domingo, 24 de febrero de 2013

LA BLOGUERA YOANI SANCHEZ EMBAJADORA USA


Por  Froilán González y Adys Cupull
En el siglo XIX, a una mexicana la hicieron  famosa en los circos y ferias de Estados Unidos, Canadá y Europa por padecer una enfermedad que le produjo que su  cuerpo estuviera cubierto de pelos negros y gruesos, la  mandíbula simiesca y de  1.37 metros de estatura.
La historia comenzó cuando Theodore Lent, un negociante de  Nueva York respaldado por poderosos intereses circenses  norteamericanos le propuso matrimonio. El interés no era amoroso, sino comercial, para mostrarla a los incautos como el "eslabón perdido" entre los monos y los hombres.
Muy pronto en Nueva York se dieron cuenta de la estafa y el negociante  se convirtió en empresario y la  presentaba como la mujer más fea del mundo y se casó con ella. Aprendió a cantar con voz melodiosa de mezzo-soprano, tocaba la guitarra y bailaba con gracia. Todo lo que el empresario le exigía.
 Llegó a Londres en 1857 precedida por la propaganda que había despertado en las ferias y circos de Estados Unidos e inició una larga  gira por varias capitales europeas.  En  Moscú, el 20 de marzo de 1860 dio a luz un niño que heredó su enfermedad y murió a las 35 horas de nacido; ella falleció cinco días después.
La verdad comenzó a conocerse: Se trataba de la señora Julia Pastrana, nacida en Sinaloa, estado de México y explotada por un grupo de estafadores, quienes autorizaron que los cuerpos de la señora y  su hijo fueran embalsamados. Los exhibieron  durante más de una década en los principales circos europeos y fueron cambiando de dueños hasta que en 1973 tuvo su última gran gira por Suecia.
Después los vendieron  a un museo de Noruega, donde estuvo en exhibición hasta que se perdió el interés comercial y pasó a los fondos de la institución.
Este suceso denigrante ocurre también en el presente siglo: no se puede ocultar la semejanza con la mujer que a manera de circo visita uno y otro país para hacer y decir lo que su patrones le ordenan,  mientras que la mayor parte del dinero va a  parar a los bolsillos de los que la representan. 
Eladio González, director del Museo Che Guevara de Buenos Aires  hizo un cuestionario [En realidad se refiere al cuestionario de Salim Lamrani, que fuera divulgado, entre otros, por Eladio. N. del E.] y en la pregunta  número 40 cuestiona:. ¿Qué intereses se esconden detrás de su persona? Todavía espera la respuesta.
Para muchos está claro que ella no es ella, si no la vocera o la cara visible de fuertes intereses derechistas, fascistas y anticubanos de  Estados Unidos y Europa. Ella es la cantante y bailadora de un espectáculo cruel que reduce su dignidad  y cada vez se torna más aburrido.
El viaje a Brasil fue para tratar de  afectar las relaciones de ese país con Cuba y el de Argentina con iguales  propósitos, defendiendo los intereses ultraconservadores de Estados Unidos.
¿Cómo explicar que a alguien en su sano juicio se le ocurra solicitar una visa a una embajada, no importa el país, con dos días de anticipación?. Salvo que sea una cuestión de estado o un grave problema familiar y por razones netamente humanitarias, que no es el caso.
El interés verdadero de esos poderosos intereses que se esconden tras su persona,  era proceder de esa forma para afectar a los funcionarios argentinos en La Habana, al Ministerio de Relaciones Exteriores de ese país y hasta la presidenta Cristina Fernández.
Hoy todo esta más claro, Yoani Sánchez es invitada especial del Clarín de Buenos Aires y los programas televisivos que están en sintonía con la Embajada norteamericana y su  Departamento de Estado.
El periodista argentino Emilio Marín escribió que ya en 2008 John Negroponte, por entonces Subsecretario de Estado de los EEUU, intervino en la XXXVIII Asamblea de la OEA realizada en Medellín, por el tema “La Juventud y los valores democráticos” y expresó:
“Yoani Sánchez explica al mundo las dificultades de la vida en Cuba. Sigue siendo un brillante ejemplo del valiente espíritu del pueblo cubano” dijo Negroponte, funcionario de la CIA que intervino en la guerra de Vietnam, estuvo con Kissinger en el “plan Cóndor” en América Latina, fue embajador en Honduras en los años '80 con asistencia a los contrarrevolucionarios nicaraguenses y en contra de la guerrilla en El Salvador y representante de George W. Bush en la ONU en tiempos de la invasión a Irak y las torturas en Abu Ghraib.
Esos tempranos elogios de Negroponte surtieron efecto, porque el 8 de noviembre de 2012, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) nombró a Sánchez como vicepresidenta regional por Cuba de su Comisión de Libertad de Prensa e Información. El comunicado emitido desde Miami dijo que “su tarea principal será el monitoreo de la libertad de prensa en su país; Sánchez aceptó la vicepresidencia regional por Cuba de la Comisión, considerada la piedra angular de la SIP, tras ser consultada por autoridades de la organización”.
Se sabe que la SIP es la piedra angular del Departamento de Estado, para condenar políticamente a gobiernos que defienden puntos de vista nacionales, y soberanos, como Chávez, Rafael Correa, Evo Morales y Cristina Fernández de Kirchner, que hacen intentos democratizadores de la comunicación.
En este sentido, Yoani Sánchez es una aliada de Clarín y “La Nación”, y funcionaria de la SIP, por lo tanto una enemiga de la ley de Servicios de Comunicación Audiovisuales, ley 26.522.
El primero de abril será un punto culminante en la larga gira de Yoani Sánchez cuando le entreguen en Miami la Medalla Presidencial que le concederá la institución educativa Miami Dade College (MDC), estará en la misma nómina de  José María Aznar y Álvaro Uribe.
Seguramente los argentinos y muy especialmente Eladio González, director del museo Che Guevara, tendrá nuevas preguntas para Yoani Sánchez:
¿Qué piensa del papel que tuvo la embajada norteamericana en Buenos Aires con la represión de las dictaduras y  los más de 30 mil desaparecidos durante la operación Cóndor?
¿Qué piensa de los dos funcionarios diplomáticos cubanos y una empleada argentina que fueron secuestrados, torturados, asesinados  y desaparecidos en Buenos Aires?
¿Condenaría la ocupación de Inglaterra sobre las Islas Malvinas?
Pero debe esperar que Yoani Sánchez consulte a John Negropontes y este le dicte lo que debe decir.
Recibido por correo electrónico

No hay comentarios:

Publicar un comentario