitos: debe existir una situación de grave riesgo en la salud del que solicita el indulto, es decir, que haya una enfermedad terminal, como lo reconoce el Tribunal Constitucional en su sentencia en el caso del ex viceministro de Hacienda Alfredo Jaililie. Que la situación carcelaria sea tan grave que pueda incidir en la salud del peticionante y ponerla en riesgo mortal o que tenga alguna enfermedad mental.

jueves, 20 de septiembre de 2012

PECADO ORIGINAL



Ronald Gamarra
La República
Domingo, 16 de septiembre de 2012
El 19 de marzo de 1998 el entonces congresista Rafael Rey votó a favor del proyecto de ley oficialista presentado por el fujimorista Daniel Espichán Tumay para conmutar penas a terroristas arrepentidos. El proyecto de ley contaba con dictamen favorable de la Comisión de Justicia presidida por el fujimorista Óscar Medelius, y de la Comisión de Derechos Humanos presidida por el fujimorista Anselmo Revilla.
Junto a Rafael Rey, también votaron por la aprobación de esta ley Martha Chávez, Víctor Joy Way, José Barba Caballero, Luz Salgado, Dennis Vargas Marín, Carlos Torres y Torres Lara, Edith Mellado, Ricardo Marcenaro… y todo el resto de la plana mayor y menor de la bancada de Fujimori y Montesinos.
En el debate, el fujimorista Anselmo Revilla sostuvo que la “ley de arrepentimiento... tuvo como objetivo lograr la reinserción del delincuente terrorista a la sociedad”. El fujimorista Espichán alegó que “este proyecto de ley... no tiene otra finalidad que resolver el problema de las personas arrepentidas” y que “debería conmutarse la pena a 378 sentenciados”. El fujimorista Gilberto Siura dijo: “Me satisface de manera especial que hoy se esté planteando la posibilidad de la conmutación de penas”. El fujimorista Róger Amuruz  señaló que “un terrorista arrepentido tiene la oportunidad de reintegrarse a la sociedad”. El fujimorista Campos Baca concluyó que “el proyecto merece un aplauso”.
El proyecto se convirtió así en la Ley 26940, promulgada el 13 de abril de 1998 por Alberto Fujimori, con el refrendo de Alberto Pandolfi Arbulú como presidente del Consejo de Ministros, y Alfredo Quispe Correa como ministro de Justicia.
Los fujimoristas gustan presentarse como los “duros” que jamás hicieron concesión alguna al terrorismo, pero no es verdad. Es más, hicieron concesiones inútiles que pusieron en las calles a supuestos “arrepentidos”, que en realidad en nada sustancial colaboraron o solo se dedicaron a calumniar a personas inocentes. Qué mayor símbolo de concesiones inútiles que aquella celebración del cumpleaños de Abimael Guzmán, donde Fujimori y Montesinos se presentaron personalmente con una torta de chantilly para el genocida.
Esta semana Ketín Vidal, Benedicto Jiménez y Marco Miyashiro dejaron muy claro que el régimen fujimorista fue esencialmente ajeno a los esfuerzos y al éxito del GEIN. La estrategia del fujimorismo era el grupo Colina. Si el GEIN no hubiese capturado a Abimael Guzmán, masacres como la de Barrios Altos y La Cantuta se habrían generalizado bajo la batuta del SIN manejado por el asesor personal del presidente. 
El GEIN les era ajeno. Por eso lo disolvieron unas semanas después de la captura de Guzmán. Ketín Vidal fue trasladado a un puesto administrativo, Benedicto Jiménez a dictar clases y Marco Miyashiro a una dependencia policial común en Chiclayo. No les importó infligir con ese acto mezquino un duro golpe a la tarea de acabar de inmediato con los remanentes terroristas, precisamente esos que hasta hoy, veinte años después, nos golpean en el VRAEM y el Huallaga.