domingo, 16 de febrero de 2014

LA GUERRA DE LOS FISCALES


¿Se complica mi reelección?
Episodio Número Uno: En julio del 2013, con motivo del cumpleaños del fiscal supremo Gonzalo Chavarry, se realiza una reunión en su domicilio a la que asisten el fiscal supremo Pablo Sánchez y varios fiscales superiores, además del gerente del Ministerio Público, Francisco Lazo, que en un momento de la reunión sorprende a todo el mundo anunciando la postulación del homenajeado al cargo de Fiscal de la Nación que se resolverá en abril del siguiente año. Informa que se cuenta con el voto mayoritario en la Junta de Fiscales y con el respaldo del APRA para la postulación. Unos días después el Fiscal de la Nación, José Peláez Bardales, cita en su despacho al gerente Lazo para que le explique su interés en temas que no son de su competencia. Lazo sonríe y no dice nada. Siempre se ha sentido el hombre más poderoso de la institución.
Episodio Número Dos: Trascienden las primeras informaciones sobre el caso BTR que viene siendo investigado por la Megacomisión, que involucran la participación de Gladys Echaíz, por entonces Fiscal de la Nación, lo que motiva una protesta pública de Alan García. Pero poco después, la doctora acude a la Comisión Tejada y precisa que ella no pidió ir a Palacio para tratar el temas, sino que fue el presidente quién pidió que ella interviniera. La Megacomisión acepta el descargo y no la incluye como parte de la “organización para delinquir” que se supone fue formada para ocultar pruebas contra el gobierno dentro del material de chuponeo decomisado. Saber esto causa un ataque de furia en el Instituto de Gobierno de la Universidad San Martín de Porres.
Episodio Número Tres: En diciembre del 2013, estaba consolidada una mayoría en la Junta de Fiscales, integrada por Gonzalo Chavarry, Gladys Echaíz y Pablo Sánchez, contra una minoría constituida por Peláez y Ramos Heredia. Después de seis años, además, el Consejo de la Magistratura había anunciado la inminente elección de un nuevo fiscal supremo que llenara la vacante pendiente en ese organismo y se voceaba a la Dra. Nora Miraval, cercana a Echaíz, con lo que la mayoría de 3 a 2, se ampliaría a 4-2. El Consejo, sin embargo, nombró a otra doctora, Zoradia Ávalos que en un primer momento era una incógnita.
Episodio Número Cuatro: El 3 de enero, apenas iniciadas las actividades del año2014, el fiscal Peláez citó a Junta de Fiscales con un solo punto de agenda: nombrar al nuevo representante del Ministerio Público ante el Jurado de Elecciones. Puesto al voto el asunto, los supremos llenaron su papelitos y los colocaron en una urna. El resultado: tres vetos para Carlos Ramos y tres para Echaíz. Ávalos se había alineado con el Peláez. Una nueva cita para el lunes seis para desempatar, y otra vez todo el procedimiento, con el resultado de tres votos para Echaíz, dos para Ramos y uno para Ávalos. Días después, la exfiscal de la Nación diría que había cambiado su voto al enterarse por las noticias del fin de semana que Ramos era pariente de Nadine Heredia y por tanto un riesgo para la imparcialidad de ese organismo cuando se viera el tema de su posible candidatura.
Episodio Número Cinco: La doctora Echaíz, después de pensarlo varios días, declara que rechaza el nombramiento al JNE, que es un cargo para fiscales menos antiguos que ella y que los votantes no han tomado en cuenta su falta de voluntad para asumir esta tarea. Se produce una crisis mediática sobre este asunto y Echaíz amenaza con renunciar. Aparentemente desde el Instituto de Gobierno de la USMP, se envía la orden: déjenla caer. Sale Echaíz y entra Miraval, que se decía era afín a la antigua mayoría. Nueva votación para el JNE y cuatro votan por Chavarry y solo dos por Ramos. El elegido protesta y asegura que seguirá el camino de Echaíz.
Episodio Número Seis: Chavarry está en la encrucijada. Su sueño de Fiscal de la Nación ha muerto. Puede escoger entre el JNE o terminar su carrera. Peláez además, en un gesto de poder toma vacaciones del cargo y pone en su reemplazo a Pablo Sánchez. O sea si Chavarry mantiene la crisis, quién tendrá que llamarlo al orden será su aliado. Por eso a los pocos días opta por juramentar ante el presidente del JNE, Francisco Távara. El aparente vencedor de toda esta movida es Carlos Ramos Heredia, que proclama su intención de hacerse elegir como Fiscal de la Nación. Pero le resta atravesar por una feroz batalla mediática que ya le ha colocado el mote de carta del gobierno, al asociarla con la primera dama por un parentesco lejano.
Episodio Número Siete: Las opciones para nuevo Fiscal de la Nación son tres: la de Pablo Sánchez que carece de los votos suficientes para hacerse elegir; la de Carlos Ramos, que va a intentar sobrevivir a la aplanadora mediática que le ha puesto el ojo; y la del propio “Tuco” Peláez, que tiene opción de reelección, y que podría beneficiarse si Ramos es obligado a replegarse. El fiscal que archiva todos los casos que involucran a García y la cúpula aprista, podría terminar siendo el ganador de este juego de sillas con el que los fiscales supremos han sorprendido al país. Si lo consigue será mucho más fuerte de lo que ha sido en estos tres últimos años.
Para muchos están sonando las alarmas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario