viernes, 23 de noviembre de 2012

TERRORISMO: LA BUENA INTELIGENCIA



Claudia Cisneros M.
DE CENTRO RADICAL
Claudia Cisneros Méndez
Fujimori-Montesinos pervirtieron el sentido legal de “inteligencia” al usarla para perseguir y chantajear a enemigos políticos o personales. Pero la inteligencia es un arma poderosa y necesaria en democracia siempre que se use para preservar  a ésta, la paz y la seguridad. Es la forma más precisa de conocer los planes del enemigo del Estado. Ciertamente, como dejaron constancia Fuji-Montesinos, siempre hay un riesgo de que se use para agendas políticas subalternas. Allí es donde el control civil y la fiscalización institucional deben ser incansables. Nuestro referente, sin embargo, no debe ser los rufianes del poder de los 90, sino la Dincote de 1992, que haciendo “buena inteligencia”, sin transgredir derechos, rastrillar un arma o derramar sangre, fue la verdadera artífice de la captura de Abimael y su cúpula. Hoy necesitamos esa inteligencia para conocer los movimientos de Movadef.
 Y no se equivoquen quienes ven en los jóvenes de Movadef a “confundidos”. Pregúntenles en voz alta si se arrepienten de las matanzas de Sendero y si dirían públicamente que se equivocaron, que el asesinato no debió ser ni será jamás una vía lícita y moral para revertir injusticias sociales. Verán que el ¨confundido¨  joven es en verdad un consciente militante de lo que “debe” defender y ¨callar¨. El día que abjuren del aspecto sanguinario y homicida del pensamiento Gonzalo se les podría considerar luchadores sociales y no terroristas.
 ¿Cuál es la línea que divide la libertad de pensamiento del delito? Pregunta difícil para un demócrata y libertario, mas no una excusa para la inacción. Mi hipótesis es: siendo ilegal el terrorismo, cualquier grupo que más allá del discurso esté económicamente ligado a un grupo probadamente terrorista, debe ser considerado como tal. Es decir, no bastaría compartir el discurso (por lo que se le puede o no acusar de apología) sino que sus arcas compartidas deben quedar fehacientemente descubiertas y probadas. De allí la importancia de la inteligencia.
Del lado social, algunos argumentan que ilegalizar a Movadef es un error porque los victimiza , margina, y lejos de desaparecerlos sólo se los empuja a la clandestinidad. De acuerdo, pero creo más importante preservar el principio de que un grupo terrorista que se infiltra al sistema democrático para destruirlo a través de una fachada no puede ser legal, no sería coherente. Lo que hay que probar es su fachada, porque el Estado no puede defender la paz social y la democracia cometiendo ilegalidades. El otro frente, y no menos importante, es el del debate. Movadef-Sendero tiene un plan en marcha al que vamos llegando tarde. Ciertamente su proscripción no es suficiente ni los hará desaparecer. La exclusión y marginación social en la que muchos peruanos viven aún hoy que cacareamos éxito económico, es y seguirá siendo su caldo de cultivo. Es urgente abrir foros, discutir, hacer y sobre todo transmitir memoria. Jamás daremos el verdadero salto de evolución social si seguimos ignorando a los muertos, a los deudos, o defendiendo al terrorismo de Sendero o al de Estado de los 90s. Todos queremos una vida mejor, prosperar. Bregar por ello es nuestra coincidencia. Pero matar en nombre de esas ideas o ideales, eso no es ni será aceptable jamás. Ojalá logremos que lo entiendan algún día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario