domingo, 28 de septiembre de 2014

IDENTIFICAN LA RED JUDICIAL DE RODOLFO ORELLANA

BENEDICTO JIMÉNEZ BACA

Descubrimiento. El prófugo Benedicto Jiménez posa en la oficina de la revista Juez Justo en el 2011, donde en julio pasado se incautó su agenda. (Sharon Castellanos)
CONTROL INTERNO.
En la agenda de Benedicto Jiménez se encontraron en total 20 números telefónicos que son de jueces, fiscales, secretarios y asistentes. También hay varios nombres de oficiales y suboficiales de la Policía Nacional.
César Romero C.
Unos 20 servidores judiciales, entre fiscales adjuntos, asistentes y jueces, aparecen en la agenda telefónica del prófugo coronel PNP (r) y director de la revista Juez Justo, Benedicto Jiménez Baca, la cual fue incautada por la fiscal Marita Barreto en el allanamiento del búnker de la organización Orellana y sede de la revista Juez Justo, en la avenida Guardia Civil, en San Borja.
Esta relación fue entregada a la Fiscalía Suprema de Control Interno para identificar plenamente a los magistrados y establecer cuál era el vínculo y el nivel de coordinación que tenían con dicha organización delictiva. No aparecen nombres completos, salvo un caso; solo se les identifica con un sobrenombre o alias, o un primer nombre y solo apellido. En los pocos casos en los que se tiene más o menos certeza de quién se trata, el fiscal de la Nación, Carlos Ramos Heredia, dispuso rotar a los fiscales titulares y se cancelaron los contratos de los provisionales.
La agenda, que tiene un total de 18 hojas bond impresas y con anotaciones manuscritas del mismo Jiménez, se dividía en "contactos", "contactos telefónicos y otros datos", "contactos importantes", "contactos civiles", "contactos PENE". La relación inicial impresa habría sido elaborada en julio del 2013 y posteriormente se fueron añadiendo otros nombres a mano.
PROTECCIÓN POLICIAL
En varios casos, los nombres se repiten y la mayoría, unos 200 números de teléfonos, son de oficiales y suboficiales de la Policía Nacional, de todas las dependencias operativas y administrativas.
La lista de los contactos policiales de Jiménez, de la que La República dio cuenta el 16 de setiembre último, ha sido entregada al Director de la Policía Nacional para que se adopten las medidas pertinentes y necesarias. Hasta los policías que intervinieron en el allanamiento del búnker de Orellana y detuvieron inicialmente a Benedicto aparecen en la agenda. Menuda sorpresa para la Fiscalía.
Esta abundancia de contactos policiales explica por qué los principales miembros de la organización no han sido capturados hasta hoy. Según fuentes de inteligencia y comentarios entre los jueces, un grupo de policías movilizan y protegen a Rodolfo Orellana, su hermana Ludith y Benedicto, evitando que los capturen.
TAMBIÉN FISCALES
Del Ministerio Público, el nombre más llamativo y que se repite varias veces es el del fiscal adjunto provincial Magno Quispe, conocido como “Magneto”. Es un fiscal muy sociable que trabajó mucho tiempo en las fiscalías Contra el Crimen Organizado y formó parte, cuando ascendió a fiscal provincial, del equipo inicial de las fiscalías de Lavado de Activos.
Que su nombre aparezca en la agenda no sorprendió a nadie. Hasta donde es posible conocer, Quispe nunca ha tenido que ver en las investigaciones contra la red de Orellana, pero en un principio, cuando este caso recién pasó de Crimen Organizado a las fiscalías de Lavado de Activos, su nombre fue voceado junto al del fiscal provincial Ricardo Rojas como los posibles encargados de investigar este caso.
En esas circunstancias, Rojas fue blanco de una campaña de desprestigio de Juez Justo, mientras que el entonces fiscal de la Nación, José Peláez, revocó el ascenso de Quispe y lo trasladó a la 5ª Fiscalía Penal. El caso Orellana pasó a manos del fiscal provincial Eduardo Egúsquiza, que ya antes había resuelto a favor de Orellana.
Apenas dos semanas después, Egúsquiza pidió licencia y dejó todo el trabajo de investigar a la organización Orellana a cargo de su fiscal adjunta Marita Barreto. El nuevo fiscal de la Nación la ascendió para que siga con las investigaciones y Egúsquiza regresó a su fiscalía de origen. Magno Quispe pasó a la 18ª Fiscalía Penal y actualmente labora como fiscal de turno.
EN BUSCA
Del resto de funcionarios del Ministerio Público y el Poder Judicial que aparecen en la agenda poco se sabe, salvo que han estado relacionados con la investigación a la red Orellana y que la mayoría son secretarios judiciales o asistentes de fiscal, como los que vieron los procesos de la familia Caycho, un caso en el que el viernes último se emitió una segunda orden de prisión preventiva para esta red de corrupción
Pero es una práctica común que los fiscales titulares manejen sus contactos a través de los asistentes, para evitar chuponeos, tener mayor privacidad y no recibir llamadas incómodas, por lo que si se profundizan las investigaciones podrían aparecer otras relaciones.
 Deslacrado de documentos
 La investigación a Rodolfo Orellana por asociación ilícita y lavado de activos está avanzando con el "deslacrado" de toda la documentación encontrada e incautada en el edificio de la avenida Guardia Civil, en San Borja. 
Si bien en los días previos a la intervención fiscal la organización limpió el edificio, dejaron muchas cosas significativas en las oficinas de Juez Justo: sellos falsos, reglajes, documentos judiciales y las carpetas de seguimiento a diversas autoridades, con valiosa información sobre el modo de operar y actuar de esta organización. 
Falta que Orellana, su hermana Ludith y Benedicto Jiménez sean capturados

No hay comentarios:

Publicar un comentario