lunes, 29 de septiembre de 2014

DÉFICITS COMERCIALES Y TLCs



DEFICIT DE LA BALANZA COMERCIAL
Humberto Campodónico
http://www.prensaescrita.com/adiario.php?codigo=AME&pagina=http://www.larepublica.pe
Comentar 
Después de 11 años con grandes superávits en la balanza comercial (BC), en el 2013 hubo déficit: las importaciones de US$ 42,217 millones superaron a las exportaciones de US$ 42,177 millones. El saldo negativo fue pequeño: apenas US$ 40 millones.
Este año también habrá déficit de la BC, pero la cosa es más seria: en el I semestre fue US$ 2,032 millones. Si las cosas siguen así, y así seguirán, a fin de año el déficit superará los US$ 4,000 millones, más o menos el 2% del PBI.
La primera pregunta es: ¿qué ha pasado con los Tratados de Libre Comercio que el Perú ha firmado desde mediados de la década pasada? ¿Acaso no eran en sí mismos la clave para aumentar las exportaciones a esos grandes mercados?
Recordemos que se han firmado TLC con EEUU, Canadá, China, la Unión Europea (UE) y Corea del Sur, solo para nombrar a los más importantes socios comerciales del país.
Cuando se revisan las estadísticas de comercio exterior, encontramos una realidad muy distinta a la de los “marketeros” de los TLC. Veamos qué dice el portal del Mincetur
La BC con EEUU ha pasado de un superávit de US$ 466 millones en el 2009 a déficits de US$ 1,588 y 1,284 millones en el 2012 y 2013; solo en el I trimestre del 2014 ya tenemos un déficit de US$ 900 millones.
La BC con la UE ha pasado de un superávit de US$ 4,584 millones en el 2011 a solo US$ 1,683 millones en el 2013. En el 1 Trimestre del 2014 ya entramos a la zona roja: el déficit es de US$ 39 millones.
La BC con China ha pasado de un superávit de US$ 811 millones en el 2009 a solo US$ 26 millones en el 2012.
En el 2013 hemos tenido un déficit de US$ 1,050 millones, situación que continúa en el I Trimestre del 2014 (-US$ 138 millones).
La BC con Corea del Sur ha pasado del rojo al azul y de nuevo al rojo en los últimos años. En el 2013 tuvimos un déficit de US$ 47 millones; al I T del 2014 el déficit es US$ 108 millones.
La BC con Japón es la que mejor comportamiento ha tenido, llegando a un superávit de US$ 1,070 millones en el 2012, que bajó a US$ 794 millones en el 2013, tendencia que se mantiene en el 2014.
La BC con Canadá es aún positiva, pero con tendencia clara al deterioro: el superávit bajó de US$ 3,600 a 2,100 millones del 2011 al 2013. En el I T del 2014 el superávit fue US$ 400 millones (llegaría a US$ 1,600 millones en todo el año).
Los ingresos por exportaciones (Xs) se han caído porque han bajado los precios de las minerales, que son el 66% de la oferta peruana.
De su lado, si bien las Xs no tradicionales han aumentado en los últimos años, esto no ha sido suficiente para compensar la caída, en volumen y precio, de las exportaciones tradicionales.
Lo contrario ha ocurrido con las importaciones, que se han triplicado desde el 2006, pasando de US$ 14,800 a 42,200 millones del 2006 al 2013.
En el 2014 ha comenzado, recién, una ligera desaceleración.
La causa del aumento de las importaciones hay que buscarla, de un lado, en el dólar barato y, de otro, en los TLC que implican, justamente la rebaja de aranceles.
Todo eso ha significado la posibilidad de acceso a grandes cantidades de bienes de consumo a precios bajos, lo cual, a su vez, contribuyó a la baja de la inflación.
Algunos dicen que la firma de los TLCs ha permitido la expansión de la capacidad de empresas exportadoras, así como de la cantidad de productos exportados y del número de países a los que llega la oferta peruana. Hay algo de cierto en todo ello, pero el análisis tiene que profundizarse.
Por ejemplo, la concentración exportadora es muy grande.
Con Canadá, las primeras 20 empresas explican el 85% de las Xs totales.
Con Corea, las primeras 20 son el 72%. Con China, el 87%; con EEUU, el 50%.
Con Japón el 84% y con la UE, el 59%.
Habría que ver, además, si en el Perú no sucede como en Chile, donde las pequeñas y medianas empresas son la mayoría (en número) pero solo exportan el 7% del valor total ( www.cristaldemira.com , 24/03/2014).
La cuestión de fondo es que los TLC han sido considerados un fin en sí mismo, como si su sola firma implicara un torrente de beneficios que, sí o sí, llegaría por añadidura. Ese es el problema.
La red de TLCs existente no puede ser vista como un reemplazo a las políticas de desarrollo propiamente dichas.
Para que su contribución sea decisiva, los TLC debiera operar en un marco de inserción internacional basado en políticas de desarrollo productivo. Lo que implica políticas activas, impulsadas por el Estado, por ejemplo, a través del Plan Nacional de Diversificación Productiva aprobado hace poco. Y el esfuerzo tiene que ser coordinado a nivel del Poder Ejecutivo.
Mientras eso no se haga, seguirán las políticas del Mincetur, que sigue busca que te busca nuevos países con quienes firmar TLCs, porque sí, pues.
Finalmente, ahora que tenemos déficits comerciales y una presión alcista del dólar (tanto por la balanza comercial, como por la situación global de los mercados de capitales, ya que la tasa de interés en EEUU va a volver a subir) es el mejor momento para replantear seriamente la política comercial “aperturista” en extremo seguida en los últimos años.
Si eso no se hace, habrá más elementos empujando con fuerza el carro de la desaceleración económica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario