martes, 26 de agosto de 2014

“Los 200”

Rocío y Arana
Lectura recomendada: Nuestra democracia ¿Conoces cómo funciona? ¿Quiénes han capturado al Estado?
¿En otros países también funciona la misma democracia engañosa, vacía o enferma? ¿funcionan las mismas trampas?
Y, ¿por qué y para qué la concentración del poder económico detrás de los canales de TV, de los periódicos y revistas?
En la concentración de los medios de comunicación, ¿qué poderes económicos los controlan?
¿Quiénes son los que promueven levantar la atención a artistas mediocres, vedettes, riñas y escándalos pasionales y amorosos privados de futbolistas con artistas, y los mantienen semanas y semanas? ¿Son ejemplos a seguir?
¿Por qué dar programas novelescos y juegos salvajes "matando el tiempo y matando conciencia" en un estado de distracción para no afrontar los problemas nacionales e internacionales?
¿Quiénes son los que distraen e impiden a la ciudadanía pensar el análisis crítico necesario de nuestras realidades?
Y, cuando hay entrevistas, salvo excepciones, siempre ocupan su mayor espacio los representantes del status quo?
¿Por qué les interesa al público si les hace tanto daño? ¿Qué educación y formación han recibido?
Engañar, mentir, distraer. ¿Cómo escapar de esta persistente maldad capitalista neoliberal?
Artículo muy importante de Rocío Silva Santistesteban. ¿Estamos de acuerdo?
José.
¡Sabías que!...." * “.... funcionarios de empresas y gremios pasan a ser funcionarios del Estado, benefician a sus empresas y gremios, y luego regresan a sus puestos privados. ¡Y en medio hacen y deshacen políticas públicas!
* “Los 200”
Martes, 26 de agosto de 2014
Me llamó la atención que la semana pasada Ricardo Vásquez Kunze, muy indignado en Canal 10 –RPP, cuestionara a la CONFIEP y a su representante Alfonso García Miró, por haber sostenido que el proceso de aprobación del Gabinete Jara en el congreso era “sólo un trámite”.
Vásquez Kunze dijo que para tal caso debería gobernar directamente la CONFIEP en lugar de tener un congreso de representantes. Con las grandes diferencias que tengo con Vásquez Kunze, considero que su reclamo cuestiona la mirada reduccionista al tecnicismo que proponen los gremios empresariales de lo que debe de ser un gobierno. La representación política debe ser eso, política, y no técnica. Los liberales también lo saben.
Pero no he escuchado directamente ni a Vásquez Kunze ni a otros analistas políticos liberales cuestionar otra forma de mermar la gobernabilidad: lo que se ha denominado las “puertas giratorias” (revolving doors).
Me refiero al mecanismo aparentemente “técnico” por el cual funcionarios de empresas y gremios pasan a ser funcionarios del Estado, benefician a sus empresas y gremios, y luego regresan a sus puestos privados. ¡Y en medio hacen y deshacen políticas públicas!
Esto sucede de manera permanente en el MINEM:
1) durante el gobierno de Alejandro Toledo, Hans Flury, asesor legal de Southern, fue ministro;
2) durante el gobierno de Alan García -AGP, Pedro Sánchez, funcionario del Banco Mundial (con inversiones en varias empresas mineras), también fue ministro
3) Felipe Ramírez del Pino, ex gerente de relaciones comunitarias de Yanacocha, pasó a ser director de Asuntos Medioambientales Mineros del Ministerio de Energía y Minas, encargado de aprobar la ampliación del EIA de Yanacocha;
4) Ramón Huapaya Raygada, ex gerente de relaciones exteriores de Yanacocha, pasó a ser secretario de la PCM durante el mandato de Cornejo.
Son solo cuatro ejemplos concretos de que el mecanismo se ha echado a andar en nuestro país para beneficio de los “200”.
(Y, durante el gobierno de Ollanta Humala? (Anotación JR)
¿Quiénes son los 200?
Me refiero a las 200 empresas que, al decir de Roxana Barrantes, directora del IEP, conforman la base dura del PIB del Perú.
El crecimiento pues depende de un puñado y ahí, como ella también lo afirma, hay un juego político muy peligroso, “quienes financian la campaña y sostienen los programas sociales son los 200. Si quieres hacer un juego de toma y daca, no tienes que articular partidos…”
¿Esa será la explicación por la cual los partidos en estas elecciones (con grandes excepciones) son apenas garitas de resguardo de los intereses de sus caudillos?
Tenemos este menú:
* Una institucionalidad débil,
* Un gobierno cooptado por los intereses de los 200;
* Funcionarios en puertas giratorias permanentes para beneficio económico de los 200;
* Movimientos sociales con expectativas acumuladas y frustradas por las sucesivas “traiciones”;
* Uso de la fuerza pública permitido al máximo sin topes racionales (Ley 30125, DLeg 1095);
* Crisis del gabinete ante el Congreso,
* Un listado de hojas de vida de candidatos que parecen prontuarios, y
* Una sensación de impotencia generalizada que se convierte en cinismo desde el electorado.
Prepotencia, frustración, cinismo: parece el caldo de cultivo de la violencia.
Ojalá que en medio del caos surja, más temprano que tarde, una fuerza política con líderes apoyados en una amplia legitimidad social, honestos, y que además sepan desafiar a los 200 y a sus representantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario