domingo, 3 de marzo de 2013

HAY ELEMENTOS CONTUNDENTES CONTRA EL ENTORNO DE MAYOR CONFIANZA DE ALAN GARCÍA

Sergio Tejada fue victima de ladrones 

Tejada confía en los hallazgos de su grupo de trabajo y en el respaldo que le dará su bancada cuando sus conclusiones sean llevadas al Pleno.
Sergio Tejada. Ex skater, ex guitarrista en las bandas de rock Insecto Urbano y Antiestátika, sociólogo de la PUCP, congresista nacionalista y presidente del grupo que investiga presuntos actos de corrupción en el segundo gobierno aprista y que está a punto de terminar sus indagaciones.
Emilio Camacho.
Sergio Tejada es un hombre afortunado. En esta Lima tan insegura, él cuenta que nunca ha sufrido un robo. Lo que sí ha padecido es el fuego cruzado de los apristas que cuestionan su investigación sobre el segundo gobierno de Alan García. Es su destino y lo acepta. Lo único que pide es que no lo llamen el 'Fernando Olivera del siglo XXI'.
-Voy a apelar a su memoria rockera. Le voy a mencionar la letra de una canción para ver si la reconoce.
Ya.
-“No entiendo bien por qué todo sigue igual, si quienes llegan al gobierno se jactan siempre de lo bien que nos va”. 
¿La recuerda?
(Sonríe). Sí, es ‘La respuesta es siempre no’ de Antiestátika (su ex banda de rock).
-¿Y no ha sentido la necesidad de cantársela esta semana al ministro del Interior o al director de la Policía, quienes dicen que todo está muy bien, pero no es como se ven realmente las cosas?
No, no. No creo que ellos hayan querido decir que todo está muy bien. Definitivamente, hay un problema serio de seguridad ciudadana. Es un problema global, no es un tema estrictamente peruano, y tampoco es un tema que se haya generado en este gobierno. Viene de mucho tiempo atrás. Y, sí, hay una diferencia entre la percepción y lo que se ha podido avanzar. La percepción ha aumentado por algunos hechos que han sido muy mediáticos...
-¿Usted se siente seguro en Lima?
Mire, yo no he tenido en mi vida ningún problema de robos. Hace unos días robaron la casa de mi padre, pero solo se llevaron una computadora y dos discos duros. Entonces, yo no lo tomaría como parte de la inseguridad ciudadana sino como un hecho quizá político. Lo que te digo es que la percepción ha aumentado pero los reportes han disminuido, según la estadística que maneja el Ministerio del Interior. Entonces, creo que hay que hacer un mayor trabajo. Y ya se está haciendo. Hay un 25% más de presupuesto. Hay algunos logros, como la desactivación de 25 bandas criminales, algo mayor a lo que se había logrado en años previos.
-¿Y las respuestas que da el gobierno son las correctas? ¿No es un error que el ministro y el premier hablen de una sensación cuando la gente en la calle sí ha sufrido robos?
Yo digo que sí se dan. Pero si seguimos las estadísticas, estos han ido disminuyendo aunque haya aumentado la percepción. No creo que la seguridad ciudadana haya empeorado, pero importa mucho cómo se siente la gente en su ciudad. Y esta es una tarea no solo nacional, implica a gobiernos locales y regionales.
-¿Al decir eso no están tratando de sacar cuerpo, congresista?
No. Si ves los montos invertidos, los niveles de ejecución y medidas adoptadas, te vas a dar cuenta de que no se está tratando de sacar cuerpo sino que se está entrando muy fuerte en el tema.
-¿Y las personas que tienen a cargo este tema son las más idóneas?  Le pregunto por el caso puntual del general Raúl Salazar, el director de la Policía. Mientras el vicepresidente (Omar) Chehade cayó por el tema de Brujas de Cachiche, Salazar continuó en su cargo. Vino lo de La Parada y él siguió como director de la Policía. Parece que tiene un ángel de la guarda en el gobierno.
(Sonríe). No sé si tendrá un ángel guardián...
-O quizá un familiar....
Bueno, no sé si habrá cometido errores muy graves para que salga del cargo.
 -A ver, usted fue muy crítico del tema Chehade.
Por supuesto...
-Cuando se descubrió lo de Brujas de Cachiche prefirió que Chehade saliera de la megacomisión a pesar de que como bancada perdían fuerza...
Sí, le planteamos que sería mejor que se retire y en la Comisión de Ética también votamos por la sanción.
-De acuerdo, la pregunta es: ¿por qué el nacionalismo fue tan drástico con Chehade y más bien tibio con Salazar?
Porque en ninguna declaración  o en ningún interrogatorio al general Salazar, y a los otros generales, quedó claro el tema. No había por qué responsabilizar a Salazar de algún acto indebido.
-¿Y cómo es que un general de la policía se reúne con un congresista, en un restaurante, para debatir sobre un desalojo (el de la azucarera Andahuasi) cuando tranquilamente pudieron hacerlo en su despacho?
A ver, acuérdate de que al final el único que dijo que se había discutido sobre el desalojo fue el general (Guillermo) Arteta. Lo que se sanciona al final es lo indebido de la situación.  
-Sí pues, pero ustedes sancionaron solo a Chehade y no a Salazar.
Claro, pero si un congresista cita a un jefe de la Policía lo más probable es que este acepte.
Si usted citara al general Salazar, ¿él acudiría presto para lo que usted le diga?
-Bueno, nunca lo he hecho. Pero él tendría que aceptar mi solicitud. El problema es que la reunión tendría que ser en una oficina y no en un restaurante de noche.
Vamos a su trabajo en la megacomisión. ¿Ha pensado ver a Alan García como presidente el 2016?
(Se ríe). No. Yo la verdad espero que no, y esto no quisiera vincularlo al trabajo que realizamos en la megacomisión, donde tratamos de ser absolutamente objetivos. Él ha sido presidente en dos periodos y en estas últimas semanas se han revelado muchísimas irregularidades durante su segundo gobierno. Hay razones fundadas para temer que en un eventual nuevo gobierno del Apra se reconstituyan algunas prácticas y algunas redes que ya existieron.
-¿Esta declaración no lo va a complicar como cabeza de la megacomisión?
Mira, yo estoy diciendo lo que toda la ciudadanía ha visto, el escándalo de la empresa Global CST y otros escándalos.
-Vamos a la actitud que tiene García. Cuando le han preguntado si quisiera ser candidato el 2016, él ha respondido: "A quién no le gustaría; que levante la mano el que no quisiera tener la honra de representar al pueblo". Así que lo que parece es que usted está investigando a un precandidato.
Yo no sé si García se ha lanzado como precandidato en el marco de las investigaciones. Y, para empezar, yo no presenté ninguna de las mociones (para formar la megacomisión) que fueron aprobadas en el Pleno. Fueron algunos elementos del azahar los que me pusieron en la presidencia de la comisión. De manera que no hay una intención deliberada de perseguir a una persona,  a un probable candidato, o a un eventual contricante del nacionalismo, simplemente estoy cumpliendo con una labor que me ha sido encargada.
-¿Y qué pasa si su grupo no encuentra nada significativo contra García? Obviamente los apristas usarían eso durante la campaña y probablemente el efecto teflón que rodee a García lleve su nombre.
(Sonríe). Nosotros no podemos inventar pruebas. Las pruebas que haya las vamos a dejar claramente en el papel, en los informes. Tampoco es nuestra intención escudriñar para ver cómo encontramos algo, como sea. Creo que los elementos van a ir surgiendo. Pero creo que sí hay elementos contundentes contra el entorno de Alan García, de su mayor confianza. Eso para nosotros es un elemento de juicio importante.
 -Igual García se siente seguro. En el último mitin de la Fraternidad destacó sus aparentes logros, entre ellos los 52 colegios emblemáticos y haber llevado agua potable a 2.240 lugares, que son dos cosas que ustedes han investigado.
A ver, García también dice algo interesante, pide "no tener miedo al Apra". Además, habla de 52 colegios pero los que terminaron de construirse fueron 17. Había una lista de más de 200 colegios que supuestamente se estaban reconstruyendo en el marco de la crisis internacional, pero si tú tienes un programa para contrarrestar la crisis internacional,  con una inversión millonaria, y solo concluyes 17, creo que no llegaste a ningún objetivo. 
-¿Tienen tiempo para revisar lo de la casa de París de Alan García?
Nosotros tenemos el encargo del Pleno de ver desbalance patrimonial y enriquecimiento ilícito de altos funcionarios, y entre ellos está el ex presidente. Esta es una propiedad que él nunca declaró, por distintos argumentos que luego hemos ido conociendo. Uno de ellos es que había dado la casa en anticipo de herencia. Pero antes había señalado que no la declaró porque recién terminaba de pagarla el 2013, con el alquiler de la misma. Y yo no sé si eso es así. Si yo tuviera una propiedad, aunque estuviera pagándola en el banco, la tendría que declarar. En fin, si el 2013 terminó de pagarla, creo que podemos investigar sus orígenes.
-García dijo lo del departamento parisino entregado como adelanto de herencia a sus hijos en su comisión. ¿Lo ha probado?, ¿ha entregado algún documento?
No. Cuando hablamos de propiedades fueron preguntas muy generales, y él nos dio datos que en verdad no eran exactos. Nos dijo que iba a entregarnos documentación pero no lo hizo. Uno de los datos inexactos que nos dio es que entró (al gobierno) con un millón y medio de soles en patrimonio, y que salió con un millón. Pero cuando se revisan sus declaraciones juradas la cosa es al revés. Él entró con un millón doscientos y salió con dos millones.
-Estaba revisando el tema de las casas de Alan García y no sé si usted vea un patrón en su conducta.  Por ejemplo, en el 2001 se supo que la casa de París existía, pero no por información de García sino por dato de Fernando Olivera; en el 2008 se supo que vendió su casa de Pulpos a José Antonio Chang, pero no porque él lo dijera sino porque un bloguero, José Alejandro Godoy, lo informó. Y en sus declaraciones juradas del 2008 al 2011 hay cierto desorden, propiedades que aparecen y desaparecen.
Sí, hay eso, también con respecto a sus cuentas. Varía mucho de cuentas. Al parecer cierra algunas, abre otras, cambia de un banco a otro. Si uno revisa, en el 2006 hay muchas cuentas en un banco, y el 2011 hay otras tantas en otro banco. Eso hace bastante difícil el seguimiento, la investigación.
-Cuando usted reveló que la empresa española Endesa le hizo un pago de 60 mil dólares a Alan García por una conferencia, ¿cuál era el objetivo? ¿Eso estaba enmarcado dentro del trabajo de su comisión?
Bueno, el objetivo era proporcionar información que teníamos como comisión, pero que no era parte de nuestras investigaciones. Es información que, tratándose de un ex presidente, debería ser de dominio público. Además, le pedíamos todos los detalles pues ha dado información incompleta. En algunos casos ha señalado qué empresa lo contrató (por conferencia) y cuánto le pagó, pero en otros casos no. En otros casos ha señalado la fecha y en otros no. Entonces, lo importante sería saber qué empresas le pagan, cuánto le pagan y en qué fechas.
-Usted dijo que Endesa ganó una licitación durante el segundo gobierno de García. ¿A partir de allí puede concluirse que ellos lo favorecieron con el pago por una conferencia?, ¿no es muy burdo eso?
Creo que se presta para suspicacias que empresas que han sido beneficiadas paguen después por estas conferencias. Incluso, hay una ley de incompatibilidad que señala que cuando un funcionario ha tenido ingerencia directa en un contrato, con una determinada empresa, una vez que deje el cargo no debería tener trato con la misma firma, al menos durante un año.
-¿Y este es el caso de Alan García? ¿Él tuvo ingerencia en el contrato de Endesa?
 Yo creo que sí, porque tuvo varias reuniones en Palacio, previas al contrato.
-Ahora, usted ha mencionado a personajes muy cercanos a Alan García y uno de ellos es Hernán Garrido Lecca, quien le dijo a su comisión que no tuvo nada que ver en el contrato entre Global CST y el Comando Conjunto, que habría ocasionado pérdidas al Ejército. Ántero Flores lo ha desmentido y ha dicho que él sí lo presentó con la gente de CST. ¿A partir de este dato su comisión puede trabajar algo o ya no le queda tiempo?
Sí, nosotros ya contábamos con información de este caso pero no era uno de nuestros casos priorizados. Lo que vamos a hacer es tener en el informe final los casos que hemos priorizado: Agua para Todos, Sedapal, indultos humanitarios y presunta interferencia política en el caso Business Track. Esto se tiene que sumar a un informe sobre desbalance patrimonial de funcionarios y otro sobre los decretos de urgencia. Además de eso señalaríamos todos los casos que tuvieron denuncias periodísticas o informes de la Contraloría, allí entraría lo de Global CST.
-Solo lo mencionarían.
Lo señalaríamos y en algunos casos podríamos formular denuncia.
-¿Podrían denunciar a Garrido Lecca?
Creo que se podría denunciar. Hay una serie de elementos de que hubo beneficio económico y además que faltó a la verdad en la comisión.
-¿Hasta ahora cuánto han gastado en sus indagaciones?
Se ha gastado un poco más de un millón de soles.
-Pero Javier Velásquez Quesquén habla de 10 millones de soles.
Esa es una locura.
-¿Cómo está su relación con la pareja presidencial?
Muy bien. Ayer (miércoles) estuvimos reunidos.
-¿Y hay proyección en el nacionalismo para alguien que no apellide Heredia o Humala? ¿Usted, por ejemplo, podría aspirar a una candidatura?
(Se ríe). Bueno, no quisiera.
-¿Ah no?
Es que la labor es sumamente difícil y muy ingrata.
-Pero es lógico que un político tenga aspiraciones. El problema es que su partido parece un proyecto familiar.
Lo concreto es que sí, empezó con una familia muy politizada.
-Con dos familias politizadas.
Sí, dos familias, la de Nadine Heredia, con su padre y sus dos hermanos, y la del presidente, con uno de sus hermanos. Realmente empieza con una cosa muy pequeña, que crece muy rápido, pero el núcleo sigue siendo familiar. Lo cual no es un problema en sí, sino una cosa coyuntural.
-¿Y qué proyección se puede tener en un partido manejado por dos familias?
No, no lo manejan.
-¿Ya no?
Una cosa es la fundación, y la imagen que se han ganado algunas figuras es por su propio trabajo. La figura del presidente y de la primera dama es fuerte en el partido por su dedicación, no por sus apellidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario