jueves, 12 de junio de 2014

ORELLANA CONFIRMA ENCUENTRO CON MAGISTRADO RAMOS HEREDIA

Le ha mentido al país

CONEXIONES.
Dos días después de la revelación de Perú21, tanto el abogado como el fiscal de la Nación terminaron admitiendo reunión, aunque se rehúsan a brindar detalles de lo tratado en la cita.
SIN SALIDA.
Fiscal de la Nación ahora deberá responder por los temas abordados en su encuentro con Rodolfo Orellana Rengifo.
Martín Hidalgo
“Miente, miente que algo quedará”. El precepto acuñado por Joseph Goebbels no les funcionó a Carlos Ramos Heredia y Rodolfo Orellana Rengifo. Este último terminó admitiendo ayer la reunión que sostuvieron ambos cuando Ramos estaba en su despacho de la Fiscalía de Control Interno.
La confesión de parte se da dos días después de que Perú21 revelara el encuentro que en un principio ambos habían negado públicamente. Sin embargo, aún existen algunas contradicciones en las versiones de los implicados.
¿CUÁNTAS REUNIONES?
El primero en admitir la reunión no fue el propio Rodolfo Orellana, sino su abogado y socio Benedicto Jiménez. En una entrevista a Ideeleradio, dijo desconocer cuántos encuentros fueron en total, pero intentó justificar dichas reuniones en que “no es delito” y que Orellana “tiene derecho a reunirse con cualquier persona”.
Horas después, Orellana se presentó en otra radio local a brindar su propia confesión de parte. Allí admitió que visitó el despacho de Ramos Heredia.
“Sí (hablé con él), fui a su oficina con mi abogado para pedir una reunión y explicarle mi caso. Él estaba ocupado y me dijo que no podía verme porque tenía que salir a unas diligencias y no me atendió. Si digo que no lo conozco, es porque no me atendió. No pude conversar con él”, sostuvo aunque no brindó más detalles.
Sin embargo, esto se contradice con lo expresado por el propio Orellana ante este diario, el pasado 3 de junio, cuando aseveró: “No lo conozco, yo jamás voy a Palacio (de Justicia) ni a las oficinas de los funcionarios públicos porque no es mi labor. Tengo abogados que se dedican a hacer la defensa legal de los caos que yo tengo”.
La noche del lunes, Ramos también terminó por admitir el encuentro y con una versión diferente a la del controvertido abogado. “He atendido al señor Orellana en Control Interno hace un año y medio como a cualquier usuario”, refirió tras su presentación ante la Comisión de Defensa.
Otra declaración contradictoria si tomamos en cuenta que, en la conferencia de prensa dada el pasado 30 de mayo, aseguró lo siguiente al ser consultado por la misma reunión: “No he tenido ninguna reunión con esa persona (Orellana). No lo conozco, no he tenido ninguna reunión. Si está implicado o no está implicado (en ‘La Centralita’), tampoco yo le puedo asegurar”, refirió.
Aún existen contradicciones respecto a la fecha y número de reuniones y los temas abordados entre ambos. Esto se debe a que ambos han sido implicados en el caso ‘La Centralita’: Ramos, a través de una investigación abierta en el Consejo Nacional de Magistratura (CNM) por su actuación en la Fiscalía de Control Interno, mientras que Orellana a través de un pedido de investigación de la Procuraduría Anticorrupción.
CONEXIÓN ÁNCASH
Consultado sobre las implicancias de las reuniones entre Ramos y Orellana, el exfiscal de la Nación José Antonio Peláez Bardales sostuvo que es un tema que debe aclararse. “No me explico. Supongo que tendrán sus razones y sabrán explicarlo”, afirmó. También se apresuró a negar algún tipo de vínculo con Orellana, aunque, cuando le consultamos sobre si sostuvo encuentros con el detenido presidente regional de Áncash, César Álvarez, admitió que sí, en una oportunidad. “En una sola oportunidad llegó Benítez, acompañado de César Álvarez. En esa ocasión se trató el tema, justamente, de la intervención que había hecho la Fiscalía en ‘La Centralita’. El pedido era su queja por la intervención de los fiscales”, dijo Peláez a Perú21.
Al respecto, también nos comunicamos con el legislador Heriberto Benítez, quien aseveró que visitó junto a Álvarez el despacho de Peláez con la intención de pedir la creación de una oficina de control del Ministerio Público en Áncash.
Pero esa fue la segunda ocasión que Benítez visitaba la oficina de Peláez. La primera vez se dio en julio del 2011, cuando vino hasta Lima para denunciar a los cuatro fiscales que intervinieron en ‘La Centralita’, pero no lo encontró. Luego fue a la Oficina de Control Interno, entonces presidida por Ramos, para formalizar la denuncia contra los fiscales. Pocos días después, Peláez los removió y Ramos les abrió indagación. Esos fiscales investigaban a César Álvarez.
LA MENTIRA COMO DEPORTE
Guido Lombardi, Opina.21
Carlos Ramos Heredia, el encargado de perseguir el delito, le ha mentido al país. Lo ha hecho de manera reiterada e interesadamente. Para protegerse él y para proteger a otros. Aunque sería grave en sí misma la reunión con uno de los implicados en el caso conocido como ‘La Centralita’, más grave resulta que haya negado conocer a dicho individuo.
También mintió el implicado, el abogado Rodolfo Orellana Rengifo, pero en su caso sorprende menos: lo hace periódicamente a través de una publicación incalificable y es menos alarmante en términos de lograr, alguna vez, la primacía de la ley. Por más influencias que tenga, por más abogados que contrate, el señor Orellana no maneja –todavía– el aparato del Estado encargado de perseguir el delito y sancionar a los delincuentes.
Sin embargo, ¿qué hacemos con Ramos Heredia? Si a Cenaida Uribe se le acusa por haber utilizado su cargo para una negociación incompatible y al congresista Vachelli por deudas impagas que él reconoce, ¿qué hacer contra quien, en el mejor de los casos, ha demostrado total falta de transparencia en el tratamiento de los gravísimos delitos que nos afectan?
Es comprensible la reacción de la procuradora Julia Príncipe, que se ha declarado anonadada al conocer la noticia, pero no es suficiente. La perplejidad puede conducir a la parálisis. El Congreso de la República, el Consejo Nacional de la Magistratura, el ministro de Justicia y el propio presidente Ollanta Humala tienen que tomar cartas en el asunto de manera inmediata y terminante.
Si no es posible actuar ahora en relación a este asunto, tendremos que resignarnos una vez más a dejar pasar una oportunidad que nos era favorable. De nada servirán sus preocupaciones monetarias, amigos del BCR. Tampoco el paquete de medidas reactivadoras que nos ofrece el apreciado ministro Ghezzi. Mientras Ramos sea fiscal de la Nación, el único deporte exitoso en el Perú será la mentira, con su correlato de violencia y muerte.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario