viernes, 3 de mayo de 2013

ALAN GARCÍA SOBRE EXCARCELACIONES: "YO RESPONDO POR CADA UNO DE ELLOS"


Alan: "Estoy dispuesto a que me lleven ante los tribunales"

Asunto personal.
De acuerdo con el ex presidente García, él revisó personalmente cada uno de los expedientes de los delincuentes a los que liberó y dijo no estar arrepentido.
Ex presidente defendió las reducciones de pena e indultos a los narcotraficantes y arguyó que no es un delito haberlo hecho bajo el amparo de la Constitución. Reconoció que designó personalmente al abogado aprista Miguel Facundo Chinguel.
Ángel Páez
"Yo respondo por cada uno de ellos (los indultos y las reducciones de pena)", expresó el ex mandatario Alan García en la sesión reservada de la Megacomisión del pasado tres de abril.
"Si me quieren enjuiciar por esto (la excarcelación de 5 mil 500 reclusos durante su gobierno), ¡enjuícienme!", retó García a los parlamentarios.
"No me corro ni me escondo", advirtió el ex jefe del Estado, fastidiado por la revelación de que durante su mandato conmutó la pena u otorgó indulto a 400 condenados por narcotráfico.
García hizo una cerrada defensa de las liberaciones de reclusos en aplicación de las gracias presidenciales que le faculta la Constitución. El ex presidente aprista asumió la responsabilidad de las excarcelaciones.
"He invertido miles de horas en revisar 7.200 expedientes. Yo no firmo lo que me pasan. Yo no soy mesa de partes, no señor. Estudié largos minutos cada uno de los expedientes para ver con mi convicción si cada uno de los presos merecía eso (la reducción de pena o el indulto)", arguyó García, de acuerdo con una grabación de su intervención en la reunión reservada con la Megacomisión.
El ex presidente fue más enfático en justificar los beneficios que otorgó a los condenados por delitos de tráfico ilícito de drogas, bajo el argumento de que había una tendencia de las autoridades de aplicar condenas exageradas, en particular en el caso de los "burriers", a los que consideró delincuentes de poca envergadura. En realidad, de acuerdo con reportes de la Dirección Antidrogas de la Policía Nacional, hay "burriers" que son parte de organizaciones internacionales del narcotráfico.
"Tenemos en el Perú a estos turistas que se convierten en 'burriers', que tragan los paquetes de cocaína o, más primitivamente, los adhieren a sus cuerpos a cambio de 5 mil dólares. A esta gente normalmente por criterio, supongo que de la Corte Superior, la pena promedio es de 6 años y 8 meses. Son 6 años y 8 meses en una cárcel peruana para un extranjero, que es alimentado por el pueblo peruano. De manera que mi criterio fue: si han cumplido 3 años y 4 meses hay que comunicarles a su embajada y a ellos, que si tienen el pasaje para salir del país serán expulsados sin derecho al retorno al Perú, sólo después de cumplir 3 años y 4 meses. (…) Porque 3 años y 4 meses en una prisión como Lurigancho valen como 12 años en cualquier prisión en un país ciertamente más pudiente", manifestó García, según una grabación de la sesión reservada a la que tuvo acceso La República.
El ex presidente se sintió ofendido por las insinuaciones de que detrás de las excarcelaciones de reclusos por narcotráfico haya existido algún beneficio económico.
"¡Qué cosa es eso! Tengo derecho al mínimo respeto. Tengo el derecho a mi respeto", afirmó, aunque concedió: "Yo sé que pudo haber habido funcionarios zamarros, o precipitaciones en dar las cosas, sin buscar beneficios económicos, pero este tema es de facultad presidencial".
PATA EN EL SUELO
Ante la ola de cuestionamientos, adelantó que estaba dispuesto ir a juicio: "Estudiamos (los expedientes) personalmente,  en las noches. Era mi trabajo en las noches. Yo no me puedo quedar con los brazos cruzados mientras hay un montón de pobre gente comiendo basura en latas en las cárceles. ¿Ustedes llaman a eso haberse beneficiado del gobierno? Estoy dispuesto a que me lleven ante los tribunales", advirtió. A una pregunta del presidente de la Megacomisión, Sergio Tejada, sobre la excarcelación de un capo del narcotráfico, lo rechazó y emplazó al gobierno de Ollanta Humala a responder por los casos que él denunció: "Mi gobierno emplazó a varias familias completas, y no sé qué pasa con el gobierno de ahora".
García también habló de la responsabilidad de los ministros de Justicia y de la Comisión de Gracias Presidenciales. "La comisión es integrada por el presidente de la República y por el ministro de Justicia (…) Estos expedientes llegan a Palacio, los estudios los ve el presidente, y normalmente acata lo que dice la resolución. (Para que se vaya) lo más rápido la sabandija (el recluso)'. Eso se refrenda con resolución suprema por el ministro. Si no, sería ciego mi ministro", precisó.
Interrogado sobre el aprista Miguel Facundo Chinguel, asumió la responsabilidad de su nombramiento. Y lo defendió a capa y espada.
"Fue designado por el ministro (de Justicia) pero con mi consentimiento. (...) El señor Chinguel viene de una clase muy baja, pero tiene varios títulos universitarios. Cuando fue propuesto, acepté. (...) Es hombre de pueblo, pueblo. Pata en el suelo. Y vayan a su oficina en el Paseo de la República a ver si se enriqueció liberando narcotraficantes", lo respaldó.
Tejada retrucó dando cuenta de beneficios otorgados a narcotraficantes de alto vuelo. García contestó: "No me impute la capacidad que me da la Constitución. Cambie la Constitución, cambie el Código Penal. Eso no es delito", contestó.
MEGACOMISIÓN SOLICITA 120 DÍAS DE AMPLIACIÓN POR CASO 'NARCOINDULTOS'
El presidente de la denominada Megacomisión, Sergio Tejada, anunció el acuerdo de su grupo de trabajo para solicitar la ampliación de 120 días útiles para profundizar las investigaciones sobre el caso 'narcoindultos', los decretos de urgencia y presunto desbalance patrimonial del ex presidente y líder aprista Alan García.
"El tema de las gracias presidenciales ha resultado más grande de lo que esperábamos. Todos los días hay nuevos casos. Esto requiere de más sesiones de interrogatorio", aseveró Tejada tras el interrogatorio de los ex promotores de la Comisión de Gracias Presidenciales Renato Dávila y Manuel Huamán. El tercer citado, Alfredo Lizárraga, no asistió.
La República pudo conocer que Renato Dávila cayó en muchas contradicciones respecto al supuesto pago de dinero a cambio de indultos. Además, intentó culpar al actual gobierno por mantener a Manuel Huamán en dicha comisión de indultos hasta julio del año pasado.
Mientras que Manuel Huamán dijo no recordar nada sobre la consultoría que brindó en temas penitenciarios a la Comisión de Gracias Presidenciales que lideraba Miguel Facundo Chinguel. Poco tiempo después de dicha consultoría, Huamán fue contratado por la misma comisión.
Según se supo, además, Huamán cobró más de 5 mil soles por 5 días de consultoría a la comisión de Chinguel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario