martes, 22 de abril de 2014

PRESIDENTE DESLEGITIMADO

Nadine Heredia Presidenta... del PNP

O. Humala, es un Presidente deslegitimado. Engañó a todo el Perú para lograr su elección pero  enseguida cedió el poder a su consorte N. Heredia atentando así al espíritu de la Constitución que no admite la delegación de poderes presidenciales ni el cogobierno, y menos aún, con alguien que no tiene ninguna función oficial.
Actualmente tenemos solo un Presidente formal, sin poder real ya que este lo ejerce su cónyuge por voluntad del propio Humala que ha declarado repetidas veces alto y fuerte que el suyo es un "gobierno en familia" que trabaja "en equipo" con Heredia. Con esa voluntad equivoca de transferir el poder constitucional a una persona no elegida, el Presidente Humala se deslegitima y atenta contra la institución presidencial. De allí que la población, por sentido común, lo desaprueba en las encuestas dándole solamente 20 o 24% de aprobación. El pueblo siente que fue engañado. Como se dice popularmente, Humala vendió a los peruanos gato por liebre.
El problema se acentúa porque Humala débil (muy débil) intelectualmente, no comprende que está en error o no quiere comprenderlo, persiste en impulsar a su consorte a que tome el poder de facto, lo que constituye más que una falta un delito continúo de usurpación. Art. 361 del C. Penal.
Tenemos así, por primera vez, un insólito gobierno con inversión de roles: O. Humala es el "Primer Don" y su cónyuge Heredia es la "Presidenta" de hecho, no elegida. El "Primer Don" asiste a las inauguraciones por demás banales algunas, como hacían las primeras damas de gobiernos anteriores y, ella, Heredia, es la que toma las decisiones de gobierno, da directivas a los funcionarios, hace de vocera en vez del Primer Ministro, nombra a los Ministros y Embajadores, se sustituye a los ministros en actos oficiales del Ejecutivo. Con estos actos de gobierno, ella  no solamente expresa sus opiniones a las que tiene derecho sino que ejerce de manera ilícita un poder que corresponde solo al Presidente elegido o a los funcionarios del Ejecutivo.
Los nacionalistas defienden la intromisión, léase usurpación, de Heredia solo por defender sus intereses personales, pero saben muy bien que están equivocados. ej.: el asunto de Repsol no fue solo una opinión sino una decisión de gobierno anunciada al país por ella. Otro ejemplo, escandaloso y de consecuencias graves fue el de anunciar  que "el SMV no está en agenda" contradiciendo al Primer Ministro Villanueva, lo que produjo la caída parcial del Gabinete y su enfrentamiento con el Congreso que puso al borde de su disolución. Si los Ministros, a parte Castilla su alter ego, no hacen sino obedecer las luces "verdes" de Heredia es porque le deben a ella sus nombramientos. Es una perversión del sistema republicano. Por culpa de los Humala-Heredia tenemos un perfecto país bananero.
Todos estos actos cometidos por alguien que no tiene mandato constitucional o legal deben ser objeto de un proceso judicial para evitar que la institucionalidad se degrade como en tiempos del montesinismo y devolver a nuestro país el estatuto de Republica estipulado en nuestra Carta Magna.
La deterioración de la política actual debida al mal gobierno Humala era previsible por haber elegido a un improvisado, un advenedizo candidato, totalmente analfabeto en política, teniendo como único "merito" su golpe-farsa de Locumba, su complicidad en el Andahuaylazo 4 veces hortícola, sus acusaciones de desapariciones forzadas en Madre Mía.
Ahora hay que lamentar la corrupción del actual gabinete con ministros cuestionados en conflictos de interés; la institucionalidad gravemente afectada; la incapacidad de los Ministros para trabajar con eficacidad en sus respectivos sectores, lo que trae como consecuencia que se está iniciando una etapa de conflictos gremiales y sociales que no cesan, sin mencionar el gravísimo problema de la inseguridad que se acrecienta produciendo miles de asesinatos; en las rutas tenemos hecatombes diarias sin que el Ministro de Transporte se inmute por estas desgracias insoportables para la población.
A dos años del fin de este gobierno, asistimos a una muy preocupante degradación en todos los sectores de la vida política del país y con nula esperanza de recuperación.
TERESA OLEKHNOVITCH  

No hay comentarios:

Publicar un comentario