martes, 24 de junio de 2014

EL MEDIO AMBIENTE COMO OBSTÁCULO

mentirosos ambientales
El Comercio dijo su palabra y los demás, por supuesto, quedamos reducidos a un solo concepto: “mentirosos ambientales”. En sus tres años, con idas y venidas, el gobierno de Humala estableció algunos principios que querían indicar que existía alguna vigilancia ambiental y que había un organismo rector a cargo de ejecutarla. No era una instancia de promoción de la inversión como se definen asimismo el MEF, el ministerio de Energía y Minas y otros sectores públicos, sino uno de balance que debía contener el daño que ocasionan las actividades económicas sobre la naturaleza. Más o menos como debía ser el ministerio de Cultura, respecto a la preservación del patrimonio histórico y los derechos culturales de las poblaciones indígenas.
Hace alrededor de un año se echaron abajo las restricciones sobre patrimonio cultural en zonas de inversiones y se tumbó al área de interculturalidad del ministerio de Cultura por opinar contra la ampliación del Lote 88 del gas de Camisea, que afecta a los indígenas de la zona; y se empezó a rediscutir la consulta previa, promulgada por el propio presidente  Humala, en Bagua, como un obstáculo a la inversión.
En estos momentos, los enemigos a atacar son ambientales y tienen que ver con el procedimiento de aplicación de sanciones a los trasgresores de las normas ambientales (se recomienda no sancionar, y cuando haya que hacerlo será con una multa rebajada a 35%); se exigen estudios complementarios de costo/beneficio, para saber cuánto gana o se pierde al decidirse entre inversión y protección; se acorta a su vez el plazo para pronunciarse sobre los EIA (estudios de impacto ambiental); y se extrae al ministerio de Ambiente (MINAM) de la responsabilidad de definir las zonas protegidas, para entregarlo al Consejo de Ministros, donde operan los ministros lobbies de la inversión.
Todo esto le parece de lo más bien a los de la gran concentración, liderados por alguien que hace algunos años se decía ambientalista y a la que sus parientes la sacaron del diario según ella porque no compartían sus principios. Bueno, la mujer está ahora al mando del barco principal de la concentración y probablemente haya dado el consentimiento al editorial que respalda las medidas de Castilla y la CONFIEP, lo que además coincide con varias de sus columnas sobre conspiraciones ambientalistas y mentirosas.
El hecho es que tenemos un gobierno retirando supuestos obstáculos que son normativas que él mismo definió cuando Castilla no tenía tanto poder como ahora y se tragaba algunos pequeños sapos. En junio del 2014, el único que se traga cualquier cosa es Humala que no entiende que es lo que está pasando con la economía que creía era su tabla de flotación. Cuando creía que Castilla lo salvaría de cualquier riesgo económico, resultó que al mechoncito lo único que le interesaba era salvar a sus amigos empresarios. Que para eso cobra.
www.rwiener.blogspot.com   

No hay comentarios:

Publicar un comentario