martes, 25 de febrero de 2014

DESPUÉS DE CASTILLA, EL DILUVIO


¿Castllistas nombran a René Cornejo PCM?
Una de las curiosidades de la actual crisis del gobierno de Humala es que después de la malcriadez de Castilla, todo el mundo empezó a pedir la renuncia de Villanueva en vez de la del ministro insolente. Más aún, cuando empezaron a repartirse las culpas, otra vez, la llamada oposición, se puso recia con la primera dama que habló el jueves sobre el famoso tema del salario mínimo y trató de poner paños tibios el viernes, y no contra el jefe del MEF que salió el domingo cuando parecía que se habían hecho las paces para decir que la palabra del primer ministro lo tenía sin cuidado.
Que Nadine se mete donde no debe es algo fuera de todo debate, pero que Castilla salga inmune de las crisis que promueve es algo que no habla del poder de la pareja presidencial, sino de todo lo contrario. Haber escogido el tema de si se está discutiendo o no el salario mínimo, cuando legalmente era momento de empezar a discutirlo (dos años desde el anterior aumento), ponía en el centro una tensión básica: ¿dónde se decide la cuestión salarial?, ¿en el plano político o en el supuestamente técnico? Es evidente que el del mechoncito vio la ocasión para matar dos pájaros de un solo tiro, un premier desgastado y una preocupación empresarial que insiste en mantener reprimidos los salarios. Ganó en ambos frentes y no sólo perdió Villanueva sino también el presidente.
Nadie debería sorprenderse por eso que el desenlace de la crisis haya sido una propuesta para que un hombre directo de Castilla y del MEF, pase por fin a ocupar la jefatura de la PCM, que es como debe entenderse el nombramiento de René Cornejo, que ha sido ministro de Vivienda desde el inicio del gobierno y antes fue presidente de Proinversión. Y, además, que el propio ministro que metió la zancadilla al premier, esté siendo ratificado como para que en el futuro siga desmintiendo a todo el que hable fuera de su libreto económico. Excelente. Y los Galarreta, Mulder, Aguinaga y otros, siguen haciéndonos creer que todo el problema aquí es que la señora Heredia tiene incontinencia verbal y le da por gusto por hablar de sueldos de ministros y maestros, y remuneraciones mínimas sin que nadie esté manejando sus palabras.
Nunca, ningún gobierno, se mostró tan prisionero de la tecnocracia del MEF, insensible socialmente, y privatista económicamente. Y esta crisis, como ninguna otra ha sido gráfica para mostrar hasta qué grado el presidente piensa que si prescinde de los tecnócratas del MEF, esos que son de la confianza de la CONFIEP y de la derecha mediática, se le cae el gobierno, sin darse cuenta que este gobierno se ha hecho cada vez menos suyo, menos en la parte de las puyas, que esas sí, le van directo a la cabeza.     
www.rwiener.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario