lunes, 18 de agosto de 2014

CON AYUDA CHINA, CUBA CONSTRUYE FÁBRICA DE LECHE EN POLVO

Raúl Menchaca (XINHUA)
Con ayuda china, Cuba construye en el centro de la isla una planta de elaboración de leche en polvo que debe comenzar sus labores a fines de este mes.
Ubicada en la central provincia de Camagüey, a unos 530 kilómetros al este de La Habana, la planta se encuentra ya en la etapa final de construcción civil y montaje tecnológico, para lo cual cuenta con la participación directa de especialistas de China.
Durante una reciente visita a las obras del vicepresidente y ministro de Economía, Adel Izquierdo, el director de la fábrica, Alexis Bejerano, adelantó que las pruebas de puesta en marcha deben comenzar a partir del próximo día 25.
De acuerdo con la prensa local, los responsables del proyecto realizaron un monitoreo en las 13 rutas de acopio que agrupan a las vaquerías que aportarán la leche fresca a la fábrica y "detectaron deficiencias en toda la cadena productiva", las cuales deben ser resueltas.
El reporte aseguró que el sector ganadero camagüeyano es objeto de "un fuerte programa de reparaciones que se propone beneficiar a más de 300 vaquerías de la llamada Cuenca Lechera e incluye la garantía de agua y alimentos para los animales".
La planta camagüeyana constituye una de las principales inversiones que asume hoy el Ministerio de la Industria Alimentaria y una vez en producción abrirá capacidades de empleo para 159 trabajadores, quienes son entrenados de manera simultánea con el montaje del equipamiento tecnológico.
El director de la Empresa de Productos Lácteos de Camagüey, Alexis Gil, dijo que la nueva la planta tendrá capacidad para recibir 60.000 litros diarios de leche que le permitirán elaborar seis toneladas de leche en polvo y una cantidad no precisada de mantequilla.
Gil señaló que la puesta en marcha de la primera fábrica de su tipo que se construye en Cuba permitirá disponer de una reserva del alimento y contribuirá a disminuir gradualmente las alrededor de 35.000 toneladas de leche en polvo que cada año se importan.
A través del sistema de racionamiento con alimentos subsidiados, solo reciben leche los niños de hasta siete años de edad y algunas personas con dietas orientadas por el médico.
"Hay que borrarse de la mente eso de los siete años, llevamos 50 años diciendo que hasta los siete años. Hay que producir leche para que se la tome todo el que quiera tomarse un vaso de leche y hay tierras para producirla aquí", afirmó el presidente Raúl Castro, el 26 de julio de 2007 en Camagüey.
Castro, que impulsa un ambicioso proceso de "actualización del modelo económico", ha reiterado que la producción local de alimentos es "un asunto de seguridad nacional".
Como parte de la vasta reforma en marcha, el gobierno cubano repartió en usufructo más de un millón y medio de hectáreas de tierras ociosas.
El director del Centro Nacional de Control de la Tierra, Pedro Olivera, dijo en una reciente comparecencia televisiva que se han entregado en usufructo más de un millón 538.000 hectáreas, desde que el gobierno adoptó esa medida a fines del 2008 para acabar con las tierras ociosas y elevar la producción agrícola.
La mayoría de esas tierras se dedica a la ganadería con más del 50 por ciento, seguido de los cultivos varios que superan el 20, el ocho al arroz, el siete al ganado menor y el resto a tabaco, café y caña de azúcar.
La entrega de tierras no significa un alza productiva inmediata, pues la mayoría de las áreas están infestadas de marabú, un arbusto espinoso de la familia de las Mimosáceas de rápida propagación y que forma tupidos bosques, muy difíciles de erradicar.
La isla, cuya economía sufre de falta de liquidez, importa cada año unos 2.000 millones de dólares en alimentos, los que se destinan en lo fundamental a la canasta básica que se reparte mensualmente a la población con precios subsidiados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario