jueves, 27 de febrero de 2014

AUMENTO DE SUELDOS AL GUSTO DE LA ÉLITE DOMINANTE


Los de arriba pueden decidir sobre su acelerado enriquecimiento como ha ocurrido en los últimos veinte años. Han definido las políticas de la nación en concordancia con su avaricia y no en función de los intereses del desarrollo nacional, ni quiera en relación con la necesidad del crecimiento industrial moderno.
Son el poder real que decide cómo debe ser el enriquecimiento y los mecanismos para su concentración. Son los que han acaparado la riqueza producida por el boom de la minería en los últimos veinte años y, en particular, los últimos ocho años donde la bonanza fue extraordinaria e irrepetible. Este poder real es ahora mucho más poderoso. Sostienen y construyen el “paraíso neoliberal” y quieren hacer del Perú ese modelo ideal, pero manteniéndolo siempre como país  minero exportador y secundariamente como agro exportador.
Ellos ha determinado que el Perú se someta a la Alianza del Pacífico junto con Chile, Colombia y México como una forma de impedir la integración de América Latina e impedir el fortalecimiento del comercio con los países BRICS, en consecuencia como sus clientes que tienen que soportar tratados que benefician los negocios de las grandes corporaciones norteamericanas y en contra de los intereses nacionales.
Esta élite aplaude fervorosamente el hecho de que los ministros hayan decidido aumentarse el sueldo al doble. Y lo aplaude porque ellos contribuyen de manera sostenida al enriquecimiento de la clase dominante y a confundir a la población con el embrujo de que los intereses de la oligarquía son los mismos que los de la nación.
En realidad el Perú tiene poco o es muy poco lo que se dispone para redistribuir como riqueza o mejor dicho para mejorar la calidad de los servicios que brinda a los ciudadanos, como son la educación, salud,  seguridad ciudadana o el desarrollo de una infraestructura importante para tener una nación moderna. Tanto es así que el ministro Castilla ha dicho soberanamente que no habrá aumento del sueldo mínimo y de paso, de manera grosera, ha hecho que la renuncia del Primer ministro sea inevitable. ¿Entonces quién tiene la última palabra sino es el máximo representante del neoliberalismo y de la oligarquía peruana.
La campaña periodística de los medios monopolizados ahora por el diario El Comercio, son un coro con el trillado discurso de la competitividad y el progreso del Perú que va a ser estimulado por la captación de los mejores especialistas con sueldos de 30 mil soles mensuales, es decir el lucro se ha convertido en un valor superior que debe ser puesto como primera condición y no el establecimiento del costo/beneficio como medida para el desarrollo nacional, es decir que basta con ser designado ministro para tener el alto merecimiento y no el beneficio que aporta al país con tal designación. Esta campaña de los medios ha fracasado porque más del 80% de los encuestados está en contra de este supuesto estímulo.
El mejoramiento de la competitividad es uno de los “mejores” argumentos que los medios han esgrimido como la sustentación superior que debe justificar el aumento de los sueldos de los ministros. Frente a esto debemos decir que los ministros no son un producto del mercado que tenga competir con otro producto igual. De otro modo, la competitividad es el posicionamiento estratégico de un producto respecto a otro u otros en el mercado por los que el consumidor tiene preferencia. Pero los ministros como producto, ¿con quiénes o qué va a competir si sólo contamos con un consejo ministros en el Perú; pero la grosería no sólo queda ahí.  Veamos lo siguiente, nos hablan del progreso del Perú con ministros mejor pagados. La pregunta consecuente es: ¿cuál es el plan de desarrollo estratégico del país, es decir sus objetivos y sus políticas para medir el progreso? ¿En función de qué vamos a medir el rendimiento ministerial? Consecuentemente por ese camino no llegaremos a ningún lugar. Pero la oligarquía y los poderes fácticos del neoliberalismo sostienen histéricos de que se requiere de ministros técnicos que no estén pensando en política, en buena cuenta significa que sean técnicos preparados para beneficiar los negocios de los monopolios nacionales y sus pares internacionales las mega corporaciones mineras, especialmente.
No les importa las políticas nacionales, sus programas y estrategias que puedan convertir al Perú en un país moderno. En el Perú no hay que pensar en políticas serias y para la élite dominante les basta la politiquería mafiosa que ellos alientan y que el Congreso camufla o blinda a los delincuentes del gobierno anterior. Eso es lo que la oligarquía quiere, nada más.
El otro tema es el inmediatista con el que pueden manipular fácilmente la percepción de los ciudadanos respecto al mejoramiento de la calidad de la educación. Hasta cero puntos hemos llegado en rendimiento del sistema educativo del Perú, entonces ¿cuál es el merecimiento del ministro o ministros de educación? ¿Cuáles señores de El Comercio? Sobre el mejoramiento, por lo menos medianamente, de la salud y, de manera particular, de la política salud madre-niño, la tuberculosis y la erradicación de enfermedades endémicas, cero en calificación. En cuanto a seguridad ciudadana, esto es un escándalo que los medios ocultan a la ciudadanía, de que no hay un enfoque de sus causas  y las perspectivas de solución. En cuanto a la exportación del gas a Chile, le preguntaron al ministro, ¿Cuándo sería esto? Respondió, en el largo plazo, pero no dijo cuánto era ese largo plazo y cuáles eran las condiciones a resolver primero en el país nuestro; por supuesto que era una mecida.
Mientras sigamos inmersos en la política neoliberal, el Perú no progresará y las políticas nacionales no favorecerán a los más pobres y excluidos y los jóvenes seguirán soñando con una profesión universitaria que les proporcione un futuro factible y no ensueños, pero esto es tan incierto como que los ministros tengan un alto rendimiento en beneficio del desarrollo nacional.
Salvador Mendoza

No hay comentarios:

Publicar un comentario