sábado, 23 de agosto de 2014

HACER POLÍTICA O HACER LO DE HUMALA

En la mañana de ayer asistí  a una entrevista en Radio Nacional, con los periodistas Alberto Ku King y Augusto Vásquez, y el exsecretario general de Transparencia Percy Medina. Lo que nos planteábamos era qua iba a pasar en las siguientes horas con el gabinete Jara. La idea general era que no podía mantenerse por mucho tiempo el actual entrampamiento, y las opciones que podía tener el gobierno de jalarse los votos que le faltaban.
Aplicando la lógica política más estricta, Medina anticipaba que la jornada se iniciaría con alguna oferta del gobierno a través de la ministra, sobre asuntos que podían considerarse una plataforma mínima para que algunos abstencionistas cambien su voto, por ejemplo la permanencia de algunos ministros cuestionados, el tema del aporte de los independientes a las AFP o la huelga médica. En otras palabras no se podía llegar para pedir confianza en los mismos términos en que se intervino el jueves.
Pero –a pesar de lo razonable de la posición-, mi opinión fue que si eso ocurría estaríamos ante otro gobierno y que hasta donde podía ver, Solórzano volvería a llamar a votación sin tener nada nuevo sobre la mesa. La intervención de Humala reconociendo que el Congreso había ejercido un derecho pero que ahora debía responder al interés nacional, daba una pista en el sentido de que como siempre, el comandante presidente insistiría en no retroceder en sus decisiones, con lo que el margen de negociación de sus partidarios queda reducido a su mínima expresión. Es el Humala de Conga va, que trajo la primera gran crisis del gobierno y el que solía decirle a sus examigos y excompañeros que no aceptaba presiones de nadie.
El actual impasse tiene que ver con las presiones de quiénes construyen las políticas de gobierno. Pero los manejos de los operadores influyentes no están a la vista (hasta que aparecieron los cornejoleaks)  y en todo caso nuestro presidente ya se acostumbró a ser samaqueado por las representaciones empresariales y los grandes medios. Ayer mismo el gobierno recibió el espaldarazo de la CONFIEP y algunos de los lobistas de mayor copete en el país: PPK, Beatriz Merino, Pérez de Cuéllar. Para ellos, lo que está haciendo la oposición de derecha es jugar a la incertidumbre política, lo que agravaría la inestabilidad y la retracción de inversiones.
Dígase lo que se diga el argumento catastrofista ya está agotado. Si Humala se cierra en eso de la gobernabilidad, la responsabilidad y otros conceptos abstractos va a seguir perdiendo, hasta que la oposición se reagrupe para votar en contra. ¿Puede el presidente armar alguna alianza hacia la izquierda (FA_AP, Dignidad y Democracia), o hacia la derecha (el fujimorismo reclama la cabeza de Diego García Sayán)? Ese es el problema de Humala que asume la política como los mandatos del cuartel. Si no entiende en donde está metido, Humala va tener una seria derrota, que la pagará Ana Jara.
www.rwiener.blogspot.com     

No hay comentarios:

Publicar un comentario