jueves, 27 de junio de 2013

OMAR QUESADA, DESIGNADO NUEVO ABOGADO DE GARCÍA



Tomado del Político vive del sonso y el sonso de su trabajo
En voz de Quesada se puede percibir la nueva estrategia jurídica para limpiar al líder del alanismo del caso de los narcoindultos. La premisa: Alan García pudo haber sido inducido a error para que firmara el indulto de unos 400 narcotraficantes condenados en forma agravada, en su segundo gobierno.
Y que Alan García exageró al decir que revisó personalmente cada uno de los 5 mil 500 expedientes de gracia presidencial.
Además sustenta tamaña explicación manifestando que la cadena de responsabilidad de los narcoindultos empieza con Facundo Chinguel (Presidente de la Comisión de Gracias presidenciales) y termina en Aurelio Pastor (Ministro de Justicia). Es decir, el presidente de la república es inocente porque fue engañado a cometer un error firmando los narcoindultos.
Vaya capacidad jurídica de Quesada!!!
 “Él (Chinguel) llevaba los expedientes al ministro de Justicia y este sector lo pasaba al presidente (…) Esa es la línea que debe seguir dentro de la administración pública y si lo han hecho firmar (a García) pueden haber inducido a error al presidente, como puede ocurrir en cualquier momento”, dijo Quesada.
 Y además fundamenta que la inocencia de García es la de un caído del palto.
“El expresidente yo creo, y eso debe ser, no debe estar revisando minuciosamente cada volumen de expediente, que debe tener miles de folios (…) Bueno, yo creo que hubo una exageración en las palabras del presidente, al decir que revisaba minuciosamente los expedientes”, (Programa No Hay Derecho de Ideeleradio).
Sobre el respaldo que dio García a Chinguel en la Megacomisión, donde lo llamó “hombre probo”, Quesada dijo que entonces el exmandatario confiaba en su ‘compañero’, pero, a la luz de los indicios en su contra, ha cambiado de parecer.
Pero, la declaración ante una Comisión legislativa si tiene valor legal.
El 3 abril de 2013, Alan García fue interrogado por la megacomisión y declaró: "Yo respondo por cada uno de ellos (los indultos y las reducciones de pena)".
Ese día Alan García hizo una cerrada defensa de los narcoindultos vía aplicación de las gracias presidenciales que le faculta la Constitución, asumiendo en la cadena de mando su responsabilidad en las excarcelaciones.
"He invertido miles de horas en revisar 7 mil 200 expedientes. Yo no firmo lo que me pasan. Yo no soy mesa de partes, no señor. Estudié largos minutos cada uno de los expedientes para ver con mi convicción si cada uno de los presos merecía eso (la reducción de pena o el indulto)", declaró.
Alan García ese día se sintió ofendido por las insinuaciones de que detrás de las excarcelaciones de reclusos por narcotráfico haya existido algún beneficio económico.
"¡Qué cosa es eso! Tengo derecho al mínimo respeto. Tengo el derecho a mi respeto", afirmó, aunque concedió: "Yo sé que pudo haber habido funcionarios zamarros, o precipitaciones en dar las cosas, sin buscar beneficios económicos, pero este tema es de facultad presidencial".
A una pregunta del presidente de la Megacomisión, Sergio Tejada, sobre la excarcelación de un capo del narcotráfico, lo rechazó y emplazó al gobierno de Ollanta Humala a responder por los casos que él denunció: "Mi gobierno emplazó a varias familias completas, y no sé qué pasa con el gobierno de ahora".
García también habló de la responsabilidad de los ministros de Justicia y de la Comisión de Gracias Presidenciales.
"La comisión es integrada por el presidente de la República y por el ministro de Justicia (…) Estos expedientes llegan a Palacio, los estudios los ve el presidente, y normalmente acata lo que dice la resolución. (Para que se vaya) lo más rápido la sabandija (el recluso)'. Eso se refrenda con resolución suprema por el ministro. Si no, sería ciego mi ministro", precisó.
La estrategia jurídica para limpiar a García, señalando a Aurelio Pastor como el último en la cadena de responsabilidades por los narcoindultos, podría ser perjudicial.
Las letras chiquitas esta en el procedimiento. .. En el eventual caso que Pastor sea denunciado por la fiscalía tras la investigación preliminar, el Ministerio Público deberá solicitar al Congreso de la República que levante la prerrogativa del antejuicio que tiene en su calidad de exministro de Justicia.
Si se encuentran algunos elementos que dan lugar a una investigación preparatoria, y como consecuencia de ello a una supuesta acusación, se tendrá que pedir al Congreso que haga el levantamiento correspondiente del fuero.
Sería la antesala de Alan García con el mismo procedimiento. El asunto va en paquete por la cadena de responsabilidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario