martes, 2 de octubre de 2012

Fujimori y Montesinos negociaron en secreto con los cabecillas terroristas, lo que no hicieron Paniagua ni Toledo.




Negociación con terroristas de Fujimori
MANO BLANDA. Fujimori relajó condiciones de carcelería de jefe terrorista y de su mujer e incluso le regaló una torta de cumpleaños. Ex ministro de Justicia Diego García Sayán dijo que presidente Paniagua nunca contestó carta que le envió Guzmán.
María Elena Hidalgo
El 11 de noviembre del 2000, en la Base Naval del Callao, Abimael Guzmán Reinoso y Elena Iparraguirre Revoredo recibieron la visita de dos miembros de la cúpula de Sendero Luminoso que provenían de otras cárceles, Osmán Morote Barrionuevo y María Pantoja Sánchez. El encuentro, que se produjo días antes de la fuga del entonces presidente Alberto Fujimori, formaba parte del acuerdo entre los cabecillas terroristas y Vladimiro Montesinos, que actuó en representación del jefe del Estado.
Sin embargo, una campaña de desinformación pretende atribuir dicha "cumbre terrorista" al gobierno de Valentín Paniagua, que recién se inició el 22 de noviembre del 2000.
El propio Guzmán, en el libro De puño y letra, publicado en el 2009, relata que le escribió varias cartas a Fujimori para definir las condiciones del "acuerdo de paz" que proponía Sendero Luminoso a cambio de beneficios penitenciarios para él, su mujer y los miembros del Comité Central de la organización terrorista.
Guzmán envió la primera carta a Fujimori el 2 de junio de 1993 con un planteamiento para iniciar diálogos relacionados con un acuerdo de paz. Pero el ex mandatario la desestimó porque no le pareció rotunda. Entonces el autodenominado "presidente Gonzalo" remitió una segunda, el 15 de setiembre del mismo año, con la finalidad de "celebrar conversaciones que conduzcan a un acuerdo de paz cuya aplicación lleve a concluir la guerra que vive el país".
Les gustó tanto a Fujimori y Montesinos –quien estuvo a cargo de negociar con Guzmán los términos del texto–, que el ex jefe del Estado hizo público el contenido de la carta en su presentación en la asamblea de las Naciones Unidas, en Nueva York, el 1º de octubre, pocos días después de que tuvo en sus manos el manuscrito de Guzmán, para quien, este acto, implicaba la aceptación de su propuesta.
El 6 de octubre de 1993 Guzmán escribió una tercera misiva, en esta ocasión definiendo los alcances del  "acuerdo de paz" y exaltando el golpe de Estado que Fujimori y Montesinos consumaron el 5 de abril de 1992: "A partir de esa fecha y bajo su dirección política ha desenvuelto una estrategia sistemática, coherente, desarrollada en diferentes planos, en especial en el campo de la inteligencia, alcanzado reales éxitos, principalmente en la captura de cuadros y dirigentes, entre ellos nosotros, los firmantes", escribieron Guzmán e Iparraguirre.
Como resultado de estos acuerdos, el gobierno de Fujimori y Montesinos, que se proyectaban como inflexibles ante el terrorismo, relajó las condiciones carcelarias de Guzmán, le permitieron que conviviera en la Base Naval con Iparraguirre, se les acondicionó una habitación para sus encuentros amatorios, se les permitió mayores visitas, y, por si fuera poco, Fujimori le envió una torta a Iparraguirre por su 46 cumpleaños, el 14 de setiembre de 1993.
"Lo que encontró el gobierno de transición de Paniagua fue a Guzmán que había obtenido el derecho de cohabitar con Iparraguirre en la Base Naval", dijo Diego García Sayán, ex ministro de Justicia de Paniagua.
"No había un régimen rígido. Y fue a iniciativa del presidente del Consejo Supremo de Justicia Militar, almirante José Noriega Lores, quien propuso al Ministerio de Justicia hacer ciertas flexibilizaciones, que de ninguna manera le quitaban el rigor indispensable a un establecimiento de esa naturaleza", añadió García Sayán.
El ex ministro recordó que Guzmán le envió una carta a Paniagua, el 21 de mayo del 2000. "Pero Paniagua jamás le dio respuesta y mucho menos a partir de esa carta se relajaron las condiciones de encarcelamiento de Guzmán y su dirigencia. Eso es completamente falso", dijo García Sayán.
DURANTE FUJIMORATO SE INDULTÓ AL MAYOR NÚMERO DE ACUSADOS
Diego García Sayán precisó que durante el gobierno de transición de Valentín Paniagua no se excarcelaron a terroristas.
"Ya es tiempo de terminar con esta mentira repetida hasta la saciedad. Es imposible dar el nombre de una persona que siendo terrorista haya sido indultada en el gobierno de Paniagua porque no existe", manifestó García Sayán.
"En el gobierno de Fujimori  se dieron  más de 700 indultos a inocentes acusados de  terroristas y en el gobierno de Paniagua a menos de 300. En la época de Fujimori se  dio además la conmutación de pena a terroristas que colaboraron a la lucha contra los terroristas", precisó el ex ministro de Justicia del gobierno de transición.
EN CIFRAS
700 acusados de terrorismo fueron indultados por Fujimori.
300 aproximadamente recibieron indulto del gobierno de Paniagua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario