lunes, 27 de enero de 2014

CORREA PEDIRÁ A EE.UU. QUE SAQUE SUS MILITARES DE ECUADOR

Rafael Correa Nacionalista
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, anunció este miércoles que pedirá la salida inmediata de los militares estadounidenses que se encuentran en su país, y que fueron asignados por la Agencia para el Desarrollo Internacional (Usaid, por su sigla en inglés) bajo un supuesto programa para fortalecer la democracia en esta nación suramericana.
Mediante una rueda de prensa el mandatario ecuatoriano consideró de escandalosa la cantidad de efectivos militares estadounidenses ubicados en la embajada de Quito (capital). “Son alrededor de 50 (militares) ¿Quién puede justificar algo así? Ya estamos actuando al respecto”, aunque no especificó cuántos efectivos deberán abandonar Ecuador.
El año pasado el presidente, Rafael Correa, cuestionó la pretensión de Estados Unidos de “imponer al mundo sus valores democráticos” y consideró “un insulto” que la Usaid tenga un programa para fortalecer la democracia en su país por lo que mandó a investigar el número de militares que hay en la embajada de Washington en Quito.
“Hay muchas cosas admirables en Estados Unidos, pero hay que rechazar su prepotencia de creer que sus valores son universales, y tratar al resto del mundo como colonias”.
No obstante, el portavoz de la embajada de Estados Unidos en Quito, Jeffrey Weinshenker, señaló este miércoles a la agencia de noticias AFP que su país aún no ha recibido una “notificación formal” del gobierno de Correa respecto al desalojo de estos militares.
Son “aproximadamente 20 empleados del departamento de Defensa de Estados Unidos, militares y civiles, asignados al Ecuador y plenamente acreditados. Todas nuestras actividades se realizan con la aprobación explícita de las contrapartes ecuatorianas”, sostuvo el vocero.
Un mes atrás Correa, que en 2009 decidió no renovar un acuerdo que le permitía a Estados Unidos operar una base antidrogas en territorio ecuatoriano, reveló que militares estadounidenses iban a bordo de un helicóptero de la Fuerza Aérea Ecuatoriana que fue baleado en la frontera con Colombia el 3 de octubre de 2013.
Tensión y desconfianza
El presidente Correa, manifestó este miércoles que hay “tensiones” y “desconfianza mutua” entre su país y Estados Unidos, pero aseguró que, a pesar de ello, seguirá firme en denunciar ciertas políticas de Washington (capital estadounidense), entre las que destacan las actividades de espionaje estadounidense y el uso de drones en la lucha contra el terrorismo, porque han causado con cierta frecuencia la muerte de inocentes.
Correa también recordó la renuncia unilateral, en 2013, de Ecuador a unas preferencias arancelarias otorgadas por EE.UU. La renuncia ocurrió después de que desde Estados Unidos se amenazara con cancelar dichas preferencias, que se otorgaban por la lucha contra el narcotráfico, si Quito concedía asilo al exanalista de la NSA Edward Snowden, cuando aún no había recibido refugio en Rusia y esperaba en un aeropuerto de Moscú, tras filtrar miles de archivos secretos.
“Ecuador no necesita caridad”, dijo el presidente Rafael Correa, quien recordó que EEUU aportaba unos 30 millones de dólares al año en proyectos de fortalecimiento de la democracia, que en muchos casos iban a parar a “fundaciones opositoras al Gobierno”.
teleSUR-AFP-Telam-EFE/ba-GP

No hay comentarios:

Publicar un comentario