domingo, 13 de abril de 2014

IDENTIFICAN A SUS ASESINOS


QUE EL CRIMEN DE EZEQUIEL NOLASCO NO QUEDE IMPUNE
El pasado 14 de marzo, un sicario ingresó al bar de la Bodega Centenario, en Huacho, y mató de cinco balazos al ex consejero regional Ezequiel Nolasco.
POLICÍA INVESTIGA SI ABOGADO DE NOLASCO ES CÓMPLICE DE SICARIOS
RASTREO. Marco Sánchez desapareció extrañamente del lugar del crimen y dio versiones contradictorias a la Policía acerca de cómo se produjo el atentado y lo que él hizo ante ello. Según la investigación, habría ayudado a asesinos, dos jóvenes que salieron de Chimbote y que ya habrían sido identificados.
Patricia Hoyos S.
Enviada especial a Huacho y Chimbote.
La muerte de Ezequiel Nolasco Campos fue premeditada. Fuentes de la División de Homicidios de la Dirección de Investigación Criminal (Dirincri) informaron que tendrían identificados a los dos sicarios que asesinaron al ex consejero regional de Áncash el último 14 de marzo, en Huacho.
Según las indagaciones policiales, se trataría de dos jóvenes entre 20 y 25 años de edad. Ambos, al parecer, salieron de Chimbote con dirección a Huacho con la finalidad de alcanzar a su víctima.
EL SEGUIMIENTO
En un principio la Policía Nacional pensó que los sicarios podrían haber identificado el paradero de Ezequiel Nolasco mediante el “chuponeo” de su teléfono celular.
Ahora se presume que podría haber sido rastreado mediante el GPS con el que contaba el vehículo (placa COK 703), en el que también se transportaban el abogado Marco Sánchez Ponte y su guardaespaldas Sebastián Saavedra, además del chofer César Angulo Ortiz.
Fuentes policiales de Chimbote informaron que la camioneta 4x4 pertenecería a una empresa constructora que le daba el servicio a Nolasco, en apoyo a su campaña como precandidato al Gobierno Regional de Áncash.
"Lo más probable es que se le hiciera un rastreo con GPS. Mediante este sistema es más fácil dar con el paradero, porque detalla el kilometraje, la velocidad, si el auto ha parado, entre otras precisiones", refirió la fuente.
Pese al alcance que se pudo haber obtenido con el GPS, la Policía no descarta que haya un cómplice entre los acompañantes del ex consejero regional. El abogado Marco Sánchez, según la investigación, sería el principal sospechoso.
"EL ABOGADO MIENTE"
El 14 de marzo, Ezequiel Nolasco ingresó, a las 10:30 de la noche, al bar de la Bodega Centenario, ubicada en el óvalo de Huacho. Acompañado del abogado Marco Sánchez y su guardaespaldas Sebastián Saavedra compraron cuatro cervezas.
A las 11:45 p.m., uno de los sicarios ingresó al lugar y disparó sin titubear cinco veces contra el ex consejero. Tres disparos en la cabeza y dos en el tórax acabaron con su vida.
La República conversó con la propietaria del local, Carmen Pascasio Soto, quien afirmó que la versión dada por el abogado Sánchez al Ministerio Público no coincide con los hechos reales.
Según Pascasio, segundos después de la huida de los sicarios, ella ingresó al local donde vio salir a Sánchez de los servicios higiénicos con dirección a la calle, mientras el cuerpo de Nolasco yacía en el suelo.
"Ese fue el único momento en que yo veo al abogado. Él salió huyendo del lugar y nunca regresó a ayudar a su amigo, que estaba tendido en el suelo", expresó Carmen Pascasio.
Al contrario, el abogado Marco Sánchez dijo a la Policía que permaneció en el local por casi una hora, pero al ver que no llegaba la ayuda policial se fue del lugar temiendo que los sicarios regresen para matarlo.
La dueña del bar afirma que fue ella quien, al ver el homicidio, corrió hacia la Divincri que se encontraba a la vuelta del local. En su camino, relató, se encontró con un miembro de serenazgo de Santa María, quien inmediatamente solicitó apoyo por la radio.
"Primero llegaron los miembros del serenazgo. Después la policía. Habrán demorado cinco minutos en llegar hasta el lugar. Como verán esta es una zona transitada, y siempre están abiertos los locales y atienden hasta tarde", manifestó Carmen Pascasio.
Para la Policía resulta sospechosa la versión de que el abogado Sánchez Ponte salió del local minutos antes de la muerte de Nolasco.
Según dijo, fue a comprar una gaseosa, lo que llama la atención teniendo en cuenta que el bar también es una bodega", dice una fuente de la Divincri de Huacho.
¿A DÓNDE SE FUE?
Al día siguiente del homicidio del ex consejero regional Sebastián Saavedra y el chofer César Angulo dieron su manifestación de los hechos a efectivos de la Divincri de Huacho.
Ante la ausencia del abogado Marco Sánchez, Saavedra se comunicó con él vía telefónica.
"Doctor, usted tiene que estar acá. ¿Cómo nos abandona?", le dijo.
La respuesta de Sánchez, dijo la fuente, fue la siguiente:
"Estoy en Lima. Tengo tratamiento con un médico porque sufro de hipertensión".
Lo extraño es que Sánchez, después de una semana, relató a la fiscalía que tras la muerte de Nolasco entró en shock y cuando despertó ya se encontraba en Chimbote. Todo esto ha puesto el abogado Sánchez en la mira de la Policía, que lo investiga para determinar si es cómplice de los sicarios que mataron a Nolasco.
La República pudo conocer que el levantamiento del secreto de las comunicaciones de Sánchez Saavedra y Angulo ya estaría en manos de la División de Homicidios, así como el de los teléfonos públicos ubicados dentro del perímetro de donde ocurrió el homicidio.
Según la hipótesis que maneja la División de Investigación Criminal de Huacho (Divincri), antes de que el caso pasara a manos de la División de Homicidios de Lima, los asesinos esperaron a Nolasco en la ruta Huacho-Huaura.
"(Los sicarios) lo han estado esperando. Si no era en Huacho podría haber sido (el atentado) en Huaura. Pero en esta ruta era. A Lima (los sicarios) no han ido, porque ahí el hombre (Nolasco) ha estado regalado. Pero ahí no era el golpe", refirió una fuente policial a La República.
Añadió que el homicidio pudo haberse organizado con meses de anticipación.
“Nadie te planifica una muerte de ese tipo en poco tiempo, es imposible", precisó la fuente.
Pero lo relevante de la investigación policial es que los dos sicarios habrían conocido a Ezequiel Nolasco en persona cuando se desempeñaba como opositor de la gestión del presidente regional César Álvarez.
"Lo más probable es que los sicarios ya lo conocían. Ellos han apuntado directamente a la víctima. Sin embargo, cuando es un encargo por foto lo usual es que dan un tiempo para que la víctima reaccione", explicó la fuente.
INVESTIGACIÓN AL 80%
En conversación con La República, el presidente de la Junta de Fiscales de Huaura, Marlon Calle Pajuelo, sostuvo que la muerte de Nolasco ha sido declarado un caso complejo en el distrito de Huacho.
"Hay inmensos avances, no solo en el caso del señor Nolasco, sino también en otros crímenes que se han cometido acá en Huacho", explicó a este diario.
Calle indicó que un informe de la Policía Nacional señala que Huacho se ha convertido en guarida de sicarios que vienen del norte del país.
"Está casi comprobado que acá existen lugares donde están radicando los sicarios que vienen del norte y que aún se encuentran acá", manifestó Marlon Calle.
En tanto, se conoció que el fiscal Yuri García Cano, que estuvo a cargo de la investigación desde el día del homicidio, fue trasladado a Lima para trabajar en conjunto con la Fiscalía Supraprovincial contra la Criminalidad Organizada.
Las fuentes coincidieron en que el informe para dar con los asesinos del ex consejero Ezequiel Nolasco ya estaría avanzado en un 80%.
RED DELICTIVA EN LA REGION ANCASH
La Procuraduría Anticorrupción tendría identificada a una red delictiva que estaría operando en el Gobierno Regional de Áncash y que giraría en torno a su presidente regional César Álvarez.
En la lista figuran:
José Peláez Bardales
Carlos Ramos Heredia
Heriberto Benítez
Víctor Crisólogo
Rodolfo Orellana
Jack Castillo
Máximo Herrera
Luis Arroyo Guevara
Luis Arroyo Rojas
Mariano Peláez Bardales
José Benítez Pantoja
Santos Castillo Mendoza
Dante Farro Murillo
Fredy Garay Mercado
Sardor Renilla
Nelson Vásquez Baca
Rosa Alicia Olivares
Martín Belaunde
Carlos Crisólogo
Richard Bracamonte

No hay comentarios:

Publicar un comentario