domingo, 13 de julio de 2014

FISCALÍA INVESTIGA A 26 MILITARES POR MUERTE DE POBLADORA Y ARRESTO ILEGAL DE 5 JÓVENES


OPERATIVO ¿SERÍA TODO UNA FARSA?
 Los familiares de Olinda García Huarocc velan su cadáver en el poblado de Uchuy Sihuis, donde incursionaron los militares el 23 de mayo.
Mala jugada.
Militares de la 31ª Brigada de Infantería del Ejército mostraron como exitoso un operativo antiterrorista cuando en realidad se trataba de un fracaso que le costó la vida a una pobladora embarazada. Cinco jóvenes inocentes fueron presentados como senderistas.
Doris Aguirre
Enviada especial a Tintay-Punco
Los comunicados oficiales decían que las fuerzas militares habían asestado un duro golpe a los senderistas en el distrito de Tintay Punco, en las alturas de la provincia de Tayacaja, Huancavelica. No era verdad.
La única víctima mortal fue Olinda García Huarocc, quien estaba embarazada de siete meses y se encontraba en su casa cuando recibió un impacto de bala en la cabeza. En la misma operación, fueron presentados cinco jóvenes como presuntos integrantes de Sendero Luminoso. Ninguno lo era, como tampoco lo era Olinda García.
Ante estos hechos de abuso, yerro y negligencia, el titular de la Tercera Fiscalía Provincial Penal de Huancayo, Carlos Carhuancho Mucha, abrió investigación al jefe de la 31ª Brigada de Infantería del Ejército, general EP Marino Ambía Vivanco, quien condujo la ejecución de la operación. Ambía, integrante de la promoción 1984 Héroes de Pucará y Marcavalle, y por lo tanto, compañero de promoción del presidente Ollanta Humala, continúa en el cargo.
Con el general Marino Ambía también son investigados por el fiscal Carlos Carhuancho otros 25 efectivos del Ejército y de la Fuerza Aérea.
La República buscó a Ambía en la Comandancia General de la 31ª Brigada de Infatería, en Huancayo, pero no nos recibió.
A los militares se les atribuye violaciones a los derechos humanos.
Los hechos se registraron el último 23 de mayo en la localidad de Uchuy Sihuis, en el distrito de Tintay Punco. Una patrulla combinada de 25  miembros del Ejército y la FAP  incursionó a balazos en la localidad a la 1 de la mañana. La patrulla estaba compuesta por 8 efectivos de la Base Contrasubversiva de Huachocolpa, a cargo de los capitanes EP Rubén Mendoza Vergara y Ronald Acho Medina, quienes estaban al frente de 15 efectivos de Dirección de Operaciones Especiales (DOES) de la Fuerza Aérea, dirigida por el capitán FAP Raúl Chávez Arévalo. También se incorporaron dos efectivos del Frente Policial Vraem.
TODA UNA FARSA
Todos los uniformados fueron notificados por el fiscal Carlos Carhuancho para que expliquen  por qué incursionaron en el poblado de  Uchuy Sihuis y qué clase de información de inteligencia manejaron para ejecutar la operación.
En la acción, además de la muerte de Olinda García, y el arresto de cinco jóvenes, los pobladores Yesi  Huamantico Torres y José Chávez Hinostroza resultaron con heridas de bala. El primero con un balazo en la clavícula y el segundo en el pie derecho.
De acuerdo con una primera versión –distinta al comunicado oficial–, para tratar de desviar la atención sobre el fallecimiento de Olinda García,  los militares pretendieron fabricar un enfrentamiento con terroristas y la detención de sospechosos. Sin ningún motivo aparente, arrestaron a los muchachos Franco Aroné Aliaga, Rigoberto Aroné Reginaldo, José Chávez Hinostroza, Constantino Ureta Rojas, Michael Mendoza Méndez  y Roberto Cárdenas. Todos fueron presentados como integrantes de la organización terrorista que dirige Víctor Quispe Palomino, “camarada José”, en la zona del Vraem. Los fotografiaron junto a explosivos que se les atribuyeron falsamente.
El fiscal Carlos Carhuancho tomó en cuenta una serie de  testimonios de las víctimas, sobre el abuso y la tortura que emplearon los militares en la operación en la comunidad de Uchuy Sihuis.
VÍCTIMA DEL YERRO
Según el protocolo de necropsia del Instituto de Medicina Legal de Huancayo, la gestante Olinda Garcia Huarocc recibió una herida de bala en la frente con exposición de masa encefálica. El proyectil era de calibre 7.62, disparado a corta distancia, con una trayectoria de arriba hacia abajo.
De acuerdo con los testimonios de los familiares de Olinda García, fueron los militares quienes causaron la muerte de la gestante. Ella se encontraba descansando en la segunda planta de su precaria vivienda ubicada en la carretera de Uchuy Sihuis. En la investigación se estableció que la bala atravesó la ventada e impactó en la cabeza de Olinda García.
Según los informes que obran en la carpeta del fiscal Carlos Carhuancho, la patrulla militar cumplía un denominado "Plan de Operaciones Delta 8-2014”, a cargo del jefe de la 31ª Brigada de Infantería del Ejército, con sede en Huancayo, general Marino Ambía Vivanco. Ambía fue quien dispuso la operación.
De acuerdo con fuentes militares, ordenó la ejecución del operativo porque había recibido información de inteligencia que señalaba que Jorge Quispe Palomino, “camarada Raúl”, y otros mandos senderistas se encontraban reunidos en una vivienda del poblado de Uchuy Sihuis.
Según manifestación de algunos militares de la base contrasubversiva de Huachocolpa,  fueron atacados a balazos por los senderistas cuando se desplazaban por la carretera, entre los poblados de Tablahuasi y Uchuy Sihuis.
“Cuando nos encontrábamos con dirección a Uchuy Sihuis, fuimos emboscados por los terroristas. Rápidamente los repelimos, pero los terroristas lograron huir. Afortunadamente ninguno de nosotros resultó herido”, dijeron fuentes de la Base Contrasubversiva de Huachocolpa
En un comunicado oficial, fechado el mismo día de los hechos, la 31ª Brigada de Infantería de Huancayo reportó que una patrulla militar había sido emboscada por terroristas, lo que produjo dos personas heridas. También informó de la captura de cinco senderistas con artefactos explosivos.
Sin embargo, todo fue una farsa.
Investigaciones desplegadas por agentes de la Dirección Contra el Terrorismo de Huancayo y la Tercera Fiscalía Provincial Penal concluyeron que los jóvenes arrestados nada tenían que ver con la organización senderista de los hermanos Quispe Palomino. Todos fueron liberados por el fiscal Carlos Carhuancho. Ahora los militares deben responder.
CLAVES
Pedido. El fiscal Carlos Carhuancho solicitó al general Marino Ambía la relación completa de todos los oficiales y subalternos que participaron en la operación del 23 de mayo, en el poblado de Uchuy Sihuis.
Reclamo.
La autoridad también ha requerido una copia del Plan de Operaciones Delta 8-2014 con el que se guiaron los efectivos militares para incursionar en Uchuy Sihuis, Tintay Punco.
Detalle.
El 9 de octubre del 2008, los senderistas volaron un camión con efectivos militares en la carretera de Tintay Punco. Murieron 12 efectivos y dos civiles.
EN CIFRAS
15 efectivos de la DOES de la Fuerza Aérea participaron en la operación.
8 efectivos del Ejército de la Base de Huachocolpa también intervinieron.
2 miembros de la Policía Nacional fueron parte de los hechos.
5 horas duró la balacera contra supuestos terroristas en Tintay Punco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario