miércoles, 25 de junio de 2014

CASTILLA AL 2 POR CIENTO

¿PREMIA A DEUDORES DEL ESTADO?
Mientras el último paquete de medidas cocinada por Don Luis Miguel Castilla poco a poco asomaba a la luz y su bancada se disponía a aprobarlo entre gallos y medianoche, salió la cifra del PBI de abril. Como queriendo negar a este articulista, que anunció una cifra de entre 1 y 2 por ciento, el INEI dijo que habíamos crecido 2,01 por ciento. El frenazo económico ya no puede ocultarse más. Pero las medidas de Castilla no alivian la crisis, solo le dan razón a Picketty, el economista francés cuyo reciente libro ha remecido la discusión socioeconómica mundial con un sólido sustento estadístico del aumento de la desigualdad en el mundo moderno por razones políticas.
CONDONACION DE DEUDAS
La medida más sonada de las anunciadas por Castilla es la condonación de deudas a las empresas deudoras a la SUNAT por 20 mil millones. Desde luego que no lo han presentado así y han querido sustentar la idea de que sólo se trata de recalcular los intereses. Pero en cuestiones de dinero, todo se resume en la línea del balance: sumados los positivos y restados los negativos, descontado el pasivo del activo, se obtiene el saldo como resultado final. En este debate, todo se resume en que los deudores tributarios pagarán menos y por eso habrá menos presupuesto para la salud, la educación y la infraestructura pública.
Si se le quiere dar más vueltas al asunto, se ha dicho que el cambio es que ahora no se capitalizarán los intereses. Pero es la práctica común en cualquier entidad e instrumento financiero es la capitalización de intereses. Lo hacen todos los bancos del mundo. Se calculan de esa manera todas las deudas bancarias del Perú, todas las hipotecas, todos los pagarés. Es la base de cualquier curso básico de análisis financiero. La Superintendencia de Banca y Seguros establece en sus regulaciones este método para el cálculo de la tasa efectiva anual, hoy de aplicación e información obligatoria a los usuarios. De tal manera que decir que el cambio es simplemente no capitalizar intereses es un recurso destinado a tomarnos el pelo de tonto o tratarnos como ignorantes.
El deseo por encubrir la realidad lleva a la sospecha. Pero no hacía falta ser demasiado zahorí para darse cuenta del gato encerrado que conlleva esta medida. Porque es evidente que la SUNAT no se especializa en ser comprensiva con los pequeños comercios a los que pone grandes letreros de CERRADO, al mismo tiempo que guarda bajo siete llaves el secreto de cuánto y desde hace cuantos años le deben al estado los grandes canales de TV. Es obvio que los grandes beneficiarios de esta medida de Luis Miguel Castilla son los grandes deudores tributarios, como Telefónica, que le debe al estado más de 1,200 millones de soles. Es evidente, también, que el mensaje que se da es como el de toda amnistía: “señor poderoso, resístase al pago de impuestos todo lo que pueda, incluso aprovechándose de un poder judicial corrupto, porque dentro de un tiempo le permitirán pagar con jugosos descuentos”.
REBAJA DE MULTAS Y SUPERVISION
Luego de mucho hablar de permisología, la forma como la CONFIEP vía Castilla ha buscado quitarse los derechos ambientales y laborales de encima se resume no en papeles blancos con tinta encima, sino en papeles verdes con la frase “In God we trust”. Es decir, en dólares, en plata, en dinero. La lógica que han seguido es reducir a la intrascendencia las regulaciones ambientales y derechos laborales al hacer que cuando los incumplen no pasa nada porque las multas son moco de pavo. Ese es el gran truco de paquete Castilla.
En efecto, parte esencial de las medidas anunciadas es que las multas por incumplimientos ambientales y laborales se reducen al mínimo. Muchas de estas se rebajan a la tercera parte de lo establecido. Por ejemplo, Pluspetrol por sus operaciones en la selva ha tenido multas de 29 y 20 millones de soles, lo que implicaría que de aplicársele las rebajas anunciadas, se ahorrarían más de 32 millones de soles.
Además, al mismo tiempo que han rebajado las multas, están quitándole fondos a las instituciones fiscalizadoras, como la OEFA en temas ambientales o SUNAFIL en temas laborales. De esta manera, no solo las multas se rebajan sino que los fiscalizadores, al quedarse desfinanciados, tendrán aún  menos capacidad de control que ahora.
HACIA ABAJO
Se supone que estas medidas son para responder al frenazo del crecimiento. Las cifras que han salido muestran más claramente la gravedad de la situación. Porque si el crecimiento promedio es apenas 2 por ciento, en la construcción y en la industria no primaria las cifras son negativas. En la industria, el sector textil ha caído en 1 por ciento y el vidrio, cemento y materiales de construcción en 4 por ciento.
Resulta que la industria y la construcción son los sectores en los cuales se genera más empleo urbano, a diferencia de la minería y el petróleo. En la industria, el empleo en el primer trimestre de este año ha caído en 1,4 por ciento, con más dureza entre las medianas empresas (de 10 a 50 trabajadores). Sin embargo, en los discursos de Ollanta y de Castilla y en el repaso de las medidas tomadas, la prioridad es la minería y el petróleo (que tienen los mayores impactos ambientales).
Así, en vez de reactivar la demanda interna para reimpulsar el crecimiento, la orientación es darle más facilidades a las actividades extractivas para que se adueñen de los territorios sin importar el ambiente ni las comunidades. Junto a eso, se ratifica nuevamente el desprecio a los derechos laborales, limitando la escasa fiscalización de los mismos y reduciendo la protección a la salud y seguridad de los trabajadores.
Esta política claramente va a ser un fracaso en lo que reactivar la demanda interna y el empleo se refiere. Es, por eso, el final del gobierno de Humala, la sentencia a una muerte anunciada de las expectativas de Nadine, el camino seguro a la popularidad de un solo dígito para este gobierno. Porque si hay algo que hasta ahora había dado algo de sostén a una popularidad presidencial al franca caída, había sido una economía y un empleo en crecimiento. El viento a favor del exterior que permitía eso se acabó, y la política de Castilla asegura que no se prenderá ningún motor alternativo.
El crecimiento económico en los dos años que le quedan a Ollanta Humala serán anémicos, y sin el sostén de la mejora en el empleo y los ingresos de la gente, su gobierno camina directo al desastre siguiendo a Castilla como si fuera el flautista de Hamelin.
Frente a ello, Luis Carranza el portavoz económico de Alan García, insiste en que lo importante hubiera sido tocar mejor la flauta, como lo hacía él. Dados los aplausos de toda la ultraderecha, de los editoriales de El Comercio, de Roberto Abusada y la CONFIEP, nada podía distinguir a Alan García del actual gobierno excepto el decir que él toca mejor la flauta.
Lo que necesita la economía peruana, sin embargo, no es alguien que toque mejor el mismo instrumento, sino que hace falta otra música, otro ritmo y otra melodía.
Pedro Francke
http://www.bajolalupainforma.blogspot.com/  

No hay comentarios:

Publicar un comentario