jueves, 17 de enero de 2013

NIDIA LA PISTOLERA



Mantilla resolvió que Miguel Ríos y Luis Aoun viajaran a Huancayo con el capacitador ideológico Luis Seren, para que junto con el rudo Fokker, organizaran un curso más completo. A su llegada Vílchez los alojó en su casa y puso a su disposición el grupo que sería entrenado: Daniel, Martín y Nidia Vílchez, Enrique Melgar, Alcides Velásquez, Eliseo Huamán y cuatro más…
“Muerte en el Pentagonito”
Ricardo Uceda.
Planeta  Colombia 2004.
Pag. 234
No sé si tratando de reeditar a Martha Chávez con sus inolvidables afirmaciones de que los de La Cantuta se autosecuestraron y que Leonor La Rosa se autotorturó, o siguiendo el método aprista de acusar sin ninguna prueba  (sígase a Mulder para saber lo que es eso), pero lo cierto es que la excongresista y exministra Nidia Vílchez se inauguró como revocadora por todo lo alto, con titular de primera página en Correo, denunciando que la quema del parque de juegos de San Martín de Porras fue obra de Susana Villarán con asesoría de Luis Favre.
De un solo golpe se puso al nivel de Marco Turbio, segura que en la campaña del Sí, donde el APRA alanista quiere aparecer como factor clave de la victoria, no vale la verdad sino la velocidad en la respuesta. A Nidia, por supuesto, le acaba de caer el legajo sobre los cobros indebidos que hizo al Congreso después de ser ministra que mínimamente debería obligarla a seguir el camino de Ana Jara y devolver ese dinero que supera los 150 mil soles. Y ya es tiempo que la pongan en evidencia como una de las responsables de la destrucción del aeródromo de Collique que defendió como parlamentaria y convalidó como ministra de Vivienda, actuando en pared con Castañeda en la formalización de la transferencia de los terrenos a constructoras privadas.
Pero hay más. Según sus propios compañeros Nidia era, junto con sus hermanos, una combativa militante de la estrella en la Universidad del Centro, en los movidos años 80, lo  que quería decir que era parte de la fuerza de choque que se disputaba el control de esa casa de estudios y los centros federados.  Como se sabe en Huancayo hubo una larga lista de estudiantes y profesores asesinados y desaparecidos. Por eso no es sorpresa que en esa región se armara un grupo de entrenamiento del Comando Rodrigo Franco, como indica el libro de Uceda, y que integraban los hermanos Vílchez Yucra, y que además usaba su vivienda y propiedades para alojar a los entrenadores y realizar los ejercicios.
En los expedientes sobre el caso que aún se llevan a nivel del poder judicial se menciona a la susodicha aunque no halla referencias a acciones concretas. Sin embargo lo que se puede deducir fácilmente es que la exministra estaba vinculada a operaciones ilegales que el APRA de los años 80 organizó para desarrollar su propia guerra particular en un escenario marcado por la violencia. Tal vez por eso, algunos notables del Rodrigo Franco fueron contratados en el Congreso durante el segundo gobierno de Alan García y la misma Nidia ascendió en la popularidad partidaria a través del enfrentamiento físico con la bancada nacionalista en pleno hemiciclo. Cualquiera puede hacer las sumas y restas para establecer por qué se escogió a este personaje para la oscura batalla de la revocatoria.
Debe haber sido Alan García directamente el que dijo que manden a Nidia, a ella no le tiembla la mano para pelearse, ni la voz para decir una mentira.

No hay comentarios:

Publicar un comentario