lunes, 5 de agosto de 2013

¿Narcotráfico financia a políticos?

Cortina de humo de Mauricio Mulder
FEDERACIÓN GRÁFICA DEL PERÚ (FGP) 
O cortina de humo para tapar los narcoindultos del gobierno aprista.
Por Carlos Ortiz Cornejo, Secretario Ejecutivo del ILA y Secretario General Adjunto de la FGP 
Una grave acusación ha lanzado el legislador Mauricio Mulder del Partido Aprista, advirtió que posiblemente estemos siendo conducidos por una persona como el presidente Ollanta Humala "que su campaña electoral habría sido financiado por el narcotráfico", y que "un partido político como el nacionalista haya sido penetrado en sus entrañas por el narcoterrorismo". Dio esta opinión, luego que se informara que la ex legisladora Nancy Obregón, del Partido Nacionalista está vinculada al narcotráfico y el terrorismo. Ella habría aportado con varios miles de soles a la campaña nacionalista del 2011. La captura de la ex parlamentaria acusada de narcotráfico, apoyo y financiamiento al terrorismo, solo sería un caso más en la larga lista de escándalos por drogas que han ocurrido en la política peruana.
Pero veamos, a dónde quiere llegar el legislador aprista con esta afirmación. Debiera recordar que el empresario Carlos Lambert, quien compró y obsequió Villa Mercedes, finca donde habitaba el líder y fundador del PAP, Víctor Raúl Haya de la Torre, fue encarcelado por tráfico de cocaína y señalado como el financista de la campaña aprista de 1980 con la que llegó a la presidencia Alan García y muchos legisladores de su partido. Se olvidó también que Alan García que se refugió en Colombia en junio de 1992 bajo la figura del asilo político, aparece en una fotografía sonriente al lado de Oscar Fernando Cuevas Cepeda a quien la policía y la justicia de ese país lo describen como el más grande lavador de dólares del narcotráfico en la historia de Colombia y uno de los principales asesores de las FARC grupo terrorista que actúa en alianza con las mafias del trafico de drogas.
Luego en el gobierno del japonés-peruano Alberto Fujimori, se denunció otro caso increíble, fue el hallazgo de 196 kilos de droga nada menos que en el avión presidencial. Cada vez que se decomisa un cargamento de cocaína, chico o grande, aparecen los jefes de la Policía para afirmar que ello ocurrió luego de "largas y pacientes labores de inteligencia", pero lo que no logran es capturar a los capos, tampoco se decomisan significativas cantidades de droga. Según datos de la ONU del año 2006 el Perú producía 280 toneladas de cocaína al año, pero solo se decomisa el 8,01% de la cocaína producida. La pregunta es, ¿dónde está el resto de la producción.
El analista en temas de narcotráfico, Jaime Antezana, afirma que en el actual Congreso de la República hay 12 parlamentarios puestos por el narcotráfico, con gran poder todos ellos, para defender sus intereses, a vista de todo el mundo… "Yo los veo, ahí están", aseguró. Y prevé que esta situación será peor en las próximas campañas municipal y presidencial... "Se nos viene una narco candidatura presidencial", vaticinó. ¿Exagera?. Creo que no. Con tantos millones en juego, es natural que el narcotráfico quiera asegurar "sus inversiones" y la mejor manera de lograrlo es desde la política.
El tema del narcotráfico en el Perú parece no interesar mucho a las autoridades, es algo que ya está metido en muchas instituciones vinculadas al poder político, judicial y parlamentario, sino recordemos los lazos tan estrechos del narcotráfico durante el gobierno de Alberto Fujimori, que llegó al extremo de que se transportara droga en el avión presidencial, a esto se suma, la intervención de Keiko Fujimori a favor de "olluquito", un narcotraficante liberado por su padre, cuyas hijas aportaron a las campañas de Keiko Fujimori, al Congreso de la República y, a la presidencia. Estos delitos de narcotráfico al más alto nivel, fueron ocultados por la mayoría de los medios de prensa escrita y televisiva que compró el asesor presidencial Vladimiro Montesinos Torres, cuya relación con la mafia colombiana se remonta a los años setenta, mucho antes de su paso por el poder que tuvo junto a su socio Alberto Fujimori.
Muchos peruanos recordaran que las hijas de "Olluquito" Ana y Mariana More fueron amigas muy cercanas de Keiko Fujimori cuando era "primera dama", que no puso nada especifico en su Plan de Gobierno en materia de la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo. Al igual que el ex presidente Alán García Pérez, que indultó a muchos narcotraficantes en su gobierno, ahora son los más críticos del actual Gobierno, olvidándose de lo que hacían -sobre este tema- cuando estuvieron en el poder. A esto debemos agregar que el hijo menor del dictador, Kenyi Fujimori es uno de los socios de una empresa donde recientemente se ha encontrado droga. Tampoco debemos olvidar que la hermana y su cuñado, son parte de esta "gran familia" peruano-japonés, están prófugos de la justicia peruana por otros delitos de corrupción.
La página Web "Crónica Viva" publicó durante el proceso que se siguió al ex dictador Fujimori por delitos de lesa humanidad, lo siguiente:
"Cercado en sus contradicciones, el ex presidente, Alberto Fujimori, prefiere cerrar los ojos al pasado turbulento de Vladimiro Montesinos, como abogado de la mafia colombiana, con sus recurrentes frases de "yo no sabía", "no recuerdo" o "me acojo al derecho de guardar silencio", como si fuésemos el país de los caídos del palto donde no hay expedientes judiciales, informes ni rastros de las correrías de su ex asesor.
Y, en una opereta tragicómica, el ex dictador abre los brazos para aprovechar las cámaras de televisión, grita que es inocente ante el tribunal después de negarse a contestar, se autoproclama casi un "héroe de la pacificación y los derechos humanos" mientras los deudos de las víctimas de las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta son agredidos por los mastines fujimoristas.
Pero el pasado no se puede ocultar con parodias ni medias verdades. El ex presidente Fujimori dice que ignoraba el pasado turbulento de Montesinos sin recordar que, al tratar de justificar los ingresos millonarios de su asesor, dijo que eran honorarios profesionales de los clientes del Doc. Es decir, que el hombre que dominaba los servicios de inteligencia tenía vínculos con narcotraficantes internacionales.
Fujimori abrió, pues, las puertas de Palacio de Gobierno a un defensor de mafiosos colombianos para que "luche "contra el narcotráfico. No, también fueron sentenciadas; pero poco después salieron en libertad gracias a un indulto presidencial que promovió Keiko Fujimori. A consideración de la también congresista fujimorista, dicha familia fue injustamente procesada y chantajeada por Vladimiro Montesinos, por ello dijo que no devolverá el dinero recibido, pues lo considera de origen legal., por eso es que el procurador pidió a la Fiscalía una inmediata investigación, cuyos resultados se ignoran. También la justicia Peruana ha pedido a Chile, investigar las relaciones de Fujimori, con el narcotráfico, porque la situación fue bastantante escandalosa. Vladimiro Montesinos, con la anuencia de Fujimori, abrió las puertas del Palacio de Gobierno al conocido narcotraficante Colombiano. Estas perlas conocidas especialmente por la Chinita Keiko, tan ciega y sorda como su padre, las conocía perfectamente. Lamentablemente la justicia en Perú, también es ciega.
Ahora, resulta increíble que un tribunal haya absuelto al ex asesor fujimorista por el delito de narcotráfico cuando está demostrado que este señor convirtió al país en un "narco Estado". Una vergüenza más para el Poder Judicial que parece haber sido comprado por el poder de los que controlan la droga.
Ahora tenemos que la ex congresista nacionalista Nancy Obregón ha sido recluida en el penal de alta seguridad mientras dure su proceso por presuntos vínculos con el narcotráfico, colaboración y financiamiento al terrorismo. Junto a la ex legisladora del Partido Nacionalista hay 14 detenidos por el mismo caso, cuatro mujeres y diez hombres. Entre ellos están Rosa Marleni, Sandra y Luis Obregón, familiares de la dirigente cocalera.
Este acontecimiento seguro que hace mucho daño al presidente de la República, que se pronunció de inmediato sobre el caso de la ex congresista nacionalista, afirmando que la situación de la dirigente cocalera le preocupa seriamente porque es una acusación muy seria, pero aseguró que su gobierno no va a encubrir a nadie. En ese sentido el presidente Ollanta dijo que la mejor muestra que está dando su gobierno de transparencia en este proceso es el respeto que se está demostrando hacia el Poder Judicial y a las investigaciones que viene realizando el Ministerio Público, "sea quien sea" porque esta es una muestra más que estamos a favor de la lucha contra la corrupción y no de tratar de apañar cosas de personas que puedan estar acusados por delitos tan serios y tan graves como son el narcotráfico y terrorismo, agregó también, que su gobierno quiere llegar a la verdad".
Estos comentarios a los que hay que poner mucha atención quedan cortos con el espinoso tema de la incontenible penetración del narcotráfico en el Estado peruano. Es imposible que un negocio sangriento que mueve más de 22 mil millones de dólares al año por sacar droga de nuestro país no haya corrompido a jueces, policías, militares y políticos a todo nivel.
El narcotraficante más famoso y rico de la historia, Pablo Escobar, llegó al Congreso de Colombia en 1982 y, como tal, fue invitado a la toma de posesión de Felipe Gonzales como presidente de España. Incluso, no se preocupaba en ocultar sus deseos de ser presidente de su país, para lo cual hizo algunos esfuerzos. Entonces, no es nuevo ni raro que los narcos, amparados en su enorme poder económico, logren espacios en la política financiando campañas. Es evidente que si no se hace algo, el narcotráfico terminará mandando en el Perú. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario