jueves, 16 de mayo de 2013

MIGUEL FACUNDO CHINGUEL Y MIGUEL ROSAS SILVA, DOS HOMBRES CLAVES DEL ENTORNO ÍNTIMO DE ALAN GARCÍA

Desagravio Compañero

En una sesión reservada de la Megacomisión que investiga su segundo gobierno, el ex jefe del Estado Alan García dijo que pondría las manos al fuego por el ex presidente de la Comisión de Gracias Presidenciales Miguel Facundo Chinguel, un aprista a quien le une una amistad de más de 30 años.
María Elena Hidalgo
 En la noche del último 9 de abril, en la Casa del Pueblo, sede del Partido Aprista Peruano (PAP), la dirigencia ofreció una ceremonia de desagravio al ex presidente Alan García, después de que la prensa informó que la Megacomisión que lo investiga lo acusaría por la excarcelación de sentenciados por narcotráfico durante su gobierno. Pocos repararon que en la mesa de honor estaban cómodamente sentados dos personajes que hasta hace poco no eran muy conocidos: Miguel Facundo Chinguel y Miguel Rosas Silva.
 Precisamente, debido al escándalo de los llamados "narcoindultos" resonó el nombre del ex presidente de la Comisión de Gracias Presidenciales Miguel Facundo, un viejo militante aprista a quien se atribuye la mayor parte de excarcelaciones de narcotraficantes. Alan García ha dicho ante la Megacomisión que a Miguel Facundo se lo recomendaron para el cargo, pero no contó toda la historia sobre su vinculación con el hombre por quien ha dicho que pondría "las manos al fuego".
 La relación entre Miguel Facundo y Alan García se inició hace más de 30 años. Fue cuando en 1982 el aprista Miguel Rosas Silva, compañero de Facundo en la facultad de Derecho de la Universidad Federico Villarreal y asistente de García –que entonces actuaba como secretario nacional de Organización del PAP–, los presentó. Desde entonces, García, Rosas y Facundo mantienen una fuerte amistad, una lealtad a prueba de todo. Esto explica por qué el día de desagravio al ex jefe del Estado Facundo y Rosas estaban en la mesa de honor.
 A sus órdenes
 En julio de 1983, en el tiempo que García se desempeñaba como secretario general del PAP, Miguel Rosas y Miguel Facundo, integrantes del Grupo de Estudios Pachacútec, postularon al Comando Nacional de la Juventud Aprista Peruana (JAP) y ganaron. Facundo asumió la secretaría general y Rosas la secretaría de Relaciones Internacionales.
 Ese mismo año, Alan García designó a Facundo y Rosas para viajar a Corea del Norte por invitación del gobierno comunista de Kim Il-sung. La estadía duró 15 días. Durante el primer gobierno de García, se compraron 20 mil fusiles AKM norcoreanos.
 El 6 de enero de 1984, en el mitin de celebración por el 50 aniversario de la Federación Aprista Juvenil (FAJ), Miguel Facundo expresaría su lealtad por García. Lo lanzó como candidato presidencial del PAP para las elecciones de 1985. En ese momento, las bases del Partido Aprista todavía no habían decidido quién sería el que postularía.
 De acuerdo con fuentes apristas, García le prometió a Miguel Facundo que lo incluiría en la lista de candidatos del PAP a la Cámara de Diputados. Pero no lo cumplió, lo que originó cierto resentimiento en el abogado aprista. Además, el Congreso Nacional aprista acortó el mandato de Miguel Facundo como secretario general de la JAP. Facundo buscó otros rumbos.
 Durante el gobierno de Alberto Fujimori, que persiguió a los apristas, para Miguel Facundo no fue un problema trabajar para los fujimoristas. En 1996, Facundo trabajó como asesor legal del congresista  oficialista Alejandro Abanto Pongo. Lo hizo siendo militante aprista y sin pedir permiso a su partido, lo que molestó a sus compañeros del PAP.
 Pero el trabajo solo le duró hasta 1999, cuando el legislador fujimorista Abanto fue expulsado del Congreso por haberse apropiado de fondos públicos destinados a ayudar a las víctimas del terrorismo.
 Con el retorno de Alan García a Perú en el 2001, Miguel Facundo reapareció en el Partido Aprista con el obvio respaldo de García y otros líderes  como Mercedes Cabanillas. El 2 de enero del 2008, en el segundo gobierno aprista, Alan García nombró personalmente –como lo admitió ante la Megacomisión– a Miguel Facundo como presidente de la Comisión de Gracias Presidenciales y luego como director de la empresa Serpost. Conoce todos los secretos de los indultos y de las reducciones de condena de los presos por narcotráfico, lo que explicaría por qué el ex jefe del Estado lo defiende a capa y espada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario