lunes, 18 de febrero de 2013

EL TÍO DE GARCÍA PÉREZ Y EL ROBO DEL TAPARRABO DEL SEÑOR DE SIPÁN

Protector coxal del Señor de Sipán

Todo queda en familia
Escribe: César Vásquez Bazán
Durante tres años, Jorge Ramos Ronceros, tío por línea paterna de García Pérez, escondió en su casa el famoso taparrabo.
La República, en su edición del lunes 29 de enero de 2007 ha hecho recordar a los peruanos que don Jorge Ramos Ronceros, tío por línea paterna de Alan García Pérez, se encuentra procesado judicialmente desde 1999 por delito contra el patrimonio cultural del país. Según dio cuenta el diario de Chicho Mohme, el nombre de Ramos Ronceros apareció implicado años atrás en el tráfico del protector coxal del Señor de Sipán, pieza que se reconoce como una de las más espectaculares del mausoleo real, como puede apreciarse en la fotografía que presentamos.
Don Jorge Ramos Ronceros siempre quiso mucho a su sobrino Alan. Los íntimos recuerdan que utilizó cuanta oportunidad tuvo para premiarlo y aceitarlo con generosas propinas, inclusive hasta cuando nuestro presidente estaba ya mayorcito. En los años ochenta, careciendo de suficientes ingresos propios, AGP consideraba al tío Jorge como uno de sus mecenas o fundraisers, como se acostumbra decir en idioma inglés. Al inaugurar su primer gobierno, Alan decidió retribuir al tío Jorge por los servicios prestados a la nación y para el efecto lo nombró presidente de una empresa pública de menor cuantía llamada ElectroPerú.
Vayamos ahora al asunto del huaqueo de la tumba del Señor de Sipán. Resulta ser que, según La República, el tio de Alan, don Jorge Ramos Ronceros, recibió el valioso protector coxal, supuestamente como parte de pago de una “deuda” que le tenía un sujeto que responde a los apellidos de Bacigalupo Remy.
Durante tres largos años Ramos Ronceros escondió el taparrabo en su casa, presumiéndose –aunque esto no ha sido comprobado– que en oportunidades especiales también hizo uso de ella para cubrirse las partes pudendas. Luego de los tres años de encaletamiento obligado, según La República, Ramos Ronceros "vendió" el protector coxal por 100 mil dólares a un par de contrabandistas residentes en Estados Unidos. Éstos, a su vez, ofrecieron a diversos coleccionistas la pieza huaqueda por la módica suma de un millón seiscientos mil dólares (US$ 1,600,000), operación que no pudo concretarse debido a la oportuna intervención del FBI.
A estar con La República, parece que el tío Ramos Ronceros se las trae de veras, porque el muy pendenciero no se habría dado cuenta, en ningún momento, que al vender el taparrabo del Señor de Sipán estaba traficando con una pieza arqueológica que no era de su propiedad sino patrimonio del pueblo del Perú.
En el intento de comercialización en los Estados Unidos de la pieza robada también apareció mencionado el nombre de Alan García Pérez. Resulta ser que el contrabandista Dennis García, uno de los participantes de la operación en USA, declaró al FBI que el coxal de Sipán era propiedad de Alan García Pérez –nada menos– y se encontraba en posesión del tío-mecenas de AGP, don Jorge Ramos Ronceros.
Como diría Juan Ramírez Lazo, misma “Cachina” arqueológica, amables oyentes, misma “Cachina” arqueológica… Lo terrible del asunto es que mientras choros de poca monta se pudren en las cárceles peruanas por levantarse un estéreo o una cámara fotográfica de cincuenta dólares, el tío-piraña Ramos Ronceros comercializó ilegalmente una pieza arqueológica perteneciente al pueblo del Perú y goza de la más ufana libertad.
Otrosí digo: el tío Ramos Ronceros, orgulloso fundraiser alanista, goza de excelente salud empresarial. Hace algunos días su compañía PEBOSA fue nombrada como única asesora y corredora de seguros “de todos los programas de seguros patrimoniales y personales del Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social, quedando sin efecto cualquier otro nombramiento que se haya efectuado con anterioridad..." (*)
¡Qué les parece!
(*) Parece ser que debido a la denuncia aparecida en La República, el nombramiento de la empresa del tío Jorge fue anulado.
César Vásquez Bazán,

No hay comentarios:

Publicar un comentario