martes, 14 de octubre de 2014

FERNANDO ROSPIGLIOSI: “MARTÍN BELAUNDE LAVABA DINERO PARA OLLANTA HUMALA”

El ex ministro del Interior afirma que lo único que hace el ministro Urresti es un papel distractivo y se esconde cuando las papas queman.
Advierte que el mandatario privilegia el uso político de la institución policial y es ignorante en temas de seguridad ciudadana. (USI)
Habló claro y dijo que el presidente Humala teme declarar a la comisión López Meneses porque si miente podría caer en un delito.
Fernando Rospigliosi concedió esta entrevista a Perú21 y restó importancia a la victoria de Gregorio Santos en Cajamarca.
¿Cuáles es su reflexión sobre el clima de inseguridad que se vive en el país? ¿Qué está pasando? El jueves vimos una balacera propia de una película de acción.
La verdad es que hace mucho tiempo que el tema de la seguridad ciudadana ha sido abandonado. Por las autoridades. La delincuencia viene creciendo y tornándose cada vez más violenta. Por eso, los crímenes y asesinatos suceden todos los días. A pesar de que el gobierno falsifica constantemente las cifras, es obvio que está creciendo los homicidios. Hay un par de delitos nuevos que han aparecido: sicariato y extorsión. Estos delitos se han extendido muy rápidamente y si no lo detienes desde el comienzo, entonces será incontrolable. Las cosas se están saliendo de control.
¿Qué está fallando?
Lo que fallan son las instituciones encargadas de luchar contra el delito, la Fiscalía, el Poder Judicial, la Policía y el INPE. Si estas instituciones no funcionan adecuadamente, como de hecho no lo están haciendo, la delincuencia crece, la impunidad alienta el delito. Ósea, la posibilidad de que un delincuente sea atrapado es, realmente, baja.
El viernes se reunión el Consejo de Seguridad bajo la presidencia de la premier Jara. ¿No cree que un tema tan delicado debería ser liderado por el presidente Humala?
El presidente no tiene por qué participar en ese consejo que ha sido diseñado para ser presidido por el ministro del Interior. Después, absurdamente, lo han transferido a la Presidencia del Consejo de Ministros, que tiene tantas tareas y no puede ocuparse de esto. El presidente no debería participar porque no sabe nada del tema…
¿Pese a su formación militar?
Precisamente, por su formación militar. Los militares no saben nada de seguridad ciudadana y tienen muchos prejuicios que son equivocados. No solo (Humala) no sabe y es ignorante en esta materia, sino que, además, hace lo que han hecho otros gobiernos y presidentes de usar a las instituciones en su provecho particular. Por ejemplo, en el caso de la Policía, para mencionar un caso particular, el de López Meneses. Si tú tienes una policía, como esa, que hace cosas oscuras o ilegales en función de los intereses políticos del gobernante, no vas a tener una policía. No son compatible ambas cosas. El presidente privilegia, claramente, el uso político de la Policía, así como trata de controlar y manipular a otras instituciones.
Le toco el tema porque usted recordará que una de las promesas de Humala en campaña fue la de conducir personalmente el plan de seguridad ciudadana.
Y mucha gente votó por eso, porque ya en el 2011 la inseguridad era un problema que preocupaba a muchos, pero, como hemos visto, no existe una política de seguridad ciudadana y no hay una preocupación cierta y real del presidente en estos temas, y un ejemplo más claro es lo que tenemos ahora, un ministro del Interior al que solo le interesa las cámaras de televisión y aparentar que se están haciendo las cosas cuando en realidad seguimos sin rumbo.
¿Urresti no fue la solución?
Al contrario, ha empeorado mucho las cosas porque lo que requiere la Policía es institucionalidad, una limpieza profunda frente a su principal problema que es la corrupción. Sn embargo, lo que hace Urresti es un trabajo populista, centrando solo en él, y está empeorando cada día la situación de la Policía, desorganizándola, creando nuevas direcciones y nuevas unidades que lo único que hacen es fragmentar más la labor policial. No está atendiendo ninguno de los problemas reales que es la falta de preparación en las escuelas, la corrupción desenfrenada, la eliminación del 24 × 24. El resultado de su gestión va a ser que cuando termine la situación va a ser mucho peor que cuando comenzó.
¿Qué motiva al presidente Humala mantener a Urresti?
Las encuestas, obviamente, que es lo único que le importa. Lo único que le interesa es que la gente cambie su percepción de inseguridad y como le fue bien a Urresti en el principio, por supuesto que es feliz. A Humala no le interesa la seguridad de los peruanos sino su propia viabilidad política.
¿Podemos decir que Humala utiliza a Urresti como factor de distracción?
Claro, lo único que hace Urresti es un papel distractivo. En una situación que parezca interesante, aparece él. Pero cuando las papas queman, se esconde bajo su cama. En el caso de La Convención, no dijo ni una palabra, tampoco cuando muere algún policía. Él parece en algunos casos de interés periodístico y se presenta antes de la investigación, como en el caso del yeso que dijo que era cocaína. Irresponsablemente, aparece, embarra a gente y confunde las cosas. Tiene una adicción a las cámaras y a los medios.
¿Es creíble pensar que la Policía pueda capturar al esposo de Edita y al alcalde de Chiclayo, pero no pueda con Orellana, Benedicto Jiménez ni Martín Belaunde Lossio?
Bueno, en el caso de Martín Belaunde es un protegido de la pareja presidencial porque les lavaba dinero a ellos…
¿Eso lo dice con toda seguridad?
Bueno, miremos las cifras del año 2006, 2007, las empresas. En el caso de este señor Olórtiga, esposo de Edita Guerrero, no es un delincuente, no es difícil atraparlos, pero cuando se trata de problemas más difíciles como Benedicto Jiménez o Rodolfo Orellana Rengifo, que tienen muchos contactos con la Policía, ahí sí se requiere una labor de verdad que implica limpiar unidades policiales, cosas que, por supuesto no han hecho y por eso es más difícil capturarlos. En el caso de Martín Belaunde, no hay ningún interés porque es el protegido de la pareja.
Usted recordará al presidente cuando en una entrevista dice que hay que pensar en la familia de Martín Belaunde, ese es un mensaje para los efectivos policiales.
Obviamente, el presidente tiene un tratamiento diferenciado para sus amigos y socios, como Martín Belaunde, que con otras personas con las cuales sí se muestra muy duro.
¿Cree que el presidente o alguien en la Policía deben saber dónde se encuentran estos señores?
Yo creo que la Policía en esto es muy buena. Me parece raro que no hayan capturado a ninguno de estos personajes.
¿Hay inteligencia policial? En los últimos días hay una constante en las declaraciones del ministro Urresti señalando esto.
Hay inteligencia policial, pero como ha mencionado el ex director de la Policía, Luis Montoya, se hace 5% de lo que debería hacerse, precisamente por esta fragmentación y por la corrupción interna.
En el caso López Meneses, el presidente ha señalado que no va a declarar, ¿cree que hay temor en el gobierno por este tema?
Sin lugar a dudas, yo no sé si durante este gobierno se podrán descubrir cosas porque este gobierno tiene una voluntad de encubrimiento. Mi impresión es que el presidente no quiere declarar ante la comisión investigadora porque si él miente, está cometiendo un delito. Políticamente puede mentir todo lo que le da la gana, y todos los días miente sobre muchas cosas. Ha mentido cuando ha declarado sobre López Meneses y ha dicho que no sabe nada y que es un caso de corrupción policial. Mi impresión es que eso es falso, pero claro, es un dicho en entrevistas periodísticas, pero otra cosa muy distinta es que mienta ante un fiscal o ante una comisión investigadora. Si después se descubre que mintió, eso sí es delito, por eso creo que tiene temor de declarar. Está pisando un terreno minado.
¿Percibe la intención del gobierno de querer frustrar la investigación?
Sin duda, desde el comienzo. Quisieron hacer una investigación que se remontaba desde los años 90, quisieron impedir que se investigue. No han podido hacerlo, pero han ido tapando todos los huecos que podían, en la Policía, por ejemplo, ¿cuál es el resultado de la investigación en el Ministerio del Interior? Cero, absolutamente nada. Obviamente, hay cosas que ellos intentan ocultar. Es muy probable que López Meneses tuviera vinculación al más alto nivel en el gobierno, de otra manera no se explica la protección a la casa, y que ahí se hacían cosas que ellos no quieren que se conozcan.
¿Este es un tema que se conocerá después de que acabe este gobierno?
Probablemente, ojalá que la comisión investigadora avance lo que pueda.
Otro caso que envuelve al ministro Urresti es el del congresista José León…
¡Qué diferencia con el trato que le dio al candidato fujimorista con el trato que le dio a León! En el caso del congresista, la información que hay por medio de la prensa, es que había una directiva para excluirlo de la investigación. Si esos policías no hubiesen filtrado ese video, el caso de León estuviera totalmente oculto, y no sabríamos de ello hasta dentro de dos o tres años. Esta filtración de video ha hecho que la Fiscalía ya investigue a León.
Le voy a hacer una pregunta directa apelando a su experiencia, ¿cree que hay una vinculación directa entre el congresista José León y el narcotraficante mexicano ‘Lic’?
Una de las cosas que induce a la sospecha es que mintió cuando se descubrió el caso. Dijo que no lo conocía y se van descubriendo una serie de hechos, que sí lo conocía y que lo visitaba. Para que se intentó ocultar si supuesta es una operación (de alquiler de vivienda) transparente y limpia.
¿Por qué sale el ministro Urresti a limpiar al congresista León?
Porque ellos protegen a su gente. Los toledistas son aliados del gobierno.
¿Entonces, la orden vino de arriba, más arriba del ministro?
Sin duda, sin duda.
¿Usted no le ve nada bueno al ministro Urresti?
Bueno, lo que pasa es que el ministro actúa en función de sus propios intereses personales, el primero de los cuales es librarse del proceso que tiene por el asesinato del periodista Bustíos. Él (Urresti) cree que con alta popularidad y ocupando un cargo público importante en el Ministerio del Interior, va a poder zafar el bulto de esa grave acusación.
Me llama la atención que, por un lado, el ministro Urresti diga que el material de la Policía es obsoleto, desde los años 70, y por el otro su sector es el que menos nivel de gastos de inversión tiene. ¿Hay o no hay una contradicción de gestión?
Y también sospechosa, por ejemplo, en una de las instituciones que tiene más corrupción, la Sanidad Policial, la ha declarado en emergencia. No tiene mucho sentido.
¿Cómo llega Urresti al entorno de la pareja presidencial?
Pero llega desde el comienzo, en un puesto en la PCM y, claro, hay muchos militares que entran al gobierno así. Y luego adquieren notoriedad, en el caso de la minería ilegal, haciendo una cosa similar a la del Ministerio del Interior. La formalización de los mineros ilegales es un fracaso. Ni el 1% de los informales se ha formalizado.
Se dice que el enlace de Urresti con la pareja presidencial fue Adrián Villafuerte.
Puede ser, pero la verdad es que yo no lo sé.
¿Qué sabe usted de Villafuerte? ¿Se ha desvinculado del entorno de la pareja presidencial?
No, hasta donde yo sabía estaba merodeando por ahí en un puesto secreto, vinculado a servicios de inteligencia.
¿Y sobre Iván Vega?
Bueno, es una de las piezas claves del entorno. Trabaja como viceministro de Defensa, pero sigue teniendo una enorme influencia en el Ministerio del Interior.
¿Le llama la atención que pese a todos los cuestionamientos recibidos, el ministro Cateriano se mantenga en el cargo?
No, es funcional a la pareja. Humala y su entorno militar manejan el ministerio de Defensa y Cateriano hace lo que le dicen, le encanta entrevistarse con presidentes y ministros.
¿Cuál es su análisis sobre la victoria electoral de Gregorio Santos en Cajamarca?
Hay varios casos que hay que señalar. Primero, en la provincia de Cajamarca está Yanacocha y ahí ganó el candidato fujimorista a la región y fue elegido como alcalde el candidato de ese mismo partido. El candidato Antiminero que iba con el partido del cura Arana, Sergio Sánchez, quedó tercero. Ese es un punto interesante. El voto de Santos es el de la gente rural, la que no se ha visto afectada por la recesión y que se ha creído todas las mentiras de que la mina contamina y que es van a quitar el agua.
Han salido Alan García y Keiko Fujimori a criticar al gobierno por victimizó a Santos e hizo que ganara la elección. ¿Comparte ese criterio?
No, porque Santos tiene que estar preso porque es un ladrón, además no lo ha metido preso el gobierno sino la Fiscalía y el Poder Judicial. Claro que hay una responsabilidad del gobierno por no hacer labor política explicando las cosas y esa responsabilidad también le cae al fujimorismo y al aprismo. Hay una responsabilidad compartida.
¿Cree que Santos será liberado por presiones del gobierno?
No, no debería. No creo que la capacidad de movilización de ellos es bastante limitado. Sería una barbaridad.
¿Cómo ve el panorama político post-elecciones regionales y municipales?
Aquí lo más importante no es la victoria de Santos, aquí lo más preocupante es el triunfo de la corrupción. En varios puntos del país han triunfado candidatos regionales, provinciales y distritales que afrontas serias denuncias de corrupción.
¿Y por qué han triunfado?
Hay una fragmentación política total. Los partidos políticos prácticamente ni existen. A veces hay candidatos que van por partidos supuestamente nacionales pero que son franquicias que se utilizan para postular. Es un negocio. En las regiones donde hay canon la pelea es brutal y se gastan millones porque van a apropiarse del botín. En cada lugar han ganado caudillos.
Si Álvarez no hubiese postulado…
Yo estoy seguro de que ganaba, no sé si en primera vuelta, pero habría estado en la pelea. Creo que ahí cometió un error, se equivocó. A sus dos compañeros de prisión, Santos y Klever Melendez (Pasco) les ha ido bien. Se equivocó, pensó que con salir de la carrera electoral antes de que lo metan preso ya iba a salir del problema y no fue así.
Otro gran derrotado es el Apra, ha perdido el sólido norte
Ya no existe. Ahí, Alan García tiene una responsabilidad enorme porque parece preocupado solo de su figura y de alcanzar la Presidencia por tercera vez y no de la vigencia de su partido.
A los partidos en general les fue mal…
Y ni hablar del partido de gobierno. ¿Por qué no sale Nadine Heredia a explicar por qué su partido no ha tenido presencia en estas elecciones? Ella es la responsable de que su partido no haya sido capaz siquiera de presentar candidatos. ¿Por qué no da la cara? ¿Tiene corona? ¿Vive en el Olimpo?
¿Qué afectó la campaña de Susana Villarán?
Bueno, su gestión deficiente, el incumplimiento de su promesa de no postular, que fue un compromiso ante los limeños. Creo que ha habido un conjunto de factores. Ella ha tenido un rechazo altísimo y nunca debió postular. Si quería mantener alguna de las reformas, lo mejor hubiese sido que no postule. Politizó las reformas y las puso en juego. Los otros candidatos le saltaron al cuello.
Por Carlos Castillo (ccastillo@peru21.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario