viernes, 28 de junio de 2013

Audio: Alan García defendió a Miguel Facundo Chinguel en la Megacomisión


Alan: Chinguel es un hombrehonesto y probo

El líder del Apra aseguró una y otra vez que el abogado era un hombre probo, sin embargo ahora apoya la investigación en su contra.
Por: Ángel Páez
El tres de abril del 2013, ante la Megacomisión que investiga los presuntos actos de corrupción del segundo gobierno aprista, el ex mandatario Alan García fue interrogado sobre el sospechoso número de gracias presidenciales a favor de narcotraficantes que salieron en libertad durante su mandato.
García no solo justificó sus decisiones sino que defendió a capa y espada alpresunto principal responsable de las excarcelaciones, el abogado aprista Miguel Facundo Chinguel.
El ex presidente incluso garantizó la probidad de Facundo y argumentó que era un hombre honesto que no se enriqueció con los supuestos sobornos de los narcotraficantes e invitó a los congresistas a que visitaran su estudio de abogadospara que comprobaran que se trataba de una persona de “condición social muy baja” y “pata en el suelo”.
Al mismo Alan García reconoce que con su consentimiento se designó a Miguel Facundo como presidente de la Comisión de Gracias Presidenciales y resaltó su trabajo porque había instalado su oficina en la cárcel para tener directo con los reclusos.
Otro aspecto trascendental es que García admite que los integrantes de la Comisión de Gracias Presidenciales recibían una “propina” como sueldo y que Miguel Facundo se reunió con él para resolver el problema. Este hecho indica que los funcionarios por sus bajos sueldos eran vulnerables a los ofrecimientos de dinero de los presos que manejan grandes cantidades de fondos, como los narcotraficantes.
También mencionó al ex secretario general del Consejo de Ministros, Julio César Zavala, el funcionario que le llevaba a su despacho de Palacio de Gobierno los expedientes de los reclusos aprobados previamente por Miguel Facundo Chinguel.
Las palabras de Alan García confirman que Miguel Facundo Chinguel actuaba en coordinación directa y bajo órdenes del ex presidente sin intermediación alguna, lo que explica la defensa cerrada del abogado aprista ahora en prisión.
“ES UN HOMBRE DE CONDICIÓN SOCIAL MUY BAJA”
Tejada: ¿El señor Miguel Facundo Chinguel, fue designado presidente de la Comisión de gracias Presidenciales por usted o por el ministro de ese momento?
García. El señor Miguel Facundo Chinguel fue designado por el ministro pero con mi asentimiento porque es una persona… Yo quiero decir lo siguiente Nos hemos acostumbrado a tratar sólo a los elegantes y –con permiso del almirante Tubino-, a los que tienen ascendencia caucásica, como los que son impecables, intocables. Chinguel es un hombre de condición social muy baja pero tiene varios títulos universitarios. Y es una persona que se ha caracterizado por hacer pedagogía. Es proactivo, agitado… Y cuando se mencionó su nombre, me pareció adecuado. El señor Chinguel, Facundo Chinguel, lo he visto en sus fotos y sus películas dentro de los penales al lado de unos delincuentes atroces que no fueron indultados, ah.  No sé cuántos “Los Malditos”, están ahí, pero que son los que, señores, qué pena, manejan el interior de los penales. Él se consultaba con ellos para obtener información sobre los que pudieran merecer realmente obtener una gracia. Debo decirles que yo no creo en la satanización total: ese es un delincuente que ha matado gente, por consiguiente todo lo que diga es malo. ¿Por qué? ¿Por qué, ah? Entonces, dentro de la cárcel le decían este es bueno, este muchacho se porta bien, etc., etc. Recogían papeles. Lo que hacía este hombre –y lo volvería a nombrar-, porque este hombre sí actuó bien. Era ir al penal.
 “ES UN HOMBRE DE PUEBLO PUEBLO”
García: Si ustedes tuvieran ocasión de hablar con él y que les muestre las fotografías y los lleva al penal. Él no se limitó a decir: Señor Director del Penal, por instrucciones del Presidente les informe a los presos que quieran pedir una gracia que la pidan para estudiar su expediente. Él iba allá, in situ. Hizo una oficina ahí. Recorría el penal. Es un tipo dispuesto a ayudar porque es un hombre de pueblo. Pata en el suelo. Y sigue pata en el suelo. Vayan a su oficina jurídica que queda al frente al Paseo de la República, para ver si se enriqueció cobrando a los narcotraficantes.  Respetemos a las personas. Sí, sí lo conozco, y me parece un excelente.
“EL SALARIO DE LA COMISIÓN ERA UNA PROPINA”
Tejada: ¿Él (Miguel Facundo Chinguel) tenía motivos para reunirse con el secretario de Palacio, el señor Luis Nava? ¿Se trató en algún momento eso?
García: El señor Luis Nava no tenía que ver jamás en este tema. (…) El señor Nava de ninguna manera vio nada de este tema, siendo secretario general y hombre de confianza mio.  Yo se lo diría. Yo no le iba a consultar qué te parece este joven, o este señor, o esta madre, para qué le iba a consultar. Tiene sus problemas y su trabajo. El señor Facundo lo único que alguna vez ha conversado conmigo porque en algún momento se agotan... Por ejemplo, los primarios.  Les cuento. (…) Qué pasa con la comisión que ya no me manda expedientes. Están ociosos. Es que hay primarios pero son delitos más graves. Por ejemplo, yo nunca he indultado a nadie que tenga sangre en las manos. No sabe la enorme cantidad de asesinatos que hay entre hermanos y entre padres e hijos. Yo no los puedo indultar. Es que estaba drogado y borracho. No hay droga ni borrachera que pueda inhibirnos de lo elemental del instinto que es proteger al hijo. Entonces yo lo he llamado, lo he convocado…  Qué pasa con esa comisión que no manda nada. Vayan a otros penales. Vayan a Puno. Busquen en otro lado. Esa gente tiene derecho. La única persona que trabajó conmigo pero solamente en el rol de secretario, de bajar los expedientes del tercer piso al piso del despacho presidencial, en las noches, el señor (Julio) César Zavala (Hernández), secretario general del Consejo de Ministros. Me entregaba los expedientes y se sentaba para llevarse los expedientes. Alguna vez –y es mi responsabilidad y mi decisión-, le he dicho: A ver, qué le parece, lea usted esto que escribe el detenido, cómo fundamenta su historia, su vida. Eso aparece en todos los expedientes. Da un consejo. Pero él no tiene nada que ver. Es un simple tramitador físico de papeles. El señor Nava no tiene nada que ver en el asunto.
Tejada. Yo le hacía la pregunta porque se registran unas tres reuniones entre Chinguel y Nava en Palacio en Palacio, en las fechas en las que él era el presidente de la Comisión de Gracias Presidenciales.
García. Es posible, me hace recordar el doctor… El señor Facundo… Yo creo que el salario de la comisión (de gracias presidenciales), era otro problema. El salario de la comisión era una propina. (…) El presidente (de la comisión) fue nombrado en Serpostt como miembro del directorio para que tuviera una dieta, además viene de Comas, donde está Serpost. Entonces, es posible que haya hablado de ese tema. (…)
FISCAL TIENE MÁS INDICIOS SOBRE NEGOCIADO DE INDULTOS EN GOBIERNO DE GARCÍA
Jueves, 27 de junio de 2013
En prisión. Miguel Facundo seguirá detenido mientras duren las investigaciones. La fiscalía confía en que en un plazo de 9 meses se podría estar dictando una condena de hasta 16 años.
En prisión. Miguel Facundo seguirá detenido mientras duren las investigaciones. La fiscalía confía en que en un plazo de 9 meses se podría estar dictando una condena de hasta 16 años.
Modus operandi. Cuatro colaboradores eficaces relataron a la fiscalía cómo una organización compuesta por funcionarios y particulares ofreció a reclusos, entre el 2008 y el 2011, redimir su pena a cambio de recibir los pagos en efectivo. La oferta era para todo recluso dispuesto a pagar hasta US$ 10 mil por año reducido.
César Romero C.
La política de deshacinamiento de penales implementada por el ex presidente Alan García Pérez, entre los años 2008 y 2011, propició la formación de una estructura ilícita que tuvo como objetivo beneficiarse económicamente con los indultos y conmutaciones de penas, especialmente de presos por narcotráfico.
Esta organización, según sostiene el fiscal anticorrupción Walter Delgado, estuvo encabezada supuestamente por el entonces presidente de la Comisión de Gracias Presidenciales, Miguel Facundo Chinguel, e integrada por funcionarios y particulares, que tenían en común ser militantes del Partido Aprista Peruano, además de los delegados jurídicos de los centros penitenciarios.
ALTOS FUNCIONARIOS
La investigación del fiscal Delgado solo alcanza a Miguel Facundo, por lo que las referencias hechas por los testigos al ex ministro de Justicia Aurelio Pastor Valdivieso y a otros altos funcionarios fueron derivadas, para su indagación respectiva, al fiscal de la Nación, José Peláez Bardales.
El Fiscal de la Nación ya abrió investigación a Pastor Valdivieso, sobre quien existe una referencia directa de un colaborador eficaz que señala su intervención, a través de su asesor José Marrufo Acosta, en los trámites para la conmutación de pena a los presos por narcotráfico Eugen Csorgo, Zeev Chen y Jacenty Maciej.
El fiscal anticorrupción ha centrado su investigación en la base de esta organización, lo que le ha permitido identificar 13 casos en los que se pagó para acceder a la conmutación en beneficio de un total de 24 reclusos.
Igualmente, ha identificado e iniciado investigación a 14 personas, incluido el abogado aprista Miguel Facundo Chinguel.
Los casos investigados por el fiscal, según el expediente de formalización de investigación, indican que si bien los presos por narcotráfico eran los principales objetivos, no fueron los únicos que pagaron.
El fiscal sostiene que Facundo, tras su nombramiento al frente de la Comisión, se rodeó de personas de su confianza y militantes apristas que tenían el encargo de visitar los penales y captar a los presos dispuestos a pagar.
Los pagos, como han dicho los testigos, eran de 10 mil dólares por año perdonado, aunque, dependiendo de las capacidades de cada interno, podían ser más o menos.
EL HOMBRE DE ALAN
El testigo Julio Paico Chimoy declaró a la fiscalía que en diciembre del 2009 le escribió una carta al presidente Alan García, haciéndole un resumen de su caso y condición de militante aprista, para solicitarle la conmutación de la pena, pero que tiempo después le solicitaron 5 mil soles para darle el beneficio.
Recordó que el 24 de diciembre del 2009 recibió una misiva del secretario de la presidencia, Luis Nava Gibert, expresándole que su caso había pasado al Ministerio de Justicia.
"A los 30 días, encontrándome en el penal de Picsi, llamé a Fabiola Ojeda Julca, quien me señaló que tenía que pagar 5 mil soles, a lo que contesté que cómo era posible que si 'yo era el hombre de Alan García' y me dijo, no, señor, usted tiene que pagar", relató Paico Chimoy.
Agregó que se quejó con el congresista Javier Velásquez Quesquén de su situación y de los cobros hechos para la conmutación, pero que nunca le hicieron caso.
Al negarse a pagar, en diciembre del 2010, le devolvieron su expediente, rechazando la conmutación de su pena.
CASO DE LOS AFRICANOS
Sin embargo, uno de los casos de pagos por la conmutación más graves documentados por la fiscalía es el de ocho narcotraficantes oriundos de Nigeria y Zambia, que cumplían penas de 20 a 25 años de prisión.
A estos se les perdonó las penas en dos grupos, para lo que, según el testigo clave N° 02-2013 y Carlos Butrón Dos Santos, alias "Brasil", pagaron hasta 70 mil dólares a Manuel Carrera Toribio y Facundo Chinguel.
Para ejecutar los pagos, como en otros casos, se abrió  una cuenta a nombre de la vendedora del penal Silvia Lira Cachayma, donde recibió el dinero del exterior y luego lo distribuyó a "abogados".
Igualmente, la fiscalía encontró una serie de inconsistencias en sus expedientes y la singular visita a las oficinas de la Comisión en el Ministerio de Justicia de otro personaje sorprendente: el presunto narco José Panta Ortiz.
INTENTOS DE FUGA
Desde su ingreso a prisión en 1997, Sethole, Mofya y Nnaemeka Akwuh habían intentado salir de prisión en muchas oportunidades, de manera lícita e ilícita sin lograrlo, hasta que apareció Facundo.
Phillip Mofya lo pudo lograr el 2004 cuando el 11° Juzgado Penal de Lima le otorgó un hábeas corpus anulando su juicio, pero en mayo del 2005 el Tribunal Constitucional se lo negó, y continuó en prisión.
Antes, los tres estuvieron implicados en dos intentos de fuga: en 1998, a través de un túnel del penal Miguel Castro, y en febrero del 2000, de Lurigancho, con un helicóptero.
En el segundo intento, sus cómplices tomaron un helicóptero de la FAP e intentaron aterrizar en el patio del penal. El ventarrón que generaron las  aspas de la aeronave obligó a retomar vuelo sin recoger a sus futuros pasajeros. Luego, el piloto y el copiloto aparecieron muertos. Los narcos no les habría perdonado el fracaso.
Nnaemeka llegó incluso a falsificar una sentencia de la Corte Suprema de Justicia que le reducía su condena significativamente, para salir de prisión, pero otra vez fracasó.
INDULTOS TRAFAS
Pese a estos antecedentes, el 2008 Facundo propició y logró ponerlos en libertad, luego de reducir sus condenas a 15 y 11 años de prisión, mediante una revisión extraordinaria.
Así, el 5 de agosto del 2008, García firmó la Resolución Suprema N° 138-2008  otorgando conmutación de sus condenas a Phillip Mofya, Malcolm Ngosa y Eneh Jude. En esa misma resolución liberó a Butrón Dos Santos y otros 105 reclusos.
Ese mismo año, el 10 y 15 de diciembre, García firmó otras dos resoluciones supremas exclusivas para dar libertad, en la N° 194-2008, a Jhon Nnaemeka, y la N° 197-2008, a Sethole.
Al año siguiente, el 8 de mayo del 2009, nuevamente García firmó las resoluciones supremas exclusivas, la N° 103-2009 a favor de Mokoena Moses, y la N° 104-2009 para Emeka Etonyeaku Nwabilo.
Al revisar sus expedientes, la fiscalía determinó que la comisión recomendó conmutarles las penas en enero del 2008, pero no fue hasta seis meses después de que empezaron a salir las resoluciones, tiempo que se habría esperado para que se realicen los pagos.
Hasta Narco del VRAE
El tercer personaje de esta historia, Panta Ortiz, según los archivos de la Dirandro, sería uno de los coordinadores en Lima del clan narco del VRAE que dirige Jorge Reaño del Águila, alias "Salvador".
Panta Ortiz y "Salvador" cumplieron condena junto con los africanos, pero ellos salieron de prisión antes de que llegara Facundo Chinguel a Lurigancho. Por eso llama la atención que Panta visitara el Ministerio de Justicia con Carlos Butrón, en julio del 2009.
¿Qué hacía allí Panta? Según Butrón, hablar de perdón  para los otros presos. El 3 de noviembre último, Panta Ortiz volvió a ser capturado, junto a los colombianos Edison Ruiz y Roberto Gómez y el venezolano Percy Matos, cuando se disponían a enviar a Holanda más de 995 kilos de cocaína, valorizada en unos 50 millones de dólares.
A esto debe agregarse, como informó La República el 23 de abril último, que Phillips Sethole, luego de salir libre, y otros cuatro ex reclusos también favorecidos por la Comisión de Indultos formaron una organización que envió droga del VRAEM por Serpost, donde Miguel Facundo era miembro del directorio. Sethole está de nuevo en prisión
Negocios en Sol de Piura
La fiscalía también confirmó la reunión de Miguel Facundo y el ahora prófugo Carlos Butrón, en el hotel El Sol, en Piura, en enero del 2009, lugar donde se realizó un pago de 30 mil dólares para la conmutación de pena a los colombianos  Ramiro Castro Mendoza y Henry Guzmán Ortiz.
Facundo había asegurado a la prensa y la fiscalía que se retiró del hotel el 5 de enero, antes de que llegara Butrón, pero las facturas a nombre del Ministerio de Justicia dicen que recién lo hizo el 6, como afirmó el testigo.
Ahora, con Facundo Chinguel en prisión, la fiscalía espera encontrar más pruebas y confirmar nuevos testigos.
GARCÍA BUSCA DETENER INDAGACIONES DE COMISIÓN CON ACCIÓN DE AMPARO
El ex presidente Alan García presentó ante el Poder Judicial una acción de amparo contra la megacomisión, que investiga sus acciones de gobierno. La demanda de 400 páginas está dirigida contra sus miembros y plantea la nulidad de todas las acciones realizadas hasta ahora por afectar su derecho de defensa.
El legislador Mauricio Mulder dijo que la acción de amparo se debe a que la “megacomisión viola sistemáticamente los derechos sustantivos del presidente García y de la mayoría de personas a las que investiga”. 
Negó que este recurso busque apartar de la investigación al ex presidente García, quien se presentó el 3 de abril en sesión reservada para responder por las denuncias en los casos BTR, “narcoindultos” y las denuncias por Sedapal.
GARCÍA HABÍA DICHO QUE NO PRESENTARÍA ACCIONES DE AMPARO EN CONTRA DE LA MEGACOMISIÓN.
Dictan prisión por 9 meses a Miguel Facundo
A pedido de la fiscalía anticorrupción, el juez de investigación preparatoria Miguel Quevedo dictó nueve meses de prisión preventiva para Miguel Facundo Chinguel al considerar que es factible, como aseguró el fiscal Walter Delgado, que estando en libertad obstaculice las investigaciones o intente fugar.
La misma medida tomó respecto al peruano-brasileño Carlos Butrón Dos Santos o Carlos Butrón Junior, alias "Brasil", quien abandonó el proceso de colaboración eficaz que realizaba con la fiscalía y salió del país, luego de declarar a la prensa.
El magistrado tomó esta decisión en una audiencia en la que escuchó a la fiscalía y a los abogados de Facundo y Butrón. La defensa del ex presidente de la Comisión afirmaba que no había ningún peligro para la investigación con su cliente en libertad.
El fiscal de la Nación, José Peláez, indicó que es necesario investigar al ex ministro Aurelio Pastor para deslindar responsabilidades y aclarar las sospechas que existen en las conmutaciones de condenas.
El ex secretario de la presidencia Luis Nava Gibert admitió haberse reunido con Miguel Facundo en Palacio de Gobierno, pero negó que fuera por temas de conmutación de penas, porque eso era facultad de Julio Zavala.
Zavala admite que Facundo Chinguel llegaba a su despacho con los expedientes de conmutación ya aprobados por la Comisión.
En cifras
5,478 reclusos alcanzaron la conmutación de sus penas o el indulto durante el gobierno de Alan García, entre el 2006 y el 2011.
10 millones de dólares, según las cifras de la procuraduría anticorrupción, generaron las conmutaciones ilegales.
No hay primera sin segunda
¿Tarifas de Chinguel o de García?
El 1 de abril de este año, Alan García declaró en conferencia de prensa: “Cada uno de los indultos fue con el consejo de Dios”. Ahora está claro que los indultados por García fueron 5.500, entre ellos 3.200 traficantes de drogas ilícitas, que pagaron hasta 70 mil dólares por un indulto. Una pregunta se impone: ¿Esa tarifa fue fijada por el abogado aprista Miguel Facundo Chinguel por acuerdo con Alan García, quien, a su vez, había consultado con el Todopoderoso?
César Lévano
El expresidente García quiere ahora hacernos creer que Facundo delinquió solo. Sabiendo la pasión de García por los dólares, se hace difícil creerle.
Por lo demás, si todos los casos de indulto y conmutación de pena eran consultados con Dios, ¿no le advirtió éste, que todo lo sabe y conoce, que estaba favoreciendo a mafiosos de la droga y el crimen organizado?
Grave culpa hace recaer el jefe del Apra sobre Dios.
Por eso mismo sería bueno saber si sus diálogos con el Supremo Hacedor constan en algún registro, y en qué idiomas se produjeron.
Hasta ahora, la justicia humana –la Fiscalía– ha acumulado pruebas, incluidas cuentas bancarias. La mejor prueba puede provenir del Apra, por el hecho mismo de que se sacude como partido de estos delitos cometidos por una legión aprista, con el aval del jefe del aprismo, Alan García.
Ahora que el abogado Facundo ha sido acribillado por las pruebas, García y Jorge del Castillo tratan de apartarse de la trama. El caso del expresidente es grave, porque intentó justificar indultos y conmutaciones con el cuento de una consultoría divina.
La culpa cobra mayor peso en cuanto se liberó a narcos de alto vuelo, traficantes del vicio y el crimen. La complicidad con esta área sucia no es una tarjeta de buena conducta para ningún político.
En momentos en que al exministro de Justicia Aurelio Pastor, compañero de partido de García, se le ha abierto investigación, se ha recordado una frase de García sobre Pastor: “Parece que tenía un ministro ciego”.
Eso es casi una acusación. El exministro no se ha dado por aludido, y ha salido a defenderse alegando que él no sabía nada sobre el pago de narcos y forajidos. Se trataría, en efecto, de un caso de ceguera, como no sea de cinismo.
Pastor ha declarado que confía en la justicia peruana. Cómo no va a confiar si él sabe perfectamente que el aparato judicial, en gran parte manejado por el Apra, es, en ancha medida, hogar de la coima, la injusticia y la impunidad.
García ha subrayado: “Muy bien la Fiscalía. Cada funcionario debe responder pública o penalmente por sus acciones o mala conducta”.
Lo que falta es que el expresidente tome de nuevo contacto con Dios y le pida perdón por haberlo calumniado y difamado en la conferencia de prensa del 1 de abril, que tuvo resonancia nacional y causó carcajadas a escala internacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario