miércoles, 18 de junio de 2014

“HAY MUCHA GENTE EN EL CONGRESO QUE HA SIDO INFILTRADA POR RODOLFO ORELLANA”

VITOCHO DE ACCION POPULAR-FRENTE AMPLIO
 Positivo. 'Vitocho' dice esperar que el fiscal Carlos Ramos corrija los descuidos y la desidia de su antecesor, José Peláez.
Víctor Andrés García Belaunde. Congresista, miembro de la bancada Acción Popular-Frente Amplio. 
Enrique Patriau.
Víctor A. García Belaunde es el congresista que más ha investigado a Rodolfo Orellana y a su organización. En esta entrevista, advierte que este abogado y empresario ha extendido su influencia en el Congreso, gracias a la cual ha conseguido evitar que se le investigue por sus actividades. "Hay muchos nexos por esclarecer", dice.  
¿Cuándo planteó investigar a Rodolfo Orellana en el Congreso?
Lo planteé en la Comisión de Fiscalización en los últimos meses del 2011, cuando el presidente era Martín Belaunde Moreyra. Se invitó al ministro de Justicia, Juan Jiménez Mayor, quien en sesión reservada explicó las redes del crimen organizado de Orellana. Luego de escucharlo, la comisión decidió pedir al Pleno facultades extraordinarias para empezar una investigación formal. 
¿Y por qué no se le dio facultades a la comisión?
La solicitud pasó al Pleno cuando ya estaba por cambiarse la mesa directiva e imagino que a Daniel Abugattás, entonces presidente del Congreso, no le dio tiempo. Víctor Isla, su reemplazo, sí debió ponerlo al debate. Presenté hasta tres cartas, la última en enero, sin respuesta.
Parece que, finalmente, el tema se verá el jueves. 
Fredy Otárola me ha prometido que se formará la comisión y me gustaría integrarla.
Igual, se ha perdido mucho tiempo. ¿Desde la Comisión de Fiscalización no se pudo presionar?
Cuando asumió la presidencia de la comisión el señor Gustavo Rondón hablé con él en varias ocasiones para que insista; sin embargo no demostró ningún interés, no le dio importancia, no hizo absolutamente nada. Con la actual presidencia de Vicente Zeballos se le puso más ganas, incluso se hizo alguna gestión, aunque sin éxito.
¿Qué pasó en el Congreso para que no prospere una investigación contra Orellana?
Quizás ciertos asesores hicieron caso a los pedidos para que no se investigue. Rondón es parte de la bancada de Solidaridad Nacional (SN) y recordemos que Heriberto Benítez, que era parte de SN, tiene vinculaciones con Orellana, aunque ahora las niegue. En todo caso las tuvo en el pasado. Tal vez por eso no se movió mucho el tema.
¿Dice que el Congreso está infiltrado por Orellana?
Estoy seguro de que hay mucha gente en el Congreso infiltrada por Orellana. Y esta gente, trabajadores y asesores, tiene influencia sobre los que deciden.
¿Qué asesores?
Hay una señora (María) Roncalla, que es una de las que invadieron una casa de la Fundación por los Niños del Perú, en Surco, y que es asesora en el Parlamento. Además, la cooperativa Coopex, vinculada con Orellana, tiene un convenio por el cual otorga préstamos a los trabajadores del Congreso. No me han dicho quiénes se han acogido a este sistema, a pesar de que ya lo he preguntado. Y hay otros datos interesantes. Un colaborador de Vox Pópuli, una de las revistas de esa mafia, es Rodolfo Reyna, asesor de Javier Velásquez Quesquén. Se lo dije y me respondió que iba a averiguar y tomar medidas. No sé si lo hizo.
¿Cree que la influencia de Orellana alcanza a los congresistas mismos?
Hay congresistas que, efectivamente, podrían estar vinculados. Orellana es aprista, se hizo aprista en el 2005, yo tengo la ficha. Con Benedicto Jiménez se han fortalecido y han hecho crecer a su organización criminal bajo la sombra del APRA. Por eso es que lograron tantos contactos y ventajas. Han aprovechado su carné.
¿Cómo llegó a interesarse en Orellana?
Por suerte, nunca quiso quedarse con una propiedad mía. Lo que ocurre es que un día yo estaba almorzando en un club en Chaclacayo y me fijé en que al lado había un wawa wasi abandonado. Al tiempo volví y vi que la casa estaba habitada, con una piscina llena. Cuando pregunté, me dijeron que la propiedad había sido vendida y que la había comprado Orellana. De arranque me pareció raro porque la Fundación por los Niños del Perú no puede vender propiedades así nomás.  Entonces lo que hice fue mandarle una carta al ex ministro de Justicia Aurelio Pastor…
¿Le respondió?
No. Quien sí lo hizo fue su reemplazo, Rosario Fernández, quien me envió los contratos. Ahí me di cuenta de que se estaban apropiando del local con triquiñuelas.
¿Y ahí es cuando plantea una investigación en el Congreso?
Efectivamente. Pido una investigación y, a partir de ese momento, empiezan a salir carátulas en la revista Juez Justo, insultándome y acusándome. Esa publicación es manejada por este policía malogrado, Benedicto Jiménez.
¿Cuántas denuncias tiene?
Mire, entre archivadas y vigentes, cerca de 40.
¿En cuánto tiempo?
En dos años y pico. Me han denunciado Orellana, Jiménez y todos sus testaferros. Han denunciado a mis hijos, a mi esposa, a mis sobrinos, a mis cuñados, a gente que ya murió. Hace poco me llegó una denuncia absurda, tramitada por una fiscal que debe ser parte de esta organización criminal, en la que acusan a mis hijos de formar unas empresas cuando ni siquiera habían nacido.
La procuradora Julia Príncipe también ha denunciado acoso judicial.
Ese es el modus operandi: acoso judicial y denuncias en sus medios que quizás tengan poca circulación pero que llegan a las viviendas de mis parientes, de mis vecinos y que son repartidas, gratis, en consultorios, notarías, peluquerías. Yo he entrado a fiscalías, en la avenida Abancay, y Juez Justo está ahí.
Supongo que cuando se vea la posibilidad de investigar a Orellana en el Congreso, la votación del Pleno será unánime.
Yo supongo que sí. Hay demasiados nexos para averiguar.
¿Qué le pareció la actuación del ex fiscal de la Nación José Peláez Bardales en este caso?
Muy mala. Para empezar, tenía al señor Daniel Ramsay, socio de Orellana, como su asesor principal, algo fatal.
Cuando la procuradora Julia Príncipe se enteró de eso, se lo hizo saber a Peláez. Este le aseguró que su asesor no tenía nada que ver con Orellana.
Yo se lo dije también, personalmente. Y la misma respuesta que le dio a la procuradora me la dio a mí. Recuerde usted que luego se nombra como fiscal de dedicación exclusiva a Luis Arellano, quien lejos de investigar a Orellana terminó archivando el caso.
¿Y cuál cree usted que pueda ser la actuación del nuevo fiscal de la Nación, Ramos Heredia?
Creo que va a marcar una distancia.
¿Confía en él?
Confío en que actuará de manera diferente. Espero que corrija los errores de su antecesor, su descuido y desidia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario