miércoles, 9 de enero de 2013

SE CAYÓ EL BONO DE LA VERGÜENZA



CONGRESO DEJA SIN EFECTO AUMENTO PARA SU BONO DE REPRESENTACIÓN
Congresistas dan marcha atrás ante presión ciudadana.
Marcha atrás. Mesa Directiva y Junta de Portavoces adoptaron decisión que deberá ser ratificada hoy en el Consejo Directivo. Postura de Acción Popular se impuso.
Martín Hidalgo.
Uno a uno fueron desfilando los ocho congresistas que salieron a dar la cara tras la reunión de la Mesa Directiva y la Junta de Portavoces, donde se dejó sin efecto el cuestionado aumento en la Asignación por Función Congresal. La amarga expresión en los rostros que se presentaron en el Hall de los Pasos Perdidos se reflejaba con alevosía en todos, menos uno: Víctor A. García Belaunde.
El vocero de Acción Popular-Frente Amplio (AP-FP) se mostrada airoso. Y razón no le faltaba: la decisión de cancelar el incremento de S/. 7 mil a S/. 15 mil se daba un día después de que su bancada presentará un oficio al presidente del Congreso, Víctor Isla, insistiendo en reconsiderar el cuestionado acuerdo, aprobado y ratificado en el Consejo Directivo.
Pero la victoria no solo era de los diez congresistas que integran la bancada acciopopulista. Otros factores, como las protestas con huevos y basura en Arequipa, y el creciente número de congresistas renunciantes al aumento también jugaron su propio partido.
Minoría se impuso
La historia de esta rectificación empezó con la reunión entre la Mesa Directiva y la Junta de Portavoces  iniciada a las 9:30 am. Allí, el presidente del Congreso, Víctor Isla, se presentó, papel en mano, con el oficio presentado por AP-FA para eliminar el aumento.
Sin embargo, el debate empezó por la incertidumbre que surgió en los últimos días por los congresistas que pedían no recibir el aumento, y otros que pedían donarlo. La confusión hizo necesaria la presencia del Oficial Mayor, quien aseguró no existir antecedentes, por lo cual se debía estudiar una vía legal para hacer eso posible.
Quedando en stand by ese asunto, Víctor Andrés García Belaunde planteó la necesidad de tratar de inmediato la polémica que ya era nacional.
Voceros como Hugo Carrillo (Partido Nacionalista) y Mariano Portugal (Perú Posible) expresaron sus puntos de vista aseverando que el aumento era necesario debido a que querían llegar a las zonas más alejadas de sus regiones.
Otros como el pepecista Juan Carlos Eguren resaltó que la imagen del Congreso se vería afectada si es que se dejaba sin efecto un acuerdo que ya había sido aprobado y ratificado en el Consejo Directivo, máximo ente parlamentario para los temas administrativos como lo son los aumentos salariales.
Fuentes presentes en la reunión aseguran que incluso se mencionó que "la polémica sería olvidada por la población en los próximos días", a tal punto que en el 2016 sus reelecciones no se verían afectadas.
Sin embargo, la voces minoritarias comenzaron a tomar fuerza. José León, de Perú Posible, mencionó que "el tema ya era insostenible y que el desangramiento podría ser peor".
El chakano anticipaba así la voz de Alejandro Toledo, quien había programado para hoy una reunión con su bancada parlamentaria, donde les exigiría renunciar al aumento.
Otro que trajo la voz de su jerarca político Alan García  fue el aprista Javier Velásquez Quesquén, quien de manera firme indicó que esta era una decisión política que debía ser tomada hoy (ayer), pues de lo contrario las consecuencias podrían ser peores a los huevos y basura lanzados a despechos congresales en Arequipa.
Tras ello, la votación para dejar sin efecto el aumento fue unánime, salvo Esther Capuñar, de Solidaridad Nacional, quien abandonó la sala. "No se ha explicado correctamente a la población el tema. Nunca es tarde (para rectificar)", dijo Isla tras admitir que las críticas del presidente Ollanta Humala fueron vistas para esta decisión.
Pese a esto, algunos se aferraron al aumento como Martha Chávez y Carlos Tubino. La primera dijo merecer un buen sueldo. El segundo que no le alcanzaba de su bolsillo.
Aún falta que la decisión  de la Junta de Portavoces sea ratificada hoy a las 4 de la tarde en la sesión del Consejo Directo.
REPENSAR LA REPRESENTACIÓN
El tercer vicepresidente del Congreso, Marco Tulio Falconí, indicó que ahora le toca al Consejo Directivo repensar la forma de mejorar la función de representación.
Por su parte, Daniel Abugattás, ex presidente del Congreso, indicó que la medida solo perjudica más la imagen del Congreso. "A veces la cura resulta más grave que la enfermedad", apunta.
Mientras que la legisladora Carmen Omonte recordó que ya se aprobó su propuesta para la instalación de oficinas descentralizadas. Solo quedó pendiente la mecánica de implementación que se está trabajando
Martha Chávez (Fujimorista)
“Seguro hay congresistas que no merecen que les paguen ni 10 soles, pero yo si me merezco un buen sueldo que no sea menor al de un ministro”.
Ministro Wilfredo Pedraza
“Han tomado una decisión escuchando el clamor de la ciudadanía y esto va a mejorar su imagen”.
UN CONGRESO PATO RENGO
Augusto Alvarez Rodrich
“Bonogate”: ¿No me digas que es muy tarde ya?
El retroceso en el aumento de sueldos era la única salida que le quedaba al Congreso, pero el balance es lamentable pues lo ha dejado como un pato rengo sin credibilidad ni más fuerza que la sed de venganza por haber quedado con sangre en el ojo.
La mayoría de congresistas apostó a que, tras los cohetones, el pavo y las fiestas, la gente se habría olvidado del aumento, pero, para su sorpresa –señal inequívoca de su pésima capacidad para interpretar la realidad–, encontraron una presión en alza.
Hubo dos manifestaciones relevantes de esta presión. Primero, la indignación creciente de la ciudadanía que se iba canalizando –o descarrilando– mediante el apedreamiento de oficinas de congresistas en el sur, y el anuncio de protestas callejeras como marchas, lavado de banderas o arrojo de basura en sitios clave.
Este fenómeno ha vuelto a comprobar la fuerza de la opinión pública para detener acciones indebidas del poder, pero siempre existe el riesgo de que este impulso pueda desbocarse por caminos incorrectos.
La segunda expresión de la fragilidad de la perspectiva del aumento era el número creciente de congresistas que lo rechazaba. Hasta poco antes del anuncio del retroceso, había veintiséis parlamentarios que se habían pronunciado en esa dirección.
Juan De la Puente hizo ayer, en el twitter, este balance del efecto del bono en los partidos: “Gana Perú, Solidaridad y fujimorismo, hasta las patas; Perú Posible y Apra, de costado; AP bien; y PPC horrible”.
En función de la presión social que se había generado, esta columna concluyó ayer que era “imprescindible que, hoy mismo, Víctor Isla anuncie que ya se ha dado marcha atrás en esta decisión”, lo cual efectivamente ocurrió en la mañana de ayer. “Hemos tomado una decisión por unanimidad que es dejar sin efecto el incremento de la asignación por representación. Nunca es tarde”, dijo el presidente del Congreso.
Nunca es tarde, ciertamente, pero el Congreso sale muy mal parado de este ‘bonogate’, sin fuerza ni credibilidad, y como un pato rengo.
Un camino positivo sería que esto creara el espacio para una reforma del Congreso que no solo incluyera asuntos de carácter constitucional como renovación parcial a mitad de camino, entre otros, sino, lo que es mucho más importante, la limpieza de un poder del Estadoque hoy está infiltrado por lobbies provenientes de mafias que operan en el país.
Pero también hay un escenario negativo: que el Congreso haya quedado débil pero con sangre en el ojo pues le tocaron lo que más quiere –la billetera– y con la fuerza suficiente para vengarse mediante una política obstruccionista.
Lamentablemente, el segundo escenario es el más probable. El culebrón del ‘bonogate’ recién empieza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario