domingo, 23 de febrero de 2014

LA VERDADERA IDENTIDAD DE LEOPOLDO LÓPEZ MENDOZA


Leopoldo López Mendoza AGENTE DE LA CIA
Los medios de comunicación adictos a la oligarquía y al imperialismo norteamericano, como Rcn, Caracol, El Tiempo, etc, se vienen empecinando en presentar a Leopoldo López Mendoza, contrarrevolucionario venezolano, como niño bueno con proyecciones de héroe, líder, caudillo, genio, fenómeno, redentor, etc, cuando en realidad es un vulgar oligarca al servicio del imperialismo norteamericano y la política criminal y rastrera de la CIA.
Las imágenes de Rcn son las de un adolescente ingenuo y romántico que sueña con tener el mundo a sus pies, pero que un régimen infame le aniquila todos esos sueños y lo detiene escasamente por pensar en ser feliz al lado del pueblo patriota. ¡Qué mentira tan bien maquillada!
Este personaje siniestro nació el 29 de abril de 1971 en Caracas, Venezuela, quien tuvo el privilegio de estudiar economía en los Estados Unidos, entre 1989 y 1993, nada más y nada menos que en Kenyon College del estado de Ohio, donde se graduó con la mención Cum Laude, luego asistió a la universidad de Harvard, Kennedy School of Govenment donde obtuvo una maestría en políticas públicas en 1996. Un pobrecito del sur en los centros universitarios donde la CIA prepara a sus sabuesos. Solo eso puede generar sospecha e intriga, sobre todo si se tiene en cuenta lo excluyente y meticuloso que son los gringos para seleccionar a sus visitantes.
Regresa a la patria de Simón Bolívar para ocupar el cargo de Analista, asistente al economista jefe y asesor económico en la coordinación de planificación  de petróleos (PDVSA) hasta 1999. También ejerce la docencia en la universidad Católica Andrés Bello. Es decir, siempre se mueve por las alturas. O sea, el supuesto amor por el pueblo no es más que un sofisma de distracción para captar incautos y convencer desinformados.
Su pensamiento es fascista, nazi. Se mueve en esa lógica del capitalismo salvaje neoliberal, su supuesta lucha a favor del pueblo es apenas una estrategia para satisfacer sus apetitos megalómanos. Funda el movimiento “Primero Justicia”, inspirado fuertemente en el nazismo. Poco tiempo después se retira de este movimiento y funda “Un Nuevo Tiempo”, desempeñándose como vicepresidente de participación ciudadana y redes populares también de inspiración fascista, para intentar dividir y confundir al pueblo que se había propuesto bajo el liderazgo del comandante Hugo Chávez construir el socialismo siglo XXI. Sin embargo, en septiembre de 2009 se retira de este movimiento afirmando que fue expulsado.
El 5 de diciembre de este año, en Forum de Valencia, estado de Carabobo presentó el nuevo movimiento llamado: “Voluntad Popular”, siempre al lado del capitalismo y del libre mercado, declarándose desde un principio admirador de los Estados Unidos.
Leopoldo López Mendoza jugó papel vergonzante durante el golpe de Estado contra el presidente constitucional Hugo Chávez Frías, el 11 de abril de 2002. Incluso, tuvo que ver con la detención arbitraria del ministro del interior y justicia, Ramón Rodríguez Chacín durante este luctuoso acontecimiento que dejó como estela decenas y decenas de muertos. Sin embargo, la magnanimidad del presidente Chávez le concedió amnistía el 31 de diciembre de 2007. Durante el 2002, las visitas a los Estados Unidos se intensificaron para relacionarse con miembros de la CIA quienes actuaban en la fachada de la supuesta compañía llamada “International Republican Institute, (IRI), instituto que le ofreció todo su apoyo estratégico y financiero para desarrollar la contrarrevolución en la hermana república bolivariana de Venezuela. Además, López Mendoza mantuvo directa relaciones con altos funcionarios del gobierno del triste presidente George W. Bush.
A finales de febrero de 2004, fue uno de los jefes de la guarimba  de Chacao, donde era alcalde para presionar la renuncia del comandante Chávez, provocando más muertos. Las tenebrosas “Redes Populares” son financiadas por Usaid  y Usaid es una ONG de la CIA a través de la cual gira dólares a sus agentes en América Latina.
Es más: Leopoldo López Mendoza es primo de Thor Halvorssen, agente de la CIA, quien ni corto ni perezoso se autoproclamó jefe de la Human Rights Foundation, que estuvo metida de pies y manos en el golpe de Estado en la república de Bolivia contra el presidente constitucional Evo Morales en el 2009. Es de anotar que la sucursal boliviana de la falsa ONG de Halvorssen era dirigida por el gusano terrorista cubanoamericano Armando Valladares.
Por lo menos en dos oportunidades fue inhabilitado por actos de corrupción, entre ellos cuando su señora madre le transfiere recursos en claro favorecimiento y en otra oportunidad porque desvía la destinación de altas sumas de dinero. La comisión interamericana de derechos humanos al parecer siguiendo órdenes del tío sam, interviene en favor de este forajido, pero la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, sentenció que las inhabilidades eran constitucionales.
Ese personaje de mala muerte que tratan los medios de comunicación del régimen de presentarlo como un adalid de la libertad y de la democracia y una mansa paloma, tendrá que responder ahora nada más y nada menos que por los presuntos delitos de homicidio intencional, terrorismo, lesiones graves, incendio de edificios públicos, daño a la propiedad pública, concierto para delinquir y delito de intimidación pública.   
Parecería que ante el desmoronamiento de la inicua y perversa figura de Henrique Capriles Radonski, la CIA y la oligarquía Venezolana barajan otras figuras y el señor Leopoldo López Mendoza cae como anillo al dedo. Su sucia hoja de vida lo habilita para hacer ese triste papel de colocarse en contra del hermoso proceso revolucionario y democrático que vive este país latinoamericano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario