sábado, 30 de agosto de 2014


¿LOBBY CONTRA LOBBY?
Por: Rolando Breña
La Primera - 29 de Agosto
Empezaron las primeras escaramuzas. Cada combatiente muestra su línea de ataque o de defensa, vela sus armas, pero no en la mejor tradición caballeresca. Pretende atemorizar, desafiando al rival con sus desplantes, bravuconadas y abundante artificios verbales. La arena es el Congreso de la República. Quizá “Esto es Guerra” y “Combate”, el súmmum de la excresencia televisiva, puedan cederle sus primeras planas y su rating.
Nos estamos refiriendo, sin asomo de confusión o duda, a lo que se viene luego de la “confianza” que el Gabinete Ministerial de Ana Jara alcanzara con desahucio preanunciado en el Congreso Nacional.
Los congresistas opositores aún dolidos, buscan remecer al Ejecutivo carcomiéndolo por partes. Una táctica comprensible. Apuntan a lo que a simple vista es, aparentemente, el punto más vulnerable y de más fácil ataque con posibilidades de victoria fulgurante. Para ello presentan la Moción de Censura contra Eleodoro Mayorga, Ministro de Energía y Minas. Sin embargo la lucha no parece tan fácil, aunque pueda existir mayoría parlamentaria y aunque el Ministro pueda ser censurado u obligado a renunciar. Mogrovejo, a riesgo de ser acorralado y derrotado, lanza su propia ofensiva, acusando a los Congresistas de ser “ellos los verdaderos lobbystas”.  Habrían llegado incluso a entregar información confidencial a las empresas para que estas puedan utilizarla en sus negociaciones con el Estado y satisfacer o alcanzar sus objetivos.
Mogrovejo, si tomamos las cosas en serio, lanza una acusación de envergadura, pues de lo dicho podría colegirse de la conducta de algunos congresistas, delitos de infidencia y hasta lindantes con traición a la patria.
Habíamos escrito días atrás aludiendo los acontecimientos parlamentarios, que parecía una pugna entre lobbystas del Congreso y lobbystas del gobierno. Hoy aparece claramente que el enfrentamiento adquiere el carácter de lobby contra lobby o quién es más lobbysta.
Estando así las cosas, uno puede preguntarse legítimamente si detrás de estos juegos políticos, detrás de cada contrincante lobbysta se esconden intereses financieros en pugna y cada cual busca desembarazarse del otro para generar mejores negocios y/o disimular los que ya se hicieron o están en marcha. La economía peruana, de esta manera, no solo es presa de la libérrima libertad del mercado sino es un feroz campo de batalla de lobbys con importante presencia en las esferas del gobierno y el poder.
Ya no se trata entonces de si el Ministro se aferra al cargo. Su presencia o su renuncia tienen consecuencias en las distintas decisiones ministeriales y las políticas sectoriales.
Lo que habría que discernir es qué hay detrás de estas pugnas. Qué intereses se juegan teniendo al centro la cabeza del Ministro.
Cuando se dé la interpelación habría que exigir que los argumentos hasta hoy esgrimidos puedan hacerse más claros y con profundidad.
Basta de llamarse lobbystas entre sí.
Que la oposición deje la pirotecnia verbal y demuestre palmariamente pruebas. Así como el Ministro nos diga quiénes son los congresistas y qué intereses defienden. Así la censura probable de Mayorga o su renuncia, como la acusación del Ministro, podrán ayudar en el esclarecimiento de estos problemas, en el deslinde de responsabilidades, en la adopción de medidas correctivas. Caso contrario solo pasarán como hechos anecdóticos, confrontaciones vacías e inútiles a la larga.
Aparece como contradictorio, digamos mejor como, inconsecuentes, el que algunos parlamentarios o grupos políticos que hoy se presentan como furibundos partidarios de la censura, sean quienes, con su voto ámbar, permitieron su permanencia. “No le hace bien al gobierno aferrarse al cargo”, declara nuestra amiga Lourdes Flores. El PPC votó ámbar y tiene responsabilidad directa. La explicación simple de esta actitud, es que el PPC temió que el voto en rojo arrastrara a su Ministro estrella, Miguel Castilla.
El otro tema de urgente tratamiento es el aporte de los trabajadores independientes a la AFP. Tal parece que las cosas serán más fáciles y rápidas, a pesar que el oficialismo quiera mostrarse retrechero, procurando que se deriven a Comisiones y no pasen directamente al Pleno o la declaración de Ana Jara sobre un presunto proceso internacional. La Primera Ministra prácticamente invita que HABITAT interponga la demanda, deslizando sin mucho tacto, que podría tener razón.
La oposición parlamentaria si se mantiene junta, puede lograr algunos puntos, si logran cohesión y suman algunos otros votos, pueden limitar la dirección de la Mesa Directiva del Congreso, problematizar el desempeño del oficialismo y las iniciativas del Ejecutivo.
RECLAMO. ¡RESUELVAN LA HUELGA MÉDICA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario