domingo, 24 de marzo de 2013

EL PEÓN DE SIPÁN: IRRIGACIÓN OLMOS ES PARA LOS CHILENOS

Proyecto Olmos

—Traidores a la patria ponen territorio peruano en manos del enemigo chileno, que se beneficia del esfuerzo de todos los peruanos
—Debemos sacar a los chilenos, nos sobra plata para indemnizarlos
—Juicio y cárcel para los traidores a la patria y corruptos que facilitan la invasión que ha planificado el enemigo chileno
La irrigación de Olmos, que trae agua a la costa a través de un túnel, es la culminación de un antiguo anhelo del pueblo lambayecano y del norte del Perú. Las primeras propuestas y estudios se conocieron hace un siglo, durante el gobierno del presidente Augusto Bernardino Leguía.
El propósito del proyecto, cuyas obras abarcaron los departamentos de Lambayeque, Piura y Cajamarca, es traer las aguas del río Huancabamba, de la vertiente del Atlántico, hacia la costa, mediante un túnel trasandino. Los estudios definitivos se realizaron durante el gobierno militar de Juan Velasco Alvarado, y en 1974 se iniciaron los trabajos, que al poco tiempo se interrumpieron. El impulso final se dio en el gobierno de Alejandro Toledo, y así en 2005 se reinició la obra, a cargo de la empresa brasileña Oderbrecht.
El costo del proyecto de irrigación, culminado y con tierras subastadas en 2011, se ha solventado con fondos del estado peruano y privados, y con la garantía financiera del estado peruano.
Invasión chilena
Además de la bien pagada ayuda que los chilenos reciben por parte de los peruanos traidores a la patria, está el hecho de que estos nuevos invasores exigen ejercer el derecho de ser vencedores de la guerra para obtener lo que les apetezca. No es la primera vez que el enemigo chileno está presente en Lambayeque. Durante la guerra, en octubre de 1882, los chilenos entraron matando gente y en Chongoyape obtuvieron un botín de 36 000 soles de la época. Por supuesto que el pueblo lambayecano opuso resistencia a los rateros invasores chilenos: el ladrón chileno capitán Francisco Antonio Machuca y sus hombres sufrieron bajas en Jayanca y Olmos.
Ahora los rateros chilenos repiten la visita a Lambayeque. Amparados en la profunda corrupción existente en los círculos de gobierno del Perú, los cacos que vienen del sur, sintiéndose dueños de la situación por sus contactos corruptos en todos los niveles del gobierno peruano1, rápidamente pusieron la puntería para apoderarse de tierras peruanas en territorio peruano que deben y deberían beneficiar a los agricultores peruanos y a nadie más. Entre otras invasiones (no “inversiones”) chilenas en Olmos tenemos a Verfrut y Concha y Toro, ya están acá.
Para rateros el Perú es territorio chileno
Mediante la amenaza militar y la acción militar Chile se ha apropiado de cuatro hectáreas de Tacna sin que los militares peruanos expulsen al invasor. Las líneas rectoras de la geoestrategia chilena consideran que el Perú —como si fuese territorio deshabitado o habitado por gente sin dignidad— es la zona "natural" de expansión chilena al norte2, que pone a salvo a Chile de bloqueos o restricciones que pueda sufrir por parte de Argentina o Bolivia.
Para los chilenos, la escasez de tierras y agua que sufren en su angosto y encajonado territorio nacional se soluciona apoderándose de tierras agrícolas peruanas, porque los traidores y corruptos de acá les han garantizado que en el Perú se prefiere en primer lugar al chileno y que los lambayecanos son buenos y baratos peones.
En ese contexto, el 30 de julio de 2011 el Diario Financiero de Chile publicaba el artículo reveladoramente titulado “Perú el nuevo paraíso agrícola”, en el que encontramos las siguientes expresiones, que hablan de las ventajas que ofrece el Perú a favor del enemigo chileno:
“Allá se abaratan costos y se obtiene fruta más temprana”.
“34 grados en verano, 15 en invierno, lluvias escasas y un suelo virgen para cultivar. Estas son las características que han estado llamando la atención de varias empresas frutícolas de Chile, que han decidido instalarse en la costa norte de Perú”.
“El clima desértico de las regiones nortinas hace que el cultivo de la uva de mesa, las paltas, los cítricos, los espárragos y las granadas, sólo por nombrar algunos, se dé bien, demasiado bien, sobre todo porque las cosechas son justo en la época contraria a la de Chile”.
“Perú salta a la vista como una alternativa de oro: lo que se paga a los trabajadores es más o menos un tercio de lo que se paga aquí, y para qué hablar de los impuestos”.
“Altos ejecutivos del rubro aseguran que no hay agroindustrial chileno que no haya mirado con buenos ojos los terrenos de Olmos. Que más de 20 empresas —las que facturan sobre US$ 40 millones al menos— han viajado a conocer las maravillas que Perú promete”.
“En IB Partners, la consultora multinacional que asesora a H2Olmos en el remate de los predios agrícolas, aseguran que el tema se viene fuerte. ‘Los precios de los commodities de los alimentos siguen arriba, las proyecciones de todos estos productos agrícolas para los próximos cuatro cinco años siguen altas. Si nadie prevé una baja de ninguna magnitud, entonces hay pocos lugares en el mundo donde te puedes instalar mejor que aquí’, asegura Todd Huckaby, socio de la entidad”.
“Con todo, algo es seguro, los agricultores en Chiclayo ya están hablando chileno”.
Comentamos de lo destacado en negritas: 
a) “han decidido instalarse en la costa norte de Perú”, los chilenos deciden y los peruanos acatan; 
b) “las cosechas son justo en la época contraria a la de Chile” quiere decir que una empresa chilena tiene producción todo el año (unos meses en Chile y los demás en el Perú); 
c) “un tercio de lo que se paga aquí, y para qué hablar de los impuestos” refleja el aprovechamiento de las masas de agricultores peruanos dispuestos a recibir cualquier pago para no morirse de hambre; 
d) “hay pocos lugares en el mundo donde te puedes instalar mejor que aquí”, lo que indica que los peruanos, dueños de este lugar privilegiado para la agricultura, quedan fuera, primero son los chilenos.
Traición a la patria y exclusión
Los “especialistas”, “tecnócratas” (ladrones bien vestidos), aventureros y politicastros que se han camuflado en el gobierno de Ollanta Humala, aprovechando que este realmente no tiene partido (porque “Partido Nacionalista Peruano” o “Gana Perú” son apenas etiquetas de ocasión) ni formación política, han puesto de moda la palabra “inclusión”, que significa aparentar que se atiende las necesidades de los millones de indigentes y desposeídos que tiene nuestro país. O sea que por un lado se actúa de manera corrupta y entreguista, y por otro lado se hace creer que las migajas que dan a los pobres son la salvación.
En realidad, lo que en el caso de la irrigación Olmos el gobierno practica es la exclusión, puesto que en la subasta de tierras se ha puesto a la venta lotes a precios inalcanzables para los agricultores lambayecanos y piuranos. Y como el gobierno de Ollanta Humala rechaza la opción de formar y vigorizar una clase de agroexportadores peruanos, ha preferido que las aguas y tierras del proyecto realizado con dinero de todos los peruanos pasen a poder de extranjeros, y mejor si son chilenos.
Denuncia
Fernando Eguren, presidente del Centro Peruano de Estudios Sociales (CEPES), denunció en 2011: “[…] la actual administración del Gobierno Regional de Lambayeque acaba de aprobar las bases de la subasta de tierras del proyecto Olmos a espaldas del pueblo lambayecano, que será testigo de cómo sus tierras serán acaparadas por un reducido grupo de inversionistas”. Y añade: “Una de las reglas aplicables a las ofertas económicas y a la adjudicación de tierras, establece que un postor puede adquirir todos los lotes comprendidos dentro de un mismo sector. Es improbable que algún pequeño o mediano agricultor lambayecano, o una asociación que los agrupe, cuente con casi 1 millón 100 mil dólares que vale el lote más pequeño de Olmos, de 250 hectáreas”.
Explica la denuncia que con la finalidad de dejar fuera de juego a los agricultores peruanos “de acuerdo a las bases de la subasta de tierras de Olmos, publicadas el pasado 25 de marzo, las 38 mil hectáreas nuevas del proyecto han sido agrupadas en tres sectores: el sector A que agrupa 20 lotes que suman 20 mil hectáreas; el sector B con 23 lotes que suman casi 10 mil hectáreas; y el sector C con 8 lotes que suman poco más de 8 mil hectáreas”.
¿Qué agricultor peruano puede pagar más de un millón de dólares?
No podemos aceptar que los corruptos y traidores a la patria que defraudan la voluntad del pueblo y los intereses del pueblo se atrevan a dar “seguridad jurídica” al enemigo chileno negociando con las tierras que son patrimonio de todos los peruanos, haciéndolo a costa de las aspiraciones de los agricultores peruanos y poniendo en peligro la seguridad nacional. ¿Quién ha autorizado a los corruptos y traidores a la patria a enajenar el patrimonio nacional?, ¿tienen mandato para preferir a los chilenos y dejar de lado a los peruanos?
Defensa de Lambayeque y la patria
Lo correcto, aprovechando que hay mucho dinero en las arcas fiscales3, es devolver su dinero a los extranjeros, y convocar a agricultores peruanos dándoles facilidades y apoyo técnico-financiero para que puedan adquirir tierras peruanas que son para los peruanos, no para los extranjeros.
Los propietarios peruanos sí garantizan la seguridad nacional, hoy en peligro por la presencia de quintacolumnistas disfrazados de agricultores. ¿Para qué meter el enemigo chileno en la tierra que los lambayecanos defendieron derramando su sangre? ¿Qué dicen los militares retirados de la Adogen y los diplomáticos que han estudiado tantos cursos de Geopolítica? ¿Olvidan que en todo el mundo se prohíbe o se pone límites estrictos a las inversiones de países hostiles o enemigos, especialmente si se trata de tierras agrícolas y minas?4
Tengamos en cuenta que todo el tiempo y hoy más que nunca el principal objetivo de los chilenos es apoderarse de tierras peruanas, a como dé lugar, sea mediante la corrupción de políticos, diplomáticos y empresarios, o mediante las armas.
Por supuesto que la presencia de chilenos aumenta los riesgos de seguridad nacional5, ya que se está cumpliendo el plan chileno de implantar su presencia en mar6 y tierra en el norte del Perú.
Mientras no se corrija este comportamiento traidor que favorece a Chile, miles de agricultores lambayecanos tendrán que contentarse con ser peones de los patrones chilenos.
___________
3 Y hay que hacerlo pronto, antes de que ese dinero “desaparezca”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario