domingo, 20 de octubre de 2013

FUJIMORI EN PIJAMA ANTE EL PODER JUDICIAL

Pura farsa, tipo Laura Bozzo, falto decir que pase el ...

La teatralización de Fujimori en una sala del poder judicial, sorprendió hasta los medios más fujimoristas, los que se habían prestado a las fotos en camilla y sala de las clínicas con las que el “chino” y su pandilla generaban ambiente en los días en que se debía decidir sobre el indulto y conseguían que las encuestas se inclinaran por la liberación de tan enfermo personaje.
El último jueves se trataba de lo mismo. Pero con un poco más de estilo chicha, para estar a tono con el proceso, ya que incluía no sólo la parafernalia de la enfermedad, médicos, enfermeras y tensiómetro, sino una vestimenta de ocasión para mostrar que al pobre preso lo sacaron casi a la fuerza de su lecho de padecimientos. Era una farsa, como dice Hildebrandt, pero no una inocentada.
Al día siguiente de la escena, ya RPP y los medios televisivos, estaban tomando en serio las dolencias del exdictador y logrando que aparezcan médicos y abogados dispuestos a explicar el delicado estado de salud del tipo que siempre quiere fugar de sus responsabilidades, en vez de encararlas con las razones que lo llevaron a usar el dinero del Estado para operaciones encubiertas como la de los diarios chicha.
No hacían muchos días que vía Twitter, el mismo Alberto Fujimori desafiaba a Ollanta y Nadine señalándoles que con el no indulto se habían perdido su asesoría gratuita para acabar rápidamente con la delincuencia. Además pedía contar con un programa de radio. Y el genio de su hijo, apuntaba que era para no deprimirse. En otras palabras, cuando quería venderse como proyecto político, estaba en todas sus capacidades, y cuando debía responder por sus crímenes era un desvalido con presión alta, dispuesto a llegar hasta los jueces  para que todo el país vea lo cruel que se puede ser con este señor.
Es obvio que Fujimori y su nuevo abogado, sabían que iban a desatar una ola de críticas por su actuación ante la Justicia, pero su cálculo era que en el país hay una fracción de la población dispuesta, no tanto a creerse y sentir lástima por su penosa condición, sino más bien a justificar el uso de este tipo de métodos que son la esencia de lo que representa el partido con el que aspiran al poder. En las redes se puede leer una cantidad de opiniones que vuelven con la cantaleta de que derrotó al terrorismo y puso la economía donde actualmente está.
O sea, lo mismo de siempre, el grupo Colina, el robo del dinero de las privatizaciones,  la compra de medios de comunicación, los diarios chicha, etc., son minucias para personas que creen que la forma de gobierno del “chino”, con su corrupción y su mentira, es la única que funciona en este país. Por eso les parece natural la representación del jueves. Queremos ser tratados como tontos. Nada más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario